Redondeos de participaciones en los traspasos de fondos de Vanguard


Redondeos con 5 decimales para la mayoría de las gestoras

Cuando un cliente traspasa un fondo de inversión, la mayoría de las gestoras calculan las participaciones del fondo de destino con 5 decimales. De esta manera el cálculo es bastante preciso y el importe que pierde el cliente por el redondeo del número de participaciones no es apreciable.

Por ejemplo, si un cliente traspasa 999 euros desde cualquier fondo hasta un fondo con valor liquidativo 100,01€ / participación, el número de participaciones que obtendrá del fondo de destino será de 9,98900 participaciones. Si dividimos el importe, 999 mil euros, entre el precio por participación, 100,01€, el resultado exacto es 9,9890011 pero la gestora redondea este resultado al 5º decimal inferior para obtener el número de participaciones, 9,98900.

En este redondeo al 5º decimal, el cliente ha perdido 0,0000011 participaciones, a 100,01 € por participación, que son 0,0001 €, un importe no apreciable 100 veces menor que un céntimo de euro.

Hasta aquí la operativa normal…

Redondeos con 2 decimales para Vanguard

Con los fondos de Vanguard la situación es distinta. Son fondos cuya inversión mínima es de 100 mil euros en su clase gran público (la clase que Vanguard llama “Investor”) y 5 millones de euros en su clase institucional (la clase a la que nuestros clientes tienen acceso). Al trabajar con una inversión mínima tan alta, Vanguard ha decidido no trabajar con 5 decimales en el cálculo de las participaciones de los fondos, si no con 2 decimales, que son suficientes para trabajar con estos importes.

Sin embargo, en caso de traspaso de un importe más bajo, el redondeo con sólo dos decimales puede ser más perjudicial para el cliente. Con el mismo ejemplo, nuestro cliente recibiría 9,98 participaciones de 100,01 €, con valor total de 998,10€, y habría perdido 0,90€ por el redondeo de las participaciones con sólo dos decimales.

Al redondear con dos decimales, para un fondo con valor liquidativo de 100€, el cliente puede perder hasta 1€ por el redondeo. En un traspaso de 100 mil euros, 1€ no es un importe relevante, pero en un traspaso de 100€ estamos hablando del 1% del valor del traspaso…

Photo: Filograph

Indexa pionero en abonar al cliente las diferencias por redondeos

Para solucionar esta pequeña pérdida en los traspasos hacia fondos de Vanguard, hemos trabajado con el banco custodio para desarrollar una solución automatizada y pionera en el sector: para cada traspaso, calculamos la pérdida por redondeo, y el banco custodio se la paga al cliente en su cuenta corriente en concepto de “COMPENSACIÓN DE REDONDEOS”.

En nuestro ejemplo, el cliente que traspasa fondos por valor de 999€, recibiría participaciones por valor 998,10 € y un abono en su cuenta de efectivo por valor 0,90 €.

Que sepamos, somos la primera entidad financiera en España en conseguir abonar a cada cliente sus diferencias por redondeos en los traspasos de fondos. En julio 2019 ya abonamos en las cuentas de los clientes todas las diferencias acumuladas desde diciembre 2015 hasta abril 2019 y el pasado 08/10/2019 hemos abonado lo correspondiente a operaciones entre mayo y agosto 2019. Cada 2 o 3 meses, calculamos la suma de las diferencias por redondeo acumulada en cada cartera y solicitamos al banco custodio que se lo abone en la cuenta de efectivo de cada cliente.

Suerte o talento


La suerte es un factor muy importante en muchos ámbitos y habitualmente tendemos a minusvalorar la relevancia que tiene. Por supuesto que el talento importa, pero los datos muestran que la suerte es muy determinante a la hora de entender el éxito en cualquier actividad.

En este artículo vamos a analizar el caso del éxito inversor, que se presta muy bien a un análisis estadístico, ya que hay decenas de miles de gestores de fondos que aspiran a ser mejores inversores que el resto. En particular vamos a revisar el interesante artículo de Eugene Fama y Kenneth French, publicado en la prestigiosa revista académica Journal of Finance en el año 2010 titulado “Luck versus Skill in the Cross Section of Mutual Fund Returns”.

En este artículo los autores se hacen una pregunta muy relevante: “El número de gestores que tienen muy buenas (o muy malas) rentabilidades, ¿es consistente con la suerte?” Para analizarlo, utilizan datos de fondos de inversión de acciones del mercado estadounidense en el período 1984-2006 y comparan el valor que aporta cada gestor (el “alfa”) con una serie de simulaciones donde el “alfa” real de los fondos es cero.

De manera intuitiva: si se realiza una simulación bajo la hipótesis de que tu alfa real es cero, únicamente por suerte, podría darse el caso de que obtengas una rentabilidad muy positiva. En realidad, no tienes ningún talento, pero has tenido suerte.

El resultado que obtienen Fama y French es muy interesante: teniendo en cuenta las rentabilidades netas para los inversores, los fondos demuestran una falta de talento muy consistente. Esto es, incluso el número de fondos que obtienen rentabilidades espectaculares es menor del que se esperaría por puro azar.

