Limitaciones de la indexación global pura


En Indexa somos unos firmes defensores de la indexación global por capitalización y de evitar a toda costa el sesgo local (“home bias”) que habitualmente tienen los inversores y los gestores.

Como mostramos en un nuestro artículo a ”El homo indexatus, invertir a largo plazo y los cisnes negros”, un inversor desde 1899 hasta la actualidad que se hubiera indexado al mundo habría obtenido una rentabilidad real de 5,0% anual (esto significa que hubiera aumentado un 5% su poder adquisitivo cada año y que se hubiera duplicado el valor real de la cartera cada 14 años). Esta rentabilidad es muy significativa y más que suficiente, pero además se consigue con un riesgo menor que eligiendo un país concreto ya que la diversificación reduce la volatilidad.

Por estas razones recomendamos “comprar el mundo” y desde nuestro lanzamiento hace cuatro  años, hemos defendido por ejemplo, que las acciones de Estados Unidos debían tener un peso muy significativo en las carteras a pesar de que “habitualmente el S&P500 está en máximos”.

No obstante, tanto en nuestras carteras de fondos como en nuestras carteras de planes de pensiones, el peso que tienen las acciones de Estados Unidos es inferior al peso del 55% que tiene en la capitalización global. La razón es que la indexación global pura por capitalización tiene dos problemas. Por un lado, ignora la fiscalidad del inversor y por otro es vulnerable a posibles burbujas.

La indexación global pura ignora la fiscalidad del inversor

Este es el efecto más evidente de los dos. El mejor ejemplo es el de un inversor europeo que invierte en Estados Unidos. Sobre inversiones en acciones en Estados Unidos, los fondos de inversión no estadounidenses sufren una retención del 30% sobre los dividendos, y no pueden recuperar esta retención (se pierde un 30% de los dividendos). Por tanto, un inversor europeo en acciones de Estados Unidos tiene una menor rentabilidad esperada que un inversor estadounidense invirtiendo en acciones de Estados Unidos , por lo que el inversor europeo debería invertir menos en Estados Unidos que un inversor estadounidense (ya que el riesgo es el mismo para ambos). En el caso extremo de que se perdiera el 100% del dividendo entonces el inversor europeo no debería invertir en Estados Unidos.

Si aplicamos la indexación pura por capitalización no estamos teniendo en cuenta este efecto que tiene la discriminación fiscal. La razón por la que Estados Unidos pesa el 55% de los mercados globales es porque una gran parte de los inversores son estadounidenses. Si la mayoría de los inversores fueran europeos, el peso de Estados Unidos sería seguramente inferior (por el impacto de la fiscalidad).

La indexación global pura es vulnerable a burbujas

Este es un efecto más sujeto a interpretación ya que podría considerarse que implica cierta visión activa. En el pico de su burbuja de los años 80, el mercado Japonés llegó a pesar un 44% del índice MSCI World (mientras el peso medido por PIB era 4 veces inferior) y actualmente pesa algo menos de un 10% del MSCI World.  Por otro lado, el PER (Price to Earnings Ratio, o ratio del precio de las acciones dividido por los beneficios) en aquella época estuvo en el rango de 70x lo cual implica que se estuvo pagando los beneficios de 70 años para comprar empresas (o que tardarías 70 años en amortizar una compra con los beneficios actuales). Una valoración de PER de 70 veces para un mercado desarrollado es coyuntural y eventualmente volverá a bajar, bien porque aumentarán los beneficios, o bien porque caerán los precios de las acciones, o una mezcla de los dos.

Fuente: Schroders – MSCI

Por tanto, surge la duda de si no sería razonable marcar un mínimo de diversificación por zona geográfica para evitar estas desmesuras que el mercado tiene ocasionalmente. De forma similar, se podría plantear establecer un mínimo de diversificación por sector económico (consumo, petróleo, tecnología) para minimizar el impacto de burbujas como la del año 2001.

