Comparativa de comisiones de planes de pensiones


En planes de pensiones en España hay tan poca competencia que el gobierno ha tenido que marcar un precio máximo: actualmente 1,50% de comisión de gestión y 0,25% de comisión de custodia, sin contar el coste de las inversiones que hace el plan, los costes de corretaje, cambio de divisas, auditoria y demás comisiones ocultas.

¿Conoces muchos sectores donde el gobierno tiene que fijar precios máximos? Digamos que no es lo normal. En principio, sólo pasa cuando falta competencia en un sector. Ahora, considerando que las comisiones de los planes de pensiones siguen siendo demasiado altas, y la rentabilidad demasiado baja, el Ministro de Economía, Luis de Guindos, ha decidido volver a bajar la comisión de gestión máxima a 1,25% (en lugar de 1,50% en la actualidad).

En Indexa, nuestra propuesta desde el inicio ha sido de automatizar e indexar las carteras, y con ello conseguir menos costes, y más rentabilidad a largo plazo. Cuando lanzamos nuestros planes de pensiones en noviembre 2016, ya salimos al mercado con los planes indexados disponibles para el público con las comisiones más bajas en España, 0,78% al año en total:

  • 0,50% de comisión de gestión, cobrados por Caser, la gestora de nuestros planes, de los cuales 0,20% van a Indexa por nuestro asesoramiento de los planes (3 veces menos que el máximo legal actual)
  • 0,10% de comisión de depositaria, cobrados por Cecabank, la entidad depositaria de nuestros planes (2,5 veces menos que el máximo legal)
  • 0,17% de costes de los ETF’s en los que invierten nuestros planes (un dato que no suelen publicar las gestoras)
  • 0,01% de otros costes (ej. costes de transacción y de auditoria, un dato que tampoco suelen publicar las gestoras)

Para que puedas visualizar la diferencia con los principales planes de pensiones en España, hemos preparado esta pequeña comparativa de los 10 planes con mayor volumen gestionado a finales de agosto (fuente Inverco) y nuestros planes de Indexa (ver gráfica abajo).

En esta comparativa, incluimos todos los costes públicos: la comisión de gestión, y la comisión de depositaria. No hemos podido incluir los demás costes, como por ejemplo los costes de los ETF’s en los que invierten nuestros planes, o los costes de transacción. Son costes que publicamos sobre nuestros propios planes, pero que no suelen ser públicos para los demás planes de pensiones en España. Nos encantaría poder comparar costes totales, todo incluido, pero como la información no está disponible, de momento tenemos que limitarnos a las comisiones públicas, de gestión y de depositaria.

Como se puede observar en la ilustración, las comisiones de gestión y depositaria de nuestros planes “Indexa Más Rentabilidad Acciones” (ver en Finect, Quefondos o Morningstar) e “Indexa Más Rentabilidad Bonos” (ver en Finect, Quefondos o Morningstar) están en 0,60%:

  • Más baratos que el más barato de los 10 planes más grandes en España (un plan garantizado del BBVA, “BBVA Protección 2025),
  • La mitad del coste del siguiente, el Caixabank Ambición Corto Plazo,
  • Menos de la mitad de comisiones que los demás planes más grandes.

Por otra parte, como probablemente ya sabrás, los costes de las gestoras de planes van directamente contra tu rentabilidad. Por ello, si inviertes en uno de estos grandes planes, es probable que estés perdiendo dinero, o dejando de ganar. A cambio, con Indexa, con muchos menos costes, tienes más probabilidad de obtener una mayor rentabilidad a largo plazo.

Si no lo has hecho aún, te animamos a abrirte una cartera de planes de pensiones con nosotros. Puedes ver la cartera que te recomendamos, sus costes, expectativas de rentabilidad a largo plazo y rentabilidad histórica respondiendo a nuestro breve test de perfil (2 minutos).

Si ya tienes tu cartera de planes de pensiones con Indexa, recuerda que puedes:

Traspasar tu plan de pensiones desde otra entidad. Es muy sencillo

Cuando el TER es inferior a los gastos corrientes


Hemos hablado en otros artículos de los diferentes gastos que asume un inversor en fondos indexados: costes y comisiones ocultas y sobre los gastos de transacción.

Como recordatorio, los gastos que sume un inversor en fondos de inversión son:

  • El TER (gastos supuestamente totales, o Total Expense Ratio), que incluye comisión de gestión, depositaría, administración y otros gastos como tasas del regulador o auditorías, al que hay que añadir
  • Los gastos de corretaje y divisas, y
  • Los gastos de transacción.

En este artículo vamos a hablar brevemente de un caso que cada vez es más habitual: fondos en los cuales el TER (“total expense ratio”) es menor que los gastos corrientes (“current expenses”).

Diferencia entre TER y gastos corrientes
Ambos conceptos intentan medir lo mismo: son la suma de las comisiones de gestión, depositaría, administración y otros gastos menores. La principal diferencia entre ambos es que los gastos corrientes son un dato auditado mientras que el TER es un dato proporcionado por la gestora, pero que no está sujeto a auditoria.

Por tanto, si miden lo mismo, ¿cómo es posible que el dato de TER sea inferior a los gastos corrientes en algunos fondos? La respuesta es que en algunos casos los fondos indexados prestan los valores en los que invierten y generan de esta manera un ingreso para el fondo, en beneficio de los partícipes. Hay gestoras, como Pictet por ejemplo, que restan del TER los ingresos que obtiene el fondo prestando títulos. Es decir, como el fondo obtiene un ingreso adicional por prestar, el TER neto es inferior a los gastos corrientes.

¿Cuál de los dos datos de costes es más relevante para el inversor: el TER o los gastos corrientes?

Está sujeto a interpretación. En Indexa consideramos que tiene sentido reducir el dato de costes por los ingresos de préstamos de valores, ya que esos son los costes reales soportados por el cliente.

¿Por qué prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos indexados son por definición inversores de largo plazo, que no van a vender lo bonos o acciones en los que invierten salvo que éstos salgan del índice, circunstancia que es muy poco habitual. Dado que son posiciones estables, pueden decidir prestar los bonos o acciones a otros inversores para obtener un tipo de interés a cambio. Este interés será mayor, cuánto más difícil sea encontrar el bono o acción concreto.

¿A quién prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos prestan los títulos a otros inversores, que generalmente los van a querer vender en ese momento al mercado con la esperanza de poder recomprarlos más tarde a un precio menor, y devolver el préstamo con plusvalías. Se suele decir que este tipo de inversores “están cortos” en la acción o bono concreto.

Este ingreso adicional de los fondos indexados hace que la diferencia entre la rentabilidad de los índices y la de los fondos indexados sea aún menor que los costes, y que la rentabilidad a largo plazo sea aún mayor.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

Sobre los costes de transacción en los fondos de inversión y ETF’s


Soportar bajos costes es algo muy importante para obtener más rentabilidad a largo plazo. Los principales costes que soporta un inversor en fondos de inversión son los siguientes:

  • El TER (Total Expense Ratio) que incluye comisiones de gestión, depositaría administración y otros gastos menores,
  • Los gastos de corretaje dentro del propio fondo, y
  • Los gastos de transacción que se soportan en el momento de la suscripción o reembolso del fondo.

En un artículo anterior, Costes y comisiones ocultas de los fondos de inversión, hemos hablado con detalle de los dos primeros costes. En el presente artículo, vamos a detallar los diferentes tipos de coste de transacción que puede soportar un inversor y qué implicaciones tiene cada uno de ellos.

Existen cuatro tipos de coste de transacción que pueden aplicar en un fondo de inversión:

  • Coste explícito,
  • Swing price,
  • Bid-Offer, y
  • Redondeos de participaciones.

Una característica común de estos costes es que los beneficiarios de los mismos son los partícipes existentes en el fondo cuando ocurre la transacción. A diferencia por ejemplo de la comisión de gestión, que lo cobra la gestora, estos costes están cobrados por el fondo, no por la gestora del fondo. Son costes que están diseñados para proteger a los partícipes por los potenciales gastos de corretaje que se pudieran incurrir al invertir el nuevo dinero aportado.

El coste explícito es un coste en porcentaje que se cobra normalmente sólo en el momento de la suscripción del fondo (no en el reembolso) y es el más sencillo y transparente de todos ellos. Es el coste que preferimos en Indexa y el que se cobra en la suscripción de los fondos de Vanguard que tienen exposición a crédito, como son el Vanguard Eur Investment Grade Bond Index (comisión de suscripción del 0,30%) y el fondo Vanguard Global Bond Index (comisión de suscripción del 0,20%).

Los fondos que utilizan el swing price adaptan el valor liquidativo diario del fondo al que se hacen suscripciones y reembolsos de participaciones en función de los flujos de entrada y salida de dinero de ese día. Por ejemplo, si un día hay entradas de dinero muy fuertes en el fondo de inversión, el valor liquidativo del fondo será superior al valor real de los activos en los que invierte el fondo. Al día siguiente esta diferencia se corregirá y los nuevos inversores sufrirán una pérdida. La cuantía del swing price no suele ser un porcentaje o importes fijos y se dejan a la discrecionalidad del gestor del fondo aunque se suele fijar un importe máximo en porcentaje. Un efecto colateral de esta comisión de transacción es que los fondos indexados con swing price se desvían más del índice al que siguen (tienen un tracking error superior) ya que el valor liquidativo del fondo se separa del índice cuando se aplica este swing price.

El Bid-Offer (también llamado Bid-Ask) implica que los inversores que suscriben participaciones y los que reembolsan participaciones lo hacen a precios diferentes. De esta manera, los fondos que utilizan esta comisión de transacción deberán publicar 3 valores liquidativos diarios: el Bid (precio para reembolsar), el valor liquidativo (al que nadie transacciona y es solo una referencia) y el Offer (precio para suscribir). Como el tracking error se calcula sobre el valor liquidativo, estos fondos presentan un buen seguimiento del índice. El importe del Bid-Offer se suele establecer a discrecionalidad del gestor, suele tener un importe máximo y a veces se establece un porcentaje fijo (0,25% por ejemplo). Este coste es también el que aplica cuando compramos o vendemos ETFs en un mercado secundario (en una bolsa de valores). Los ETFs tienen un precio de compra y otro de venta y cuando mayor sea esta diferencia (también llamada horquilla), mayor será el coste de transacción que el inversor deberá soportar.

Por último, está el redondeo de participaciones que es un coste de transacción muy sutil y que aplica a todos los fondos de inversión, pero especialmente a los que permiten un número reducido de decimales en las posiciones de un cliente. Cada fondo establece en su folleto el número de decimales de participaciones que se pueden negociar. Por ejemplo, en el caso de los fondos de Vanguard que utilizamos, es de dos decimales. De esta manera un inversor puede tener 1,34 títulos o 1,35 títulos pero no puede tener 1,346 títulos. El coste aparece por el redondeo a la baja que se realiza cuando se traspasa un importe de un fondo a otro. Para visualizarlo es interesante ver un ejemplo. Supongamos que tenemos 1,00 títulos del fondo A que tiene un precio de 100,00€. Lo traspasamos al fondo B que tiene un precio de 91,90€. El número de títulos que deberíamos recibir del fondo B es 100,00€/91,90€ = 1,088139. Pero como se redondea a la baja, solo recibimos 1,08 título, y por tanto ahora tenemos un importe total de 1,08 títulos x 91,90€ = 99,25€ y habremos soportado un coste de 0,75€ o un 0,75% del total. Este coste, solo tiene un efecto significativo cuando el importe que se traspasa es relativamente bajo. Para minimizar este coste, en Indexa establecemos un mínimo de 300€ para realizar un traspaso entre distintos fondos de la cartera de un cliente.

De nuevo comprobamos como a pesar de que la inversión en fondos indexados puede parecer a primera vista algo sencillo, el diablo está en los detalles. Conocer y analizar todos los detalles de una inversión es algo muy relevante de cara a conseguir los objetivos de rentabilidad de largo plazo. En Indexa Capital, dedicamos tiempo y recursos para cuidar de los detalles y que tu no tengas que preocuparte por nada.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

Comparativa comisiones planes de pensiones ING Direct vs Indexa


(Versión actualizada, sep/2017)
En España las comisiones de los planes de pensiones eran tan altas que tuvieron que ponerles un máximo por ley. Este máximo es actualmente de 1,75%, que incluye la comisión de gestión (de momento máximo 1,50%) y la comisión de depositaria (máximo 0,25%).

Frente a este 1,75% máximo, algunas entidades se han desmarcado y han posicionado sus planes de pensiones con “menos comisiones”. Es el caso de ING Direct, por poner un ejemplo, que ofrece sus Planes NARANJA con unas comisiones de 1,25%. Efectivamente 1,25% es menor que 1,75%, pero siguen siendo unas comisiones muy altas…

Por ello, frente a la imposibilidad de encontrar planes de pensiones indexados y con comisiones realmente bajas en España, en 2016 decidimos lanzar nuestros propios planes de pensiones INDEXA (prueba nuestro test de perfil), en colaboración con Caser (para la gestión) y Cecabank (depositaria). Nuestros planes tienen una comisión total de 0,78%, incluyendo el coste de los ETF’s en los que invierten, un 40% menos que el Plan Naranja S&P 500 de ING Direct, por poner un ejemplo:

Esta diferencia de comisiones puede suponer un ahorro muy importante:

Por ejemplo si este año aportas 8.000€ a un plan de pensiones que tuviera una rentabilidad hipotética de 5% a 20 años, tendrías 21.226€ al final de 20 años.

Si aportas estos mismos 8.000€ a un plan de pensiones con una rentabilidad 0,55 puntos porcentuales más alta (menos costes = más rentabilidad, 5,55% en este ejemplo), al final de los 20 años tendrías 23.564€.

8.000€, con rentabilidad esperada 5,65% (0,65% menos comisiones) y 20 años = 2.338€ más para ti.

Sólo sobre tu aportación de un año la diferencia a 20 años acaba siendo de 2.338€. Si aportas durante varios años la diferencia acabará siendo mucho mayor.

Con los planes de pensiones de INDEXA tendrás menos costes, y más rentabilidad para tu ahorro.

Y más ventajas:

  • A partir de 50€: puedes abrirte una cartera de planes de pensiones con nosotros a partir de 50€.
  • Con el diferimiento de impuestos que permiten los planes de pensiones: deduces tus aportaciones de tu próxima declaración de la renta y pospones el impuesto a cuando rescates tu plan de pensiones en el futuro.
  • Podrás rescatarlo a los 10 años: podrás disponer anticipadamente del importe de capital correspondiente a aportaciones realizadas con al menos diez años de antigüedad.

Cómo contratar los planes de pensiones de Indexa

Si ya eres cliente de Indexa

Puedes entrar en tu zona privada, elegir la opción ”Abrir plan de pensiones” y seguir con el proceso (5 minutos).

Si aún no eres cliente

Te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

¿Por qué nadie te ofrece los fondos de Vanguard en España (e Indexa sí)?


Si has echado un vistazo a las carteras de bajo coste que proponemos en Indexa Capital, te darás cuenta de que hay una gestora que domina la composición de las carteras: Vanguard. Y probablemente te preguntes por qué es así.

En la actualidad hay varias empresas que ofrecen fondos indexados en España con unos activos bajo gestión que aumentan año tras año. Pero la razón por la cual elegimos principalmente Vanguard es que tiene una ventajas únicas que las otras empresas no pueden igualar: Es una compañía creada para los inversores.

Tanto es así que Vanguard no tiene accionistas como tal sino que es una compañía donde los inversores en sus fondos son los dueños de la gestora. Aquellos que conozcáis las EPSVs de empleo existentes en el País Vasco reconoceréis este tipo de estructura. Al no haber accionistas a los cuales remunerar y que por tanto entran en claro conflicto con los clientes (“cuanto más paga el cliente más gano yo pero menos rentabilidad tiene el”) el cliente se ve directamente beneficiado. De esta forma la empresa no tiene que remunerar a sus accionistas y puede trasladar parte del ahorro correspondiente a sus clientes.

Cuando John Bogle, fundador de Vanguard, creó el primer fondo indexado, mucha gente lo vio como una iniciativa alocada. Hoy en día, este primer fondo se ha convertido en el fondo de inversión más grande del mundo. En el siguiente gráfico podemos observar la espectacular evolución de los activos gestionados por Vanguard a nivel global.

Assets Under Management Vanguard

Te preguntarás, si esta gestora es tan beneficiosa para el inversor y tiene un crecimiento tan espectacular: ¿por qué los bancos no la suelen ofrecer en España y por tanto por qué es una empresa prácticamente desconocida en nuestro país?

La respuesta es doble:

  1. Muchos bancos tienen su propia gestora de fondos. Dan prioridad a vender sus propios fondos porque de esta manera se quedan ellos con la comisión de gestión y otros costes asociados al fondo (cambio de divisa, corretaje, …).
  2. Los bancos prefieren no vender fondos que no les pagan retrocesiones: Vanguard cobra comisiones tan bajas que en ningún caso paga retrocesiones a intermediarios. Los bancos cobran comisiones sobre la venta de prácticamente cualquier fondo, pero no sobre los fondos de Vanguard.

A día de hoy, los fondos indexados de Vanguard están disponibles en algunas plataformas de fondos exclusivamente para inversores con más de 100.000€ por titular y por fondo, pero en Indexa damos acceso a nuestros clientes sin mínimos porque Vanguard nos aplica ese mínimo al conjunto de las carteras de nuestros clientes.

Indexa no es un broker y, por tanto, no comercializamos los fondos de Vanguard como tal. Sin embargo, al contratar con Indexa la gestión discrecional de tu cartera podrás acceder a una cartera diversificada de fondos indexados, principalmente de Vanguard. De esta manera podrás beneficiarte de los costes radicalmente bajos de estos fondos de Vanguard en España (normalmente en el rango de 0,20%-0,30%).

Además, cuando nuestro volumen nos lo permita, nuestros clientes podrán acceder a clases aún más baratas de estos fondos. Normalmente Vanguard tiene tres clases de participaciones, mínimo de 100 mil euros, mínimo de 5 millones de euros y mínimo de 200 millones de euros. En la actualidad estamos con la clase de menos de 5 millones en cada fondo de Vanguard que usamos, pero en unos meses ya tendremos acceso a la clase de más de 5 millones lo que significará aún menos costes para nuestros clientes.

Por último, desde febrero de 2015, Vanguard ha registrado sus fondos en la CNMV en España y por tanto nos permiten gestionar las carteras de clientes utilizando la ventaja fiscal que tienen los fondos traspasables (puedes traspasar tus fondos de inversión a tu cuenta con Indexa sin materializar las plusvalías).

Si ya eres cliente de Indexa Capital, recuerda que puedes aportar fondos mediante aportaciones periódicas (ordenando una transferencia periódica desde tu banco) o traspasar fondos de inversión que tengas en otra entidad.

Si aún no tienes cuenta con nosotros, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

Promoción 10.000€ gratis sin comisión de gestión sólo hasta finales de septiembre 2016


El 30 de septiembre finaliza nuestra promoción de lanzamiento con 10.000€ gestionados gratis (sin comisiones de gestión de Indexa).

Si aún no tienes cuenta: te animamos a darte de alta y empezar a invertir antes del 30 de septiembre (mínimo 1.000€) para beneficiarte de esta promoción de 10.000€ gestionados gratis.

Si ya tienes tu cuenta pero no has aportado aún la inversión mínima de 1.000€: aporta fondos, por transferencia a tu cuenta o traspaso de fondos de inversión que tengas en otra entidad (sin coste alguno, los traspasos son gratuitos).

Si ya eres cliente de Indexa: aprovecha para invitar a tus amigos antes del 30 de septiembre para que se puedan beneficiar de los 10.000€ gestionados gratis, además de + 5.000€ cada uno por tu invitación.

 

Indexa - Invitar a un amigo

¿Cómo funcionan las invitaciones?
Si ya has abierto una cuenta en Indexa, tienes acceso a una página para invitar a tus amigos.

En esta página, tienes 3 formas de invitar a amigos:

  1. Enviar las invitaciones por email,
  2. Copiar tu enlace de invitación personal para enviarlo a quien quieras desde tu cuenta de correo o compartirlo en redes sociales,
  3. Conectar con una cuenta de Google o de GMail para poder invitar fácilmente a algunos de tus contactos.

Luego, por cada nuevo cliente que venga de tu parte, tendrás 5.000€ adicionales gestionados gratis (sin comisiones de gestión de Indexa), y tu amigo también. Podrás acumular 5.000€ por cada amigo que abra una cuenta e invierta como mínimo 1.000€.

Si acabas invitando a 10 clientes, en total tendrás 50.000€ gestionados gratis, + 10.000€ más si has empezado a invertir antes del 30 de septiembre.

¿Por qué quitamos los 10.000€ gestionados gratis?
Cuando lanzamos Indexa en diciembre del 2015, el servicio del banco custodio tenía unos costes mínimos en torno a 45€ por cliente para el 1er año (24€ por cuenta de valores, 6€ por cuenta de efectivo y 3€ por cada operación de fondos). Para compensar estos costes fijos, decidimos quitar nuestra comisión de gestión sobre los primeros 10.000€ lo que equivalía a un ahorro anual de 45€ para el cliente. De esta manera conseguimos neutralizar los costes fijos mínimos.

Unos meses más tarde, en abril 2016, decidimos quitar los mínimos del banco custodio para nuestros clientes y asumirlos nosotros directamente. De esta manera, nuestros clientes están libres de costes mínimos (por lo menos durante 2016 y 2017, e intentaremos mantenerlo también en años posteriores aunque no podemos asegurarlo de momento).

Con ello, la promoción especial de 10.000€ gratis (sin comisiones de gestión) ha perdido su razón de ser, y hemos decidido mantener esta promoción sólo para los primeros clientes, que han empezado a invertir con Indexa antes del 30 de septiembre.

Te podría interesar:

Costes y comisiones ocultas de los fondos de inversión


¿Tiene algo invertido en fondos de inversión? ¿Pensaba que sus fondos de inversión no le costaban nada, o sólo le costaban la comisión de gestión? La realidad es muy distinta: los fondos de inversión tienen muchas comisiones ocultas para los clientes, sobre todo los fondos de inversión de gestión activa. Por ello en Indexa Capital trabajamos exclusivamente con fondos indexados, con comisiones mucho más bajas que los fondos de gestión activa.

En este post vamos a analizar con detalle todos los costes en los que se incurre cuando se contrata un fondo de inversión. Los fondos de inversión son un negocio tan rentable para el gestor, que muchas veces al inversor se le ha vendido el fondo y siquiera sabe que lo tiene (de acuerdo con un estudio de ING y datos de Banco de España, gran parte de los partícipes desconocen que tienen su dinero en un fondo de inversión). Pues bien, si no estáis seguros, os animamos a que preguntéis a vuestra entidad. Con este post podréis saber todo lo que estáis pagando.

Las comisiones de los fondos de inversión

Los principales costes que uno asume a la hora de invertir en un fondo de inversión son:

  1. Coste de gestión
  2. Coste de depositaria
  3. Otros costes hasta el TER
  4. Costes de corretaje
  5. Costes de cambio de divisas

1. Coste de gestión:
Es la comisión que cobra la gestora del fondo por elegir las inversiones y suele rondar del 1 al 2%, en función del importe que vayas a invertir y de la clase de activo del fondo. Esta comisión suele ser más alta si inviertes un importe pequeño, o si el fondo invierte en un activo de mayor riesgo. Esta comisión es explícita y además está limitada por ley a un máximo de 2,25%.

2. Coste de depositaria:
Es la comisión que cobra el banco que deposita las inversiones del fondo. Suele rondar entre el 0,10 y 0,20% y también es un coste explícito (visible) para los clientes.

3. Otros costes hasta el TER (“Total Expense Ratio”):
Esta es una caja de sastre en la que en España se incluyen los siguientes conceptos: auditoria, costes de CNMV y lo más importante, las comisiones de gestión pagadas a otros fondos de inversión en el caso de que el fondo original invierta a su vez en otros fondos de inversión (es el caso de los fondos de fondos).

Si el fondo está registrado en CNMV, puedes encontrar el TER en los informes trimestrales que publican las gestoras.

Importante: en contra de lo que cree la mayoría de la gente, aunque se llame “Total Expense Ratio”, el TER no incluye todos los gastos. No incluye ni los gastos de corretaje ni los costes de tipo de cambio, que comentamos a continuación.

4. Costes de corretaje:
Los cobra el broker u operador con el que el fondo realiza las operaciones de compra o venta de valores. Este coste es muy difícil de estimar y puede variar mucho de un fondo a otro. Dado que este es un coste que no recibe la gestora, lo normal es que el gestor del fondo trate de minimizarlo, buscando el proveedor más barato, pero la realidad es que muchas veces el broker es una empresa que forma parte del grupo de la gestora y por tanto desaparece la voluntad de minimizar el coste.

John Bogle, el fundador de Vanguard, en su artículo “The arithmetic of ‘All-in’ Investment Expenses“, estima que para fondos de renta variable de media los costes de corretaje suelen estar entorno al 0,50% anual. En general cuantas más operaciones realice un fondo, mayor será el coste de corretaje. Una forma de poder ver cuánto opera un fondo es buscar el ratio de rotación (“turnover ratio”). Los fondos registrados en CNMV están obligados a publicar este dato que podrás encontrar en los informes trimestrales que publica la gestora. Este ratio mide en porcentaje cuantas veces se ha comprado o vendido la cartera. Por ejemplo un ratio de rotación de 200% significa que se ha vendido y comprado 1 vez la cartera del fondo + vendido 1 vez la cartera del fondo.

Los costes de corretaje pueden ser explícitos (se cobran aparte) o implícitos (se incluyen en el precio) dependiendo del tipo de activo que se esté negociando:

  • Renta variable: aquí los costes son explícitos y normalmente variables con un mínimo. Por ejemplo, 0,10% con un mínimo de 20€.
  • Renta fija: aquí el coste es implícito y por tanto es extremadamente difícil de estimar. La única indicación es el tamaño de la horquilla de compra venta de cada bono en particular. Como norma, cuánto más ilíquido sea un bono mayor será la comisión implícita en el precio. Como indicación, un bono del tesoro a 10 años (muy líquido) tiene actualmente una horquilla de 0,10%, mientras que un bono corporativo como Gestamp 3,5% (mucho menos líquido), tiene una horquilla de un 1% aproximadamente.

5. Costes de cambio de divisas: 
Ésta es una comisión muy oculta y que suele reportar grandes beneficios al depositario. Cuando el fondo compra un activo en una divisa no euro (per ejemplo, USD) se deben comprar estos dólares. En vez de comprar al precio de mercado, se aplica una comisión que puede ser muy elevada, por ejemplo un 3%. Se trata de una comisión oculta para los clientes que muchos bancos y gestoras aprovechan para aumentar sus ingresos sin que el cliente pueda percibir este coste adicional.

Como podéis observar, el problema de comprar los fondos de un banco es que como el banco lleva la gestora, el broker y el cambio de divisas, tiene el incentivo de maximizar los costes de corretaje y los costes de cambio de divisas, en contra del interés del cliente.

Conclusión:
Los costes de los fondos de inversión son mucho más altos de lo que parecen, y los bancos tienen conflictos de interés que les hacen aumentar las comisiones ocultas para sus clientes.

Nuestra propuesta con Indexa Capital:
Reducimos los costes al mínimo posible, trabajando con fondos indexados de muy bajos costes, y con ello aumentamos la rentabilidad para el cliente.

Con Indexa el coste total para el cliente es de 0,6% de media, frente al 3,4% de la banca en España [Fernández, IESE 2010]. Con ello estimamos que nuestros clientes conseguirán 2,8% más rentabilidad  (o menores pérdidas), sólo por el ahorro de costes. Además estimamos una rentabilidad adicional de 0,4% al año por los reajustes automáticos de carteras, con lo que nuestra rentabilidad adicional estimada es de 3,2% del valor de la cartera del cliente, ¡al año!

Para saber más: en 2 minutos puede responder a nuestro pequeño cuestionario de perfil anónimo, y podrá ver nuestra cartera modelo que corresponde a su perfil, y el detalle de costes y rentabilidad esperada.