Esto es lo que indica la gráfica a continuación. La lectura del gráfico es relativamente compleja y lo explicamos al final del artículo. Lo que importa es que si la curva de fondos reales (“Actual”) está a la izquierda de la curva de fondos simulados (“Simulated”) entonces los fondos reales tienen un comportamiento peor que el que se esperaría por suerte.


(gráfico neto de comisiones)

La siguiente pregunta es obvia: “¿Cómo es posible que la gran mayoría de los fondos se comporten peor que una simulación que asume que no hay ningún talento? Los lectores asiduos a este blog conocerán la respuesta: las comisiones. En las simulaciones se asume que no hay comisión de gestión (similar a la inversión en un fondo indexado en EEUU que cubre la pequeña comisión de gestión con el préstamo de títulos) y, por tanto, un grupo de gestores sin talento que no cobren comisiones lo van a hacer estadísticamente mejor que la industria de fondos estadounidense.  El aprendizaje es claro: hay que pagar pocas comisiones.

Dicho esto, surge la siguiente pregunta teórica: “Y si añadimos las comisiones, la rentabilidad bruta de los fondos, ¿es consistente con la suerte, o hay buenos y malos gestores? La pregunta es teórica porque a los inversores en fondos solo nos interesa la rentabilidad neta de comisiones, pero no deja de ser una pregunta muy interesante. La evidencia que dan los autores es sorprendente: con rentabilidades brutas (antes de comisiones), hay un mayor número de fondos con rentabilidades elevadas del que se obtendría por suerte, y también hay un mayor número de fondos con rentabilidades bajas del que se obtendría por suerte. Esto se puede observar en el gráfico a continuación:


(gráfico añadiendo las comisiones)

Por tanto, a posterior, se puede afirmar que sin tener en cuenta sus comisiones, hay gestores que aportan valor y otros que los restan. Por supuesto, esto no nos dice nada de como anticipar y poder elegir los que lo van a hacer bien de los que lo van a hacer mal.

Conclusión

La suerte es un factor incontrolable y no se puede contar con ella. En cambio, las altas comisiones son unas termitas que van progresivamente devorando tu patrimonio con toda seguridad y te dejan prácticamente sin opciones de obtener una alta rentabilidad a largo plazo. Por tanto, busca soluciones de inversión como Indexa que minimicen las comisiones para maximizar tu rentabilidad.

Explicación técnica de los gráficos

El gráfico muestra la función de distribución estimada del estadístico t de los alfas “t(α)”. Para medir la calidad de la gestión, se suele utilizar el alfa directamente, pero los autores explican que es mejor utilizar el estadístico t de la estimación del alfa ya que ofrece más robustez. Lo que se explica a continuación es básicamente una traducción del artículo de Fama y French.

El estadístico t(α) es la división entre una estimación del alfa de un fondo y el error estándar de la estimación. Se trata de una medida de la precisión o fiabilidad del alfa estimado de la inversión. Cuando la precisión es baja, el error estándar es alto y viceversa. Dividiendo cada estimación α por su error estándar se obtienen estimaciones ajustadas con precisión que permiten comparaciones significativas entre los fondos.

Por ejemplo, el percentil del 1% de la t(α) para los fondos reales es -3,87, lo que significa que el 1% de los 3.156 fondos de la muestra (32 fondos) tiene estimaciones de t(α) por debajo de -3,87. El percentil del 10% de t (α) para los fondos reales es -2,34, por lo que el 10% (316) de nuestros fondos tiene estimaciones de t(α) iguales o inferiores a -2,34. En el otro extremo de la distribución, el percentil 90% de t(α) para los rendimientos reales es 1,01 o equivalentemente, el 10% de los fondos (316) han obtenido un t(α) superior a 1,01.

Si se ignoran los efectos del azar, el rendimiento de los fondos con estimaciones altas de t(α) parece espectacular. Recuerda que t(α) es la relación entre una estimación α y su error estándar. El error estándar de las estimaciones de α en la muestra de los autores es de 0,28. Por tanto, un valor de t(α) de 1,01 se traduce de media en una estimación del alfa de alrededor de 0,28% por mes o alrededor de 3,36% por año, durante toda la vida del fondo. Los gestores que producen un alfa de 3,36% (316 en la muestra) anual o más por año son ungidos por la prensa y presentados como gestores estrellas. No obstante, esta conclusión es errónea: en la muestra aleatoria, un 16% de los fondos han obtenido un alfa superior al 3,36% (ver gráfico 1), muy superior al 10% de los fondos que lo han obtenido en la realidad.

Fondos indexados sectoriales


En este artículo vamos a hablar de los fondos y ETFs indexados que invierten en sectores y de la razón por la que apenas hacemos uso de ellos en Indexa Capital.

Tipos de índices sectoriales

Un fondo sectorial es aquel que invierte normalmente en acciones que pertenecen a un mismo sector, como por ejemplo el sector inmobiliario o el sector de tecnología. Son fondos muy utilizados por los gestores activos ya que permiten de forma sencilla apostar por un sector concreto sin tener que elegir individualmente las acciones que lo conforman.

