Replica física vs. réplica sintética

En el artículo Réplica física, por muestreo o sintética (fondos indexados y ETFs) explicamos las diferencias en los fondos indexados de réplica física (tienen las acciones o bonos que conforman el índice) con los de réplica sintética (el fondo indexado firma un contrato derivado o total return swap con un banco que se compromete a pagar al fondo la rentabilidad del índice a cambio de una comisión).

Si uno accede a las posiciones de un fondo indexado de réplica sintética, habitualmente observará que la cartera de acciones o bonos no tiene nada que ver con el índice que se quiere replicar. A esta cartera alternativa se le llamada «cesta de referencia» y el derivado que se firma intercambia la rentabilidad de esta cesta por la rentabilidad del índice que se busca replicar. En este caso estaríamos hablando de un swap unfunded.

Otras veces veremos que directamente sólo hay una posición en un instrumento derivado llamado Fully funded swap o algo similar. En este caso, en el balance del fondo indexado no habrá acciones ni bonos, pero lo que si existirá es una cartera colateral (Collateral pool) a la que el fondo tiene recurso en caso de impago del derivado, pero de la que es muy difícil obtener información.

Por otro lado, en el caso de la réplica física, si miramos las posiciones del fondo, veremos o bien todas las acciones o bonos que conforman el índice (réplica física o completa) o la mayoría de las posiciones (réplica por muestreo).

Ventajas y desventajas de los fondos de réplica sintética

Las principales ventajas de los fondos de réplica sintética son:

  1. En general menor volatilidad: tienden a seguir el índice que replican con menos volatilidad que los fondos de réplica física, especialmente en el caso de inversiones más ilíquidas como los mercados emergentes o las empresas de pequeña capitalización.
  2. Posible mejor fiscalidad: en algunos casos, como la inversión en acciones de Estados Unidos, permiten evitar la retención del dividendo del 30% que sufren los fondos indexados de réplica física (15% en el caso de ETFs).

Las principales desventajas de los fondos de réplica sintética son:

  1. Menor transparencia: la transparencia del origen de la rentabilidad y de los costes en los fondos de réplica sintética es mucho menor que la de los fondos de réplica física.
  2. En general, menor rentabilidad: en los casos donde no hay mejor fiscalidad para la réplica sintética, la rentabilidad acaba siendo menor que el fondo de réplica física comparable (fuente: Vanguard, estudio práctico para ETFs que siguen el índice MSCI Emerging Markets, An overview of physical and synthetic ETF structures, diciembre 2020).
  3. El riesgo de crédito asumido es elevado.

En Indexa preferimos evitar el uso de los fondos de réplica sintética porque pensamos que sus ventajas no compensan el elevado riesgo de crédito que se asume. Sin embargo, como vimos en el artículo El préstamo de títulos en los fondos indexados, los fondos de réplica física también asumen cierto riesgo de crédito, aunque mucho más limitado (de media sobre el 1,5% en el caso de los fondos de acciones de Vanguard).

A partir de allí, uno se podría preguntar: ¿Por qué rechazamos el riesgo de crédito del derivado de los fondos de réplica sintética pero aceptamos el riesgo de crédito del programa de préstamo de títulos de los fondos de réplica física?

La respuesta es el tamaño del riesgo de crédito. Como vimos en el artículo El préstamo de títulos en los fondos indexados, el porcentaje de títulos prestado por los fondos de Vanguard en los años 2018 a 2020 ha sido de tan sólo un 1,5%, mientras que el derivado que se firma en los fondos de réplica sintética expone el 100% del fondo. A pesar de todos los mecanismos de mitigación de riesgo que se establecen incluso por regulación, en nuestra opinión es un riesgo que es mejor evitar cuando se pueda.

Si observamos la cantidad de dinero invertido en ETFs en función del tipo de réplica comprobamos que los inversores opinan de forma similar a nosotros. En Estados Unidos, el porcentaje de ETFs de réplica física es superior al 99% y en Europa es superior al 85%:

Conclusión

El riesgo de crédito de los derivados que forman parte de los fondos indexados de réplica sintética es sustancialmente superior al riesgo de crédito asumido por el préstamo de títulos que realizan los fondos indexados. En nuestra opinión, en la medida de lo posible, conviene evitar los fondos de réplica sintética.

El préstamo de títulos en los fondos indexados

Los fondos de inversión, especialmente los fondos de inversión indexados de réplica física, prestan algunos de los títulos que tienen en su cartera (acciones o bonos) a otras entidades a cambio de un interés. Lo hacen para incrementar la rentabilidad del fondo, cubrir una parte de los costes del fondo y de esta manera acercar la rentabilidad del fondo lo máximo posible a la rentabilidad del índice. El interés del préstamo de títulos será mayor cuánto más difícil sea encontrar la acción o el bono concreto.

A veces, la gestora del fondo se queda total o parcialmente con el interés del préstamo de títulos, para incrementar sus ingresos. En el caso de los fondos de Vanguard, que utilizamos en nuestras carteras, es el fondo indexado que recibe todo el ingreso por préstamos, en beneficio de sus partícipes (los clientes).

En el artículo Cuando el TER es inferior a los gastos corrientes describíamos que el principal motivo por el que se prestan títulos (acciones o bonos) es para que otros inversores puedan vender en ese momento, al mercado, el título con la esperanza de poder recomprarlos más tarde a un precio menor y devolver el préstamo con plusvalías. Se suele decir que este tipo de inversores «están cortos» en la acción o bono concreto.

En el caso específico de los fondos indexados de acciones que utilizamos en Indexa, los préstamos de títulos han supuesto de media 0,019% de rentabilidad anual en los últimos 3 años (fuente: Vanguard, 2018-2020).

Fondo Aumento de rentabilidad anual
últimos 3 años
Vanguard Japan Stk Idx Eur -Ins Plus 0,034%
Vanguard Emrg Mk Stk Idx Eur -Ins Plus 0,031%
Vanguard European Stk Idx Eur -Ins Plus 0,022%
Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins Plus 0,016%
Vanguard Pacific Ex-Japan Stk Idx Eur -Ins Plus 0,009%
Vanguard US 500 Stk Idx Eur -Ins Plus 0,001%
Media 0,019%

Fuente: Vanguard 2018-2020.

Igual que en cualquier otra fuente de ingresos, este interés va acompañado de un riesgo. En este artículo vamos a analizar con detalle qué riesgo se asume, cómo de grande es este riesgo y qué mecanismos se utilizan para mitigar el riesgo.

Prestar títulos conlleva un riesgo de crédito (impago)

El proceso de préstamo de títulos es relativamente sencillo: el fondo indexado transfiere temporalmente la propiedad del título a cambio de un interés por un tiempo prefijado. Como en todo préstamo, existe el riesgo de que el prestamista, que normalmente es un banco de inversión, quiebre durante la duración del préstamo y no devuelva el título prestado al fondo indexado. A este tipo de riesgo se le denomina riesgo de crédito. Esto implicaría que si se ha prestado un 1% del fondo a un banco que ha quebrado, el día de la quiebra el fondo caería un 1% aproximadamente. Si el fondo ha prestado un 10%, entonces caería un 10% aproximadamente.

¿Cómo de grande es el riesgo de impago?

El riesgo de impago dependerá de cómo de expuesto ha estado el fondo a la actividad de préstamo. Un fondo que presta el 100% de sus títulos corre un riesgo muy superior al que presta un 1% de sus títulos. En el caso de los fondos de Vanguard el porcentaje prestado promedio en los últimos tres años ha sido de tan sólo un 1,5%:

Fondo Porcentaje del fondo prestado
últimos 3 años
Vanguard Japan Stk Idx Eur -Ins Plus 4,5%
Vanguard European Stk Idx Eur -Ins Plus 1,8%
Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins Plus 1,1%
Vanguard Emrg Mk Stk Idx Eur -Ins Plus 1,0%
Vanguard Pacific Ex-Japan Stk Idx Eur -Ins Plus 0,4%
Vanguard US 500 Stk Idx Eur -Ins Plus 0,1%
Media 1,5%

Fuente: Vanguard 2018-2020.

¿Cómo se mitiga el riesgo de impago?

Hay dos mecanismos principales para la mitigación del riesgo de impago.

El primero trata de elegir muchas y buenas contrapartes (diversificación) a las que prestar. Si prestamos a bancos con elevada calidad crediticia y además repartimos el préstamo entre varios de ellos, entonces el riesgo de impago se reduce significativamente.

