Sobre la exposición de nuestras carteras a Rusia

Desde el ataque de Rusia a Ucrania la semana pasada (28/02/2022) muchos clientes nos han planteado las siguientes preguntas:

¿Cuál es la exposición de las carteras a Rusia?

¿Estamos haciendo algo para vender las inversiones en Rusia?

¿Podemos ofrecer a los clientes la posibilidad de no tener ninguna parte de su cartera en Rusia?

Pensábamos esperar a tener unas respuestas completas para publicar este artículo, pero por la frecuencia de las preguntas, hemos preferido publicar ahora esta respuesta parcial a las preguntas, que completaremos más adelante conforme vayan surgiendo nuevos elementos de respuesta.

Exposición de las carteras de fondos a Rusia

La exposición de nuestras carteras de fondos a Rusia antes del inicio de la guerra se situaba entre el 0,1% y el 0,4% de la cartera, en función del tamaño de la cartera y del perfil inversor del cliente.

Teníamos antes del inicio de la guerra de Ucrania, cuatro fondos indexados con una exposición marginal a Rusia:

El fondo de bonos globales a largo plazo, Vanguard Global Bnd Idx Eur -Ins Plus, indexado sobre el índice Barclays Global Aggregate Float Adjusted Bond, que pesa entre 21 y 86% de las carteras de fondos de menos de 10 mil euros, tenía una exposición de 0,4% a bonos rusos, equivalente a un peso en las carteras entre 0,1% y 0,3%.

El fondo de acciones de países emergentes, Vanguard Emrg Mk Stk Idx Eur -Ins Plus, indexado sobre el índice MSCI Emerging Markets, que pesa entre el 0 y el 10% de las carteras de fondos de 10 a 100 mil euros, y entre el 2 y el 9% en las carteras de fondos de más de 100 mil euros en función del perfil inversor del cliente, tenía una exposición del 3,3% a acciones rusas, equivalente a un peso en las carteras entre 0,1 y 0,3%.

El fondo de bonos de empresas europeas, Vanguard Euro Inv Gr Bnd Idx Eur -Ins Plus, indexado al índice Barclays Euro Non-Government Bond, que pesa entre 4 y 16% en las carteras de fondos entre 10 y 100 mil, y entre 14 y 79% de las carteras de fondos de más de 100 mil euros en función del perfil inversor del cliente, tenía una exposición de 0,3% a Rusia, equivalente a un peso en las carteras debajo de 0,1%.

El fondo de bonos de países emergentes cubiertos a euro, iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur Hdg, indexado sobre el índice EMBI Global Diversified Index publicado por JP Morgan, que pesa entre el 2 y el 3% de las carteras de fondos de más de 100 mil euros, en función del perfil inversor del cliente, tenía una exposición del 3,1% a acciones rusas, equivalente a un peso en las carteras debajo del 0,1%.

En cuanto al fondo de acciones globales presente en las carteras de fondos de menos de 10 mil euros, Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins Plus, indexado sobre al el índice MSCI World, que pesa entre 14 y 79% de las carteras de menos de 10 mil euros, no tenía exposición a Rusia, o tenía una exposición inferior a 0,1%.

Exposición de nuestros planes de pensiones a Rusia

En cuanto a nuestras carteras de planes de pensiones (individuales, de EPSV o de empleo), la exposición total a Rusia antes de la guerra se situaba entre el 0,1% y el 0,3%, en función del perfil inversor del cliente.

Nuestros planes de pensiones incluyen 4 fondos indexados cotizados (ETFs) con una exposición marginal a Rusia:

El Vanguard FTSE Emerging Market (ISIN US9220428588), indexado sobre el índice FTSE Emerging Markets, con un peso de 10% en el plan de pensiones de acciones tienen una exposición del 2,9%.

El Lyxor Core STOXX Europe 600 (ISIN LU0908500753), indexado sobre el índice STXE 600 € NRt, con un peso de 15% en el plan de pensiones de acciones tienen una exposición del 0,01%.

El SPDR Bloomberg Barclays Global Aggregate Bond ETF (ISIN IE00BF1QPL78), indexado sobre el índice Barclays Global Aggregate Corporate TR Hedged EUR, con un peso de 15% en el plan de pensiones de bonos tienen una exposición del 0,1%.

El Vaneck Vectors JP Morgan EM LC Bond ETF (US92189H3003), indexado sobre el índice J.P. Morgan Government Bond Index Emerging Markets Global Core, con un peso de 5% en el plan de pensiones de bonos tienen una exposición del 0,6%.

No hay exposición a Bielorrusia

Los fondos de nuestras carteras no tienen exposición a valores de Bielorrusia (algunos clientes también nos han preguntado si nuestras carteras incluyen inversiones en Bielorrusia, colaborador de Rusia en esta guerra).