El mercado de los fondos sectoriales indexados es enorme. Solo en ETFs sectoriales hay, de acuerdo con datos de Bloomberg, más de 623 mil millones de dólares invertidos en este tipo de fondos. Como es habitual, los fondos más grandes están listados en Estados Unidos.  En este caso, los primeros 37 fondos que engloban un 59% del volumen total están listados al otro lado del charco. EL fondo más grande es el Invesco QQQ Trust Series (65 mil millones) que replica el índice Nasdaq 100 (sector tecnológico), el segundo es el Vanguard Real Estate ETF (31 mil millones) que replica el índice MSCI US Investable Market Real Estate 25/50 (sector inmobiliario) y el tercero es el Financial Select Sector SPDR que replica el “Financials Select Sector” (sector financiero).  El primer fondo europeo es el iShares Developed Markets Prop (2.800 millones), está listado en Londres y sigue el índice FTSE EPRA/NAREIT Developed Dividend+ Index (sector inmobiliario).

Normalmente los fondos sectoriales siguen a índices ponderados por capitalización (cuanto mayor es una empresa más pesa en el índice) pero los índices suelen diferenciarse en el número de compañías que siguen, en los criterios que se utilizan para considerar que la compañía pertenece al sector y en los límites que establecen al peso máximo que puede tener una acción en el índice. Vamos a ver el detalle con los 4 ejemplo anteriores.

Índice N.º compañías Criterio para entrar Límites a concentración
NASDAQ 100 104 Listado en el NASDAQ Máximo individual 24%
Máximo 48% de empresas que pesen más de un 4,5%
MSCI US Investable Market Real Estate 25/50 181 El universo es el MSCI US y escoge acciones con categorización sectorial GICS(1) “Real Estate” Máximo individual 25%
Máximo 50% de empresas que pesen más de un 5%
Financials Select Sector 67 El universo es el S&P500 y escoge acciones con categorización GICS “Financials” Máximo individual 24%
Máximo 48% de empresas que pesen más de un 4,8%
EPRA/NAREIT Developed Dividend 319 El universo es una lista de países desarrollados, escoge acciones con categorización ICB(2) (“Real Estate” y las subcategorías “Heavy construction” y “Home construction” y peso mínimo de 0,10%. Además, la estimación a 1 año IBES(3) del dividend yield > 2% y otras reglas. Ninguno

(1) GICS: Global Industry Classification Standard
(2) ICB: Industry Classification Benchmark
(3) IBES: Institutional Brokers’ Estimate System

Como se puede observar, las diferencias entre criterios e índices son muy amplias. Normalmente se suelen utilizar las categorías  GICS (Global Industry Classification Standard) o ICB (Industry Classification Benchmark) para determinar el sector de una acción.

Interés de los fondos sectoriales

El principal interés de los fondos sectoriales es que permite tomar una posición activa en algún sector en el que el gestor tenga buenas perspectivas. En Indexa, estamos firmemente convencidos de que es muy poco probable que se obtenga rentabilidad adicional tomando una visión que se desvíe de los índices geográficos ponderados por capitalización, razón principal por la cual no los utilizamos. Otra razón es que los fondos sectoriales tienen en algunos casos un coste muy elevado. Por ejemplo, el fondo iShares Developed Markets Prop tiene un coste total de 0,59% muy superior al coste medio de los fondos que incluimos en nuestras carteras, que en este momento es 0,19%.

La única excepción a esta regla es nuestra inversión en un ETF que sigue al NASDAQ 100 a través de nuestro plan de pensiones de acciones. La razón por la que elegimos este ETF, no es para dar más peso al sector tecnológico (NASDAQ) si no por la limitación legal que hay en los planes de pensiones de no tener más de un 20% de inversión en una gestora. Hay pocas gestoras que hagan gestión indexada y era necesario incluir a Invesco como gestora y este fondo era el más líquido y con comisiones más bajas de su gama.

Fondos Inmobiliarios

Algunos clientes nos han preguntado la razón por la que no incorporamos un fondo sectorial inmobiliario en nuestras carteras modelo. Es algo habitual en Estados Unidos que las carteras tengan un peso específico en fondos inmobiliarios. Las razones que se dan para sobreponderar esta clase de activo es que las acciones inmobiliarias poseen un dividendo elevado y descorrelacionan ligeramente una cartera de acciones.

Como hemos indicado, no creemos que sea una buena idea sobreponderar ningún sector: los fondos geográficos ponderados por capitalización ya tienen el peso que le otorga el mercado al sector. Por ejemplo, en el caso de los fondos inmobiliarios, en el S&P500, de las 500 compañías que forman el índice general, 33 pertenecen al sector inmobiliario (de acuerdo con la categorización GICS). En el artículo Análisis de la composición de nuestras carteras puedes encontrar el detalle de los diferentes sectores en los que invertimos.

Luego, además de este razonamiento general, hay que tener en cuenta que en España se invierte mucho en activos inmobiliarios en directo, por lo cual tiene aún menos sentido sobreponderar este sector en la inversión financiera.

A continuación, mostramos un desglose sectorial del MSCI World donde se puede observar cómo están representados los diferentes sectores:

Conclusión

Hemos comprobado como la inversión en fondos sectoriales no es necesaria para obtener una cartera globalmente diversificada ya que en los fondos geográficos están todos los sectores representados en función de su importancia.

