Cuando el TER es inferior a los gastos corrientes


Hemos hablado en otros artículos de los diferentes gastos que asume un inversor en fondos indexados: costes y comisiones ocultas y sobre los gastos de transacción.

Como recordatorio, los gastos que sume un inversor en fondos de inversión son:

  • El TER (gastos supuestamente totales, o Total Expense Ratio), que incluye comisión de gestión, depositaría, administración y otros gastos como tasas del regulador o auditorías, al que hay que añadir
  • Los gastos de corretaje y divisas, y
  • Los gastos de transacción.

En este artículo vamos a hablar brevemente de un caso que cada vez es más habitual: fondos en los cuales el TER (“total expense ratio”) es menor que los gastos corrientes (“current expenses”).

Diferencia entre TER y gastos corrientes
Ambos conceptos intentan medir lo mismo: son la suma de las comisiones de gestión, depositaría, administración y otros gastos menores. La principal diferencia entre ambos es que los gastos corrientes son un dato auditado mientras que el TER es un dato proporcionado por la gestora, pero que no está sujeto a auditoria.

Por tanto, si miden lo mismo, ¿cómo es posible que el dato de TER sea inferior a los gastos corrientes en algunos fondos? La respuesta es que en algunos casos los fondos indexados prestan los valores en los que invierten y generan de esta manera un ingreso para el fondo, en beneficio de los partícipes. Hay gestoras, como Pictet por ejemplo, que restan del TER los ingresos que obtiene el fondo prestando títulos. Es decir, como el fondo obtiene un ingreso adicional por prestar, el TER neto es inferior a los gastos corrientes.

¿Cuál de los dos datos de costes es más relevante para el inversor: el TER o los gastos corrientes?

Está sujeto a interpretación. En Indexa consideramos que tiene sentido reducir el dato de costes por los ingresos de préstamos de valores, ya que esos son los costes reales soportados por el cliente.

¿Por qué prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos indexados son por definición inversores de largo plazo, que no van a vender lo bonos o acciones en los que invierten salvo que éstos salgan del índice, circunstancia que es muy poco habitual. Dado que son posiciones estables, pueden decidir prestar los bonos o acciones a otros inversores para obtener un tipo de interés a cambio. Este interés será mayor, cuánto más difícil sea encontrar el bono o acción concreto.

¿A quién prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos prestan los títulos a otros inversores, que generalmente los van a querer vender en ese momento al mercado con la esperanza de poder recomprarlos más tarde a un precio menor, y devolver el préstamo con plusvalías. Se suele decir que este tipo de inversores “están cortos” en la acción o bono concreto.

Este ingreso adicional de los fondos indexados hace que la diferencia entre la rentabilidad de los índices y la de los fondos indexados sea aún menor que los costes, y que la rentabilidad a largo plazo sea aún mayor.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

Réplica física, por muestreo o sintética (fondos indexados y ETF’s)


Artículo original publicado en Invertia el 21/03/2017

Ya es conocido por todos el avance de la gestión indexada. Por ejemplo, de acuerdo con datos de Morningstar, en el año 2015 un 67% de la suscripciones netas de fondos de inversión a nivel global se dirigió hacia fondos que siguen a índices mientras que sólo un 33% se dirigió a gestores que intentan batir a sus índice de referencia.

La principal razón que sustenta este crecimiento de la gestión indexada es la mayor rentabilidad en comparación con la gestión activa. La evidencia empírica que muestra cómo los gestores activos no son capaces de batir a sus índices de referencia después de comisiones es simplemente abrumadora.

Ahora bien, en este artículo vamos a analizar las diferentes metodologías que un gestor de un fondo indexado puede utilizar para replicar un índice concreto. Este análisis es muy relevante ya que una de las principales características que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar un fondo indexado es cómo se ajusta la evolución del fondo indexado a la de su índice. En función de la técnica utilizada el ajuste podrá ser mejor o peor.

Normalmente, como medida de desviación con respecto a un índice se utiliza el tracking error, que mide la variabilidad de la diferencia de rentabilidades del fondo indexado con su índice. De esta forma si un fondo sigue muy bien a su índice, el tracking error resultante será prácticamente 0. Si el tracking error es un 1% (0,01) entonces podremos esperar desviaciones con respecto al índice de aproximadamente hasta un 2% en un año.
Existen tres técnicas diferentes de réplica: réplica física, muestreo y réplica sintética.

La réplica física

En la réplica física, el gestor compra todos los componentes del índice (en el caso del S&P500 compraría las 500 acciones pertenecientes al índice). Es sin duda el mejor método de replicación para índices que siguen activos líquidos dado que el tracking error será muy, muy bajo, normalmente inferior al 0,5%. No obstante para índices que siguen activos menos líquidos, cómo por ejemplo los bonos corporativos, donde además los costes de transacción pueden ser elevados, puede ser mejor usar otra técnica de replicación. La gran mayoría de las gestoras de fondos indexados han optado por esta técnica para los fondos indexados que replican índices de acciones. La gran liquidez de las acciones lo permite y te aseguras un tracking error muy bajo.

La réplica por muestreo

En la técnica de muestreo, el gestor compra una muestra representativa de los componentes del índice (en el caso del S&P500, podrían ser las mayores 450 empresas del índice). En este caso el tracking error se verá resentido pero a cambio incurriremos en menos costes de transacción. Esta técnica es ampliamente utilizada por los fondos que replican índices de bonos. Muchos de los índices construidos para replicar clases de activos de renta fija están formados por un gran número de bonos, lo cual hace imposible en la práctica a los fondos invertir en todos ellos. De esta manera, los buenos gestores de fondos indexados utilizando técnicas estadísticas serán capaces de lograr un tracking error menor que el de sus competidores. Por tanto, en contra de la opinión popular, si hace falta habilidad gestora para gestionar fondos indexados. EL gestor estará haciendo un buen trabajo si el tracking error con respecto al índice es menor al 0,5%.

La réplica sintética

Y por último está la réplica sintética en la que el fondo de inversión firma un contrato derivado (o “total return swap”) con un banco que se compromete a pagar al fondo la rentabilidad del índice a cambio de una comisión (el coste del swap). En este caso, el riesgo de desviarse del índice lo corre el banco, y por tanto el tracking error de estos fondos suele ser muy bajo, pero a cambio, por un lado se está asumiendo el coste adicional del swap, y por otro, de forma muy relevante, se está asumiendo el riesgo de crédito de que el banco que hace de contraparte del swap quiebre. En caso de quiebra de la contraparte del swap, observaremos como el tracking error del fondo aumenta significativamente, pues los inversores correrán a vender el fondo indexado independientemente del valor de los subyacente. No obstante, progresivamente los mecanismos de minimización de este riesgo de crédito son mayores (como por ejemplo el establecimiento de un procedimiento de liquidación de pérdidas y ganancias diario). Este tipo de técnica suele utilizarse o bien para índices propietarios del banco que utiliza el swap o bien en casos donde el índice a replicar implica derivados, como en el caso de los índices de materias primas, en los índices apalancados (que ofrecen un múltiplo de la rentabilidad de un índice) o en los índices inversos (que ofrecen la rentabilidad inversa de un índice).

¿En qué tipo de fondos invertimos en Indexa?

En Indexa, preferimos la réplica física o la de muestreo ya que de esta manera el cliente entiende mejor en lo que está invertido y además evitamos la eventualidad de que el fondo sea considerado como producto complejo bajo normativa Mifid, por incorporar derivados o la potencial pérdida asociada a la quiebra de la contraparte del swap.
Cómo bien puede observar el lector a la vista de esta información, a pesar de que a primera vista puede parecer sencillo invertir en un fondo indexado cotizado o no ya que al fin y al cabo se trata de replicar un índice, se hace patente la importancia de buscar el asesoramiento de un experto, pues son muchos los detalles a contemplar a la hora de tomar esta decisión de inversión.

La gestión indexada ofrece una rentabilidad entre 2 y 5 veces superior a la gestión activa


1er Estudio de “Rendimiento de los Fondos de Gestión Indexada y Activa en España (pdf)

Si hubieras invertido 100€ en 2005 en la media de los fondos españoles de la categoría Renta Variable Mixta Internacional (la categoría con la que se comparan las carteras 5 a 10 de Indexa), en 2015 habrías obtenido 115€. Es decir, en 10 años habrías ganado apenas 15€, un 15% acumulado, equivalente a un raquítico 1,4% anual. Tu inversión ni siquiera habría cubierto la inflación, por lo que realmente habrías perdido dinero.

Si hubieras invertido los mismos 100€ en la media de los fondos indexados de la categoría de Renta Variable Mixta Internacional, extranjeros pero comercializados en España, en 2015 habrías tenido 171€. Es decir, en 10 años habrías ganado 71€, equivalentes a un 71% acumulado o un 5,5% de rendimiento anual.

Renta variable mixta internacional gestión indexada vs gestión activa

Comparamos este 5,5% de rentabilidad neta de la gestión indexada con el 1,4% de rentabilidad neta de la gestión activa: 4,1% de diferencia anual, 56% de diferencia acumulada a 10 años. En 10 años, para 100€ invertidos, son 71€ de rentabilidad de la gestión indexada frente a 15€ de rentabilidad de la gestión activa: ¡5 veces más!

Si comparamos otras categorías de fondos obtenemos resultados similares (ver tabla e ilustración a continuación):

Gestión Activa Gestión Indexada
Categoría Anual Total Anual Total
Global 2,1% 23,2% 5,6% 73,1%
Renta Fija Mixta Internacional 1,1% 12,0% 5,1% 63,7%
Renta Fija Mixta 1,3% 13,9% 4,4% 53,5%
Renta Variable Mixta Internacional 1,4% 15,2% 5,5% 71,0%
Rent Fija Largo Plazo 2,7% 30,0% 4,5% 55,3%
RF Garantizado 2,7% 30,4% 4,5% 55,3%
RV Garantizado 2,0% 22,1% 4,4% 53,5%

Gestión indexada vs Gestión activa España 2006-2015

¿De dónde viene la diferencia? Básicamente de los altos costes de la gestión activa, de los conflictos de interés que tienen las gestoras de grupos bancarios y de las malas decisiones de los gestores. Esta es la conclusión a la que ya habían llegado muchos estudios previamente, y que confirma el 1er Estudio de “Rendimiento de los Fondos de Gestión Indexada y Activa en España” que acaban de presentar sus autores Josu Iturrizaga Aranberri, León Bartolomé Carreño, Miguel Ángel Martínez Sedano y Unai Ansejo Barra, resultado de la colaboración entre la Universidad del País Vasco e Indexa Capital.

Ya existían varios estudios del IESE como por ejemplo el de Fernández y Campos, 2010 que comparaban la rentabilidad media de los fondos en España con sus índices de referencia. Este estudio de 2010 observaba que entre 1991 y 2009 el 95% de los fondos españoles no superaron la rentabilidad de su índice de referencia.

En este nuevo estudio que presentamos ahora, además de comparar rentabilidades, también analizamos las rentabilidades corregidas por riesgo utilizando varias medidas (alfa y ratio de Sharpe). Además, no comparamos únicamente la rentabilidad de los fondos contra sus índices de referencia, que no son invertibles, sino que también lo comparamos con los fondos indexados que se comercializan en España que sí son invertibles y, por tanto, son opciones reales de inversión.

En definitiva, consideramos que este nuevo análisis confirma los resultados de estudios anteriores y además aporta elementos diferenciadores que son relevantes para el inversor dado que puede comparar diferentes alternativas de inversión y tomar mejores decisiones prácticas.

La descripción de la metodología, los datos, los resultados y la bibliografía están disponibles en el estudio publicado.

CONCLUSIONES ESTUDIORendimiento de los Fondos de Gestión Indexada y Activa en España (pdf)
Los resultados obtenidos aportan clara evidencia sobre el hecho de que el rendimiento de los fondos de gestión activa en España ha sido sensiblemente inferior a la de sus benchmarks y a la de los fondos de gestión indexada en el periodo 2006 – 2015. En ninguna de las principales categorías de los fondos hemos observado rentabilidades superiores a la de sus índices de mercado, llegando hasta un -4,2% de diferencia en rentabilidad anual en el caso de la categoría de “Renta Variable Mixta Internacional”. Asimismo, analizando la rentabilidad corregida por riesgo de los fondos de gestión activa, volvemos a encontrar evidencia de alfas significativos y negativos, lo que vuelve a ilustrar el pobre rendimiento de los fondos de gestión activa a largo plazo en España.

