Asesoramos nuestro primer plan de pensiones de empleo


Damos ahora un paso más en nuestra estrategia de crecimiento como gestor automatizado e indexado líder en España ofreciendo un servicio adicional como es el asesoramiento de nuestro primer plan de pensiones de empleo. Asesoramos a Caser Pensiones en la gestión de este plan, que está invertido en una cartera global de 19 ETFs indexados de acciones y de bonos con un modelo de gestión similar al de nuestros planes de pensiones individuales (gestionados también por Caser, y asesorados por Indexa).

Menos costes, más rentabilidad

Se trata probablemente del primer plan de empleo asesorado por u gestor automatizado en España. De esta manera conseguimos ofrecer nuestro modelo de gestión indexada con diversificación global y bajos costes a más clientes, en este caso a través de vehículos de inversión gestionados por terceros y asesorados por Indexa. Gracias a nuestra automatización del asesoramiento a los planes, y a la inversión en fondos indexados, ayudamos a reducir los costes de gestión de los planes de empleo asesorados y con ello podremos ofrecer una mayor rentabilidad (o menores pérdidas) para los partícipes a largo plazo.

En los próximos meses, esperamos poder ampliar nuestro servicio de asesoramiento de planes de empleo a otras empresas interesadas. Para más información, puedes contactar con nosotros.

Sobre los planes de pensiones individuales

Los planes de pensiones individuales son aquellos a los que aporta el mismo partícipe (el titular del plan), como por ejemplo nuestros planes de acciones (Indexa Más Rentabilidad Acciones PP) y de bonos (Indexa Más Rentabilidad Bonos PP). Por si quieres saber más, te podría interesar nuestra recomendación sobre planes de pensiones.

Sobre los planes de pensiones de empleo

Los planes de pensiones de empleo son similares a los planes individuales, con la principal diferencia que es el empleador quien aporta al plan para el partícipe. Los hay de empresas privadas, públicas o de administraciones públicas.

En la actualidad, ya no hay ventaja fiscal en que sea el empleador quien aporte en lugar del partícipe, ni se puede aportar más dinero que con planes de pensiones individuales (la suma de aportaciones a planes de pensiones de empleo e individuales no puede pasar de 8 mil euros anuales, salvo en el País Vasco y en Navarra).

Su principal ventaja actual es probablemente que, al aportar el empleador, ayuda a los empleados a ahorrar para su jubilación.

En todo caso, en la actualidad los planes de pensiones de empleo suman un patrimonio de más de 30 mil millones de euros en España, aproximadamente un 30% de la inversión total en planes de pensiones. Suelen soportar comisiones más bajas que los planes de pensiones individuales, porque las comisiones de control de los planes de empleo suelen ser más profesionales que los particulares en controlar las comisiones y costes de las gestoras, pero aun así, suelen tener costes con un importe de mejora significativo. Gracias a nuestra automatización de la gestión, o del asesoramiento a los planes, y a la inversión en fondos indexados, podemos ayudar a reducir los costes de gestión de los planes de empleo y con ello ofrecer una mayor rentabilidad para los partícipes a largo plazo.

Sobre los servicios ofrecidos por Indexa

Este nuevo servicio de asesoramiento a planes de pensiones de empleo se suma a los servicios ofrecidos por Indexa, con más de 242 millones de euros gestionados o asesorados a día de hoy (03/09/2019):

  • 194 M€ en gestión de carteras de fondos indexados
  • 41 M€ en gestión de carteras de planes de pensiones indexados (individuales y de empleo)
  • 3 M€ en gestión de carteras de planes de EPSV indexados (planes de pensiones vascos)
  • 4 M€ en gestión de la cartera del fondo de fondos indexados Indexa RV Mixta Internacional 75 FI, gestionado por Renta 4 Gestora y subgestionado por Indexa

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

Sobre los Benchmarks de nuestras carteras


En este artículo describimos qué son los Benchmarks o índices de referencia, para qué sirven, cómo los seleccionamos en Indexa y cuáles son los que utilizamos actualmente.

De acuerdo con Investopedia:

“Un Benchmark o índice de referencia, es un estándar contra el cual se puede medir la rentabilidad de una acción, fondos de inversión o de un gestor de inversiones. En general, para este propósito se utilizan índices representativos sobre acciones y bonos.”

Por lo tanto, sirve para poder comparar y poner en contexto la rentabilidad obtenida por una inversión. De esta forma podrás comprobar si el porcentaje de rentabilidad que ha obtenido tu inversión en un fondo, o en una cartera de fondos, está bien o en realidad se ha quedado corta.

Como indica la definición, normalmente se suelen utilizar índices de mercado para ser usados como Benchmark. Por ejemplo, un gestor activo que invierta en acciones de Estados Unidos puede ser comparado contra la rentabilidad del índice S&P500 (las 500 mayores empresas cotizadas de Estados Unidos).

A la hora de seleccionar un Benchmark hay que tener varias cosas en cuenta:

  1. El riesgo de la cartera y el Benchmark deben ser similares.
  2. Los activos en los que invierte en el Benchmark tienen que ser representativos de la política de inversión de la cartera.
  3. El Benchmark tiene que ser público, replicable e invertible. De nada sirve medir la rentabilidad contra un índice en el que no se puede invertir.
  4. Un detalle muy importante a tener en cuenta es que la mayoría de las veces los Benchmarks que utilizan los gestores activos no incorporan en su Benchmark la rentabilidad de los dividendos y con ello comparan su rentabilidad con dividendos con un Benchmark que no los incluye . Es un error. Para comparar manzanas con manzanas tenemos que añadir los dividendos a los índices.

En el artículo del CFA Institute “GUIDANCE STATEMENT ON BENCHMARKS”, se detallan las características mínimas que debe cumplir un buen Benchmark.

Benchmarks en Indexa

En Indexa, los Benchmarks que utilizamos muestran la rentabilidad que obtienen de media los fondos españoles. Obtenemos los datos de Inverco, que es la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones, y con estos datos calculamos la evolución de la media de los fondos de una determinada categoría. El proceso de cálculo de los índices es el siguiente:

  1. Inverco recibe mensualmente la rentabilidad de más del 95% de los fondos españoles y los separa en función de diferentes categorías de inversión. Ejemplos de las categorías son Renta fija mixta internacional o Renta variable mixta internacional.
  2. Para cada categoría calculamos la rentabilidad ponderada por el patrimonio mensual de cada fondo.
  3. Indexa utiliza estas rentabilidades mensuales para calcular un índice en base 100 que es el que se muestra en nuestra página de estadísticas y en nuestros informes mensuales para nuestros clientes.