Apostar por un sector en concreto por encima de lo que invierte el mercado, es tomar un posición activa tanto en el sector sobreponderado como en los infraponderados que, como hemos comprobado numerosas veces, no aporta valor.

Los fondos indexados Value


La gestión ligada a índices sigue creciendo de forma imparable. En un estudio de 2017, Moodys anticipaba que en 2024 la mayoría de los fondos de inversión serían fondos de gestión indexada.

En sus inicios, los fondos indexados nacieron en el mundo de la renta variable y siempre siguiendo índices que ponderaran las acciones por capitalización. A medida que el mercado fue madurando, aparecieron fondos indexados sobre otras clases de activo, como bonos o materias primas, y fueron surgiendo nuevas tipologías de índices. Entre estas nuevas tipologías se encuentran los índices equiponderados, los índices sectoriales, índices factoriales, los índices apalancados o los índices inversor, por nombrar algunos.

En este artículo vamos a revisar la oferta de fondos indexados “Value” que se engloban dentro de los índices que persiguen replicar factores de inversión. Como veremos, a la hora de elegir una inversión indexada es muy importante contar con el asesoramiento adecuado ya que el demonio está en los detalles. Se trata de un artículo bastante técnico destinado ante todo a profesionales del sector de la inversión.

Tipos de índices value

La gestión value es aquella que busca empresas cuyo valor es inferior a su precio. Suelen ser empresas cuyos múltiplos de valoración suelen ser bajos. Estos múltiplos pueden calcularse como múltiplo de cualquier métrica de una empresa: los beneficios, de los dividendos, el flujo libre de caja o el valor contable.

Dado que no hay una única definición de value, hay mucha diversidad en la construcción de índices value.  Para desgranar cual es la oferta actual de índices, hemos consultado la base de datos de Bloomberg y hemos encontrado 244 ETFs dentro de la categoría Value, con un patrimonio acumulado de 230 mil millones de dólares. Al igual que con otros ETFs la mayoría de los fondos con mayor volumen, están listados en Estados Unidos. El primero ETF listado en Europa, está en el puesto 20 por volumen. Hay 36 ETFs que tienen más de mil millones de activos, y los 2 primeros aglutinan un 30% del patrimonio y son en los que vamos a centrar el análisis. Ambos ETFs invierten en empresas de EEUU, pero como veremos su composición difiere bastante.

El primer fondo por tamaño es el Vanguard Value ETF que sigue el índice “CRSP US Large Cap Value Index”, publicado por el Center for Research in Security Prices, que tiene actualmente 339 posiciones. Las variables que utiliza CRSP para evaluar si una acción es “Value” son los siguientes: el ratio precio/valor contable, el PER con beneficios estimados, el PER con beneficios históricos, el ratio precio/dividendo y el ratio precio/ventas. Para evaluar si es Growth se utilizan otras ligeramente diferentes. Para cada acción se utiliza un modelo lineal para calcular una puntuación Value y otra Growth que van de 0 a 1.  Con ellas se calcula una media, y si la media está por encima de 0,5 entonces la acción entra al 100% el índice value y si no al 100% en Growth ponderando por su capitalización.

El siguiente ETF en la lista es el iShares Russell 1000 Value ETF que sigue al índice “FTSE Russell 1000 Value Index“ y tiene actualmente 709 empresas de las 1.000 que componen el índice por capitalización “FTSE Russel 1000”. Parecería entonces que no pueden diferir mucho ambos índices (capitalización y value) pero la diferencia está en la ponderación de las diferentes acciones. De acuerdo con la documentación de construcción del índice, se utiliza un modelo de probabilidad no lineal para asignar a las acciones la cualidad de “Value” o “Growth”. Para ello, se analiza el ratio de precio/valor en libros, estimaciones de crecimiento a 2 años de beneficio de brokers IBES (Institutional Brokers’ Estimate System) y el crecimiento de los últimos 5 años del ratio de ventas por acción. En base a estos valores se hace una clasificación ordenada y se establece por ejemplo que del 1,41% que pesa el banco JPMorgan Chase, un 95% se asigne al índice Value y un 5% al índice Growth.  Por tanto, en el caso de los índices FTSE Russell, si inviertes en el índice value y en el índice Growth acabas invirtiendo en el índice por capitalización.

Se puede comprobar por la forma de construcción, que a pesar de medir lo mismo, ambos índices value, el CRSP US Large Cap Value Index (seguido por el ETF Vanguard Value) y el FTSE Russell 1000 Value Index (seguido por el ETF iShares Russell 1000 Value) pueden tener composiciones muy distintas, y la realidad es que es así, atendiendo a las 5 principales posiciones y su peso en cada índice:

iShares Russell 1000 Value ETF Peso (%) Vanguard Value ETF Peso (%)
Microsoft Corp. 6,1
JP Morgan Chase & Co 3,0 JP Morgan Chase & Co. 3,0
Berkshire Hathaway Inc. 3,0 Berkshire Hathaway Inc. 3,0
Exxon Mobil Corp 2,8 Exxon Mobil Corp. 2,8
Bank of America Corp 2,3 Johnson & Johnson 2,6
Johnson & Johnson 2,3

