No dejes que un banco gestione tu patrimonio


Recientemente se ha publicado un artículo en la prestigiosa revista Journal of Finance titulado “Asset Management Within Commercial Banking Groups: International Evidence” realizado por Miguel A. Ferreira, Pedro Matos y Pedro Pires que pone números y razones a una realidad que desde Indexa llevamos denunciando desde nuestro lanzamiento: las gestoras de fondos de los bancos tienen peor rentabilidad porque tienen muchos conflictos de intereses.

El efecto de los conflictos de intereses es una menor rentabilidad, y por tanto, es fácilmente observable. Lo difícil es aportar evidencia de que este peor comportamiento se debe a un conflicto de intereses y no a una falta de talento de los gestores que trabajan en el banco o a otras razones. La aportación que realiza este estudio es espectacular: los fondos gestionados por bancos tienen de media un 0,92% menos de rentabilidad anual que los fondos gestionados por entidades independientes porque sistemáticamente sobreponderan en sus fondos las acciones de empresas a las que el banco matriz presta dinero (acciones “afiliadas”). En particular, cuanto mayor es el tamaño de la división de préstamos en relación a la división de gestión de activos peor es la rentabilidad de los fondos.

Por tanto, los autores sugieren el siguiente comportamiento: una empresa (Telefónica, por ejemplo) busca financiación bancaria y habla con varios bancos. Uno de ellos (Banco Santander, por ejemplo) además de darle buenas condiciones para aumentar las probabilidades de llevarse la operación, le deja caer que, como parte de la operación, la gestora del banco comprará más acciones de Telefónica. Pero van aún más lejos: en sus conclusiones sugieren que los fondos gestionados por bancos votan menos en contra que otros inversores a peticiones de aumento de la remuneración de los ejecutivos de las empresas a las que ofrecen préstamos. Y además, dan evidencia de que los gestores de fondos de bancos que invierten en acciones afiliadas tienen menores probabilidades de ser despedidos.

El estudio es realmente exhaustivo: analizan 10.644 fondos de inversión de 28 países en el período 2000-2010. Se centran en los fondos de acciones locales, ya que normalmente los bancos tienen relaciones de préstamos con las empresas domésticas. Además, confirman la causalidad de la hipótesis, ya que comprueban que cuando una gestora de un banco es vendida y se convierte en independiente, los fondos van desinvirtiendo progresivamente en las acciones a las que el banco prestaba y comienzan a mejorar su rentabilidad. Y hay que tener en cuenta que el equipo gestor es posible que no cambie demasiado.

A pesar de este comportamiento los autores destacan que fuera de los Estados Unidos, los fondos gestionados por bancos tienen una cuota de mercado muy elevada porque a la hora de invertir los inversores no distinguen entre los fondos con buen o mal comportamiento. Los inversores no realizan ningún análisis a la hora de invertir. En España el nivel de bancarización en la gestión de fondos es de los más altos del mundo. El problema es aún mayor en los planes de pensiones.

Conclusión

Desde el comienzo de Indexa hemos dicho bien alto: no dejes que un banco gestione tu patrimonio. Básicamente por tres razones: la gestión activa de media destruye valor, las comisiones elevadas y los conflictos de interés. Este estudio identifica los conflictos de interés y cuantifica el coste anual de los mismos: casi un 1% al año. Por tanto, independientemente de si eliges gestión activa o indexada, es mejor que busques gestores independientes para tu patrimonio.

Suerte o talento


La suerte es un factor muy importante en muchos ámbitos y habitualmente tendemos a minusvalorar la relevancia que tiene. Por supuesto que el talento importa, pero los datos muestran que la suerte es muy determinante a la hora de entender el éxito en cualquier actividad.