Matizando la indexación global pura

Por estas dos razones, consideramos que hay que matizar los pesos que propone la indexación global pura. Por un lado, hay que penalizar las regiones que te cobran más impuestos y por otro conviene establecer un mínimo de diversificación. Para calcular cuánto reducir el peso de las acciones de Estados Unidos en nuestras carteras, tenemos dos opciones:

  1. Se puede calcular qué parte del beneficio de las empresas perdemos por impuestos. Teniendo en cuenta que el porcentaje que se paga en dividendos en EEUU es aproximadamente un 35% y que se pierde un 30% de ese dividendo entonces se debería reducir un 10% el peso.
  2. O asumiendo que el valor de una acción es el flujo descontado de dividendos, entonces el peso debería ser un 30% menos.

No existe una forma obvia de cómo reducir el peso de Estados Unidos en nuestras carteras. En nuestras carteras de fondos de inversión, hemos limitado el peso de las acciones de Estados Unidos a 35% de la cartera total que incluye mínimo 21% de bonos, lo que equivale a un peso máximo de 44% del total de las acciones en la cartera (35% de 79% es igual a 44%). En cuanto a nuestro plan de pensiones de acciones (Indexa Más Rentabilidad Acciones PP), hemos limitado el peso de las acciones de Estados Unidos al 45% de este plan. En ambos casos el porcentaje máximo de acciones de Estados Unidos es similar, 44% o 45% de la renta variable de la cartera, y es inferior al peso actual de las acciones de Estados Unidos en la capitalización bursátil mundial, que es del 55% del MSCI All Countries (índice que aglutina las empresas de gran capitalización de países desarrollados y emergentes). Se trata de una reducción de 10 puntos porcentuales (45-55%) que equivale a una reducción de aproximadamente 18% del peso de las acciones de Estados Unidos (10/55 = 18%), a medio camino entre las dos opciones detalladas más arriba, de reducir un 10% o de reducir un 30%.

Conclusión

Los impuestos y las burbujas hacen que la indexación pura por capitalización no sea una opción perfecta y que necesite ser matizada. No existe una mejor forma de limitar el peso de las acciones de Estados Unidos, pero sin duda hay que limitarlo de alguna manera. En Indexa hemos decidido limitar el peso de las acciones de Estados Unidos a +- 45% de la inversión en acciones a nivel global, debajo del peso que le correspondería a Estados Unidos por la capitalización bursátil actual (55%), con el objetivo de mejorar la rentabilidad por riesgo de nuestras carteras para nuestros clientes.

Fondos indexados sectoriales


En este artículo vamos a hablar de los fondos y ETFs indexados que invierten en sectores y de la razón por la que apenas hacemos uso de ellos en Indexa Capital.

Tipos de índices sectoriales

Un fondo sectorial es aquel que invierte normalmente en acciones que pertenecen a un mismo sector, como por ejemplo el sector inmobiliario o el sector de tecnología. Son fondos muy utilizados por los gestores activos ya que permiten de forma sencilla apostar por un sector concreto sin tener que elegir individualmente las acciones que lo conforman.

El mercado de los fondos sectoriales indexados es enorme. Solo en ETFs sectoriales hay, de acuerdo con datos de Bloomberg, más de 623 mil millones de dólares invertidos en este tipo de fondos. Como es habitual, los fondos más grandes están listados en Estados Unidos.  En este caso, los primeros 37 fondos que engloban un 59% del volumen total están listados al otro lado del charco. EL fondo más grande es el Invesco QQQ Trust Series (65 mil millones) que replica el índice Nasdaq 100 (sector tecnológico), el segundo es el Vanguard Real Estate ETF (31 mil millones) que replica el índice MSCI US Investable Market Real Estate 25/50 (sector inmobiliario) y el tercero es el Financial Select Sector SPDR que replica el “Financials Select Sector” (sector financiero).  El primer fondo europeo es el iShares Developed Markets Prop (2.800 millones), está listado en Londres y sigue el índice FTSE EPRA/NAREIT Developed Dividend+ Index (sector inmobiliario).