El segundo mecanismo para mitigar el riesgo es solicitar una prenda o colateral en el préstamo. De esta forma si el banco quiebra, me puedo quedar con el colateral lo que mitigará la pérdida del fondo indexado. El tipo de colateral y el importe que se acepta también es muy importante, ya que no es lo mismo que para un préstamo de 1M€ pongan como colateral 1M€ de otras acciones que 1,1M€ de euros de bonos del gobierno alemán. En caso de impago, el valor de las acciones podría haber caído muy por debajo del importe prestado mientras que en el caso del bono alemán la recuperación será más segura.

En el caso de Vanguard, los fondos piden como colateral siempre un 105% del importe prestado en bonos de estados de elevada calidad crediticia (Alemania o Estados Unidos, por ejemplo).

Conclusión

El préstamo de títulos que realizan los fondos indexados de réplica física aporta algo de rentabilidad adicional con un riesgo de crédito muy controlado. Es muy importante asegurarte de que el beneficio del préstamo lo recibe el fondo y no se queda en la gestora ya que el riesgo de impago sí que lo soporta el fondo. Por último, es muy importante también conocer en detalle las medidas adoptadas por la gestora para mitigar el riesgo de crédito.´

Si aún no te estás indexando con nosotros, no dudes en responder a nuestro breve test de perfil inversor (2 minutos) para ver qué cartera de fondos de inversión o de planes de pensiones te podemos ofrecer.

Si ya te estás indexando con nosotros, no dudes en recomendarnos a tus amigos o familiares para conseguir ambos un descuento de comisiones en vuestra cartera de fondos.

Cuando el TER es inferior a los gastos corrientes

Hemos hablado en otros artículos de los diferentes gastos que asume un inversor en fondos indexados: costes y comisiones ocultas y sobre los gastos de transacción.

Como recordatorio, los gastos que sume un inversor en fondos de inversión son:

  • El TER (gastos supuestamente totales, o Total Expense Ratio), que incluye comisión de gestión, depositaría, administración y otros gastos como tasas del regulador o auditorías, al que hay que añadir
  • Los gastos de corretaje y divisas, y
  • Los gastos de transacción.

En este artículo vamos a hablar brevemente de un caso que cada vez es más habitual: fondos en los cuales el TER (“total expense ratio”) es menor que los gastos corrientes (“current expenses”).

Diferencia entre TER y gastos corrientes
Ambos conceptos intentan medir lo mismo: son la suma de las comisiones de gestión, depositaría, administración y otros gastos menores. La principal diferencia entre ambos es que los gastos corrientes son un dato auditado mientras que el TER es un dato proporcionado por la gestora, pero que no está sujeto a auditoria.

Por tanto, si miden lo mismo, ¿cómo es posible que el dato de TER sea inferior a los gastos corrientes en algunos fondos? La respuesta es que en algunos casos los fondos indexados prestan los valores en los que invierten y generan de esta manera un ingreso para el fondo, en beneficio de los partícipes. Hay gestoras, como Pictet por ejemplo, que restan del TER los ingresos que obtiene el fondo prestando títulos. Es decir, como el fondo obtiene un ingreso adicional por prestar, el TER neto es inferior a los gastos corrientes.

¿Cuál de los dos datos de costes es más relevante para el inversor: el TER o los gastos corrientes?

Está sujeto a interpretación. En Indexa consideramos que tiene sentido reducir el dato de costes por los ingresos de préstamos de valores, ya que esos son los costes reales soportados por el cliente.

¿Por qué prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos indexados son por definición inversores de largo plazo, que no van a vender lo bonos o acciones en los que invierten salvo que éstos salgan del índice, circunstancia que es muy poco habitual. Dado que son posiciones estables, pueden decidir prestar los bonos o acciones a otros inversores para obtener un tipo de interés a cambio. Este interés será mayor, cuánto más difícil sea encontrar el bono o acción concreto.

¿A quién prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos prestan los títulos a otros inversores, que generalmente los van a querer vender en ese momento al mercado con la esperanza de poder recomprarlos más tarde a un precio menor, y devolver el préstamo con plusvalías. Se suele decir que este tipo de inversores “están cortos” en la acción o bono concreto.

Este ingreso adicional de los fondos indexados hace que la diferencia entre la rentabilidad de los índices y la de los fondos indexados sea aún menor que los costes, y que la rentabilidad a largo plazo sea aún mayor.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.