Las carteras de gestión activa en España tenían un volumen total de unos 220 mil millones de euros a finales del 2015. Entre 2006 y ese año, los fondos de gestión activa obtuvieron una rentabilidad anual media del 1,88% frente al 4,51% registrado por los índices y el 4,84% de los fondos indexados. En 10 años, los fondos de gestión activa han obtenido un beneficio teórico de 45 mil millones, menos de la mitad si se compara con los 133 mil millones que, en el mismo periodo, se hubieran obtenido invirtiendo en la gestión indexada.

Según Unai Ansejo, CEO de Indexa Capital y coautor del estudio: “Los grandes costes de la gestión activa suponen un factor que limita su capacidad de generar rentabilidades superiores o incluso similares a las del mercado y, este efecto, es especialmente grave en las actuales condiciones de mercado, donde las rentabilidades esperadas son tan bajas. Aunque los inversores no deberían esperar que los índices superen al 100% de los fondos en un periodo de tiempo, debido al juego de suma cero, los mayores costes y la eficiencia de los mercados financieros, es poco probable que un inversor sea capaz de seleccionar un fondo de gestión activa que ofrezca una rentabilidad superior al mercado de forma consistente.”

Más información:

Sobre los autores:

Warren Buffett recomienda la gestión indexada


Es probable que Warren Buffett sea el gestor activo con más éxito y rentabilidad de las últimas décadas. Aún así, también es uno de los mayores defensores de la gestión indexada. De alguna manera Warren Buffet nos dice: gestión activa con él (con Berkshire Hattaway) o si no gestión pasiva (indexada). Desde hace muchos años, Buffett defiende que la gestión indexada es la mejor solución para la gran mayoría de inversores.

Hace unas semanas, el pasado 30 de abril 2016 para ser exactos, Buffett ha vuelto a defender la gestión indexada. Lo hizo en la última asamblea general de accionistas de su holding, Berkshire Hathaway. En esta ocasión estuvo hablando del tema durante más tiempo y de forma más didáctica que en ocasiones anteriores.

Justo antes del almuerzo, Buffett le dedicó nada menos que unos doce minutos al tema, en una explicación que él mismo calificó, en broma, como un “sermón” a los inversores. Se dedicó a explicar las ventajas de los fondos indexados frente a los fondos de gestión activa. Hemos preparado una versión reducida y subtitulada en español de esta parte de la conferencia y nos ha parecido relevante compartirla.

A continuación el vídeo subtitulado, y más abajo una transcripción de las palabras de Buffett:

 

Hace unos años hice una apuesta y prometí ir reportando antes de que la apuesta finalizara. Lo he estado haciendo regularmente, pero probablemente sea apropiado, al haber avanzado tanto, señalar una lección obvia que es lo que quería demostrar con la apuesta originalmente.

 

La apuesta era la siguiente: Alguien elegiría 5 Hedge Funds y yo cogería el índice S&P usado por Vanguard, que no está gestionado. Apostaba que en un periodo de 10 años este índice ganaría a los 5 Hedge Funds que estaban manejados por gente que cobraba sumas increíbles a sus clientes, y que eran expertos supuestamente.

 

Afortunadamente, hay una web, longbets.org , que me parece muy interesante y con la que me divierto mucho porque personas toman el lado opuesto de diversas proposiciones a largo plazo y hacen apuestas con el resultado dando sus razones. Podéis ir a esta web y encontrar apuestas sobre lo que la gente estará haciendo en 50 años y cualquier tipo de apuesta. La nuestra se hizo bastante famosa en esta web.

 

Un hombre al que conocía de antes, Ted Seides, apostó que podría elegir 5 Hedge Funds. Estos serían fondos de fondos, es decir que había un Hedge Fund cuyo gestor elegiría los otros gestores que pensaba que tendrían mejores resultados, que a su vez harían lo mismo. De esta manera los 5 fondos de fondos representan 100 ó 200 Hedge Funds por debajo. Ahora tened en cuenta que el Hedge Fund estaba eligiendo fondos en los que el gestor estaba cobrando más o menos 0,5% al año más parte de los beneficios. Y él solamente estaba eligiendo a los que él creía que eran los mejores gestores por debajo suyo que a su vez estaban cobrando 1,5% o 2% más otra parte de los beneficios. Así que ciertamente el gestor principal estaba incentivado a elegir buenos gestores que a su vez también deberían estar incentivados.

 

El resultado después de 8 años y cientos de gestores de fondos involucrados es que ahora el fondo no gestionado de Vanguard con costes muy muy bajos está cuarenta y tantos puntos por delante de los Hedge Funds. Esto puede ser un mal resultado para los Hedge Funds, pero no lo es para los gestores que estarán cobrando un 0,5% anual y por debajo hay gestores que estarán cobrando de 1,5% a 2%. Y si tienes un par de puntos de porcentaje perdidos todos los años al final suma mucho dinero.

 

Tenemos dos gestores aquí en Berkshire que cada uno gestiona 9 mil millones de dólares para nosotros. Los dos han llevado Hedge Funds antes. Si tuvieran un contrato de dos más veinte que es común en el mundo de los Hedge Funds, estarían cobrando 180 millones anualmente cada uno, prácticamente sólo por respirar. Esto es un esquema de compensación increíble y es una de las razones por la que hice esta apuesta.

 

Lo que quiero que hagáis ahora (refiriéndose al público) es que por un momento imaginéis que vosotros sois los dueños de todas las acciones de EEUU. Sois los 18 mil de Berkshire que habéis conseguido juntar toda la riqueza del país. Y vamos a asumir que dividimos la sala por la mitad. En este lado ponemos la mitad de la gente, la mitad de todos los inversores de capital del mundo. Y este grupo es el que cierto candidato presidencial llamaría de baja energía. De hecho no tienen ninguna energía en absoluto y compran la mitad de todo lo que existe en el mundo inversor, todo el mundo en este lado. Y ahora la mitad de todo es propiedad de esta gente de baja energía, no miran los precios de las acciones, no ven canales de finanzas, no leen el Wall Street Journal, no hacen nada. Son un grupo que se sienta año tras año tras año siendo dueños de la mitad del país. ¿Ahora cual va ser su resultado? Este va a ser exactamente el mismo que la media del mercado Americano porque son dueños de la mitad del mercado y no tienen ningún gasto.

 

¿Qué va a pasar con la otra mitad? La otra mitad van a ser los hiperactivos y van a tener la misma rentabilidad bruta que los de la gestión indexada ya que la suma de los grupos tiene que ser igual al total, y por definición la otra mitad no puede cambiar. La mitad de la gestión activa va a tener la misma rentabilidad bruta que la gente de baja energía pero también va a tener grandísimos costes porque todos van a estar moviéndose y contratando Hedge Funds, consultores, pagando muchas comisiones, etc.

 

Por lo tanto, la mitad de la gestión activa como grupo tiene que hacerlo peor que la otra mitad. El grupo que no hace nada tiene que tener mejores resultados que la gente que intenta hacerlo mejor, es simple.

 

Espero que haciendo esta apuesta haya creado un pequeño ejemplo de esto. Pero esta oferta estaba hecha para cualquiera, y volvería a hacerla ahora si no fuera porque el tardar 10 años en cobrarla es un poco más problemático según avanzamos en la vida. Suena tan elemental, pero te puedo garantizar que ningún fondo de dotación, ningún fondo de pensiones públicas, ninguna persona que sea extremadamente rica quiere sentarse en el de la gestión indexada. No se pueden creer que teniendo miles de millones de dólares a invertir no pueden contratar alguien que lo haga mejor que la media. Eso escucho de ellos todo el rato.

 

Así que este grupo de aquí, supuestamente más sofisticado y generalmente más rico, contrata consultores. Y ningún consultor del mundo te va a decir que compres un índice de S&P y te sientes durante los siguientes 50 años. No llegas a ser consultor así, y desde luego no cobras la cuota. Así que los consultores tienen toda la motivación en el mundo de decir: “este año tenemos que concentrarnos más en acciones internacionales, o que este gestor es particularmente bueno en el corto plazo”. Así que vienen y hablan durante horas, tú les pagas una gran cuota y siempre sugieren algo diferente a sentarte y participar en el mercado americano sin ningún coste. Esos consultores después de cobraros las cuotas, os recomendaran otra gente que a su vez os cobraran más cuotas, que como veis a lo largo del tiempo se comen el capital.

 

Así que yo sugeriría que aunque no es totalmente seguro porque nada lo es, es muy probable y sacaría la cabeza por ello.

 

He hablado con fondos de pensiones enormes y les he enseñado los números. Y en cuanto salgo se van y contratan a un montón de consultores y les pagan un montón de dinero, lo que es increíble.

 

Y los consultores siempre cambian su recomendación un poco cada año. No pueden cambiarlo al 100% porque parecería que no sabían lo que hacían el año anterior pero lo cambiaran un poquito de año en año, y vienen y tienen un montón de gráficos, presentaciones de PowerPoint, recomiendan gente que también va a cobrar un montón de dinero y dicen que sólo puedes tener el mejor talento pagando dos y veinte por ejemplo. Y el flujo de dinero de los hiperactivos a sus ‘ayudantes’ es enorme mientras que los de la gestión indexada se sientan y se aprovechan del resultado de la industria americana. Así que espero que os deis cuenta que como población, el mercado americano ha ido maravillosamente, y por lo tanto, el resultado neto de contratar gestores profesionales es muy negativo.

 

En la biblioteca tenemos un pequeño libro llamado “Dónde están los yates de nuestros clientes” escrito por Fred Schwed cuando yo tenía unos 10 años. Ha tenido diferentes ediciones, pero las lecciones principales siguen ahí. Esta lección está ahí desde 1940, y aun así todo el empuje comercial está detrás de decirte que debes hacer algo diferente a lo que hiciste el día anterior. Pero no tienes que hacer eso, sólo tienes que sentarte y dejar a la industria americana hacer su trabajo por ti.

 

Charlie, ¿tienes algo que decir?

 

(Habla Charlie Munger, Vice-Presidente de Berkshire Hathaway) Ha habido alguno de estos gestores que verdaderamente han tenido éxito, hay unos pocos en las universidades que verdaderamente son buenos. Pero son muy pocos, es como encontrar una aguja en un pajar.

 

(Habla Warren Buffet) Y cuando me dijeron que mencionara dos en 1969 sabía un par, pero Strolley no estaba interesado en gestionar más dinero por entonces y mi amigo Morgan no escaló bien con el tiempo aunque tenía unos resultados increíbles en los pasados 45 años. Pero eso es todo lo que se me ocurría en esos tiempos y afortunadamente se me ocurrieron un par. La gente que se mantuvo le fue muy bien pero la gente que se gastó mucho más dinero lo hizo por gente de Wall Street con talento vendedor más que inversor. Hay algunos pocos que tienen un impresionante pasado inversor pero son muy pocos y la gente a la que contrata para que los identifique no sabe hacerlo pero sí saben cómo vendértelo.

 

Este es mi mensaje, volved a la una, muchas gracias.

 

→ Nuestra sugerencia: prueba hacer nuestro test de perfil inversor, gratuito y anónimo, y mira qué cartera de fondos indexados, con comisiones radicalmente bajas, podemos ofrecerte.

 

Qué son los fondos indexados y cómo los elegimos


Los fondos de inversión indexados son aquellos cuya política de inversión es la de seguir un índice bursátil o un índice de renta fija intentando desviarse lo mínimo posible del índice. Por ejemplo, los fondos cuya política de inversión sea seguir al índice S&P500, deberán comprar todas las acciones que pertenezcan a este índice y venderlas si salieran del mismo.

Gestión Indexada vs Gestión Activa

Cuando nos enfrentamos a la decisión de elegir un fondo indexado para nuestras carteras, que siga un índice en particular, son muchas las consideraciones que debemos analizar y tener en cuenta. Esto es, debemos asegurarnos que estamos seleccionando el mejor fondo indexado para cada índice.

¿Qué significa que sea el mejor fondo indexado? Son tres las características principales que buscamos a la hora de elegir un fondo indexado:

  1. Liquidez,
  2. Comisiones y
  3. Seguimiento del índice o “tracking error”.

Esto significa que buscamos los fondos que más fácilmente podamos comprar y vender sin afectar a su valor, que menores costes tengan para los clientes y que sigan los mejor posible el índice de referencia que estamos buscando replicar.

Consideración previa: ¿Elijo ETF’s o Fondos Indexados?
Una decisión previa muy importante que tomar es si queremos que el fondo indexado esté cotizado o no. Si buscamos que el fondo esté cotizado entonces deberemos seleccionar un ETF (exchange traded fund). Los ETFs, al estar cotizados en mercados organizados, dan la opción al inversor de poder elegir el precio de compra y venta, te permiten comprar o vender en cualquier momento del día y generalmente tienes unas comisiones algo inferiores a las de los fondos indexados no cotizados (llamados normalmente fondos indexados, a secas).

Por contra, los fondos indexados se pueden comprar o vender una vez al día desconociendo a priori el precio de compraventa. Por tanto, ceteris paribus, la balanza se inclina hacia los ETF’s.

Sin embargo, en España, los fondos indexados que cumplan la condición de estar registrados en la CNMV tienen una importantísima ventaja fiscal frente a los ETF’s que decanta totalmente la balanza en favor de los primeros. En España si vendes un fondo indexado para comprar otro, se considera que estás realizando un traspaso y no pagas el impuesto por la potencial plusvalía que tuviera el fondo vendido: lo difieres en el tiempo hasta que finalmente vendas un fondo sin comprar otro. En cambio con ETF’s se tributa en el momento de la venta.

La rentabilidad adicional que se puede obtener con este ahorro fiscal es tan importante en el largo plazo que en España la decisión óptima es la de seleccionar fondos indexados.

1. Liquidez (Tamaño)

La siguiente consideración a hacer para maximizar la liquidez de un fondo indexado es el tamaño del mismo. Siempre vamos a buscar el fondo con más activos bajo gestión, dado que será el que tenga una base inversora más diversificada y donde el efectivo obligatorio a mantener (dinero en cuenta corriente para atender a reembolsos) será también mayor.

En este punto hay que vigilar, además del tamaño del fondo, el tamaño de la clase de acciones en la que efectivamente vamos a invertir. En un fondo de inversión normalmente existen varias clases: clases institucionales o no, y en diferentes divisas. A veces podremos encontrarnos que un fondo tiene muchos activos bajo gestión, pero la clase en la que vamos a invertir no tanto.

2. Comisiones

El siguiente punto a analizar son las comisiones: debemos comparar el TER (total expense ratio) de los fondos indexados que incorpora todos los gastos soportados por el fondo, excepto los gastos de corretaje, y que debería estar en el rango de 0,20-0,40% anuales.

También hay que tener en cuenta que algunos fondos cobran una pequeña comisión de suscripción para el fondo (0,20%-0,30%), para evitar que las nuevas entradas de fondos perjudiquen a los inversores existentes. Otros fondos en vez de cobrar una comisión de suscripción, calculan diariamente una horquilla de compra venta en función de las entradas y salidas relativas que tenga el fondo. Conviene incorporar estos aspectos en nuestra comparativa.

En general, los fondos con más activos bajo gestión son también los que tienen unas comisiones de gestión más competitivas.

3. Seguimiento del índice

En este punto evaluamos como de bien se ajusta la evolución del fondo indexado a la de su índice. Para ello tomamos como media el tracking error, que mide la desviación de la diferencia de rentabilidades del fondo indexado con su índice. De esta forma si un fondo sigue muy bien a su índice, el tracking error resultante será prácticamente 0. Si el tracking error es un 1% (0,01) entonces podremos esperar desviaciones con respecto al índice de aproximadamente hasta un 2% en un año.

En este punto lo relevante es analizar qué técnica de replicación está utilizando el gestor del fondo para conseguir su objetivo.

Existen tres técnicas diferentes: replica física, muestreo y réplica sintética.

En la réplica física, el gestor compra todos los componentes del índice (en el caso del S&P500 compraría las 500 acciones pertenecientes al índice). Es sin duda el mejor método de replicación para índices que siguen activos líquidos dado que el tracking error será muy, muy bajo. Sin embargo, para índices que siguen activos poco líquidos donde los costes de transacción pueden ser elevados puede ser mejor otra opción.

En la técnica de muestreo, el gestor compra una muestra representativa de los componentes del índice. En el caso del S&P500, podrían ser las mayores 450 empresas del índice, en lugar de todas las 500 empresas del índice. En este caso el tracking error se verá resentido pero a cambio incurriremos en menos costes de transacción.

Y por último está la réplica sintética en la que el fondo de inversión firma un contrato derivado (swap, o permuta financiera) con un banco que se compromete a pagar al fondo la rentabilidad del índice a cambio de una comisión (el coste del swap). En este caso, el riesgo de desviarse del índice lo corre el banco, pero a cambio se está asumiendo un riesgo de que el banco quiebre y se lleve por delante la rentabilidad.

En Indexa sólo trabajamos con fondos de réplica física, ya que de esta manera reducimos el riesgo de la inversión porque cada fondo está compuesto de los valores (acciones o bonos) y no de opciones sobre los valores. Con nuestras carteras de fondos indexados tu dinero literalmente estará invertido en miles de empresas y bonos.

Más información:

¿ETF’s o Fondos Indexados?


Los fondos de inversión indexados son aquellos cuya política de inversión es la de seguir un índice bursátil o un índice de renta fija intentando desviarse lo mínimo posible del índice. Por ejemplo, los fondos cuya política de inversión sea seguir al índice S&P500, deberán comprar todas las acciones que pertenezcan a este índice y venderlas si salieran del mismo.

ETFs vs fondos indexados

A la hora de invertir en índices, de forma indexada, una decisión previa muy importante es si queremos que el fondo indexado esté cotizado o no. Si buscamos que el fondo esté cotizado entonces deberemos seleccionar un ETF (Exchange Traded Fund).

Los ETFs, al estar cotizados en mercados organizados, dan la opción al inversor de poder elegir el precio de compra y venta, te permiten comprar o vender en cualquier momento del día y generalmente tienes unas comisiones algo inferiores a las de los fondos indexados no cotizados (llamados normalmente fondos indexados, a secas).

Por contra, los fondos indexados se pueden comprar o vender una vez al día desconociendo a priori el precio de compraventa. Por tanto, ceteris paribus, la balanza se inclina hacia los ETFs.

Sin embargo, en España, los fondos indexados que cumplan la condición de estar registrados en la CNMV (y tener más de 500 partícipes si el vehículo es una SICAV) tienen una importantísima ventaja fiscal frente a los ETFs que decanta totalmente la balanza en favor de los primeros. En España si vendes un fondo indexado para comprar otro, se considera que estás realizando un traspaso y no pagas el impuesto por la potencial plusvalía que tuviera el fondo vendido: lo difieres en el tiempo hasta que finalmente vendas un fondo sin comprar otro. En cambio con ETFs se tributa en el momento de la venta. Desde un punto de vista fiscal, los fondos son traspasables, y que los ETF’s no.

La rentabilidad adicional que se puede obtener con este ahorro fiscal es tan importante en el largo plazo que en España la decisión óptima es la de seleccionar fondos indexados.

Por ello, en Indexa trabajamos exclusivamente con Fondos Indexados. Puedes ver más información sobre nuestras carteras y los fondos que las componen en nuestro Modelo de gestión.

En todo caso te invitamos a realizar gratuitamente nuestro test de perfil de riesgo, y probar nuestro servicio de gestión automatizada, en fondos indexados y con comisiones radicalmente bajas, sin comisiones nuestras sobre los primeros 10.000€.