Normalmente los fondos sectoriales siguen a índices ponderados por capitalización (cuanto mayor es una empresa más pesa en el índice) pero los índices suelen diferenciarse en el número de compañías que siguen, en los criterios que se utilizan para considerar que la compañía pertenece al sector y en los límites que establecen al peso máximo que puede tener una acción en el índice. Vamos a ver el detalle con los 4 ejemplo anteriores.

Índice N.º compañías Criterio para entrar Límites a concentración
NASDAQ 100 104 Listado en el NASDAQ Máximo individual 24%
Máximo 48% de empresas que pesen más de un 4,5%
MSCI US Investable Market Real Estate 25/50 181 El universo es el MSCI US y escoge acciones con categorización sectorial GICS(1) “Real Estate” Máximo individual 25%
Máximo 50% de empresas que pesen más de un 5%
Financials Select Sector 67 El universo es el S&P500 y escoge acciones con categorización GICS “Financials” Máximo individual 24%
Máximo 48% de empresas que pesen más de un 4,8%
EPRA/NAREIT Developed Dividend 319 El universo es una lista de países desarrollados, escoge acciones con categorización ICB(2) (“Real Estate” y las subcategorías “Heavy construction” y “Home construction” y peso mínimo de 0,10%. Además, la estimación a 1 año IBES(3) del dividend yield > 2% y otras reglas. Ninguno

(1) GICS: Global Industry Classification Standard
(2) ICB: Industry Classification Benchmark
(3) IBES: Institutional Brokers’ Estimate System

Como se puede observar, las diferencias entre criterios e índices son muy amplias. Normalmente se suelen utilizar las categorías  GICS (Global Industry Classification Standard) o ICB (Industry Classification Benchmark) para determinar el sector de una acción.

Interés de los fondos sectoriales

El principal interés de los fondos sectoriales es que permite tomar una posición activa en algún sector en el que el gestor tenga buenas perspectivas. En Indexa, estamos firmemente convencidos de que es muy poco probable que se obtenga rentabilidad adicional tomando una visión que se desvíe de los índices geográficos ponderados por capitalización, razón principal por la cual no los utilizamos. Otra razón es que los fondos sectoriales tienen en algunos casos un coste muy elevado. Por ejemplo, el fondo iShares Developed Markets Prop tiene un coste total de 0,59% muy superior al coste medio de los fondos que incluimos en nuestras carteras, que en este momento es 0,19%.

La única excepción a esta regla es nuestra inversión en un ETF que sigue al NASDAQ 100 a través de nuestro plan de pensiones de acciones. La razón por la que elegimos este ETF, no es para dar más peso al sector tecnológico (NASDAQ) si no por la limitación legal que hay en los planes de pensiones de no tener más de un 20% de inversión en una gestora. Hay pocas gestoras que hagan gestión indexada y era necesario incluir a Invesco como gestora y este fondo era el más líquido y con comisiones más bajas de su gama.

Fondos Inmobiliarios

Algunos clientes nos han preguntado la razón por la que no incorporamos un fondo sectorial inmobiliario en nuestras carteras modelo. Es algo habitual en Estados Unidos que las carteras tengan un peso específico en fondos inmobiliarios. Las razones que se dan para sobreponderar esta clase de activo es que las acciones inmobiliarias poseen un dividendo elevado y descorrelacionan ligeramente una cartera de acciones.

Como hemos indicado, no creemos que sea una buena idea sobreponderar ningún sector: los fondos geográficos ponderados por capitalización ya tienen el peso que le otorga el mercado al sector. Por ejemplo, en el caso de los fondos inmobiliarios, en el S&P500, de las 500 compañías que forman el índice general, 33 pertenecen al sector inmobiliario (de acuerdo con la categorización GICS). En el artículo Análisis de la composición de nuestras carteras puedes encontrar el detalle de los diferentes sectores en los que invertimos.

Luego, además de este razonamiento general, hay que tener en cuenta que en España se invierte mucho en activos inmobiliarios en directo, por lo cual tiene aún menos sentido sobreponderar este sector en la inversión financiera.