De esta forma la evolución de las carteras de Indexa se compara contra la rentabilidad que se obtendría de media con los fondos españoles fuera de Indexa. Pensamos que son los Benchmarks más útiles para el inversor ya que le permite comparar la rentabilidad de Indexa con la alternativa.

Comparar la rentabilidad de las carteras de Indexa contra una cesta de índices no sería demasiado informativo, porque el resultado se conocería de antemano: la cartera de Indexa tendría la rentabilidad de los índices menos las comisiones.

Realizamos la asignación de una categoría específica a una cartera concreta basándonos en el porcentaje de renta variable (acciones) en el que invierte la cartera en cuestión. Siguiendo las indicaciones de la CNMV y de Inverco, si el porcentaje de acciones es menor de 30% usamos la categoría de renta fija mixta, si está entre 30% y 75% utilizamos la categoría de renta variable mixta y si está por encima del 75% utilizamos la categoría de renta variable.

Por otro lado, si hay disponible un Benchmark que haga referencia a la inversión internacional, lo utilizamos, ya que nuestras carteras de fondos están globalmente diversificadas.

Por nivel de riesgo, los benchmarks que utilizamos actualmente son:

(RF = renta Fija y RV = Renta Variable)

Carteras Peso acciones Categoría Definición de categoría
Fondos,
1 a 3
13 a 28% RF mixta internacional Menos del 30% de exposición a renta variable. La suma de las inversiones en valores de renta variable emitidos por entidades radicadas fuera del área euro, más la exposición al riego divisa podrán superar el 30%.
Fondos,
4 a 9
39 a 74% RV mixta internacional Entre el 30% y el 75% de exposición a renta variable. La suma de las inversiones en valores de renta variable emitidos por entidades radicadas fuera del área euro, más la exposición al riego divisa podrán superar el 30%.
Fondos,
10
78% RV internacional Resto Al menos el 75% de la cartera en activos de renta variable. Más de un 30% de los activos estarán denominados en monedas no euro. No adscrito a ninguna otra categoría de Renta Variable Internacional (ej. RV EEUU, RV Europa, RV Emergentes, …).
Pensiones,
1 a 3
10 a 30% RF mixta Menos del 30% de la cartera en activos de renta variable.
Pensiones,
4 a 7
40 a 70% RV mixta Entre el 30% y el 75% de la cartera en activos de renta variable.
Pensiones, 8 a 10 80 a 100% RV Más del 75% de la cartera en activos de renta variable.

Nota 24/07/2019: anteriormente utilizábamos para la cartera 8 de pensiones (80% acciones) el índice de Renta variable mixta y para la cartera 10 de fondos (78% acciones) el índice de Renta variable mixta internacional. Hemos decidido cambiarlo hacia Renta variable y “Renta variable internacional Resto” para ser 100% consistentes con la definición de la categoría que realiza Inverco.

Puedes consultar la evolución de nuestras carteras y la de los Benchmarks correspondientes en la nuestra página de estadísticas o en los informes mensuales de tu cartera.  En el gráfico a continuación mostramos la comparativa de la cartera de fondos nº6 de entre 10 y 100 mil euros desde el año 2016 y el Benchmark de Inverco Renta variable mixta internacional:

Como se puede observar en las columnas “Total” y “Benchmark” de la tabla,  en cada uno de los 3 años y medio que llevamos de historia, la rentabilidad de la cartera de Indexa ha sido superior a la media de los fondos de inversión españoles de riesgo similar. Algún año podrá ocurrir lo contrario, aunque el elevado nivel medio de comisiones en los fondos españoles hace que sea poco probable.

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

2019 está siendo inusualmente positivo (no esperes que siga así)


Antes de nada una advertencia: siempre conviene recordar que rentabilidades pasadas no garantizan ni hacen más probables rentabilidades futuras.

Hace 6 meses titulábamos nuestro informe semestral de rentabilidades destacando que “2018 ha sido negativo, pero lo normal es que la rentabilidad sea positiva”. La razón por la que dimos este mensaje fue hacer de contrapunto a la rentabilidad negativa de 2018 y destacar que invirtiendo en acciones y bonos lo normal es que se gane dinero.

Pues finalmente el primer semestre de 2019 ha resultado ser uno de esos períodos positivos. De hecho, está siendo inusualmente positivo: en los primeros seis meses la rentabilidad de la cartera más conservadora ha sido de un +6,6% y la de la más agresiva un +13,0% cuando la rentabilidad esperada a 6 meses es de 0,5% y 2,2% respectivamente.

La explicación de este buen comportamiento es que tanto los bonos como las acciones se han apreciado de forma significativa simultáneamente, hecho que es relativamente poco habitual. Por esta razón, ahora queremos titularlo resaltando que 2019 “está siendo un año inusualmente positivo”. No sabemos lo que va a ocurrir en la segunda mitad de 2019 o en 2020, nadie lo sabe, pero lo que sí podemos afirmar es que es muy probable que veamos rentabilidades sensiblemente inferiores a las obtenidas este primer semestre.

Además de haber sido un buen semestre en términos absolutos, nuestra rentabilidad ha sido mucho mejor que la de la media de los fondos españoles de riesgo similar. Como se puede ver a continuación, nuestras carteras de fondos han rentado en 2019 de media un 4,4% más que los fondos recogidos por Inverco y un 4,2% más cada año desde nuestro lanzamiento el 31/12/2015.

El informe del semestre pasado destacábamos también el buen comportamiento relativo de las carteras de Indexa frente a la media de fondos de inversión españoles. Por tanto, poco a poco se va comprobando la superioridad tanto en entornos de caídas como en entornos de subidas de pagar menos comisiones,  diversificar globalmente e invertir en fondos indexados. La alternativa, fondos de gestión activa caros y con sesgo local, está siendo sistemáticamente peor desde que lanzamos Indexa hace tres años y medio, lo que corrobora nuestra propuesta de valor.

Que estemos obteniendo una rentabilidad tan positiva es en gran parte debido a la suerte, pero que estemos obteniendo más rentabilidad que la media de fondos españoles es pura y simplemente matemáticas ya que menos costes es más rentabilidad.

¿Tienes el perfil de riesgo adecuado?

Antes de entrar a revisar la rentabilidad de las carteras queremos recordar que, aunque 2019 está siendo un año excepcional y que la rentabilidad acumulada desde nuestro lanzamiento en diciembre de 2015 ha sido muy positiva, el futuro podría ser menos benigno, y con seguridad en algún momento lo será.

Por ello queremos incidir en la caída máxima en un año que esperamos pueda tener cada perfil. Multiplica el porcentaje de caída por la inversión que tengas en Indexa. Si crees que el importe de la pérdida resultante no te dejaría dormir, por favor, reduce tu nivel de riesgo.

Pérdida anual esperada con una probabilidad del 2,5% (una vez cada 40 años)
(carteras de fondos de 10 a 100 mil euros)
Cartera 1 -7%
Cartera 2 -7%
Cartera 3 -8%
Cartera 4 -10%
Cartera 5 -11%
Cartera 6 -13%
Cartera 7 -14%
Cartera 8 -16%
Cartera 9 -18%
Cartera 10 -18%

Carteras de fondos de inversión

En el año 2019, la rentabilidad de nuestras carteras de 10 a 100 mil euros, las que más patrimonio acumulan, se ha situado entre +6,6% (cartera 1/10) y +13,0% (cartera 10/10):

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de renta fija mixta internacional (para las carteras 1 a 3) y de renta variable mixta internacional (para las carteras 4 a 10) calculados por Indexa a partir de datos de Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los fondos españoles que invierten internacionalmente. Estos datos históricos son netos de comisiones de gestión de cartera y de custodia para la cartera de Indexa, pero no para el Benchmark con el que se compara.

El primer semestre del 2019 ha sido un año excepcional en el cual, la bolsa (renta variable) ha obtenido una rentabilidad superior a la de los bonos (renta fija) que también ha sido positiva. Las acciones han tenido una rentabilidad (bruta de comisiones de Indexa e Inversis) que se ha situado entre un +18,6% (Acciones Estados Unidos) y +8,1% (Acciones Japón). Por el lado de los bonos, la rentabilidad se ha situado entre un +12,8% (Bonos Países Emergentes Cubiertos a Euro) y +4,1% (Bonos ligados a la inflación).

 

Nombre Código ISIN Clase de activo Rentabilidad (%)
Pictet Europe Idx -I LU0188800162 Acciones Europa 16,6%
Vanguard US 500 Stk Idx -Ins IE0032126645 Acciones Estados Unidos 18,6%
Vanguard Japan Stk Idx Eur -Ins IE0007286036 Acciones Japón 8,1%
Vanguard Emrg Mk Stk Idx -Ins IE0031786696 Acciones mercados emergente 10,9%
Vanguard Pacific Ex-Japan Stk Idx Eur -Ins IE0007201266 Acciones Pacífico Ex-Japón 18,3%
Vanguard Euro Inv Gr Idx -Ins IE00B04FFJ44 Bonos de empresas europeas 4,8%
iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur Hdg LU1373035663 Bonos Países Emergentes Cubiertos a Euro 12,8%
Vanguard Eur Gv Bnd Idx -Ins IE0007472990 Bonos de gobiernos europeos 5,6%
Vanguard Euroz Inf Lk Idx -Ins IE00B04GQR24 Bonos ligados a la inflación. 4,1%
Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins IE00B03HD191 Acciones Globales 17,4%
Vanguard Global Bnd Idx -Ins IE00B18GC888 Bonos Globales 4,6%

Este semestre ha sido especialmente positivo para los inversores porque han subido simultáneamente bonos y acciones, que no es lo habitual.

En cuanto al benchmark* (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre 3,8% y 6,3%:

  • 3,8% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • 6,3% para el Benchmark de las carteras 4 a 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar que la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras y su benchmark respectivo se encuentra entre el rango de 6,7 puntos porcentuales (p.p.) para la cartera 10 y 2,7 p.p. para la cartera 4. De media, con nuestra gestión indexada, automatizada y con comisiones radicalmente bajas, hemos conseguido añadir, en el primer semestre de 2019, 4,4 p.p. de rentabilidad sobre la media de los fondos españoles de renta fija mixta internacional y de renta variable mixta internacional.

Esta diferencia está significativamente por encima de los 3,2 p.p. anuales adicionales que esperamos obtener en el largo plazo. Asimismo, si ampliamos el plazo a los tres años y medio que llevamos operando en Indexa (siguiente gráfico), la diferencia es también sensiblemente superior: entre +3,1 puntos porcentuales (p.p.) al año para la Cartera 1 y +5,6 p.p. al año para la Cartera 10, con una media de nuestras carteras +4,2 p.p. al año por encima de su benchmark:

 

Por tanto, la diferencia de rentabilidad con el Benchmark desde que empezamos la gestión de las carteras, se encuentra bastante por encima de las expectativas y es de esperar que esta diferencia se vaya reduciendo.

Incluimos a continuación, una comparativa de la rentabilidad corregida por riesgo de las carteras utilizando el ratio de Sharpe (rentabilidad / riesgo):

Se puede observar que en los tres años que llevamos operando, Indexa ha ofrecido un ratio de Sharpe entre 0,76 y 1,10 (por encima del 0,46 esperado a largo plazo para inversiones diversificadas en acciones y bonos), mientras que los benchmarks tienen actualmente un ratio de Sharpe mucho menor (entre +0,10 y +0,34) ya que en estos últimos tres años y medio la rentabilidad acumulada ha sido muy reducida. Si fuéramos unos gestores activos, ahora mismo os estaríamos contando que esta buena rentabilidad se ha conseguido en base a nuestras capacidades de análisis y obtención de datos superiores, pero lo cierto es que simplemente hemos recogido la rentabilidad que ofrece el mercado y os la hemos transmitido a través de unas comisiones bajas.

Carteras de más de 100 mil euros y de menos de 10 mil euros

Hacemos una gestión muy similar entre los tres tamaños de carteras que utilizamos en Indexa: carteras de menos de 10 mil euros, carteras entre 10 y 100 mil euros y carteras de más de 100 mil euros. La principal diferencia es que en carteras más grandes podemos añadir más clases de activos para incrementar aún más la diversificación.

A continuación, puedes ver las diferentes rentabilidades anuales de las diferentes carteras en función del perfil en los dos años y medio que llevan operativas (desde el 31/12/2016 hasta el 30/06/2019):

Las diferencias entre las carteras de más de 10 mil euros y las carteras de más de 100 mil euros o de menos de 10 mil euros no son muy apreciables: entre un -0,3 puntos porcentuales (p.p.) y +0,1 p.p. al año para las carteras de más de 100 mil euros y entre -0,6 p.p. y -0,2 p.p. para las carteras de menos de 10 mil euros. En el informe de rentabilidad de 2018, las diferencias eran algo mayores, pero el paso del tiempo va a hacer que las diferencias se vayan reduciendo.

Carteras de planes de pensiones

Con respecto a los planes de pensiones, en el primer semestre de 2019 la rentabilidad de nuestras carteras se ha situado entre +5,8% (cartera 1/10) y +15,5% (cartera 10/10):

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de planes de pensiones de renta fija mixta (para las carteras 1 a 3), de renta variable mixta (para las carteras 4 a 8) y de renta variable (para las carteras 9 y 10) calculados por Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los planes de pensiones españoles.

En cuanto al benchmark (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre +3,3% y +13,5%:

  • 3,3% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • 7,4% para el Benchmark de las carteras 4 a 8
  • 13,5% para el Benchmark de las carteras 9 y 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras de planes de pensiones y su benchmark respectivo. La diferencia se encuentra entre el rango de +0,9 puntos porcentuales (p.p.) para la cartera 9 y +5,9 p.p. para la cartera 8. En promedio, en el primer semestre de 2019 hemos ganado 3,2 p.p. sobre la media de los planes de pensiones españoles de renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable, casi el doble de diferencia de lo que esperamos obtener a largo plazo.

En cuanto a la diferencia acumulada en los primeros dos años y medio de nuestros planes de pensiones, desde el 31/12/2016, como podemos ver en el gráfico a continuación, asciende a +5,0 p.p. acumulados (+1,4 p.p. al año). La razón por la que la diferencia no es mayor (esperamos que ascienda a largo plazo a 3 p.p. al año), es que en los primeros dos años los bonos globales cubiertos a euros han tenido una rentabilidad inferior a los bonos españoles en los que invierte la mayoría de la industria de planes de pensiones españoles, aunque parte de esta diferencia se ha corregido en la primera mitad del año 2019.

Planes de EPSV

En octubre del año pasado lanzamos nuestros planes de EPSV que son básicamente idénticos a los planes de pensiones aunque son vehículos distintos e independientes. Este semestre es el primero completo en el que contamos con datos de rentabilidad de ambos vehículos. En la siguiente gráfica comparamos la rentabilidad de las carteras de planes de pensiones y EPSVs:

Como se puede observar la rentabilidad de la EPSV ha sido ligeramente inferior (0,7 puntos porcentuales) en todos los perfiles. Las razones de la menor rentabilidad de las carteras de EPSV son:

  1. El mayor impacto de ciertas comisiones fijas como la auditoria ya que el patrimonio de la EPSV es menor por ser más reciente (tenemos 3 millones de euros invertidos en nuestros planes de EPSV frente a 34 millones de euros en nuestros planes de pensiones).
  2. El “cash-drag”: porcentaje de inversión que por las entradas permanece un día en efectivo. Cuanto mayor es el incremento patrimonial en porcentaje más efecto tiene. Este retraso reduce ligeramente la rentabilidad en momentos de subidas y reduce ligeramente las pérdidas en momentos de bajadas.

En todo caso, estimamos que la rentabilidad de nuestros planes de EPSV tenderá a igualarse con la de nuestros planes de pensiones conforme los planes de EPSV vayan creciendo.

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

2018 ha sido negativo, pero lo normal es que la rentabilidad sea positiva


El año pasado titulábamos nuestro informe anual de rentabilidades destacando que “También habrá años en negativo”. La razón por la que hicimos esto fue poner sobre aviso a nuestros clientes de que a pesar de que 2016 y 2017 fueron años muy positivos, hay años en los cuales la rentabilidad será negativa. Advertíamos lo siguiente: debemos esperar que el futuro sea peor a lo que hemos visto en los últimos dos años y estar preparados para ello.

Lamentablemente 2018 ha resultado ser uno de esos años negativos y ahora las expectativas de algunos clientes son pesimistas. Por esta razón, ahora queremos titularlo resaltando algo obvio “lo normal es que la rentabilidad sea positiva”. No sabemos lo que va a ocurrir en 2019, nadie lo sabe, pero lo que si podemos afirmar es que es mucho más probable que sea positivo a que sea negativo.

Sin embargo, nuestra rentabilidad ha sido mucho menos negativa que la media de los fondos españoles de riesgo similar. Como se puede ver a continuación, nuestras carteras de fondos han rentado en 2018 de media un 2,6% más que los fondos recogidos por Inverco y un 3,6% más cada año desde nuestro lanzamiento el 31/12/2015.

Buena ilustración de ello es que hemos ganado el concurso de carteras de fondos en 2018 organizado por Allfunds y Expansion, quedando en 1ª posición en la categoría de carteras conservadoras y en 2ª posición en la categoría agresiva. Por tanto, también en entornos de caídas, pagar menos comisiones y diversificar globalmente acaba siendo más rentable que la alternativa (fondos de gestión activa caros y con sesgo local).

Carteras de fondos de inversión

Antes de nada una advertencia: siempre conviene recordar que rentabilidades pasadas no garantizan ni hacen más probables rentabilidades futuras.

En el año 2018, la rentabilidad de nuestras carteras de 10 a 100 mil euros, las que más patrimonio acumulan, se ha situado entre -0,9% y -5,0%:

  • -0,9% para la cartera de menor riesgo (perfil 1/10)
  • -5,0% para la cartera de mayor riesgo (perfil 10/10)

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de renta fija mixta internacional (para las carteras 1 a 3) y de renta variable mixta internacional (para las carteras 4 a 10) calculados por Indexa a partir de datos de Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los fondos españoles que invierten internacionalmente. Estos datos históricos son netos de comisiones de gestión de cartera y de custodia para la cartera de Indexa, pero no para el Benchmark con el que se compara.

El año 2018 ha sido un año negativo en el cual, la bolsa (renta variable) ha obtenido una rentabilidad inferior a la de los bonos (renta fija), la cual ha acabado siendo positiva para los bonos de gobierno. Las acciones han tenido una rentabilidad (bruta de comisiones de Indexa e Inversis) que se ha situado entre un -0,3% (Acciones Estados Unidos) y -10,5% (Acciones Europa). Por el lado de los bonos, la rentabilidad se ha situado entre un -6,9% (Bonos Países Emergentes Cubiertos a Euro) y +0,8% (Bonos de gobiernos europeos).

Nombre Código ISIN Clase de activo Rentabilidad (%)
Pictet Europe Idx -I LU0188800162 Acciones Europa -10,5%
Vanguard US 500 Stk Idx -Ins IE0032126645 Acciones EEUU -0,3%
Vanguard Japan Stk Idx Eur -Ins IE0007286036 Acciones Japón -8,7%
Vanguard Emrg Mk Stk Idx -Ins IE0031786696 Acciones mercados emergente -10,6%
Vanguard Pacific Ex-Japan Stk Idx Eur -Ins IE0007201266 Acciones Pacífico ex-Japón -6,0%
Vanguard Euro Inv Gr Idx -Ins IE00B04FFJ44 Bonos de empresas europeas -0,8%
iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur Hdg LU1373035663 Bonos países emergentes cubiertos a Euro -6,9%
Vanguard Eur Gv Bnd Idx -Ins IE0007472990 Bonos de gobiernos europeos 0,8%
Vanguard Euroz Inf Lk Idx -Ins IE00B04GQR24 Bonos ligados a la inflación -1,6%
Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins IE00B03HD191 Acciones globales -4,3%
Vanguard Global Bnd Idx -Ins IE00B18GC888 Bonos globales -1,2%

Este año ha sido una muestra más de porque conviene tener exposición a bonos de gobiernos aunque las rentabilidades esperadas sean bajas: suelen subir cuando el resto de la cartera cae, así que proporcionan una elevada diversificación.

En cuanto al benchmark* (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre -4,3% y -6,0%:

  • -4,3% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • -6,0% para el Benchmark de las carteras 4 a 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar que la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras y su benchmark respectivo se encuentra entre el rango de +1,0% para la cartera 10 y +3,6% para la cartera 4. De media, con nuestra gestión indexada, automatizada y con comisiones radicalmente bajas, hemos conseguido añadir en 2018 un 2,6% de rentabilidad sobre la media de los fondos españoles de renta fija mixta internacional y de renta variable mixta internacional.

Esta diferencia está algo por debajo del +3,2% anual que esperamos obtener en el largo plazo. No obstante, si  analizamos un plazo más amplio a los tres años que llevamos operando en Indexa (siguiente gráfico), la diferencia es sensiblemente superior: entre +2,7% anual para la Cartera 1 y +4,6% anual para la Cartera 10, con una media de nuestras carteras un +3,6% anual por encima de su benchmark:

Por tanto, la diferencia de rentabilidad con el Benchmark desde que empezamos la gestión de las carteras, se encuentra ligeramente por encima de las expectativas y es de esperar que esta diferencia se vaya reduciendo.

Incluimos a continuación, una comparativa de la rentabilidad corregida por riesgo de las carteras utilizando el ratio de Sharpe (rentabilidad / riesgo):

Se puede observar que en los tres años que llevamos operando, Indexa ha ofrecido un ratio de Sharpe entre 0,42 y 0,57 (en línea con el 0,46% esperado a largo plazo para inversiones diversificadas en acciones y bonos)  mientras que los benchmarks tienen actualmente un ratio de Sharpe negativo (entre -0,55 y -0,13) ya que en estos últimos tres años la rentabilidad acumulada ha sido negativa. Si fuéramos unos gestores activos, ahora mismo os estaríamos contando que esta buena rentabilidad se ha conseguido en base a nuestras capacidades de análisis y obtención de datos superiores, pero lo cierto es que simplemente hemos recogido la rentabilidad que ofrece el mercado y os la hemos transmitido a través de unas comisiones bajas.

En el artículo “También habrá años en negativo” anticipábamos que el Ratio de Sharpe que observábamos para 2016 y 2017 de 1,0 era muy elevado para ser sostenible y las caídas de 2018 lo han llevado a su valor de largo plazo que podemos esperar que se siga manteniendo.

Carteras de más de 100 mil euros y de menos de 10 mil euros

Hacemos una gestión muy similar entre los tres tamaños de carteras que utilizamos en Indexa: carteras de menos de 10 mil euros, carteras entre 10 y 100 mil euros y carteras de más de 100 mil euros. La principal diferencia es que en carteras más grandes podemos añadir más clases de activo para incrementar aún más la diversificación.

A continuación, puedes ver las diferentes rentabilidades de las carteras en función del perfil:

Las diferencias entre las carteras de más de 10 mil euros y las carteras de más de 100 mil euros no son muy apreciables (entre un -0,3% y un +0,3%), pero entre la cartera de menos de 10 mil euros y de más de 10 mil euros son bastante notables (entre un -1,1% para el perfil 1 hasta un +1,1% en el perfil 10). La diferencia se debe a dos razones:

  • En los perfiles agresivos las carteras pequeñas lo han hecho mejor porque estas no tienen exposición a mercados emergentes, que han caído más de un 10% en el año 2018. Por el contrario en las carteras de más de 10 mil euros, los perfiles más arriesgados tienen también exposición a mercados emergentes de tal forma que la parte de renta variable ha caído en torno a un -5,2% (cartera 6)
  • En los perfiles conservadores las carteras de menos de 10 mil euros lo han hecho peor, ya que invierten en bonos globales que han caído un -1,2% (en Estados Unidos ya han empezado a subir los tipos de interés y con ello el valor de los bonos actuales cae) mientras que las carteras de más de 10 mil euros invierten en renta fija europea donde aún los tipos están en mínimos y con ello las carteras de bonos solo han caído un -0,6% (cartera 6).