Lo primero que llama la atención es que en un índice Microsoft es la mayor posición mientras que en el otro no aparece entre las 5 mayores posiciones. En el siguiente cuadro comparamos métricas de ambos ETFs (fuente Bloomberg datos a 22/06/2018):

iShares Russell 1000 Value ETF Vanguard Value ETF
Número de posiciones 709 339
Rentabilidad desde inicio común (Ene-2004 a May-2018) 184,7% acumulada

7,57% TAE

208,7% acumulada

8,18% TAE

TER 0,20% 0,05%
Capitalización 36.640M$ 39.100M$

Podemos ver que el ETF de Vanguard ha obtenido una rentabilidad adicional de un 0,61% anual, que acumulado asciende a un +24% de rentabilidad adicional. Esta mayor rentabilidad se debe principalmente a dos razones: i) 0,15% de menor comisión y ii) un mayor peso es empresas tecnológicas como Microsoft.

Conclusión

El análisis de fondos indexados y ETFs se complica rápidamente en cuanto abandonamos los índices ponderados por capitalización de acciones. Para analizar inversiones en índices factoriales como los value, sectoriales o que invierten en bonos se hace necesario un estudio pormenorizado de un experto independiente, como Indexa Capital (que además de su servicio de gestión discrecional de carteras, también presta servicios de asesoramiento a inversores profesionales o grandes patrimonios), ya que pueden existir grandes diferencias entre fondos que siguen una misma clase de activo.

Incorporamos acciones del Pacífico a las carteras grandes, y Japón a las carteras medianas


Como sabes, uno de nuestros objetivos es ofrecer la máxima diversificación global a nuestros clientes porque, cuanto mayor es la diversificación, menor es el riesgo de las carteras. Con este objetivo en mente, estamos continuamente atentos a los fondos indexados que empiezan a estar disponibles en España. Cuando identificamos uno de calidad (que replique de cerca a su índice), lo suficientemente grande y con costes muy bajos, nos planteamos incorporarlo a nuestras carteras y se lo proponemos a nuestro Comité Asesor que revisa, modifica y valida previamente los cambios que aportamos a nuestras carteras.

En el pasado, ya incorporamos a las carteras de más de 100 mil euros un fondo de acciones de Japón (feb/2017) y uno de bonos de empresas de países emergentes (mar/2018).

Ahora podemos dar dos pasos más, con dos nuevas incorporaciones: 

  1. Incluimos un incluimos un fondo de acciones del Pacífico excluyendo Japón (Australia, Nueva Zelanda, Singapur y Hong Kong) a las carteras más grandes (de más de 100 mil euros). Se trata del fondo Vanguard Pacific ex-Japan Stock Index Eur Institutional, que sigue el índice MCSI Pacific ex-Japan en euros que está diseñado para replicar el comportamiento de los segmentos de alta y media capitalización del mercado de acciones de Australia, Nueva Zelanda, Singapur y Hong Kong. Con 149 acciones, el índice cubre aproximadamente un 85% de la capitalización de este mercado. Las principales posiciones del fondo son AIA Group (5,9%), Commonwealth Bank of Australia (5,7%) y Westpack Banking Corporation (4,3%).
  2. Incorporamos el fondo de acciones de Japón también a las carteras medianas (de 10 a 100 mil euros). Se trata del fondo Vanguard Japan Stock Index Eur Institutional, indexado sobre el índice MSCI Japan.

El coste de la clase institucional de estos dos fondos es de 0,23% anual.

¿Por qué incluir acciones del Pacífico Ex-Japón a las carteras más grandes?

Hemos incluido esta clase de activo en las carteras para diversificar aún más la exposición a renta variable. Tanto Australia como Nueva Zelanda son economías con una gran vinculación con las materias primas lo cual ofrece una protección adicional contra la inflación. Por otro lado, estas economías son relevantes a nivel global, pesando aproximadamente un 4% en la capitalización bursátil global.

¿Por qué incluir acciones de Japón a las carteras medianas?

Hemos incluido esta clase de activo en las carteras para diversificar aún más la exposición a renta variable. Japón lleva sufriendo varias décadas de crecimiento e inflación bajas y el banco central japonés ha adoptado una política monetaria muy expansiva que se espera estimule el crecimiento e inflación en el medio plazo y, por tanto, el mercado bursátil. Por otro lado, Japón es una economía muy importante a nivel global, pesando aproximadamente un 10% en la capitalización bursátil global y cuenta con compañías exportadoras de referencia haciendo que sea una clase de activo a considerar en carteras diversificadas.

Nuevas carteras de más de 100 mil euros

El fondo de Pacífico Ex – Japón aparece en las carteras a partir del perfil 3 donde la exposición a renta variable es suficientemente relevante. De esta manera, las carteras del perfil 3 al 10, tendrán una asignación que varía entre el 2% y el 3% respectivamente. Para financiar esa nueva compra se traspasará principalmente el fondo de Renta Variable Emergente que hasta ahora estaba sobre-representado en las carteras más agresivas y marginalmente del fondo de acciones de Estados Unidos o de Europa. Con este cambio aumenta ligeramente la rentabilidad esperada de las carteras, aumenta su diversificación global y se mantiene la volatilidad.

Para más información sobre nuestras carteras, ver nuestra página de modelo de gestión.