En este artículo vamos a analizar el caso del éxito inversor, que se presta muy bien a un análisis estadístico, ya que hay decenas de miles de gestores de fondos que aspiran a ser mejores inversores que el resto. En particular vamos a revisar el interesante artículo de Eugene Fama y Kenneth French, publicado en la prestigiosa revista académica Journal of Finance en el año 2010 titulado “Luck versus Skill in the Cross Section of Mutual Fund Returns”.

En este artículo los autores se hacen una pregunta muy relevante: “El número de gestores que tienen muy buenas (o muy malas) rentabilidades, ¿es consistente con la suerte?” Para analizarlo, utilizan datos de fondos de inversión de acciones del mercado estadounidense en el período 1984-2006 y comparan el valor que aporta cada gestor (el “alfa”) con una serie de simulaciones donde el “alfa” real de los fondos es cero.

De manera intuitiva: si se realiza una simulación bajo la hipótesis de que tu alfa real es cero, únicamente por suerte, podría darse el caso de que obtengas una rentabilidad muy positiva. En realidad, no tienes ningún talento, pero has tenido suerte.

El resultado que obtienen Fama y French es muy interesante: teniendo en cuenta las rentabilidades netas para los inversores, los fondos demuestran una falta de talento muy consistente. Esto es, incluso el número de fondos que obtienen rentabilidades espectaculares es menor del que se esperaría por puro azar.

Esto es lo que indica la gráfica a continuación. La lectura del gráfico es relativamente compleja y lo explicamos al final del artículo. Lo que importa es que si la curva de fondos reales (“Actual”) está a la izquierda de la curva de fondos simulados (“Simulated”) entonces los fondos reales tienen un comportamiento peor que el que se esperaría por suerte.


(gráfico neto de comisiones)

La siguiente pregunta es obvia: “¿Cómo es posible que la gran mayoría de los fondos se comporten peor que una simulación que asume que no hay ningún talento? Los lectores asiduos a este blog conocerán la respuesta: las comisiones. En las simulaciones se asume que no hay comisión de gestión (similar a la inversión en un fondo indexado en EEUU que cubre la pequeña comisión de gestión con el préstamo de títulos) y, por tanto, un grupo de gestores sin talento que no cobren comisiones lo van a hacer estadísticamente mejor que la industria de fondos estadounidense.  El aprendizaje es claro: hay que pagar pocas comisiones.

Dicho esto, surge la siguiente pregunta teórica: “Y si añadimos las comisiones, la rentabilidad bruta de los fondos, ¿es consistente con la suerte, o hay buenos y malos gestores? La pregunta es teórica porque a los inversores en fondos solo nos interesa la rentabilidad neta de comisiones, pero no deja de ser una pregunta muy interesante. La evidencia que dan los autores es sorprendente: con rentabilidades brutas (antes de comisiones), hay un mayor número de fondos con rentabilidades elevadas del que se obtendría por suerte, y también hay un mayor número de fondos con rentabilidades bajas del que se obtendría por suerte. Esto se puede observar en el gráfico a continuación:


(gráfico añadiendo las comisiones)

Por tanto, a posterior, se puede afirmar que sin tener en cuenta sus comisiones, hay gestores que aportan valor y otros que los restan. Por supuesto, esto no nos dice nada de como anticipar y poder elegir los que lo van a hacer bien de los que lo van a hacer mal.

Conclusión

La suerte es un factor incontrolable y no se puede contar con ella. En cambio, las altas comisiones son unas termitas que van progresivamente devorando tu patrimonio con toda seguridad y te dejan prácticamente sin opciones de obtener una alta rentabilidad a largo plazo. Por tanto, busca soluciones de inversión como Indexa que minimicen las comisiones para maximizar tu rentabilidad.

Explicación técnica de los gráficos

El gráfico muestra la función de distribución estimada del estadístico t de los alfas “t(α)”. Para medir la calidad de la gestión, se suele utilizar el alfa directamente, pero los autores explican que es mejor utilizar el estadístico t de la estimación del alfa ya que ofrece más robustez. Lo que se explica a continuación es básicamente una traducción del artículo de Fama y French.

El estadístico t(α) es la división entre una estimación del alfa de un fondo y el error estándar de la estimación. Se trata de una medida de la precisión o fiabilidad del alfa estimado de la inversión. Cuando la precisión es baja, el error estándar es alto y viceversa. Dividiendo cada estimación α por su error estándar se obtienen estimaciones ajustadas con precisión que permiten comparaciones significativas entre los fondos.

Por ejemplo, el percentil del 1% de la t(α) para los fondos reales es -3,87, lo que significa que el 1% de los 3.156 fondos de la muestra (32 fondos) tiene estimaciones de t(α) por debajo de -3,87. El percentil del 10% de t (α) para los fondos reales es -2,34, por lo que el 10% (316) de nuestros fondos tiene estimaciones de t(α) iguales o inferiores a -2,34. En el otro extremo de la distribución, el percentil 90% de t(α) para los rendimientos reales es 1,01 o equivalentemente, el 10% de los fondos (316) han obtenido un t(α) superior a 1,01.

Si se ignoran los efectos del azar, el rendimiento de los fondos con estimaciones altas de t(α) parece espectacular. Recuerda que t(α) es la relación entre una estimación α y su error estándar. El error estándar de las estimaciones de α en la muestra de los autores es de 0,28. Por tanto, un valor de t(α) de 1,01 se traduce de media en una estimación del alfa de alrededor de 0,28% por mes o alrededor de 3,36% por año, durante toda la vida del fondo. Los gestores que producen un alfa de 3,36% (316 en la muestra) anual o más por año son ungidos por la prensa y presentados como gestores estrellas. No obstante, esta conclusión es errónea: en la muestra aleatoria, un 16% de los fondos han obtenido un alfa superior al 3,36% (ver gráfico 1), muy superior al 10% de los fondos que lo han obtenido en la realidad.

Fondos indexados sectoriales


En este artículo vamos a hablar de los fondos y ETFs indexados que invierten en sectores y de la razón por la que apenas hacemos uso de ellos en Indexa Capital.

Tipos de índices sectoriales

Un fondo sectorial es aquel que invierte normalmente en acciones que pertenecen a un mismo sector, como por ejemplo el sector inmobiliario o el sector de tecnología. Son fondos muy utilizados por los gestores activos ya que permiten de forma sencilla apostar por un sector concreto sin tener que elegir individualmente las acciones que lo conforman.

El mercado de los fondos sectoriales indexados es enorme. Solo en ETFs sectoriales hay, de acuerdo con datos de Bloomberg, más de 623 mil millones de dólares invertidos en este tipo de fondos. Como es habitual, los fondos más grandes están listados en Estados Unidos.  En este caso, los primeros 37 fondos que engloban un 59% del volumen total están listados al otro lado del charco. EL fondo más grande es el Invesco QQQ Trust Series (65 mil millones) que replica el índice Nasdaq 100 (sector tecnológico), el segundo es el Vanguard Real Estate ETF (31 mil millones) que replica el índice MSCI US Investable Market Real Estate 25/50 (sector inmobiliario) y el tercero es el Financial Select Sector SPDR que replica el “Financials Select Sector” (sector financiero).  El primer fondo europeo es el iShares Developed Markets Prop (2.800 millones), está listado en Londres y sigue el índice FTSE EPRA/NAREIT Developed Dividend+ Index (sector inmobiliario).

Normalmente los fondos sectoriales siguen a índices ponderados por capitalización (cuanto mayor es una empresa más pesa en el índice) pero los índices suelen diferenciarse en el número de compañías que siguen, en los criterios que se utilizan para considerar que la compañía pertenece al sector y en los límites que establecen al peso máximo que puede tener una acción en el índice. Vamos a ver el detalle con los 4 ejemplo anteriores.

Índice N.º compañías Criterio para entrar Límites a concentración
NASDAQ 100 104 Listado en el NASDAQ Máximo individual 24%
Máximo 48% de empresas que pesen más de un 4,5%
MSCI US Investable Market Real Estate 25/50 181 El universo es el MSCI US y escoge acciones con categorización sectorial GICS(1) “Real Estate” Máximo individual 25%
Máximo 50% de empresas que pesen más de un 5%
Financials Select Sector 67 El universo es el S&P500 y escoge acciones con categorización GICS “Financials” Máximo individual 24%
Máximo 48% de empresas que pesen más de un 4,8%
EPRA/NAREIT Developed Dividend 319 El universo es una lista de países desarrollados, escoge acciones con categorización ICB(2) (“Real Estate” y las subcategorías “Heavy construction” y “Home construction” y peso mínimo de 0,10%. Además, la estimación a 1 año IBES(3) del dividend yield > 2% y otras reglas. Ninguno

(1) GICS: Global Industry Classification Standard
(2) ICB: Industry Classification Benchmark
(3) IBES: Institutional Brokers’ Estimate System

Como se puede observar, las diferencias entre criterios e índices son muy amplias. Normalmente se suelen utilizar las categorías  GICS (Global Industry Classification Standard) o ICB (Industry Classification Benchmark) para determinar el sector de una acción.

Interés de los fondos sectoriales

El principal interés de los fondos sectoriales es que permite tomar una posición activa en algún sector en el que el gestor tenga buenas perspectivas. En Indexa, estamos firmemente convencidos de que es muy poco probable que se obtenga rentabilidad adicional tomando una visión que se desvíe de los índices geográficos ponderados por capitalización, razón principal por la cual no los utilizamos. Otra razón es que los fondos sectoriales tienen en algunos casos un coste muy elevado. Por ejemplo, el fondo iShares Developed Markets Prop tiene un coste total de 0,59% muy superior al coste medio de los fondos que incluimos en nuestras carteras, que en este momento es 0,19%.

La única excepción a esta regla es nuestra inversión en un ETF que sigue al NASDAQ 100 a través de nuestro plan de pensiones de acciones. La razón por la que elegimos este ETF, no es para dar más peso al sector tecnológico (NASDAQ) si no por la limitación legal que hay en los planes de pensiones de no tener más de un 20% de inversión en una gestora. Hay pocas gestoras que hagan gestión indexada y era necesario incluir a Invesco como gestora y este fondo era el más líquido y con comisiones más bajas de su gama.

Fondos Inmobiliarios

Algunos clientes nos han preguntado la razón por la que no incorporamos un fondo sectorial inmobiliario en nuestras carteras modelo. Es algo habitual en Estados Unidos que las carteras tengan un peso específico en fondos inmobiliarios. Las razones que se dan para sobreponderar esta clase de activo es que las acciones inmobiliarias poseen un dividendo elevado y descorrelacionan ligeramente una cartera de acciones.

Como hemos indicado, no creemos que sea una buena idea sobreponderar ningún sector: los fondos geográficos ponderados por capitalización ya tienen el peso que le otorga el mercado al sector. Por ejemplo, en el caso de los fondos inmobiliarios, en el S&P500, de las 500 compañías que forman el índice general, 33 pertenecen al sector inmobiliario (de acuerdo con la categorización GICS). En el artículo Análisis de la composición de nuestras carteras puedes encontrar el detalle de los diferentes sectores en los que invertimos.

Luego, además de este razonamiento general, hay que tener en cuenta que en España se invierte mucho en activos inmobiliarios en directo, por lo cual tiene aún menos sentido sobreponderar este sector en la inversión financiera.

A continuación, mostramos un desglose sectorial del MSCI World donde se puede observar cómo están representados los diferentes sectores:

Conclusión

Hemos comprobado como la inversión en fondos sectoriales no es necesaria para obtener una cartera globalmente diversificada ya que en los fondos geográficos están todos los sectores representados en función de su importancia.

Apostar por un sector en concreto por encima de lo que invierte el mercado, es tomar un posición activa tanto en el sector sobreponderado como en los infraponderados que, como hemos comprobado numerosas veces, no aporta valor.

El coste de no invertir


A muchas personas les gusta esperar antes de invertir. Los mercados podrían calmarse, un aumento de sueldo puede estar a la vuelta de la esquina o tal vez simplemente nunca tienen el tiempo para pensar en su futuro. Lo que estas personas no consideran es el coste de la espera.

Supongamos que tienes 30 mil euros para invertir hoy, pero no estás seguro de si deseas o no seguir adelante, por lo que esperas otros cinco años.

El gráfico muestra el impacto a largo plazo sobre los rendimientos si el inversor A abre una cartera de 30 mil euros hoy y el inversor B espera 5 años para abrir la suya con el mismo importe. Suponiendo un rendimiento anual del 5,0%, el Inversor A habría generado un extra de 36 mil euros  en comparación con el Inversor B después de un período de inversión de 35 años.

En general se piensa que la única variable relevante a la hora de conseguir hacer crecer tus ahorros es la rentabilidad, pero lo cierto es que el tiempo es también muy importante.

Otra lectura del mismo ejemplo, es ver cuánto deberías invertir para acabar con el mismo importe de 165 mil euros en 35 años:

  • 30 mil € si inviertes hoy, para esperar tener 165 mil € en 35 años
  • 33 mil € si esperas 2 años para invertir
  • 38 mil € si esperas 5 años
  • 49 mil € si esperas 10 años
  • 80 mil € si esperas 20 años
  • 130 mil € si esperas 30 años

(estos importes se pueden observar en la misma gráfica arriba, curva azul)

Como puedes ver, el coste de no invertir es muy alto. El tiempo que estarás invertido es una variable tan importante como la rentabilidad o el riesgo esperado de tu cartera de inversiones. Por ello, nuestra recomendación es que no esperes a un momento mejor. Como se suele decir, el mejor momento para empezar a invertir fue el día de tu nacimiento, y el segundo mejor día es hoy.

Por estas razones, si tienes un importe que pudieras invertir, no esperes a tomar la decisión de cuándo hacerlo y pasa a la pregunta de cómo hacerlo. Para ver información sobre cómo invertir puedes consultar el artículo: ¿Es mejor invertir de golpe o poco a poco?

¿Aún no estás indexado con nosotros? Prueba nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver qué cartera te recomendamos.

Es mejor no elegir cuando inviertes (2)


En marzo de 2016, tres meses después de lanzar Indexa Capital, escribíamos un artículo que describía en qué consiste el sesgo por comportamiento y porque es mejor no elegir cuando inviertes. El artículo explica que si estás activamente buscando el mejor momento para invertir en fondos de inversión, lo más normal es que te equivoques y acabes invirtiendo con el pie cambiado. En el artículo repasábamos varios estudios que demostraban que, de media, los inversores pierden un 1,5% de rentabilidad al año intentando elegir cuando invertir o desinvertir.

En un artículo posterior titulado ¿Es mejor invertir de golpe o poco a poco?, explicábamos qué hacer en caso de que hubieras recibido una cantidad importante de dinero (por una herencia, una venta de un inmueble o una empresa, una indemnización, …). La respuesta era que en función de tu tolerancia al riesgo lo mejor era invertirlo todo de golpe o de forma periódica, pero nunca intentando buscar el mejor momento para invertir.

En este artículo nos preguntamos, tras dos años y medio de operativa, si nuestros clientes de forma agregada invierten de forma periódica independientemente de la evolución de mercado, o si por el contrario, invierten tras subidas de nuestras carteras.

Para responder a esta pregunta analizamos la evolución mensual de dos variables:

  1. Aportaciones netas de los clientes: utilizamos como mejor aproximación el crecimiento mensual de las aportaciones menos las retiradas, medido en porcentaje sobre el patrimonio total gestionado del mes anterior. Por ejemplo, en junio 2018, los clientes han aportado 6,1 millones de euros y han retirado 0,6 millones de euros, sobre los 95,2 millones gestionados por Indexa a finales del mes anterior, equivale a unas aportaciones netas de 5,8% del patrimonio.
  2. Rentabilidad de las carteras: utilizamos la rentabilidad de los últimos 12 meses de la cartera 6/10 para importes entre 10 mil y 100 mil euros, que es la más popular entre nuestros clientes.

En el siguiente gráfico estudiamos la relación entre las aportaciones de clientes como función de la rentabilidad pasada de las carteras. Utilizamos una muestra de 19 meses (desde diciembre 2016 a junio 2018) y los resultados son los siguientes:

Como se puede observar en el gráfico hay una clara relación entre el crecimiento de las aportaciones netas y la rentabilidad de los 12 meses anteriores: si la rentabilidad ha sido elevada entonces el crecimiento de las aportaciones es elevado. Si ajustamos una recta al conjunto de datos vemos que, para esta muestra, por cada punto de rentabilidad en los últimos 12 meses, las aportaciones de nuestros clientes aumentan en un 1,4%. Por ejemplo, si la rentabilidad de los últimos 12 meses ha sido un 5% entonces las aportaciones habrán crecido un 7% y si la rentabilidad ha sido de un 10% las aportaciones habrán aumentado un 14%.

Este comportamiento muestra que en Indexa, las aportaciones de nuestros clientes aumentan cuando las carteras van bien (y viceversa), lo cual no es óptimo porque significa que nuestros clientes están comprando más cuando los precios han subido. Por ello, insistimos tanto en el mensaje de que es mejor no elegir cuando inviertes y que interesa invertir cada mes periódicamente. Nos gustaría que en el futuro el gráfico que mostramos arriba, acabara siendo una nube de punto sin ninguna relación: que el crecimiento de las aportaciones de nuestros clientes no dependa de si las carteras han subido mucho o poco en los 12 meses anteriores. De esta forma, estaremos reduciendo el sesgo por comportamiento y aumentando aún más la rentabilidad de nuestros clientes.

¿Tienes alguna sugerencia sobre cómo podríamos ayudar a nuestros clientes a minimizar este sesgo? Estaremos encantados de escuchar tus sugerencias.

1er encuentro con clientes en Bilbao el 18/09 a las 19h


Después de organizar eventos similares en Madrid (05/2016) y Barcelona (02/2017), nos gustaría invitarte a nuestro primer encuentro con clientes y clientes potenciales en Bilbao el martes 18 de septiembre a las 19h en el espacio Yimby Sota (Gran Vía, 45, Bilbao) para una presentación sobre nuestros nuevos planes de EPSV (Planes de Previsión Social Individual) que lanzaremos en breve y sobre nuestro modelo de gestión. La presentación estará seguida de un cóctel.


Estaremos Unai Ansejo y François Derbaix, co- Consejeros Delegados de Indexa, para hablar de nuestra propuesta de gestión indexada y automatizada, y sobre todo atenderemos cualquier duda o pregunta de los asistentes. La participación es gratuita pero es necesario inscribirse para asistir. Puedes invitar también a amigos o familiares que pudieran estar interesados en nuestro servicio:

¿Te interesa? Confirma tu asistencia por email a info@indexacapital.com.

Hablaremos de:

  • Gestión indexada vs. gestión activa.
  • Nuestros nuevos planes de EPSV que lanzaremos el mismo día.
  • Fondos de inversión indexados.
  • Nuestro modelo gestor y nuestro comité asesor (Luis Martin Cabiedes, Manuel Conthe, Luis M. Viceira y Pedro Luis Uriarte).
  • Perfiles de riesgo y expectativas de rentabilidad a largo plazo.

Si tienes cualquier duda estamos a tu disposición para comentar por emailpor chat en nuestra página o por teléfono (91 220 72 53), de lunes a viernes de 9h a 14h y de 15h a 18h.

Saludos,

Unai y François

El S&P 500 está en máximos, es lo habitual


¿Te han recomendado alguna vez no invertir en bolsa de Estados Unidos porque el S&P 500 estaba en máximos en este momento? ¿Crees que tiene sentido esta recomendación?

Las carteras de Indexa Capital tienen un peso relevante en acciones de Estados Unidos muy superior al que suelen tener en las carteras tradicionales en España. La razón por la cual tenemos un mayor peso, es que las acciones de EEUU pesan a día de hoy un 55% de la capitalización global. Como nuestro objetivo es indexar la cartera de nuestros clientes sobre el mundo, damos un peso significativo a la bolsa estadounidense en nuestras carteras (aunque limitado a máximo 35% de la cartera, para no sobre exponer ninguna cartera a una geografía específica).

Sin embargo, a pesar de limitar el peso de la bolsa estadounidense a máximo 35% de la cartera, muy por debajo del 55% de peso de la bolsa americana en la capitalización bursátil mundial, algunos clientes nos preguntan si no estamos sobreinvertidos en acciones de Estados Unidos, sobre todo ahora que el índice de bolsa estadounidense S&P 500 está en máximos

La realidad, como veremos a continuación, es que el S&P 500 suele estar habitualmente en máximos, por lo que no deberíamos sorprendernos de que ahora mismo también lo esté. Es lo normal. Esto no significa que el índice pueda caer en los próximos meses o incluso años, pero da una clara señal de que no hay nada anormal en el hecho.

Para analizar esto, utilizamos dos muestras de datos distintas (fuente Bloomberg en ambos casos):

  • Por un lado utilizamos los datos del S&P 500 teniendo en cuenta la reinversión de dividendos, desde diciembre 1927 hasta junio 2018.
  • Por otro lado, utilizamos la evolución del primer fondo indexado al S&P 500 que se creó, desde agosto 1976 hasta junio 2018. El nombre del fondo es Vanguard 500 Index Fund (ISIN: US9229081081). La razón por la que incluimos este fondo, es porque se trata de un activo invertible mientras que el índice en sí no lo es.

En ambos casos utilizamos datos de fin de mes: 1.087 datos en la primera muestra y 503 en la segunda. A efectos del estudio, consideramos que el fondo está en máximos históricos si cierra en máximo absoluto o con una diferencia inferior al 5% del máximo previo.

Resultados para el índice S&P 500 desde 1927

En el gráfico a continuación se puede observar en escala logarítmica la evolución del índice (incluyendo reinversión de dividendos) y la evolución del máximo previo. Como se puede observar únicamente hay 3 períodos en los cuales el índice ha estado un período apreciable por debajo del máximo anterior: tras el crash de los años 20, en la burbuja de las tecnológicas del año 2000 y en la reciente crisis crediticia global de 2008.

Salvo esos períodos, ambas gráficas van prácticamente de la mano, lo cual indica que el índice se encontraba en máximos.

Resultados para el fondo Vanguard 500 Index Fund

Como no podía ser de otra manera, los resultados para el fondo de Vanguard que replica el S&P 500 son muy similares a los del gráfico anterior:

En términos porcentuales los resultados son como siguen:

Serie Datos totales (meses) Meses en máximo (a 5% de máximo anterior) Porcentaje
S&P500 1087 546 50,2%
Fondo Vanguard S&P500 503 298 59,2%

Se puede observar que, en ambos casos, el número de meses donde el S&P 500 está en máximos, es superior al 50%. Lo habitual, en contra de lo que se podría pensar en un primer momento, es que este índice esté en máximos.

Artículo relacionado: mejor no elegir cuando inviertes o desinviertes.