Carteras de planes de pensiones

Con respecto a los planes de pensiones, en el año 2018 la rentabilidad de nuestras carteras se ha situado entre un -3,2% y un -6,9%:

  • -3,2% para la cartera de menor riesgo (perfil 1/10)
  • -6,9% para la cartera de mayor riesgo (perfil 10/10).

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de planes de pensiones de renta fija mixta (para las carteras 1 a 3), de renta variable mixta (para las carteras 4 a 8) y de renta variable (para las carteras 9 y 10) calculados por Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los planes de pensiones españoles.

En cuanto al benchmark (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre -4,1% y -10,1%:

  • -4,1% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • -6,6% para el Benchmark de las carteras 4 a 8
  • -10,1% para el Benchmark de las carteras 9 y 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras de planes de pensiones y su benchmark respectivo. La diferencia se encuentra entre el rango de +3,6% para la cartera 9 y +0,2% para la cartera 3. En promedio, en 2018 hemos ganado un 1,6% sobre la media de los planes de pensiones españoles de renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable.

En cuanto a la diferencia acumulada en los dos primeros años de nuestros planes de pensiones, 2017 y 2018, como podemos ver en el gráfico a continuación, asciende también a un 1,6% (+0,8% al año). La razón por la que la diferencia no es mayor (esperamos que ascienda a largo plazo a un 3% al año), es que en los últimos dos años los bonos globales cubiertos a euros han tenido una rentabilidad inferior a los bonos españoles en los que invierte la mayoría de la industria de planes de pensiones españoles (pero que conlleva una menor diversificación).

Diferencia entre cartera de planes de pensiones y cartera de fondos

A continuación queremos analizar la diferencia de rentabilidad que han presentado nuestras carteras de fondos y nuestras carteras de planes de pensiones. Como vemos en el siguiente gráfico, de media, nuestras carteras de planes de pensiones han rentado un 2,1% menos que las carteras de fondos de inversión para un mismo perfil inversor.

Por ejemplo, la cartera 6 de fondos ha rentado un -3,2% mientras que la cartera 6 de planes de pensiones ha rentado un -5,1%. La diferencia asciende a un 1,9% y varios clientes nos han preguntado las razones de esta diferencia. Son las siguientes:

  1. Aunque el perfil sea en ambos casos el nivel 6, el porcentaje de renta variable es mayor en las carteras de planes de pensiones (60% vs. 51%). Esto es así porque las carteras de pensiones pueden asumir mayor nivel de riesgo a largo plazo. Por tanto para comparar niveles de riesgo similares deberíamos comparar la cartera 7 de fondos (-3,5%) con la cartera 6 de pensiones (-5,1%). Esto explica un 0,3% de diferencia.
  2. La segunda es que el plan de pensiones de bonos invierte en renta fija global cubierta a euros y además cuenta con un peso del 5% en bonos de alto rendimiento y un 5% en bonos emergentes en divisa local que han tenido una rentabilidad en euros de -5,3% y -7,6% respectivamente. En total, el plan de bonos ha caído un -2,9% mientras que la cartera de fondos, que invierte exclusivamente en bonos en euros, ha caído únicamente un -1,0% (después de comisiones). Esta diferencia explica un 40% de peso de renta fija * (2,9%-1,0%) = 0,8% de diferencia.
  3. La tercera es que el plan de acciones ha rentado un -6,9% en el año mientras que la cartera de renta variable de la cartera de fondos ha rentado un -5,6% (después de comisiones). La diferencia explica un 60% * (6,9% – 5,6%) = 0,8%. Las razones de esta diferencia son principalmente cuatro:
    1. Los índices que siguen la cartera de fondos y los planes son diferentes y los pesos relativos de las geografías son también ligeramente diferentes. Esta diferencia asciende a un 0,50% aproximadamente.
    2. Las comisiones medias de gestión y custodia en las carteras de fondos son un 0,45% mientras que el coste medio de gestión y depositaría en las carteras de planes de pensiones en 2018 ha sido de 0,55%. Esto explica un 0,10%.
    3. Hay dos ETFs del plan de acciones que no cotizaron el día 31 de Diciembre (por estar el mercado cerrado) y que por tanto no recogieron la subida de ese día que si recogieron los fondos indexados de la cartera de fondos. En particular fueron el DBX STX EUROPE 600 (DR) que debería hacer subido un 0,5% y pesa un 15% y el NOMURA ETF – TOPIX que debería haber subido un 0,3% y pesa un 10%. En total suman un 0,10%.
    4. Costes de corretaje asociados a la operativa diaria y a un cambio de cartera que ocurrió en diciembre 2018 para cambiar los ETFs por otros que tienen menores comisiones y que ascienden a un 0,2% aproximadamente. Costes de auditoría que ascienden a un 0,05% aproximadamente.

Cabe destacar que en años próximos las carteras de planes de pensiones podrán hacerlo mejor que las de fondos.

Siempre conviene recordar también que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

La mayor liquidez en los planes de pensiones fomentará el ahorro


En el año 2015 el gobierno anunció que, a partir de 2025, las aportaciones a los planes de pensiones podrían rescatarse a los 10 años de haberse realizado. Es decir, las aportaciones que se realicen en el año 2018 podrán rescatarse en el 2028 y las que se realicen en 2019 podrán rescatarse en 2029. Ahora mismo, el gobierno está inmerso en la redacción final de esta modificación regulatoria.

En mi opinión, esta medida claramente fomenta el ahorro en pensiones ya que la posibilidad de poder recuperar el dinero, en caso de que se necesite, hace que los ahorradores tengan menos reparos a la hora de aportar a sus planes de pensiones. Al fin y al cabo, si tienes 25 años, dejarle a alguien el dinero para que te lo gestione a 42 años vista es algo muy difícil de tragar, pero saber que este dinero podrá estar disponible a los 10 años, si lo necesitas, cambia completamente la decisión a tomar. En realidad, es exactamente lo mismo que ocurre con los fondos de inversión: los inversores pueden retirar su dinero cuando quieran, pero lo cierto es que, a no ser que lo necesiten, lo dejan invertido en los fondos de inversión para evitar pagar impuestos.

Para mi este efecto es tan obvio que no hace falta explicarlo. Pero a la vista de las opiniones negativas vertidas por instituciones tan reconocidas como Inverco, creo que merece la pena dar un poco de luz sobre este tema.

Primero vamos con la teoría. Inverco critica la medida porque esperan una avalancha de reembolsos sobre los planes de pensiones a los 10 años de haberse producido. Declarar esto, es como admitir que tienes un conjunto de inversores descontentos y deseosos de salir por la puerta en cuanto sea posible. Es verdad que la rentabilidad de los planes de pensiones individuales no ha sido especialmente positiva, debido a las elevadas comisiones que históricamente han cobrado y que el regulador ha tenido que ir limitando por la vía del BOE. No obstante, es muy poco probable que los inversores decidan retirar el dinero a los 10 años de haberlo aportado, a pesar de la baja rentabilidad.

Y las razones son dos:

  1. No lo rescatarán porque tendrán que tributar por ello como rentas del trabajo en su declaración del IRPF.
  2. Sólo lo rescatarán aquellos que tengan una necesidad imperiosa y que además no estén en desempleo de largo plazo, porque en ese caso, ya existía antes la posibilidad de poder rescatarlo por esta contingencia.

Por tanto, desde el punto de vista teórico es muy poco probable que veamos avalanchas de reembolsos.

Hasta aquí mi opinión al respecto, y sin datos todas las opiniones pueden ser igual de válidas. Por suerte contamos con un ejemplo claro, y además no muy lejano, de lo que ocurre cuando permites el rescate de los planes de pensiones en cualquier momento: las EPSV’s individuales en el País Vasco.

Las EPSVs son entidades de previsión social muy similares a los planes de pensiones, pero con una gran diferencia: son rescatables a los 10 años de haber hecho la primera aportación. De esta manera, si con 18 años te abres una EPSV individual con 10 euros (en el País Vasco esto es muy común), todas las aportaciones que hagas con posterioridad serán rescatables a partir de que cumplas 28 años. Es decir, la aportación que haces con 30 años, la puedes rescatar al día siguiente, si así lo estimas conveniente. Este pequeño y genial detalle, que debemos a Pedro Luis Uriarte (también asesor de Indexa), fue incluido en la primera ley de EPSVs de 1983. ¿Qué ocurrió? De acuerdo con Inverco, el ahorro en EPSVs en el País Vasco debería ser muy inferior al del resto del Estado, pero los datos son los siguientes:

País Vasco
(EPSVs individuales)
Estado
(Planes de pensiones
individuales)
Patrimonio en EPSVs o planes de pensiones individuales (millones €, 2017) 11.545 74.377
PIB (millones €, 2016) 68.897 1.232.000
Patrimonio/PIB (%) 16,7% 6,0%
Habitantes (millones) 2,2 46,4
Patrimonio/habitante 5.271€ 1.603€
PIB/habitante 31.460€ 26.551€

La evidencia es clara. En el País Vasco el sistema individual de EPSVs tiene 11.545 millones de euros y un total de 2,2 millones de habitantes, lo cual equivale a un patrimonio en EPSVs por habitante de 5.271€. Mientras que en el resto del Estado este importe es 1.603€, menos de la tercera parte. Es cierto que la comparativa por habitante no tiene en cuenta que la riqueza en el País Vasco es superior. Para hacer esta comparativa más equilibrada se puede comparar el patrimonio por PIB. En el caso del País Vasco el ahorro en EPSVs individuales es de un 16,7% del PIB, mientras que en España esta cifra es el 6,0%, casi tres veces menos.

Es cierto que esta comparativa no tiene en cuenta que el mayor PIB por habitante en el País Vasco puede explicar parte de la diferencia de patrimonio ahorrado por habitante, pero tampoco tiene en cuenta el volumen aportado a planes de empleo que es muy superior en el País Vasco que en el resto de España (no hemos incluido los planes de empleo en la comparativa porque sus aportaciones no son rescatables a los 10 años de haber empezado a aportar).

Al margen de estas matizaciones, que se compensan la una a la otra, creo que queda más que probado que la posibilidad de poder rescatar en cualquier momento el plan de pensiones, fomenta las aportaciones y no incentiva los rescates, en contra de lo mantenido por Inverco. En esta ocasión podemos felicitar al gobierno por dar liquidez a los planes de pensiones individuales pasados 10 años después de cada aportación, de hecho, podríamos animarle a que incrementara el alcance de la medida haciendo rescatable la totalidad del patrimonio a los 10 años de la apertura del plan, y no de la aportación. Esto mejoraría aún más la liquidez y de acuerdo con la experiencia del País Vasco, aumentaría significativamente el ahorro en planes de pensiones.

Otra importante mejora, y en esto coincidimos con Inverco, sería que las ganancias de las inversiones en planes de pensiones tributarán como rendimientos del capital, y no del trabajo. De esta manera se dejaría de perjudicar a los planes de pensiones cuyas ganancias tributan al tipo marginal de los rendimientos del trabajo (entre 19 y 45%), frente a otros tipos de vehículos de inversión, como los fondos de inversión, cuyas ganancias tributan al tipo marginal de los rendimientos del capital (entre 19 y 23%). Pero este es un tema para otro artículo.

Por último, la mejor forma de fomentar el ahorro en planes de pensiones es a través de una mayor rentabilidad, asignatura en la que el sistema de pensiones individual español, mayoritariamente bancarizado, claramente ha suspendido.

Si aún no eres cliente de Indexa: prueba responder a nuestro breve test de perfil para ver qué cartera de fondos o de planes de pensiones te gestionaríamos.

Nuestra recomendación sobre planes de pensiones


(Artículo actualizado 09/2018)

En caso de que aún no tengas contratada una cartera de planes de pensiones con Indexa, nos gustaría darte algo de información para alimentar tu reflexión.

La primera pregunta es si tienes parte de tus ahorros a largo plazo, hasta 8 mil euros, que no vayas a necesitar en los próximos 10 años. Si es tu caso, nuestra recomendación es que lo aportes a una cartera de planes de pensiones gestionada por Indexa (hasta máximo 8.000€ al año o 30% de tus ingresos anuales, ver detalle de “Cuánto debería aportar a mi plan de pensiones“).