Nuevas carteras de 10 a 100 mil euros

El fondo de acciones japonesas aparece en las carteras más agresivas donde la exposición a renta variable es suficientemente relevante. De esta manera, las carteras del perfil 4 al 10, tendrán una asignación que varía entre el 4% y el 7% respectivamente. Para financiar esa nueva compra se traspasará principalmente el fondo de Renta Variable Emergente que hasta ahora estaba sobre-representado en las carteras más agresivas. Con este cambio baja ligeramente la rentabilidad esperada de las carteras más agresivas, pero aumenta su diversificación global y baja su volatilidad.

Para más información sobre nuestras carteras, ver nuestra página de modelo de gestión.

Con estos cambios, profundizamos en nuestra misión de ofrecer a nuestros clientes carteras indexadas, de bajo coste y diversificadas a nivel global.

Si ya eres cliente y tienes una cartera de fondos de más de 10 mil euros: no tienes que hacer nada, los cambios se realizarán automáticamente en tu cartera en los próximos días.

Si aún no eres cliente: te invitamos a probar nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver qué cartera te ofrecemos, sus costes, expectativas de rentabilidad y rentabilidad histórica.

Más información:

Incorporamos bonos de países emergentes a las carteras de más de 100 mil euros


Continuamos con el proceso de incrementar la diversificación de las carteras de fondos de Indexa para mejorar la rentabilidad por riesgo de las carteras. En esta ocasión, damos entrada en las carteras grandes, de más de 100 mil euros de inversión, a los bonos emitidos por gobiernos de países emergentes en divisa fuerte (“hard currency”), con la divisa cubierta a euro.

En resumen

Incorporamos un nuevo fondo que nos permite reducir el riesgo de las carteras a la vez que mantenemos la rentabilidad esperada:

  • Este nuevo fondo, el iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur, pesará entre 2% y 3% de las carteras de más de 100 mil euros
  • La rentabilidad esperada de estas carteras permanece prácticamente sin cambiar
  • Reducimos la volatilidad de estas carteras entre un 0,05% y un 0,15% (menos riesgo)
  • Los reajustes automáticos de carteras pasarán a hacerse cuando haya una desviación de más de 1,5% de dos fondos de las carteras de más de 100 mil euros (en lugar de 3% hasta ahora)

Más información

Los bonos gubernamentales de mercados emergentes son la deuda emitida por los gobiernos y las organizaciones cuasi-gubernamentales de los países de mercados emergentes, como Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica y Taiwán, por ejemplo, para financiar sus servicios públicos. Estos países suelen financiarse de dos maneras: emitiendo bonos en su propia divisa (divisa local o “local currency”) o emitiendo bonos en dólar o euro (divisa dura o “hard currency”). Ambos tipos de emisión tienen sus pros y sus contras.

Las razones por la cuales decidimos invertir en bonos emergentes en divisa dura son:

  • El peso global de la renta fija emergente es de un 11,4% del total de emisiones cotizables y la renta fija de gobiernos en divisa dura pesa un 1,4% del total (ver tabla al final del artículo). Como inversores globales e indexados que somos, lo óptimo es tener exposición a todas las clases de activo que sean invertibles con comisiones bajas.
  • La rentabilidad esperada en euros asciende a un 3,7%, lo cual con los tipos de interés actuales es una rentabilidad muy interesante. Por el lado negativo, la volatilidad de esta clase de activo asciende a un 11,5%, lo cual significa que la rentabilidad del activo estará el 95% de los años en el rango -18,7% a +26,1% suponiendo una distribución normal (aproximación que en el caso de bonos es cuestionable).
  • Decidimos invertir con la divisa cubierta, ya que el riesgo de tipo de cambio es del mismo orden de magnitud que el riesgo de crédito asociado a la inversión en renta fija emergente. Puedes encontrar más información sobre cuando cubrimos la divisa en el artículo “Cubrir o no cubrir la divisa”.

En cuanto a la divisa de emisión, la razón por la que no invertimos en renta fija emergente en divisa local para nuestras carteras de fondos, a pesar de que hay más emisiones en divisa local que en divisa dura, es porque actualmente no existe todavía un fondo indexado, con bajas comisiones y traspasable que podamos elegir.

Como el importe emitido en renta fija emergente de gobierno en divisa dura es un 1,4% del total de emisiones cotizables y la renta fija emergente un 11,4% de las emisiones globales, decidimos invertir entre un 3% y un 9% del peso en renta fija para las carteras de más de 100 mil euros. De esta manera invertimos entre un 2% y un 3% del total en las carteras de mayor tamaño en renta fija emergente en divisa dura (ver tabla detallada a continuación).

La razón por la que no incluimos esta clase de activo en las carteras de menos de 100 mil euros, de momento, es que un peso de 2-3% de la cartera supone una inversión poco relevante en términos absolutos: por ejemplo una cuenta de 10.000€ invertiría 200€.

Esta compra la vamos a financiar con traspasos desde aproximadamente un 30% de fondos de acciones y un 70% de fondos de bonos. Los principales efectos sobre las carteras son los siguientes:

  • La volatilidad esperada de las carteras de más de 100 mil euros disminuye entre un 0,05% y un 0,15%.
  • La rentabilidad esperada apenas varía (entre +0,03% y -0,04%).
  • El peso en renta variable (acciones) disminuye un 1% en todos los perfiles.