Cambio en los índices

Desde el inicio de la invasión rusa en Ucrania el 24/02/2022, se han cerrado los mercados rusos de acciones y de bonos. Como en momentos de choques extremos que causan una falta de demanda para poder satisfacer la oferta (vendedores de acciones o bonos), se suspenden las cotizaciones hasta nuevo aviso. Como consecuencia de este cierre, las acciones y los bonos rusos cotizados en mercados rusos dejan de tener liquidez, y como consecuencia de esta falta de liquidez, se ven excluidos de los índices.

Es lo que ha ocurrido el pasado 02/03/2022 cuando MSCI, el creador de los índices MSCI World y MSCI Emerging Markets ha excluido a los valores rusos de sendos índices. Barclays aun no ha excluido a los bonos rusos del índice Barclays GA Float Adjusted Bond, sobre el que está indexado el fondo Vanguard Global Bnd Idx Eur -Ins Plus presente en nuestras carteras de fondos de menos de 10 mil euros, y JP Morgan ha decidido mantener los bonos rusos actuales de su índice de bonos de mercados emergentes “EMBI Global Diversified Index” pero excluir las nuevas emisiones.

Como consecuencia de este cambio en los índices, los fondos indexados sobre estos índices deberían vender automáticamente los valores excluidos.

Los fondos no pueden vender los valores que han salido del índice

Sin embargo, varias razones impiden que los fondos vendas las acciones o los bonos rusos. La primera es que los mercados rusos están cerrados, lo que impide la venta de las acciones en el mercado. La segunda es que, aunque los mercados estuvieran abiertos, Rusia ha prohibido la venta de valores rusos por parte de inversores extranjeros. La tercera es que, aunque se pudieran vender estos valores en Rusia, probablemente la expulsión de Rusia del sistema interbancario SWIFT impediría que el fondo de inversión europeo, domiciliado en Irlanda o en Luxemburgo, pudiera transferir el dinero de vuelta.

Una alternativa para los fondos sería vender estos valores, o los derechos económicos asociados a estos valores, en privado, para deshacer estas posiciones.

Las gestoras, Vanguard e iShares, todavía no han publicado lo que iban a hacer con los valores rusos. Lo más probable es que hayan contabilizado las inversiones rusas con un valor teórico próximo a cero en su cálculo de valor liquidativo diario de los fondos. Estaremos atentos y lo publicaremos en este blog cuando lo hayan comunicado.

Actualización 11/03/2022: Vanguard ha publicado que realizarán los ajustes a los precios de empresas rusas utilizando una variedad de indicadores de mercado para valorar los activos correctamente y que cuando sea posible dejarán de tener exposición a activos Rusos. Por otro lado, iShares todavía no se ha pronunciado en su procedimiento, pero lo más probable es que hayan contabilizado las inversiones rusas con un valor teórico próximo a cero en su cálculo de valor liquidativo diario de los fondos.

Ninguno de los fondos de nuestras carteras ha dejado de poder suscribirse o reembolsarse

Los fondos de inversión con una mayor exposición a Rusia han tenido que dejar de publicar su valor liquidativo, y por ello ya no se pueden suscribir o reembolsar. No es el caso de ninguno de los fondos de nuestras carteras porque todos tenían una exposición a Rusia inferior al 5% del fondo.

Los fondos ya no invierten más en valores rusos

Por otra parte, los fondos que antes incluían acciones o bonos rusos ya no invierten en ellos, porque estos han salido de los índices que buscan replicar.

Los beneficios de la diversificación

Una vez más se confirman los beneficios de la diversificación global. A pesar de que la gran mayoría de las acciones y bonos rusos van a pasar a tener un valor cercano a cero, el impacto en una cartera globalmente diversificada por geografía y clase de activo ha sido relativamente reducido. En los dos primeros meses de 2022, la cartera media de Indexa (6/10) se ha depreciado sólo en un 4,7%. Durante los últimos días los bonos se han apreciado actuando de nuevo como amortiguador de caídas.

En el pasado 2016, mostramos un comportamiento similar en el artículo titulado El Brexit y la importancia de la diversificación y en el artículo El homo indexatus, invertir a largo plazo y los “cisnes negros” comprobamos que a pesar de todos los eventos extremos del siglo XX (el surgimiento del comunismo en China 1949 o la revolución soviética en Rusia en 1917, por ejemplo) la rentabilidad real (descontando inflación) de un inversor indexado al mundo desde 1899 a 2018 fue de un 5,0% anual.

Esta lamentable guerra entre Ucrania y Rusia es un nuevo evento extremo que está teniendo su impacto en el valor de las inversiones, pero una cartera globalmente diversificada por geografía y clase de activo de fondos indexados es la mejor opción para maximizar la rentabilidad corregida por riesgo.

Nuestro apoyo a las víctimas

Aprovechamos para mandar nuestro apoyo, aunque sea sólo simbólico, a todas las personas que están sufriendo esta guerra y esperamos que acabe pronto.

Incorporamos bonos de países emergentes a las carteras de más de 100 mil euros

Continuamos con el proceso de incrementar la diversificación de las carteras de fondos de Indexa para mejorar la rentabilidad por riesgo de las carteras. En esta ocasión, damos entrada en las carteras grandes, de más de 100 mil euros de inversión, a los bonos emitidos por gobiernos de países emergentes en divisa fuerte (“hard currency”), con la divisa cubierta a euro.

En resumen

Incorporamos un nuevo fondo que nos permite reducir el riesgo de las carteras a la vez que mantenemos la rentabilidad esperada:

  • Este nuevo fondo, el iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur, pesará entre 2% y 3% de las carteras de más de 100 mil euros
  • La rentabilidad esperada de estas carteras permanece prácticamente sin cambiar
  • Reducimos la volatilidad de estas carteras entre un 0,05% y un 0,15% (menos riesgo)
  • Los reajustes automáticos de carteras pasarán a hacerse cuando haya una desviación de más de 1,5% de dos fondos de las carteras de más de 100 mil euros (en lugar de 3% hasta ahora)

Más información

Los bonos gubernamentales de mercados emergentes son la deuda emitida por los gobiernos y las organizaciones cuasi-gubernamentales de los países de mercados emergentes, como Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica y Taiwán, por ejemplo, para financiar sus servicios públicos. Estos países suelen financiarse de dos maneras: emitiendo bonos en su propia divisa (divisa local o “local currency”) o emitiendo bonos en dólar o euro (divisa dura o “hard currency”). Ambos tipos de emisión tienen sus pros y sus contras.

Las razones por la cuales decidimos invertir en bonos emergentes en divisa dura son:

  • El peso global de la renta fija emergente es de un 11,4% del total de emisiones cotizables y la renta fija de gobiernos en divisa dura pesa un 1,4% del total (ver tabla al final del artículo). Como inversores globales e indexados que somos, lo óptimo es tener exposición a todas las clases de activo que sean invertibles con comisiones bajas.
  • La rentabilidad esperada en euros asciende a un 3,7%, lo cual con los tipos de interés actuales es una rentabilidad muy interesante. Por el lado negativo, la volatilidad de esta clase de activo asciende a un 11,5%, lo cual significa que la rentabilidad del activo estará el 95% de los años en el rango -18,7% a +26,1% suponiendo una distribución normal (aproximación que en el caso de bonos es cuestionable).
  • Decidimos invertir con la divisa cubierta, ya que el riesgo de tipo de cambio es del mismo orden de magnitud que el riesgo de crédito asociado a la inversión en renta fija emergente. Puedes encontrar más información sobre cuando cubrimos la divisa en el artículo “Cubrir o no cubrir la divisa”.

En cuanto a la divisa de emisión, la razón por la que no invertimos en renta fija emergente en divisa local para nuestras carteras de fondos, a pesar de que hay más emisiones en divisa local que en divisa dura, es porque actualmente no existe todavía un fondo indexado, con bajas comisiones y traspasable que podamos elegir.

Como el importe emitido en renta fija emergente de gobierno en divisa dura es un 1,4% del total de emisiones cotizables y la renta fija emergente un 11,4% de las emisiones globales, decidimos invertir entre un 3% y un 9% del peso en renta fija para las carteras de más de 100 mil euros. De esta manera invertimos entre un 2% y un 3% del total en las carteras de mayor tamaño en renta fija emergente en divisa dura (ver tabla detallada a continuación).

La razón por la que no incluimos esta clase de activo en las carteras de menos de 100 mil euros, de momento, es que un peso de 2-3% de la cartera supone una inversión poco relevante en términos absolutos: por ejemplo una cuenta de 10.000€ invertiría 200€.

Esta compra la vamos a financiar con traspasos desde aproximadamente un 30% de fondos de acciones y un 70% de fondos de bonos. Los principales efectos sobre las carteras son los siguientes:

  • La volatilidad esperada de las carteras de más de 100 mil euros disminuye entre un 0,05% y un 0,15%.
  • La rentabilidad esperada apenas varía (entre +0,03% y -0,04%).
  • El peso en renta variable (acciones) disminuye un 1% en todos los perfiles.

De esta manera reducimos ligeramente el riesgo de las carteras, ya que reducimos un poco el peso en renta variable para invertirlo en renta fija emergente, pero manteniendo la rentabilidad esperada de las carteras. En definitiva, nos estamos aprovechando del poder diversificador de añadir una nueva clase de activo en las carteras.