La principal ventaja es que te deducirás este importe de tu base imponible. Es cierto que tributarás sobre ello más en adelante, cuando rescates tu plan de pensiones, pero probablemente lo harás cuando tendrás menos ingresos que hoy y con un tipo marginal del IRPF más bajo que en la actualidad. Además, tendrás una rentabilidad esperada sobre este impuesto diferido, durante todos los años hasta tu jubilación.

La ventaja es doble:

  1. Pospones un impuesto hasta un momento en el que tu tipo marginal probablemente será menor que hoy
  2. Puedes obtener una rentabilidad acumulada importante sobre este impuesto diferido.

¿Por qué ahora?
Si aportas a planes de pensiones antes del viernes 31/12/2018 antes de las 16:30, podrás desgravar tus aportaciones de tu declaración de la renta 2018.

¿Por qué con Indexa?

Abrir una cartera de planes de pensiones con Indexa es muy fácil (5 minutos):

→ Si ya eres cliente de Indexa: Entra en tu zona privada > Abrir plan de pensiones

→ Si aún no eres cliente: Prueba nuestro test de perfil

  1. Sigues el proceso online (5 minutos)
  2. Eliges cuánto quieres aportar (a partir de 50€) y/o si quieres traspasar uno o varios planes desde otras entidades, sin coste
  3. Firmas online y ya tienes tu cartera de planes de pensiones contratada

Más información:

En todo caso estamos a tu disposición para aclarar cualquier duda, en los comentarios abajo, por email a info@indexacapital.com, por chat en nuestra página o por teléfono al 91 220 72 53.

Planes de pensiones: que no te den el sartenazo


A medida que se acerca el fin de año empiezan a proliferar las promociones de los bancos para captar planes de pensiones de la competencia o para frenar la salida de fondos. Lo más habitual es que ofrezcan una cantidad en efectivo a cambio de un compromiso del cliente a permanecer en el plan cierto número de años.

Esta política comercial busca desincentivar el análisis crítico de los inversores de cara a seleccionar su mejor opción para la jubilación. Se trata de evitar que los clientes pregunten sobre los costes o la rentabilidad del plan de pensiones y pregunten únicamente por la promoción.

Desde Indexa queremos resaltar que eligiendo un plan de pensiones de bajo coste como los que ofrece Indexa sin promoción, se ahorra dinero frente a las opciones caras con promoción. Es cuestión de hacer los números.

Los planes de pensiones suelen cobrar un 1,5% de comisión de gestión más un 0,25% por depositaría (ver comparativa de los 10 planes más grandes). Suelen estar en estos niveles porque es el máximo legal que la regulación les permite cobrar. Los planes de pensiones de Indexa cobran un 0,5% de comisión de gestión y un 0,10% de depositaría (nuestros dos planes son “Indexa Más Rentabilidad Acciones” e “Indexa Más Rentabilidad Bonos“).

En este artículo publicado en Expansión se resumen las promociones que están ofreciendo las entidades financieras este año. Vamos a coger como ejemplo la oferta del Banco Santander: te ofrecen un pago del 3% en efectivo a cambio de permanecer 5 años en el plan.

Para realizar la comparativa, supongamos que la rentabilidad esperada del plan antes de comisiones es de un 4% anual (renta variable mixta), que se invierten 8.000€ y que permanecemos 5 años en el plan.  Supongamos también que el plan cobra el máximo legal (como los planes Prudente o Moderado por ejemplo, que son los planes del Santander con mayor volumen gestionado).

Estas hipótesis son bastante favorables a la entidad financiera ya que solo estamos teniendo en cuenta la diferencia de comisiones explícitas y estamos obviando las comisiones ocultas (por transacción) o el alfa medio negativo que de media muestran los planes en España (ver más detalles en nuestro estudio de rentabilidad de los planes de pensiones en España). De esta forma, la diferencia de rentabilidad entre ambas opciones es de un 1,15% al año (1,75% comisiones Santander – 0,60% comisiones Indexa), cuando esperamos que a futuro sea del 2,7%. A pesar de esta concesión, la diferencia de rentabilidad sólo por costes explícitos es muy sustancial, incluso añadiendo la promoción inicial del Santander.

Con las hipótesis anteriores tras 5 años de inversión quedaría de la siguiente manera:

  Indexa Santander
Inversión inicial 8.000€ 8.000€
Promoción inicial 0€ 240€
= 8.000€ * 3%
Patrimonio a los 5 años  9.456€
= 8.000€ * (1 + 4% – 0,6%)5
8.941€
= 8.000€ * (1 + 4% – 1,75%)5
Total a 5 años 9.456€ 9.181€
Ganancia antes de impuestos a 5 años 1.456€ 1.181€
Rentabilidad total (antes de impuestos) 18,2% 14,8%
Rentabilidad TAE 3,4% 2,8%

Como se puede observar, con Indexa, y debido a los menores costes, el importe final será de 9.456€ (o un +18,2% de rentabilidad acumulada), mientras que con la opción del banco, el importe final será 9.181€ (o +14,8% de rentabilidad acumulada).

De nuevo, aquí no estamos teniendo en cuenta otros costes no explícitos o el alfa medio negativo. Teniéndolo en cuenta (importante recordar que es una estimación), el importe final con el banco sería de 8.483€ (o un exiguo +1,2% TAE).

Estos resultados no deberían sorprendernos, ya que multitud de estudios han puesto de manifiesto la escasa rentabilidad que han ofrecido en el pasado los planes de pensiones (como ejemplo se puede consultar el estudio de Indexa o el estudio de Pablo Fernández).

Recomendación: antes de contratar un plan de pensiones, valora por encima de todo la rentabilidad pasada del mismo y sus comisiones. Aunque hay que tener también en cuenta la promoción, ésta es mucho menos importante que los costes recurrentes y que la rentabilidad del plan.

Algunos clientes, acostumbrados a las promociones de las entidades financieras, nos preguntan que les ofrecemos a cambio de trasladar su plan. Nuestra respuesta es muy simple: les ofrecemos menos costes y por tanto más rentabilidad.

Si no tienes tus planes de pensiones con Indexa todavía, te invitamos a probar nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera de planes de pensiones te recomendamos. Podrás aportar en efectivo o por traspaso desde otros planes.