De esta manera reducimos ligeramente el riesgo de las carteras, ya que reducimos un poco el peso en renta variable para invertirlo en renta fija emergente, pero manteniendo la rentabilidad esperada de las carteras. En definitiva, nos estamos aprovechando del poder diversificador de añadir una nueva clase de activo en las carteras.

Otra consecuencia de esta introducción de un fondo adicional que pesa tan sólo 2-3% de las carteras de más de 100 mil euros, es que aprovechamos para afinar los reajustes automáticos en estas carteras que se realizarán cuando se observe un desvío de más de 1,5 puntos porcentuales de dos fondos con su peso objetivo respectivo (en lugar de 3% hasta ahora). Puedes encontrar más información sobre los reajustes automáticos en nuestras preguntas frecuentes.

En cuanto al fondo específico en el que invertir, hemos seleccionado el fondo registrado en Luxemburgo, iShares Emerging Markets Government Bond Index Fund I2 EUR Hedged  (iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur) con código Isin LU1373035663. Es un fondo que cuenta en este momento con 2.075 millones de euros bajo gestión y un coste inusualmente bajo para este tipo de inversión, de 0,26% de coste total (TER, Total Expensa Ratio). Su coste es tan bajo porque se trata de un fondo exclusivamente destinado a inversores institucionales, con un importe mínimo de inversión de 10 millones de euros. No obstante, como siempre hacemos en Indexa, hemos conseguido el acceso a la clase institucional para todos nuestros clientes.

El índice que sigue este fondo es el JPM EMBI Global Hedged EUR TR publicado por JP Morgan. La serie de índices JPM EMBI se ha colocado como la referencia en los índices de renta fija emergente al ponderar inteligentemente el número de emisiones que lo componen con la liquidez de las mismas. El fondo realiza una réplica física del índice, ya que suscribe todos y cada uno de los bonos que componen el índice.

Este es el primer fondo de Blackrock que incorporamos en nuestras carteras de fondos. Blackrock es la primera o segunda mayor gestora del mundo (en función de la métrica que se escoja). En sus inicios fue una gestora puramente activa, pero tras la adquisición de iShares en 2009, una de las mayores gestoras de fondos indexados del mundo, y el tremendo crecimiento de la misma, han decidido incrementar su oferta de fondos indexados en Europa a través de sus fondos domiciliados en Luxemburgo o en Irlanda e inscritos y traspasables en España.

Distribución de la renta fija global

En la siguiente tabla puedes encontrar una aproximación de los importes emitidos en cada categoría en emisiones cotizables (bonos que se pueden intercambiar fácilmente). Para este análisis nos hemos basado en los índices que calcula Merril Lynch.

Como se puede observar la mayoría de las emisiones (un 79,1%) son “bonos grado de inversión”: son bonos emitidos por gobiernos o empresas con una elevada calidad crediticia (buenos pagadores). En particular destacan los bonos emitidos por gobiernos y cuasi-gobiernos (un 50,6%) seguido de los bonos emitidos por empresas (16,3%) y titulizaciones y cédulas (12,0%).

Los bonos emitidos por entidades de países emergentes tienen un tamaño significativamente inferior (11,4%)  donde los gobiernos abarcan la mayor parte (8,8% en total entre divisa dura y divisa local). Los bonos corporativos High Yield, bonos de baja calidad crediticia que por tanto tienen que ofrecer un rendimiento mayor y que en carteras de banca privada suelen tener una gran importancia, pesan un limitado 3,2%.

Por último, encontramos los bonos ligados a la inflación que pesan un 5,7% del total y bonos convertibles que no llegan al 1% del total.

Categoría Subcategoría Billones (€) %
Bonos grado de inversión 50,0 79,1%
Gobiernos 26,7 42,2%
Cuasi-gobiernos 5,3 8,4%
Empresas 10,3 16,3%
Titulizaciones 6,5 10,3%
Cédulas 1,1 1,7%
Bonos economías emergentes 7,2 11,4%
Gobierno divisa dura 0,9 1,4%
Empresas divisa dura 1,5 2,4%
Gobiernos divisa local 4,7 7,4%
Empresas divisa local 0,1 0,2%
Corporate High Yield 2,0 3,2%
Otros 4,0 6,3%
Inflación 3,6 5,7%
Convertibles 0,3 0,5%
Total 63,2 100,0%

En Indexa, con nuestro objetivo de diversificación e indexación global, tenemos esta tabla muy en cuenta a la hora de configurar la parte de renta fija en las carteras. A medida que vayan apareciendo fondos que permitan invertir de forma barata y traspasable en nuevas clases de activo de renta fija, iremos progresivamente incluyéndolas en las carteras.

La posibilidad de invertir en este fondo de iShares de renta fija emergente en divisa dura nos ha permitido incrementar la indexación ahora para las carteras de más de 100 mil, pero su bajo peso en las carteras (2-3%) no nos permite de momento incluirlo en las carteras de menos de 100 mil euros. Estaremos atentos a los nuevos fondos disponibles para poder seguir mejorando la diversificación de todas las carteras, también de las de menos de 100 mil euros.

Más información:

Acceso a la clase institucional de los fondos de Vanguard


Tenemos una muy buena noticia: hemos conseguido acceder a las clases institucionales de todos los fondos de Vanguard de todas nuestras carteras. Hasta ahora sólo teníamos acceso a la clase institucional en aquellos fondos donde teníamos más de 5 millones de euros invertidos (como por ejemplo el fondo de bonos ligados a la inflación o el fondo de acciones EEUU), y ahora tenemos acceso a la clase institucional también para los demás fondos Vanguard.

Gracias al apoyo de todos, Indexa está creciendo cada vez más, con ya más de 61 milllones de euros gestionados (vs 52 millones hace un mes), de los cuales más de 45 millones invertidos en fondos de Vanguard, y creciendo más del 300% anual. Con este volumen ya significativo, probablemente somos ya el mayor acceso a fondos de Vanguard para particulares en España.

Gracias a esta posición prometedora, Vanguard ha aceptado ofrecernos el cambio a la clase institucional en todos sus fondos de inversión, para todos nuestros clientes independientemente del importe de su inversión. Los clientes de Indexa con carteras de fondos a partir de tan sólo 1.000€ tienen ahora acceso a las clases de fondos que suelen estar reservadas a inversores con más de 5 millones de inversión por fondo (es el importe mínimo de las clases institucionales de Vanguard).

La principal consecuencia de este cambio de clase es una rebaja de comisiones de los fondos. Nuestras carteras pasan a tener un coste medio de los fondos de 0,19% (entre 0,16% y 0,23% según la cartera modelo), entre 0,02 y 0,05 puntos porcentuales menos que antes de este cambio.

A modo de ilustración, la mayor bajada de comisiones se observa en el fondo de acciones de economías emergentes como ilustrado en la siguiente gráfica:

Y los fondos de nuestras carteras quedan ahora como sigue:

Carteras de menos de 10 mil euros:

Clase de activo Fondo (código ISIN) TER (Gastos)
Acciones Globales Vanguard Global Stk Idx Eur -Inst
(IE00B03HD191)
0,25%
Bonos Globales a Largo Plazo Vanguard Global Bnd Idx -Inst
(IE00B18GC888)
0,15%

Carteras de 10 a 100 mil euros:

Clase de activo Fondo (código ISIN) TER (Gastos)
Acciones Europa Pictet Europe Idx -I
(LU0188800162)
0,25%
Acciones Estados Unidos Vanguard US 500 Stk Idx -Inst
(IE0032126645)
0,10%
Acciones Economías Emergentes Vanguard Emrg Mk Stk Idx -Inst
(IE0031786696)
0,27%
Bonos Empresas Europeas Vanguard Euro Inv Gr Idx -Inst
(IE00B04FFJ44)
0,25%
Bonos Gobiernos Europeos Vanguard Eur Gv Bnd Idx -Inst
(IE0007472990)
0,20%
Bonos Europeos ligados a la Inflación Vanguard Euroz Inf Lk Idx -Inst
(IE00B04GQR24)
0,20%

Carteras de más de 100 mil euros:

Clase de activo Fondo (código ISIN) TER (Gastos)
Acciones Europa Pictet Europe Idx -I
(LU0188800162)
0,25%
Acciones Estados Unidos Vanguard US 500 Stk Idx -Inst
(IE0032126645)
0,10%
Acciones Economías Emergentes Vanguard Emrg Mk Stk Idx -Inst
(IE0031786696)
0,27%
Acciones Japón Vanguard Japan Stk Idx Eur -Inst
(IE0007286036)
0,23%
Bonos Empresas Europeas Vanguard Euro Inv Gr Idx -Inst
(IE00B04FFJ44)
0,25%
Bonos Gobiernos Europeos Vanguard Eur Gv Bnd Idx -Inst
(IE0007472990)
0,20%
Bonos Europeos ligados a la Inflación Vanguard Euroz Inf Lk Idx -Inst
(IE00B04GQR24)
0,20%

Gracias a todos por vuestro apoyo. Nuestra secuencia de éxito está en marcha:

más volumen → menos costes → más rentabilidad para nuestros clientes

Implicaciones para clientes personas físicas residentes en España:
No tienes que hacer nada, ya están las órdenes de traspasos generadas y visibles en tu zona privada. Se han generado ya las órdenes para todas las posiciones de más de 300€ en clases inversor de Vanguard, para cambiarlas por la clase institucional del mismo fondo. Las posiciones de menos de 300€ de momento no se mueven porque para importes más bajos no compensa hacer el cambio.

Implicaciones para clientes personas jurídicas o personas físicas no residentes en España (para las cuales no se pueden traspasar los fondos):
De momento no generamos órdenes de reembolso y nueva suscripción, para no materializar las plusvalías latentes. En los próximos días se generarán las órdenes sólo para aquellas cuentas donde el ahorro de costes sea superior al impacto fiscal del reembolso. Los clientes personas jurídicas o no residentes en España que no quieran materializar plusvalías en ningún caso pueden contactarnos para que marquemos su cuenta y no generar reembolsos.

Si no tienes tu cartera de fondos de inversión con nosotros: te invitamos a probar nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendamos.