Bienvenidos clientes de BNP Paribas


La Sucursal en España de BNP Paribas acaba de comunicar a sus clientes el cese de la actividad de su servicio BNP Paribas Personal Investors, su bróker de fondos que permitía comprar, entre otros, muchos de los fondos de Vanguard, la gestora de la mayoría de los fondos indexados que componen nuestras careras. En su comunicado, BNP también informa a sus clientes de la cesión de esta actividad a Renta 4 Banco, probablemente en el curso del primer trimestre del 2020.

A raíz de esta decisión, es posible que algunos bancos te hagan una oferta especial para traspasar tus fondos. Desde Indexa ya alertamos sobre esta práctica en alguna ocasión (que no te den el sartenazo).

Como también trabajamos con fondos de Vanguard, aunque de la clase institucional (que tiene comisiones todavía más bajas que la clase “Investor” que ofrece BNP) bastantes clientes de BNP nos han preguntado si podían traspasar sus fondos de inversión desde su cuenta en BNP hacia Indexa. También nos han consultado varios si teníamos alguna oferta especial para traspasar fondos.

A continuación, respondemos a las dudas más frecuentes:

SPB: no hacemos ofertas puntuales porque tenemos una política SPB (Siempre Precios Bajos). Preferimos darte el mejor servicio al mejor precio, siempre, y no intentar atraer a los clientes con ofertas puntuales.

Se puede traspasar: cualquier cliente persona física residente en España puede traspasar sus fondos de inversión, desde cualquier entidad hacia otra, también desde BNP Paribas Sucursal en España hacia su cuenta en Indexa y vice-versa

Mismos titulares: sólo se pueden traspasar fondos entre cuentas con los mismos titulares (ej. una cuenta de fondos con titulares sólo puede traspasar a otra cuenta de fondos con los 2 mismos titulares)

Cambian los fondos: no permitimos mantener los mismos fondos en Indexa (no somos un servicio Self Service). Nos ocupamos nosotros de la optimización de la cartera del cliente y los traspasos solicitados van hacia los fondos que componen la cartera modelo de cada cliente.

Clases institucionales de Vanguard: trabajamos principalmente con fondos de Vanguard, clase Institucional (una clase más económica que la clase “Investor”).

Sin costes ni impacto fiscal: los traspasos de fondos no tienen ni coste ni impacto fiscal.

Para nuestros clientes: los clientes de Indexa pueden solicitar los traspasos desde su zona privada > Añadir fondos > Traspasar un fondo.

No clientes de Indexa: los que todavía no tienen cuenta con nosotros pueden abrirse una cuenta y, al final del proceso de alta, solicitarnos los traspasos.

Cómo traspasar: hay que indicar el nombre o el ISIN del fondo, el número de la cuenta de valores en BNP y el custodio actual “BNP Paribas SA, Sucursal en España”. Se pueden solicitar traspasos parciales o totales.

Plazo: en un plazo de más o menos 2 semanas se completaran los traspasos, tendrás los fondos invertidos en tu cartera modelo en Indexa y te confirmaremos cada operación con un email automático.

Estamos a tu disposición para comentar cualquier duda que puedas tener, en los comentarios abajo, por email (info@indexacapital.com), chat o teléfono (91 220 72 53).

2019 está siendo inusualmente positivo (no esperes que siga así)


Antes de nada una advertencia: siempre conviene recordar que rentabilidades pasadas no garantizan ni hacen más probables rentabilidades futuras.

Hace 6 meses titulábamos nuestro informe semestral de rentabilidades destacando que “2018 ha sido negativo, pero lo normal es que la rentabilidad sea positiva”. La razón por la que dimos este mensaje fue hacer de contrapunto a la rentabilidad negativa de 2018 y destacar que invirtiendo en acciones y bonos lo normal es que se gane dinero.

Pues finalmente el primer semestre de 2019 ha resultado ser uno de esos períodos positivos. De hecho, está siendo inusualmente positivo: en los primeros seis meses la rentabilidad de la cartera más conservadora ha sido de un +6,6% y la de la más agresiva un +13,0% cuando la rentabilidad esperada a 6 meses es de 0,5% y 2,2% respectivamente.

La explicación de este buen comportamiento es que tanto los bonos como las acciones se han apreciado de forma significativa simultáneamente, hecho que es relativamente poco habitual. Por esta razón, ahora queremos titularlo resaltando que 2019 “está siendo un año inusualmente positivo”. No sabemos lo que va a ocurrir en la segunda mitad de 2019 o en 2020, nadie lo sabe, pero lo que sí podemos afirmar es que es muy probable que veamos rentabilidades sensiblemente inferiores a las obtenidas este primer semestre.

Además de haber sido un buen semestre en términos absolutos, nuestra rentabilidad ha sido mucho mejor que la de la media de los fondos españoles de riesgo similar. Como se puede ver a continuación, nuestras carteras de fondos han rentado en 2019 de media un 4,4% más que los fondos recogidos por Inverco y un 4,2% más cada año desde nuestro lanzamiento el 31/12/2015.

El informe del semestre pasado destacábamos también el buen comportamiento relativo de las carteras de Indexa frente a la media de fondos de inversión españoles. Por tanto, poco a poco se va comprobando la superioridad tanto en entornos de caídas como en entornos de subidas de pagar menos comisiones,  diversificar globalmente e invertir en fondos indexados. La alternativa, fondos de gestión activa caros y con sesgo local, está siendo sistemáticamente peor desde que lanzamos Indexa hace tres años y medio, lo que corrobora nuestra propuesta de valor.

Que estemos obteniendo una rentabilidad tan positiva es en gran parte debido a la suerte, pero que estemos obteniendo más rentabilidad que la media de fondos españoles es pura y simplemente matemáticas ya que menos costes es más rentabilidad.

¿Tienes el perfil de riesgo adecuado?

Antes de entrar a revisar la rentabilidad de las carteras queremos recordar que, aunque 2019 está siendo un año excepcional y que la rentabilidad acumulada desde nuestro lanzamiento en diciembre de 2015 ha sido muy positiva, el futuro podría ser menos benigno, y con seguridad en algún momento lo será.

Por ello queremos incidir en la caída máxima en un año que esperamos pueda tener cada perfil. Multiplica el porcentaje de caída por la inversión que tengas en Indexa. Si crees que el importe de la pérdida resultante no te dejaría dormir, por favor, reduce tu nivel de riesgo.

Pérdida anual esperada con una probabilidad del 2,5% (una vez cada 40 años)
(carteras de fondos de 10 a 100 mil euros)
Cartera 1 -7%
Cartera 2 -7%
Cartera 3 -8%
Cartera 4 -10%
Cartera 5 -11%
Cartera 6 -13%
Cartera 7 -14%
Cartera 8 -16%
Cartera 9 -18%
Cartera 10 -18%

Carteras de fondos de inversión

En el año 2019, la rentabilidad de nuestras carteras de 10 a 100 mil euros, las que más patrimonio acumulan, se ha situado entre +6,6% (cartera 1/10) y +13,0% (cartera 10/10):

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de renta fija mixta internacional (para las carteras 1 a 3) y de renta variable mixta internacional (para las carteras 4 a 10) calculados por Indexa a partir de datos de Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los fondos españoles que invierten internacionalmente. Estos datos históricos son netos de comisiones de gestión de cartera y de custodia para la cartera de Indexa, pero no para el Benchmark con el que se compara.

El primer semestre del 2019 ha sido un año excepcional en el cual, la bolsa (renta variable) ha obtenido una rentabilidad superior a la de los bonos (renta fija) que también ha sido positiva. Las acciones han tenido una rentabilidad (bruta de comisiones de Indexa e Inversis) que se ha situado entre un +18,6% (Acciones Estados Unidos) y +8,1% (Acciones Japón). Por el lado de los bonos, la rentabilidad se ha situado entre un +12,8% (Bonos Países Emergentes Cubiertos a Euro) y +4,1% (Bonos ligados a la inflación).

 

Nombre Código ISIN Clase de activo Rentabilidad (%)
Pictet Europe Idx -I LU0188800162 Acciones Europa 16,6%
Vanguard US 500 Stk Idx -Ins IE0032126645 Acciones Estados Unidos 18,6%
Vanguard Japan Stk Idx Eur -Ins IE0007286036 Acciones Japón 8,1%
Vanguard Emrg Mk Stk Idx -Ins IE0031786696 Acciones mercados emergente 10,9%
Vanguard Pacific Ex-Japan Stk Idx Eur -Ins IE0007201266 Acciones Pacífico Ex-Japón 18,3%
Vanguard Euro Inv Gr Idx -Ins IE00B04FFJ44 Bonos de empresas europeas 4,8%
iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur Hdg LU1373035663 Bonos Países Emergentes Cubiertos a Euro 12,8%
Vanguard Eur Gv Bnd Idx -Ins IE0007472990 Bonos de gobiernos europeos 5,6%
Vanguard Euroz Inf Lk Idx -Ins IE00B04GQR24 Bonos ligados a la inflación. 4,1%
Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins IE00B03HD191 Acciones Globales 17,4%
Vanguard Global Bnd Idx -Ins IE00B18GC888 Bonos Globales 4,6%

Este semestre ha sido especialmente positivo para los inversores porque han subido simultáneamente bonos y acciones, que no es lo habitual.

En cuanto al benchmark* (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre 3,8% y 6,3%:

  • 3,8% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • 6,3% para el Benchmark de las carteras 4 a 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar que la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras y su benchmark respectivo se encuentra entre el rango de 6,7 puntos porcentuales (p.p.) para la cartera 10 y 2,7 p.p. para la cartera 4. De media, con nuestra gestión indexada, automatizada y con comisiones radicalmente bajas, hemos conseguido añadir, en el primer semestre de 2019, 4,4 p.p. de rentabilidad sobre la media de los fondos españoles de renta fija mixta internacional y de renta variable mixta internacional.

Esta diferencia está significativamente por encima de los 3,2 p.p. anuales adicionales que esperamos obtener en el largo plazo. Asimismo, si ampliamos el plazo a los tres años y medio que llevamos operando en Indexa (siguiente gráfico), la diferencia es también sensiblemente superior: entre +3,1 puntos porcentuales (p.p.) al año para la Cartera 1 y +5,6 p.p. al año para la Cartera 10, con una media de nuestras carteras +4,2 p.p. al año por encima de su benchmark:

 

Por tanto, la diferencia de rentabilidad con el Benchmark desde que empezamos la gestión de las carteras, se encuentra bastante por encima de las expectativas y es de esperar que esta diferencia se vaya reduciendo.

Incluimos a continuación, una comparativa de la rentabilidad corregida por riesgo de las carteras utilizando el ratio de Sharpe (rentabilidad / riesgo):

Se puede observar que en los tres años que llevamos operando, Indexa ha ofrecido un ratio de Sharpe entre 0,76 y 1,10 (por encima del 0,46 esperado a largo plazo para inversiones diversificadas en acciones y bonos), mientras que los benchmarks tienen actualmente un ratio de Sharpe mucho menor (entre +0,10 y +0,34) ya que en estos últimos tres años y medio la rentabilidad acumulada ha sido muy reducida. Si fuéramos unos gestores activos, ahora mismo os estaríamos contando que esta buena rentabilidad se ha conseguido en base a nuestras capacidades de análisis y obtención de datos superiores, pero lo cierto es que simplemente hemos recogido la rentabilidad que ofrece el mercado y os la hemos transmitido a través de unas comisiones bajas.

Carteras de más de 100 mil euros y de menos de 10 mil euros

Hacemos una gestión muy similar entre los tres tamaños de carteras que utilizamos en Indexa: carteras de menos de 10 mil euros, carteras entre 10 y 100 mil euros y carteras de más de 100 mil euros. La principal diferencia es que en carteras más grandes podemos añadir más clases de activos para incrementar aún más la diversificación.

A continuación, puedes ver las diferentes rentabilidades anuales de las diferentes carteras en función del perfil en los dos años y medio que llevan operativas (desde el 31/12/2016 hasta el 30/06/2019):

Las diferencias entre las carteras de más de 10 mil euros y las carteras de más de 100 mil euros o de menos de 10 mil euros no son muy apreciables: entre un -0,3 puntos porcentuales (p.p.) y +0,1 p.p. al año para las carteras de más de 100 mil euros y entre -0,6 p.p. y -0,2 p.p. para las carteras de menos de 10 mil euros. En el informe de rentabilidad de 2018, las diferencias eran algo mayores, pero el paso del tiempo va a hacer que las diferencias se vayan reduciendo.

Carteras de planes de pensiones

Con respecto a los planes de pensiones, en el primer semestre de 2019 la rentabilidad de nuestras carteras se ha situado entre +5,8% (cartera 1/10) y +15,5% (cartera 10/10):

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de planes de pensiones de renta fija mixta (para las carteras 1 a 3), de renta variable mixta (para las carteras 4 a 8) y de renta variable (para las carteras 9 y 10) calculados por Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los planes de pensiones españoles.

En cuanto al benchmark (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre +3,3% y +13,5%:

  • 3,3% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • 7,4% para el Benchmark de las carteras 4 a 8
  • 13,5% para el Benchmark de las carteras 9 y 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras de planes de pensiones y su benchmark respectivo. La diferencia se encuentra entre el rango de +0,9 puntos porcentuales (p.p.) para la cartera 9 y +5,9 p.p. para la cartera 8. En promedio, en el primer semestre de 2019 hemos ganado 3,2 p.p. sobre la media de los planes de pensiones españoles de renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable, casi el doble de diferencia de lo que esperamos obtener a largo plazo.

En cuanto a la diferencia acumulada en los primeros dos años y medio de nuestros planes de pensiones, desde el 31/12/2016, como podemos ver en el gráfico a continuación, asciende a +5,0 p.p. acumulados (+1,4 p.p. al año). La razón por la que la diferencia no es mayor (esperamos que ascienda a largo plazo a 3 p.p. al año), es que en los primeros dos años los bonos globales cubiertos a euros han tenido una rentabilidad inferior a los bonos españoles en los que invierte la mayoría de la industria de planes de pensiones españoles, aunque parte de esta diferencia se ha corregido en la primera mitad del año 2019.

Planes de EPSV

En octubre del año pasado lanzamos nuestros planes de EPSV que son básicamente idénticos a los planes de pensiones aunque son vehículos distintos e independientes. Este semestre es el primero completo en el que contamos con datos de rentabilidad de ambos vehículos. En la siguiente gráfica comparamos la rentabilidad de las carteras de planes de pensiones y EPSVs:

Como se puede observar la rentabilidad de la EPSV ha sido ligeramente inferior (0,7 puntos porcentuales) en todos los perfiles. Las razones de la menor rentabilidad de las carteras de EPSV son:

  1. El mayor impacto de ciertas comisiones fijas como la auditoria ya que el patrimonio de la EPSV es menor por ser más reciente (tenemos 3 millones de euros invertidos en nuestros planes de EPSV frente a 34 millones de euros en nuestros planes de pensiones).
  2. El “cash-drag”: porcentaje de inversión que por las entradas permanece un día en efectivo. Cuanto mayor es el incremento patrimonial en porcentaje más efecto tiene. Este retraso reduce ligeramente la rentabilidad en momentos de subidas y reduce ligeramente las pérdidas en momentos de bajadas.

En todo caso, estimamos que la rentabilidad de nuestros planes de EPSV tenderá a igualarse con la de nuestros planes de pensiones conforme los planes de EPSV vayan creciendo.

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

Cultura financiera y fondos indexados


Recientemente he descubierto un artículo de investigación que ha puesto números a una intuición que tenía desde hace tiempo: una buena forma de estimar la cultura financiera de una persona es mirar su cartera de fondos y ver qué porcentaje tiene invertido en fondos indexados. Cuanto mayor es el peso en fondos indexados mayor es la cultura financiera de la persona.

El estudio se llama “Financial Literacy and Mutual Fund Investments: Who Buys Actively Managed Funds” publicado en la revista Schmalenbach Business Review por Sebastian Müller y Martin Weber en el año 2010.

La hipótesis que quieren contrastar los autores del estudio es si una mayor cultura financiera afecta a la composición de los fondos que tiene un inversor, y en particular si el peso que asignan a fondos indexados es superior ya que existen multitud de estudios científicos que demuestran que los gastos son determinantes a la hora de obtener rentabilidad a largo plazo.

Testean su hipótesis utilizando datos de una encuesta realizada en mayo de 2007 a más de 3 mil inversores en cooperación con un periódico alemán. Por un lado, estiman la cultura financiera de un individuo con una puntuación de 0 a 8 realizando 8 preguntas (las listamos debajo por si quieres conocer qué resultados obtendrías) y por otro lado hacen preguntas sobre la cartera del cliente (último fondo que ha comprado, costes que asume, estimaciones de rentabilidad o volatilidad), además de variables de control socioeconómicas y demográficas como la edad, residencia, ingresos, etc.

La Tabla 3 del estudio analiza la relación entre la variable “ETF/Index Fund Dummy” que indica si el último fondo que ha comprado el inversor es indexado o no, y la estimación de la cultura financiera del inversor (Financial Literacy Score), así como de otras variables socioeconómicas y demográficas.

El resultado es el siguiente

Sólo muestro las variables estadísticamente significativas:

ETF/Index Fund Dummy (inversión en fondos indexados) =

+ 2,1% * Financial Literacy Score (8 puntos de un test de cultura financiera)

– 1,5% * Better-than-Average (se cree mejor que la media)

+ 6,6% * Internet Channel (invierte por Internet)

+ 2,4% * Residence (ciudad de más de 50 mil habitantes)

– 2,6% * Finance Profession (trabaja en el sector financiero)

+ 3,1% * Wealth (mayor patrimonio)

+ 1,5% * Education (nivel de educación)

En esta ecuación, la variable con más peso es la cultura financiera (2,1% * hasta 8 puntos). Esta ecuación indica que por cada punto adicional que se obtiene en el test de cultura financiera se tiene un 2,1% más de probabilidad de que el último fondo que se ha comprado sea un fondo indexado, lo que equivale a una probabilidad adicional de hasta +16,8% (+2,1% * 8).

Asimismo es muy interesante comprobar que los inversores que usan principalmente el canal de Internet (Internet Channel), que tienen un mayor patrimonio (Wealth), un mayor nivel educativo (Education)  o viven en una ciudad de más de 50 mil habitantes (Residence), también invierten más en fondos indexados.

Por el contrario, observan que entre los inversores que se creen mejores que la media (Better-than-Average) o que trabajan en el sector financiero (Finance Profession) es más probable que el último fondo que hayan comprado no sea indexado. Esto puede deberse a que estos inversores piensan que ellos sí pueden batir al mercado, en contra de toda la evidencia.

Los autores destacan que, sin embargo, solo el 7,6% de los participantes de la encuesta indican un fondo indexado como su última compra de fondos de inversión, e incluso entre los inversores más sofisticados, la mayoría invierte principalmente en fondos activos. La diferencia sustancial entre conocer alternativas de fondos indexados e invertir en ellas es sorprendente. Nuestra sensación es que esto se debe al papel de la industria de gestión de activos que proactivamente contamina a los inversores con la información contraria a los fondos indexados. Cabe mencionar también que la encuesta se realizó en el año 2007 y que si se volviese a repetir ahora, el porcentaje de inversores en fondos indexados probablemente sería muy superior.

Por otro lado, los autores también demuestran que los inversores más sofisticados pagan menos comisiones de suscripción (muy habituales en Alemania), tienen menos sesgos a la hora de estimar sus resultados históricos y es menos probable que hayan calibrado mal el riesgo de sus inversiones. Sin embargo, no hay ninguna relación entre la cantidad de comisiones de gestión que pagan y la cultura financiera, lo cual es muy chocante.

El estudio contiene muchos otros resultados interesantes y recomendamos su lectura.

Conclusión

Existe una relación positiva entre la cultura financiera y la importancia que tienen los fondos indexados en las carteras de los clientes. No obstante, el porcentaje de inversores que invierten en fondos indexados (en Alemania y en España) es aún muy bajo. Creemos que es sólo cuestión de tiempo que este peso vaya aumentando.

Listado de preguntas sobre cultura financiera

Por si te pica la curiosidad, reproducimos el listado de preguntas que han hecho los autores a los encuestados para valorar su nivel de cultura financiera:

  1. Vender en corto una acción significa que la acción se vende sin poseerla realmente.
  2. Suponiendo que los mercados de valores son eficientes, no es posible batir al mercado.
  3. Los dividendos son pagos adicionales al equipo gestor de una empresa.
  4. La abreviatura IPO se refiere a una autoridad reguladora financiera que supervisa la colocación de valores en un mercado de acciones.
  5. El índice bursátil japonés se llama índice Hang-Seng.
  6. El efecto del interés compuesto se produce si el tipo de interés del préstamo es mayor que el tipo de interés del endeudamiento.
  7. Si uno suscribe una hipoteca o un préstamo, debería tomar en cuenta el tipo de interés nominal en vez del tipo efectivo de interés porque el primero indica el coste real del crédito.
  8. La solvencia crediticia es la capacidad de pagar los intereses de un préstamo y devolver el préstamo.

Lista de respuestas correctas:

  1. Si
  2. No
  3. No
  4. No
  5. No
  6. No
  7. No
  8. Si

2018 ha sido negativo, pero lo normal es que la rentabilidad sea positiva


El año pasado titulábamos nuestro informe anual de rentabilidades destacando que “También habrá años en negativo”. La razón por la que hicimos esto fue poner sobre aviso a nuestros clientes de que a pesar de que 2016 y 2017 fueron años muy positivos, hay años en los cuales la rentabilidad será negativa. Advertíamos lo siguiente: debemos esperar que el futuro sea peor a lo que hemos visto en los últimos dos años y estar preparados para ello.

Lamentablemente 2018 ha resultado ser uno de esos años negativos y ahora las expectativas de algunos clientes son pesimistas. Por esta razón, ahora queremos titularlo resaltando algo obvio “lo normal es que la rentabilidad sea positiva”. No sabemos lo que va a ocurrir en 2019, nadie lo sabe, pero lo que si podemos afirmar es que es mucho más probable que sea positivo a que sea negativo.

Sin embargo, nuestra rentabilidad ha sido mucho menos negativa que la media de los fondos españoles de riesgo similar. Como se puede ver a continuación, nuestras carteras de fondos han rentado en 2018 de media un 2,6% más que los fondos recogidos por Inverco y un 3,6% más cada año desde nuestro lanzamiento el 31/12/2015.

Buena ilustración de ello es que hemos ganado el concurso de carteras de fondos en 2018 organizado por Allfunds y Expansion, quedando en 1ª posición en la categoría de carteras conservadoras y en 2ª posición en la categoría agresiva. Por tanto, también en entornos de caídas, pagar menos comisiones y diversificar globalmente acaba siendo más rentable que la alternativa (fondos de gestión activa caros y con sesgo local).

Carteras de fondos de inversión

Antes de nada una advertencia: siempre conviene recordar que rentabilidades pasadas no garantizan ni hacen más probables rentabilidades futuras.

En el año 2018, la rentabilidad de nuestras carteras de 10 a 100 mil euros, las que más patrimonio acumulan, se ha situado entre -0,9% y -5,0%:

  • -0,9% para la cartera de menor riesgo (perfil 1/10)
  • -5,0% para la cartera de mayor riesgo (perfil 10/10)

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de renta fija mixta internacional (para las carteras 1 a 3) y de renta variable mixta internacional (para las carteras 4 a 10) calculados por Indexa a partir de datos de Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los fondos españoles que invierten internacionalmente. Estos datos históricos son netos de comisiones de gestión de cartera y de custodia para la cartera de Indexa, pero no para el Benchmark con el que se compara.

El año 2018 ha sido un año negativo en el cual, la bolsa (renta variable) ha obtenido una rentabilidad inferior a la de los bonos (renta fija), la cual ha acabado siendo positiva para los bonos de gobierno. Las acciones han tenido una rentabilidad (bruta de comisiones de Indexa e Inversis) que se ha situado entre un -0,3% (Acciones Estados Unidos) y -10,5% (Acciones Europa). Por el lado de los bonos, la rentabilidad se ha situado entre un -6,9% (Bonos Países Emergentes Cubiertos a Euro) y +0,8% (Bonos de gobiernos europeos).

Nombre Código ISIN Clase de activo Rentabilidad (%)
Pictet Europe Idx -I LU0188800162 Acciones Europa -10,5%
Vanguard US 500 Stk Idx -Ins IE0032126645 Acciones EEUU -0,3%
Vanguard Japan Stk Idx Eur -Ins IE0007286036 Acciones Japón -8,7%
Vanguard Emrg Mk Stk Idx -Ins IE0031786696 Acciones mercados emergente -10,6%
Vanguard Pacific Ex-Japan Stk Idx Eur -Ins IE0007201266 Acciones Pacífico ex-Japón -6,0%
Vanguard Euro Inv Gr Idx -Ins IE00B04FFJ44 Bonos de empresas europeas -0,8%
iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur Hdg LU1373035663 Bonos países emergentes cubiertos a Euro -6,9%
Vanguard Eur Gv Bnd Idx -Ins IE0007472990 Bonos de gobiernos europeos 0,8%
Vanguard Euroz Inf Lk Idx -Ins IE00B04GQR24 Bonos ligados a la inflación -1,6%
Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins IE00B03HD191 Acciones globales -4,3%
Vanguard Global Bnd Idx -Ins IE00B18GC888 Bonos globales -1,2%

Este año ha sido una muestra más de porque conviene tener exposición a bonos de gobiernos aunque las rentabilidades esperadas sean bajas: suelen subir cuando el resto de la cartera cae, así que proporcionan una elevada diversificación.

En cuanto al benchmark* (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre -4,3% y -6,0%:

  • -4,3% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • -6,0% para el Benchmark de las carteras 4 a 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar que la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras y su benchmark respectivo se encuentra entre el rango de +1,0% para la cartera 10 y +3,6% para la cartera 4. De media, con nuestra gestión indexada, automatizada y con comisiones radicalmente bajas, hemos conseguido añadir en 2018 un 2,6% de rentabilidad sobre la media de los fondos españoles de renta fija mixta internacional y de renta variable mixta internacional.

Esta diferencia está algo por debajo del +3,2% anual que esperamos obtener en el largo plazo. No obstante, si  analizamos un plazo más amplio a los tres años que llevamos operando en Indexa (siguiente gráfico), la diferencia es sensiblemente superior: entre +2,7% anual para la Cartera 1 y +4,6% anual para la Cartera 10, con una media de nuestras carteras un +3,6% anual por encima de su benchmark:

Por tanto, la diferencia de rentabilidad con el Benchmark desde que empezamos la gestión de las carteras, se encuentra ligeramente por encima de las expectativas y es de esperar que esta diferencia se vaya reduciendo.

Incluimos a continuación, una comparativa de la rentabilidad corregida por riesgo de las carteras utilizando el ratio de Sharpe (rentabilidad / riesgo):

Se puede observar que en los tres años que llevamos operando, Indexa ha ofrecido un ratio de Sharpe entre 0,42 y 0,57 (en línea con el 0,46% esperado a largo plazo para inversiones diversificadas en acciones y bonos)  mientras que los benchmarks tienen actualmente un ratio de Sharpe negativo (entre -0,55 y -0,13) ya que en estos últimos tres años la rentabilidad acumulada ha sido negativa. Si fuéramos unos gestores activos, ahora mismo os estaríamos contando que esta buena rentabilidad se ha conseguido en base a nuestras capacidades de análisis y obtención de datos superiores, pero lo cierto es que simplemente hemos recogido la rentabilidad que ofrece el mercado y os la hemos transmitido a través de unas comisiones bajas.

En el artículo “También habrá años en negativo” anticipábamos que el Ratio de Sharpe que observábamos para 2016 y 2017 de 1,0 era muy elevado para ser sostenible y las caídas de 2018 lo han llevado a su valor de largo plazo que podemos esperar que se siga manteniendo.

Carteras de más de 100 mil euros y de menos de 10 mil euros

Hacemos una gestión muy similar entre los tres tamaños de carteras que utilizamos en Indexa: carteras de menos de 10 mil euros, carteras entre 10 y 100 mil euros y carteras de más de 100 mil euros. La principal diferencia es que en carteras más grandes podemos añadir más clases de activo para incrementar aún más la diversificación.

A continuación, puedes ver las diferentes rentabilidades de las carteras en función del perfil:

Las diferencias entre las carteras de más de 10 mil euros y las carteras de más de 100 mil euros no son muy apreciables (entre un -0,3% y un +0,3%), pero entre la cartera de menos de 10 mil euros y de más de 10 mil euros son bastante notables (entre un -1,1% para el perfil 1 hasta un +1,1% en el perfil 10). La diferencia se debe a dos razones:

  • En los perfiles agresivos las carteras pequeñas lo han hecho mejor porque estas no tienen exposición a mercados emergentes, que han caído más de un 10% en el año 2018. Por el contrario en las carteras de más de 10 mil euros, los perfiles más arriesgados tienen también exposición a mercados emergentes de tal forma que la parte de renta variable ha caído en torno a un -5,2% (cartera 6)
  • En los perfiles conservadores las carteras de menos de 10 mil euros lo han hecho peor, ya que invierten en bonos globales que han caído un -1,2% (en Estados Unidos ya han empezado a subir los tipos de interés y con ello el valor de los bonos actuales cae) mientras que las carteras de más de 10 mil euros invierten en renta fija europea donde aún los tipos están en mínimos y con ello las carteras de bonos solo han caído un -0,6% (cartera 6).

Carteras de planes de pensiones

Con respecto a los planes de pensiones, en el año 2018 la rentabilidad de nuestras carteras se ha situado entre un -3,2% y un -6,9%:

  • -3,2% para la cartera de menor riesgo (perfil 1/10)
  • -6,9% para la cartera de mayor riesgo (perfil 10/10).

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de planes de pensiones de renta fija mixta (para las carteras 1 a 3), de renta variable mixta (para las carteras 4 a 8) y de renta variable (para las carteras 9 y 10) calculados por Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los planes de pensiones españoles.

En cuanto al benchmark (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre -4,1% y -10,1%:

  • -4,1% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • -6,6% para el Benchmark de las carteras 4 a 8
  • -10,1% para el Benchmark de las carteras 9 y 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras de planes de pensiones y su benchmark respectivo. La diferencia se encuentra entre el rango de +3,6% para la cartera 9 y +0,2% para la cartera 3. En promedio, en 2018 hemos ganado un 1,6% sobre la media de los planes de pensiones españoles de renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable.

En cuanto a la diferencia acumulada en los dos primeros años de nuestros planes de pensiones, 2017 y 2018, como podemos ver en el gráfico a continuación, asciende también a un 1,6% (+0,8% al año). La razón por la que la diferencia no es mayor (esperamos que ascienda a largo plazo a un 3% al año), es que en los últimos dos años los bonos globales cubiertos a euros han tenido una rentabilidad inferior a los bonos españoles en los que invierte la mayoría de la industria de planes de pensiones españoles (pero que conlleva una menor diversificación).

Diferencia entre cartera de planes de pensiones y cartera de fondos

A continuación queremos analizar la diferencia de rentabilidad que han presentado nuestras carteras de fondos y nuestras carteras de planes de pensiones. Como vemos en el siguiente gráfico, de media, nuestras carteras de planes de pensiones han rentado un 2,1% menos que las carteras de fondos de inversión para un mismo perfil inversor.

Por ejemplo, la cartera 6 de fondos ha rentado un -3,2% mientras que la cartera 6 de planes de pensiones ha rentado un -5,1%. La diferencia asciende a un 1,9% y varios clientes nos han preguntado las razones de esta diferencia. Son las siguientes:

  1. Aunque el perfil sea en ambos casos el nivel 6, el porcentaje de renta variable es mayor en las carteras de planes de pensiones (60% vs. 51%). Esto es así porque las carteras de pensiones pueden asumir mayor nivel de riesgo a largo plazo. Por tanto para comparar niveles de riesgo similares deberíamos comparar la cartera 7 de fondos (-3,5%) con la cartera 6 de pensiones (-5,1%). Esto explica un 0,3% de diferencia.
  2. La segunda es que el plan de pensiones de bonos invierte en renta fija global cubierta a euros y además cuenta con un peso del 5% en bonos de alto rendimiento y un 5% en bonos emergentes en divisa local que han tenido una rentabilidad en euros de -5,3% y -7,6% respectivamente. En total, el plan de bonos ha caído un -2,9% mientras que la cartera de fondos, que invierte exclusivamente en bonos en euros, ha caído únicamente un -1,0% (después de comisiones). Esta diferencia explica un 40% de peso de renta fija * (2,9%-1,0%) = 0,8% de diferencia.
  3. La tercera es que el plan de acciones ha rentado un -6,9% en el año mientras que la cartera de renta variable de la cartera de fondos ha rentado un -5,6% (después de comisiones). La diferencia explica un 60% * (6,9% – 5,6%) = 0,8%. Las razones de esta diferencia son principalmente cuatro:
    1. Los índices que siguen la cartera de fondos y los planes son diferentes y los pesos relativos de las geografías son también ligeramente diferentes. Esta diferencia asciende a un 0,50% aproximadamente.
    2. Las comisiones medias de gestión y custodia en las carteras de fondos son un 0,45% mientras que el coste medio de gestión y depositaría en las carteras de planes de pensiones en 2018 ha sido de 0,55%. Esto explica un 0,10%.
    3. Hay dos ETFs del plan de acciones que no cotizaron el día 31 de Diciembre (por estar el mercado cerrado) y que por tanto no recogieron la subida de ese día que si recogieron los fondos indexados de la cartera de fondos. En particular fueron el DBX STX EUROPE 600 (DR) que debería hacer subido un 0,5% y pesa un 15% y el NOMURA ETF – TOPIX que debería haber subido un 0,3% y pesa un 10%. En total suman un 0,10%.
    4. Costes de corretaje asociados a la operativa diaria y a un cambio de cartera que ocurrió en diciembre 2018 para cambiar los ETFs por otros que tienen menores comisiones y que ascienden a un 0,2% aproximadamente. Costes de auditoría que ascienden a un 0,05% aproximadamente.

Cabe destacar que en años próximos las carteras de planes de pensiones podrán hacerlo mejor que las de fondos.

Siempre conviene recordar también que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

Los índices


En este artículo vamos a explicar qué son los índices de inversión, para qué sirven, quién y cómo los crean. También explicaremos por qué y cómo se puede invertir en fondos que replican índices, también llamados fondos indexados.

¿Qué es un índice?

Un índice es una serie de reglas que más o menos objetivas para seleccionar una serie de inversiones y la importancia de cada inversión dentro del índice. Si las inversiones son acciones entonces se suele hablar de índices bursátiles o de acciones cuya definición en la Wikipedia es:

Un índice bursátil corresponde a un registro estadístico compuesto usualmente de un número, que trata de reflejar las variaciones de valor o rentabilidades promedio de las acciones que lo componen. Generalmente, las acciones que componen el índice tienen características comunes tales como: pertenecer a una misma bolsa de valores, tener una capitalización bursátil similar o pertenecer a una misma industria.

Si las inversiones son bonos, entonces se suele hablar de un “índice de bonos”.

¿Para qué sirven los índices?

Inicialmente los índices se crearon para resumir en un solo número la evolución de todo un mercado. De esta manera se podía hablar de que el Dow Jones Industrial (el primer índice que se creó) había subido un 1%, en vez de hablar de todas las acciones por separado.

Actualmente se utilizan los índices para replicar el comportamiento de un mercado. En vez de comprar una cartera de acciones de EE.UU., se puede comprar un fondo indexado al índice S&P500 por ejemplo, que sigue el comportamiento de este índice y de esta manera obtener la rentabilidad media del mercado estadounidense.

¿Quién crea los índices?

Normalmente los crean empresas especializadas como Standard and Poors (S&P), MSCI o Dow Jones. A veces son los propios mercados secundarios que los crean, como es el caso del IBEX35 que está calculado por el Comité Asesor Técnico del IBEX35, que está vinculado a BME.

¿Cómo se crean los índices financieros?

Existen principalmente tres formas de construir un índice: ponderando por precio, ponderando por capitalización o equiponderando.

1. Índice ponderado por precio

Ponderar por precio es como incluir una acción de cada empresa en nuestra cesta (las empresas con un precio por acción más alto pesan más).

El índice ponderado por precio se calcula como el promedio de los precios de las acciones en el índice. Se calcula sumando cada precio de acciones y dividiendo el total entre el número de acciones de la serie. El principal problema que tiene esta forma de cálculo, es que las empresas con un precio más alto pesan más (aunque en conjunto puedan ser empresas más pequeñas que otras por tener menos acciones emitidas). Inicialmente los índices se calculaban así (por ejemplo, el Dow Jones Industrial Average), pero hoy la ponderación por precio está cada vez más en desuso.

2. Índice ponderado por capitalización

Ponderar por capitalización es como incluir la capitalización total de cada empresa en nuestra cesta (las empresas más grandes pesan más).

En los índices ponderados por capitalización, las empresas ponderan en función de su capitalización de mercado (precio de las acciones multiplicado por el número de acciones en circulación) y se dividen entre la capitalización global de las empresas que componen el índice. Este tipo de ponderación representa mejor la evolución de un mercado o zona geográfica, y tiene como principal característica que el efecto que tendrá un cambio en el precio en una empresa de gran capitalización bursátil será mucho más importante que el que tenga una empresa pequeña.  Ejemplos bien conocidos de un índice ponderado por capitalización son el índice S&P500 o el MSCI World. En Indexa, utilizamos principalmente este tipo de índices ya que representan mejor la riqueza global que cualquier inversor debería replicar para asegurarse la rentabilidad que el mercado ofrece, y además son los índices que se pueden replicar de la forma más fácil y económica.

3. Índice equiponderado

Equiponderar es dar el mismo peso a todas las empresas (todas las empresas pesan igual).

Un índice equiponderado se basa en el movimiento del precio promedio de las acciones en el índice. En esta serie, todas las acciones, sin importar la capitalización tienen el mismo efecto. Para calcular un índice equiponderado, se utiliza la media aritmética de los rendimientos de los activos que componen el índice. Como ejemplos de este tipo de indexación, están los índices MSCI Equal Weighted. Por cómo se calculan, estos índices darán más importancia a empresas pequeñas que a empresas grandes, aumentando ligeramente el riesgo esperado y también la rentabilidad esperada.

¿Cómo se puede invertir en índices?

La forma fiscalmente más eficiente para un inversor español de invertir en índices es utilizar fondos indexados de bajo coste. Normalmente, las entidades financieras no ponen a disposición de sus clientes la posibilidad de elegir estos fondos porque son producto que no le dejan margen al distribuidor, pero recientemente empresas como la nuestra, Indexa Capital,  han decidido dar un paso adelante y ofrecer carteras de fondos indexados con costes más bajos (un coste total un 80% menor que las alternativas bancarias en el caso de Indexa).

¿Por qué hay que invertir en índices?

La respuesta rápida es que la rentabilidad corregida por riesgo de los fondos indexados es mayor que en los fondos de gestión activa (no indexada). Existe una amplia evidencia académica que muestra como los gestores profesionales no son capaces de obtener una rentabilidad después de comisiones a largo plazo superior a la de su índice de referencia. No consiguen batir al mercado por las elevadas comisiones que cobran. En el artículo titulado Por qué es mejor la gestión indexada repasamos los principales artículos académicos que muestran esta realidad.

En Indexa llevamos 2 años y medio (desde el 31/12/2015) invirtiendo el ahorro de nuestros clientes (más de 4.400 clientes en este momento), y hemos podido comprobar los estudios académicos con carteras reales. El éxito de nuestras carteras es más que apreciable: por ejemplo, nuestra cartera 6/10, que invierte un 50% de fondos indexados de acciones y 50% en fondos indexados de bonos, ha rentado de media un 14,2% acumulado (+5,5% anual) mientras que los fondos españoles (principalmente bancarios) de la categoría similar (renta variable mixta internacional) han rentado un 3,7% acumulado. En apenas 2 años y medio, nuestra cartera media le ha ganado 10,5% acumulados a la media de los fondos de la misma categoría.

Si aún no eres cliente de Indexa y quieres saber más sobre cómo gestionaríamos tu cartera te invitamos a responder a nuestro breve test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendamos.

Cuando el TER es inferior a los gastos corrientes


Hemos hablado en otros artículos de los diferentes gastos que asume un inversor en fondos indexados: costes y comisiones ocultas y sobre los gastos de transacción.

Como recordatorio, los gastos que sume un inversor en fondos de inversión son:

  • El TER (gastos supuestamente totales, o Total Expense Ratio), que incluye comisión de gestión, depositaría, administración y otros gastos como tasas del regulador o auditorías, al que hay que añadir
  • Los gastos de corretaje y divisas, y
  • Los gastos de transacción.

En este artículo vamos a hablar brevemente de un caso que cada vez es más habitual: fondos en los cuales el TER (“total expense ratio”) es menor que los gastos corrientes (“current expenses”).

Diferencia entre TER y gastos corrientes
Ambos conceptos intentan medir lo mismo: son la suma de las comisiones de gestión, depositaría, administración y otros gastos menores. La principal diferencia entre ambos es que los gastos corrientes son un dato auditado mientras que el TER es un dato proporcionado por la gestora, pero que no está sujeto a auditoria.

Por tanto, si miden lo mismo, ¿cómo es posible que el dato de TER sea inferior a los gastos corrientes en algunos fondos? La respuesta es que en algunos casos los fondos indexados prestan los valores en los que invierten y generan de esta manera un ingreso para el fondo, en beneficio de los partícipes. Hay gestoras, como Pictet por ejemplo, que restan del TER los ingresos que obtiene el fondo prestando títulos. Es decir, como el fondo obtiene un ingreso adicional por prestar, el TER neto es inferior a los gastos corrientes.

¿Cuál de los dos datos de costes es más relevante para el inversor: el TER o los gastos corrientes?

Está sujeto a interpretación. En Indexa consideramos que tiene sentido reducir el dato de costes por los ingresos de préstamos de valores, ya que esos son los costes reales soportados por el cliente.

¿Por qué prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos indexados son por definición inversores de largo plazo, que no van a vender lo bonos o acciones en los que invierten salvo que éstos salgan del índice, circunstancia que es muy poco habitual. Dado que son posiciones estables, pueden decidir prestar los bonos o acciones a otros inversores para obtener un tipo de interés a cambio. Este interés será mayor, cuánto más difícil sea encontrar el bono o acción concreto.

¿A quién prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos prestan los títulos a otros inversores, que generalmente los van a querer vender en ese momento al mercado con la esperanza de poder recomprarlos más tarde a un precio menor, y devolver el préstamo con plusvalías. Se suele decir que este tipo de inversores “están cortos” en la acción o bono concreto.

Este ingreso adicional de los fondos indexados hace que la diferencia entre la rentabilidad de los índices y la de los fondos indexados sea aún menor que los costes, y que la rentabilidad a largo plazo sea aún mayor.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

Réplica física, por muestreo o sintética (fondos indexados y ETF’s)


Artículo original publicado en Invertia el 21/03/2017

Ya es conocido por todos el avance de la gestión indexada. Por ejemplo, de acuerdo con datos de Morningstar, en el año 2015 un 67% de la suscripciones netas de fondos de inversión a nivel global se dirigió hacia fondos que siguen a índices mientras que sólo un 33% se dirigió a gestores que intentan batir a sus índice de referencia.

La principal razón que sustenta este crecimiento de la gestión indexada es la mayor rentabilidad en comparación con la gestión activa. La evidencia empírica que muestra cómo los gestores activos no son capaces de batir a sus índices de referencia después de comisiones es simplemente abrumadora.

Ahora bien, en este artículo vamos a analizar las diferentes metodologías que un gestor de un fondo indexado puede utilizar para replicar un índice concreto. Este análisis es muy relevante ya que una de las principales características que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar un fondo indexado es cómo se ajusta la evolución del fondo indexado a la de su índice. En función de la técnica utilizada el ajuste podrá ser mejor o peor.

Normalmente, como medida de desviación con respecto a un índice se utiliza el tracking error, que mide la variabilidad de la diferencia de rentabilidades del fondo indexado con su índice. De esta forma si un fondo sigue muy bien a su índice, el tracking error resultante será prácticamente 0. Si el tracking error es un 1% (0,01) entonces podremos esperar desviaciones con respecto al índice de aproximadamente hasta un 2% en un año.
Existen tres técnicas diferentes de réplica: réplica física, muestreo y réplica sintética.

La réplica física

En la réplica física, el gestor compra todos los componentes del índice (en el caso del S&P500 compraría las 500 acciones pertenecientes al índice). Es sin duda el mejor método de replicación para índices que siguen activos líquidos dado que el tracking error será muy, muy bajo, normalmente inferior al 0,5%. No obstante para índices que siguen activos menos líquidos, cómo por ejemplo los bonos corporativos, donde además los costes de transacción pueden ser elevados, puede ser mejor usar otra técnica de replicación. La gran mayoría de las gestoras de fondos indexados han optado por esta técnica para los fondos indexados que replican índices de acciones. La gran liquidez de las acciones lo permite y te aseguras un tracking error muy bajo.

La réplica por muestreo

En la técnica de muestreo, el gestor compra una muestra representativa de los componentes del índice (en el caso del S&P500, podrían ser las mayores 450 empresas del índice). En este caso el tracking error se verá resentido pero a cambio incurriremos en menos costes de transacción. Esta técnica es ampliamente utilizada por los fondos que replican índices de bonos. Muchos de los índices construidos para replicar clases de activos de renta fija están formados por un gran número de bonos, lo cual hace imposible en la práctica a los fondos invertir en todos ellos. De esta manera, los buenos gestores de fondos indexados utilizando técnicas estadísticas serán capaces de lograr un tracking error menor que el de sus competidores. Por tanto, en contra de la opinión popular, si hace falta habilidad gestora para gestionar fondos indexados. EL gestor estará haciendo un buen trabajo si el tracking error con respecto al índice es menor al 0,5%.

La réplica sintética

Y por último está la réplica sintética en la que el fondo de inversión firma un contrato derivado (o “total return swap”) con un banco que se compromete a pagar al fondo la rentabilidad del índice a cambio de una comisión (el coste del swap). En este caso, el riesgo de desviarse del índice lo corre el banco, y por tanto el tracking error de estos fondos suele ser muy bajo, pero a cambio, por un lado se está asumiendo el coste adicional del swap, y por otro, de forma muy relevante, se está asumiendo el riesgo de crédito de que el banco que hace de contraparte del swap quiebre. En caso de quiebra de la contraparte del swap, observaremos como el tracking error del fondo aumenta significativamente, pues los inversores correrán a vender el fondo indexado independientemente del valor de los subyacente. No obstante, progresivamente los mecanismos de minimización de este riesgo de crédito son mayores (como por ejemplo el establecimiento de un procedimiento de liquidación de pérdidas y ganancias diario). Este tipo de técnica suele utilizarse o bien para índices propietarios del banco que utiliza el swap o bien en casos donde el índice a replicar implica derivados, como en el caso de los índices de materias primas, en los índices apalancados (que ofrecen un múltiplo de la rentabilidad de un índice) o en los índices inversos (que ofrecen la rentabilidad inversa de un índice).

¿En qué tipo de fondos invertimos en Indexa?

En Indexa, preferimos la réplica física o la de muestreo ya que de esta manera el cliente entiende mejor en lo que está invertido y además evitamos la eventualidad de que el fondo sea considerado como producto complejo bajo normativa Mifid, por incorporar derivados o la potencial pérdida asociada a la quiebra de la contraparte del swap.
Cómo bien puede observar el lector a la vista de esta información, a pesar de que a primera vista puede parecer sencillo invertir en un fondo indexado cotizado o no ya que al fin y al cabo se trata de replicar un índice, se hace patente la importancia de buscar el asesoramiento de un experto, pues son muchos los detalles a contemplar a la hora de tomar esta decisión de inversión.