A continuación, mostramos un desglose sectorial del MSCI World donde se puede observar cómo están representados los diferentes sectores:

Conclusión

Hemos comprobado como la inversión en fondos sectoriales no es necesaria para obtener una cartera globalmente diversificada ya que en los fondos geográficos están todos los sectores representados en función de su importancia.

Apostar por un sector en concreto por encima de lo que invierte el mercado, es tomar un posición activa tanto en el sector sobreponderado como en los infraponderados que, como hemos comprobado numerosas veces, no aporta valor.

Los índices


En este artículo vamos a explicar qué son los índices de inversión, para qué sirven, quién y cómo los crean. También explicaremos por qué y cómo se puede invertir en fondos que replican índices, también llamados fondos indexados.

¿Qué es un índice?

Un índice es una serie de reglas que más o menos objetivas para seleccionar una serie de inversiones y la importancia de cada inversión dentro del índice. Si las inversiones son acciones entonces se suele hablar de índices bursátiles o de acciones cuya definición en la Wikipedia es:

Un índice bursátil corresponde a un registro estadístico compuesto usualmente de un número, que trata de reflejar las variaciones de valor o rentabilidades promedio de las acciones que lo componen. Generalmente, las acciones que componen el índice tienen características comunes tales como: pertenecer a una misma bolsa de valores, tener una capitalización bursátil similar o pertenecer a una misma industria.

Si las inversiones son bonos, entonces se suele hablar de un “índice de bonos”.

¿Para qué sirven los índices?

Inicialmente los índices se crearon para resumir en un solo número la evolución de todo un mercado. De esta manera se podía hablar de que el Dow Jones Industrial (el primer índice que se creó) había subido un 1%, en vez de hablar de todas las acciones por separado.

Actualmente se utilizan los índices para replicar el comportamiento de un mercado. En vez de comprar una cartera de acciones de EE.UU., se puede comprar un fondo indexado al índice S&P500 por ejemplo, que sigue el comportamiento de este índice y de esta manera obtener la rentabilidad media del mercado estadounidense.

¿Quién crea los índices?

Normalmente los crean empresas especializadas como Standard and Poors (S&P), MSCI o Dow Jones. A veces son los propios mercados secundarios que los crean, como es el caso del IBEX35 que está calculado por el Comité Asesor Técnico del IBEX35, que está vinculado a BME.

¿Cómo se crean los índices financieros?

Existen principalmente tres formas de construir un índice: ponderando por precio, ponderando por capitalización o equiponderando.

1. Índice ponderado por precio

Ponderar por precio es como incluir una acción de cada empresa en nuestra cesta (las empresas con un precio por acción más alto pesan más).

El índice ponderado por precio se calcula como el promedio de los precios de las acciones en el índice. Se calcula sumando cada precio de acciones y dividiendo el total entre el número de acciones de la serie. El principal problema que tiene esta forma de cálculo, es que las empresas con un precio más alto pesan más (aunque en conjunto puedan ser empresas más pequeñas que otras por tener menos acciones emitidas). Inicialmente los índices se calculaban así (por ejemplo, el Dow Jones Industrial Average), pero hoy la ponderación por precio está cada vez más en desuso.

2. Índice ponderado por capitalización

Ponderar por capitalización es como incluir la capitalización total de cada empresa en nuestra cesta (las empresas más grandes pesan más).

En los índices ponderados por capitalización, las empresas ponderan en función de su capitalización de mercado (precio de las acciones multiplicado por el número de acciones en circulación) y se dividen entre la capitalización global de las empresas que componen el índice. Este tipo de ponderación representa mejor la evolución de un mercado o zona geográfica, y tiene como principal característica que el efecto que tendrá un cambio en el precio en una empresa de gran capitalización bursátil será mucho más importante que el que tenga una empresa pequeña.  Ejemplos bien conocidos de un índice ponderado por capitalización son el índice S&P500 o el MSCI World. En Indexa, utilizamos principalmente este tipo de índices ya que representan mejor la riqueza global que cualquier inversor debería replicar para asegurarse la rentabilidad que el mercado ofrece, y además son los índices que se pueden replicar de la forma más fácil y económica.

3. Índice equiponderado

Equiponderar es dar el mismo peso a todas las empresas (todas las empresas pesan igual).

Un índice equiponderado se basa en el movimiento del precio promedio de las acciones en el índice. En esta serie, todas las acciones, sin importar la capitalización tienen el mismo efecto. Para calcular un índice equiponderado, se utiliza la media aritmética de los rendimientos de los activos que componen el índice. Como ejemplos de este tipo de indexación, están los índices MSCI Equal Weighted. Por cómo se calculan, estos índices darán más importancia a empresas pequeñas que a empresas grandes, aumentando ligeramente el riesgo esperado y también la rentabilidad esperada.

¿Cómo se puede invertir en índices?

La forma fiscalmente más eficiente para un inversor español de invertir en índices es utilizar fondos indexados de bajo coste. Normalmente, las entidades financieras no ponen a disposición de sus clientes la posibilidad de elegir estos fondos porque son producto que no le dejan margen al distribuidor, pero recientemente empresas como la nuestra, Indexa Capital,  han decidido dar un paso adelante y ofrecer carteras de fondos indexados con costes más bajos (un coste total un 80% menor que las alternativas bancarias en el caso de Indexa).

¿Por qué hay que invertir en índices?

La respuesta rápida es que la rentabilidad corregida por riesgo de los fondos indexados es mayor que en los fondos de gestión activa (no indexada). Existe una amplia evidencia académica que muestra como los gestores profesionales no son capaces de obtener una rentabilidad después de comisiones a largo plazo superior a la de su índice de referencia. No consiguen batir al mercado por las elevadas comisiones que cobran. En el artículo titulado Por qué es mejor la gestión indexada repasamos los principales artículos académicos que muestran esta realidad.

En Indexa llevamos 2 años y medio (desde el 31/12/2015) invirtiendo el ahorro de nuestros clientes (más de 4.400 clientes en este momento), y hemos podido comprobar los estudios académicos con carteras reales. El éxito de nuestras carteras es más que apreciable: por ejemplo, nuestra cartera 6/10, que invierte un 50% de fondos indexados de acciones y 50% en fondos indexados de bonos, ha rentado de media un 14,2% acumulado (+5,5% anual) mientras que los fondos españoles (principalmente bancarios) de la categoría similar (renta variable mixta internacional) han rentado un 3,7% acumulado. En apenas 2 años y medio, nuestra cartera media le ha ganado 10,5% acumulados a la media de los fondos de la misma categoría.

Si aún no eres cliente de Indexa y quieres saber más sobre cómo gestionaríamos tu cartera te invitamos a responder a nuestro breve test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendamos.

Incorporamos acciones de Japón a las carteras de más de 100 mil euros


El comité asesor de Indexa ha decidido incluir un nuevo fondo de inversión en nuestras las carteras modelo de Indexa de más de 100 mil euros. Se trata del fondo Vanguard Japan Stock Index Eur Inv, que sigue el índice MCSI Japan en euros que está diseñado para replicar el comportamiento de los segmentos de alta y media capitalización del mercado de acciones japonés. Con 319 acciones, el índice cubre aproximadamente un 85% de la capitalización de este mercado. Las principales posiciones del fondo son Toyota, Mitsubishi UFJ y Softbank Group.

¿Por qué incluir a Japón?

Hemos incluido esta clase de activo en las carteras para diversificar aún más la exposición a renta variable. Japón lleva sufriendo varias décadas de crecimiento e inflación bajas y el banco central japonés ha adoptado una política monetaria muy expansiva que se espera estimule el crecimiento e inflación en el medio plazo y por tanto el mercado bursátil. Por otro lado, Japón es una economía muy importante a nivel global, pesando aproximadamente un 10% en la capitalización global y cuenta con compañías exportadoras de referencia haciendo que sea una clase de activo a considerar en carteras diversificadas.

¿Cómo lo haremos?

Este fondo aparece en las carteras más agresivas donde la exposición a renta variable es suficientemente relevante. De esta manera, las carteras del perfil 4 al 10, tendrán una asignación que varía entre el 4% y el 7% respectivamente. Para financiar esa nueva compra se traspasará principalmente el fondo de Renta Variable Emergente que hasta ahora estaba sobre-representado en las carteras más agresivas. Con este cambio baja ligeramente la rentabilidad esperada de las carteras más agresivas, pero aumenta su diversificación global y baja su volatilidad.

Nuevas carteras de más de 100 mil euros

Carteras de más de 100 mil euros en Indexa
Este cambio se va a aplicar en las carteras que tengan más de 100.000€ de patrimonio. En carteras de importe inferior invertir un 4 a 7% en el fondo indexado de acciones japonesas no tendría un impacto significativo. Por otro lado, Indexa soporta unos gastos por transacción que están relacionados con el número de fondos que conforman una cartera. Para poder seguir ofreciendo las comisiones más bajas a nuestros clientes, tenemos que asegurarnos que soportamos también los costes más bajos, de tal forma que debemos vincular el número de fondos al tamaño de la cartera para poder hacer una gestión rentable y sostenible para todos.

Nuevas carteras de menos de 10 mil euros

Carteras menos 10 mil euros en Indexa

En este sentido, hemos creado unas nuevas carteras con menos fondos, pero no menos diversificadas, para los nuevos clientes que comiencen a invertir con una cartera inferior a 10.000€. A partir de ahora, estas carteras de menos de 10 mil euros estarán invertidas en dos fondos de inversión. Uno de acciones con diversificación global, y otro de bonos con diversificación global.

El primero es el fondo Vanguard Global Stock Index Eur Inv que sigue el índice MSCI World en euros, que replica el comportamiento de las acciones de grandes y medianas empresas en 23 países desarrollados. Este índice invierte en 1.652 empresas cubriendo de esta manera aproximadamente el 85% de la capitalización de mercado del mundo.

El segundo es el Vanguard Global Bond Idx Inv, que invierte en el índice Barclays Global Aggregate Float Adjusted Bond Index. Este índice ponderado está diseñado para reflejar el universo total de los principales mercados globales de bonos de empresas, de gobiernos o titulizaciones de alta calidad crediticia con vencimientos superiores a un año. Actualmente, el fondo invierte en 8.039 bonos de todo el mundo y el fondo cubre el riesgo de las diferentes divisas hacia el euro.

Las carteras de menos de 10 mil euros combinaran ambos fondos en una proporción que varía según el perfil inversor del cliente, desde 14% de acciones en el perfil 1 hasta 79% de acciones en el perfil 10. De esta manera, las carteras pequeñas a partir de 1.000€ hasta 10.000€, estarán diversificadas en casi 10 mil posiciones distintas: más de 1.600 acciones distintas y más de 8.000 bonos distintos.

De esta manera, las carteras con importes por debajo de 10.000€ continúan estando perfectamente diversificadas tanto a nivel de clase de activo como a nivel geográfico mientras que el número de fondos de reduce, mejorando la eficiencia en la gestión, evitando que haya posiciones con importes muy pequeños y haciendo que la cantidad de efectivo que se mantenga en cartera con las aportaciones periódicas disminuya sensiblemente.

Este cambio no afecta a las carteras existentes de menos de 10 mil euros, sólo se aplicará a las nuevas carteras a partir del 14/02/2017.

Carteras de 10 a 100 mil euros

Cartera de 10 a 100 mil euros en Indexa

Las carteras de más de 10 mil euros, y menos de 100 mil euros, así como las carteras pequeñas de clientes actuales, siguen como ahora, con la misma composición que desde diciembre 2015 (más detalle en nuestra página de modelo de gestión).

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si ya eres cliente de Indexa

Si tu cartera de fondos con nosotros es de más de 100 mil euros, el cambio se hará automáticamente en los próximos días. Si tienes una cartera de menos de 100 mil euros este cambio no afectará a tu cartera.

Si aún no eres cliente

Te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.