Otra consecuencia de esta introducción de un fondo adicional que pesa tan sólo 2-3% de las carteras de más de 100 mil euros, es que aprovechamos para afinar los reajustes automáticos en estas carteras que se realizarán cuando se observe un desvío de más de 1,5 puntos porcentuales de dos fondos con su peso objetivo respectivo (en lugar de 3% hasta ahora). Puedes encontrar más información sobre los reajustes automáticos en nuestras preguntas frecuentes.

En cuanto al fondo específico en el que invertir, hemos seleccionado el fondo registrado en Luxemburgo, iShares Emerging Markets Government Bond Index Fund I2 EUR Hedged  (iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur) con código Isin LU1373035663. Es un fondo que cuenta en este momento con 2.075 millones de euros bajo gestión y un coste inusualmente bajo para este tipo de inversión, de 0,26% de coste total (TER, Total Expensa Ratio). Su coste es tan bajo porque se trata de un fondo exclusivamente destinado a inversores institucionales, con un importe mínimo de inversión de 10 millones de euros. No obstante, como siempre hacemos en Indexa, hemos conseguido el acceso a la clase institucional para todos nuestros clientes.

El índice que sigue este fondo es el JPM EMBI Global Hedged EUR TR publicado por JP Morgan. La serie de índices JPM EMBI se ha colocado como la referencia en los índices de renta fija emergente al ponderar inteligentemente el número de emisiones que lo componen con la liquidez de las mismas. El fondo realiza una réplica física del índice, ya que suscribe todos y cada uno de los bonos que componen el índice.

Este es el primer fondo de Blackrock que incorporamos en nuestras carteras de fondos. Blackrock es la primera o segunda mayor gestora del mundo (en función de la métrica que se escoja). En sus inicios fue una gestora puramente activa, pero tras la adquisición de iShares en 2009, una de las mayores gestoras de fondos indexados del mundo, y el tremendo crecimiento de la misma, han decidido incrementar su oferta de fondos indexados en Europa a través de sus fondos domiciliados en Luxemburgo o en Irlanda e inscritos y traspasables en España.

Distribución de la renta fija global

En la siguiente tabla puedes encontrar una aproximación de los importes emitidos en cada categoría en emisiones cotizables (bonos que se pueden intercambiar fácilmente). Para este análisis nos hemos basado en los índices que calcula Merril Lynch.

Como se puede observar la mayoría de las emisiones (un 79,1%) son “bonos grado de inversión”: son bonos emitidos por gobiernos o empresas con una elevada calidad crediticia (buenos pagadores). En particular destacan los bonos emitidos por gobiernos y cuasi-gobiernos (un 50,6%) seguido de los bonos emitidos por empresas (16,3%) y titulizaciones y cédulas (12,0%).

Los bonos emitidos por entidades de países emergentes tienen un tamaño significativamente inferior (11,4%)  donde los gobiernos abarcan la mayor parte (8,8% en total entre divisa dura y divisa local). Los bonos corporativos High Yield, bonos de baja calidad crediticia que por tanto tienen que ofrecer un rendimiento mayor y que en carteras de banca privada suelen tener una gran importancia, pesan un limitado 3,2%.

Por último, encontramos los bonos ligados a la inflación que pesan un 5,7% del total y bonos convertibles que no llegan al 1% del total.

Categoría Subcategoría Billones (€) %
Bonos grado de inversión 50,0 79,1%
Gobiernos 26,7 42,2%
Cuasi-gobiernos 5,3 8,4%
Empresas 10,3 16,3%
Titulizaciones 6,5 10,3%
Cédulas 1,1 1,7%
Bonos economías emergentes 7,2 11,4%
Gobierno divisa dura 0,9 1,4%
Empresas divisa dura 1,5 2,4%
Gobiernos divisa local 4,7 7,4%
Empresas divisa local 0,1 0,2%
Corporate High Yield 2,0 3,2%
Otros 4,0 6,3%
Inflación 3,6 5,7%
Convertibles 0,3 0,5%
Total 63,2 100,0%

En Indexa, con nuestro objetivo de diversificación e indexación global, tenemos esta tabla muy en cuenta a la hora de configurar la parte de renta fija en las carteras. A medida que vayan apareciendo fondos que permitan invertir de forma barata y traspasable en nuevas clases de activo de renta fija, iremos progresivamente incluyéndolas en las carteras.

La posibilidad de invertir en este fondo de iShares de renta fija emergente en divisa dura nos ha permitido incrementar la indexación ahora para las carteras de más de 100 mil, pero su bajo peso en las carteras (2-3%) no nos permite de momento incluirlo en las carteras de menos de 100 mil euros. Estaremos atentos a los nuevos fondos disponibles para poder seguir mejorando la diversificación de todas las carteras, también de las de menos de 100 mil euros.

Más información: