Las crisis económicas no implican caídas en bolsa

Con el reciente anuncio de recesión técnica en Estados Unidos, es decir, dos trimestres consecutivos de caída del Producto Interior Bruto (PIB), algunos de nuestros clientes nos preguntan si es buen momento para invertir o si, por el contrario, deberían esperar a que se calme la situación para continuar con su inversión.

Para responder mejor a esta pregunta, hemos estudiado el comportamiento histórico del mercado antes y después de este tipo de anuncios de recesión.

Como conclusión general del análisis, observamos que normalmente el mercado ya ha caído durante los dos primeros trimestres con PIB negativo, antes de que se haya constatado que hay recesión, y que de media tiende a subir en el año siguiente a la constatación de que hay una recesión. Esto puede deberse a que lo que afecta más al mercado es la expectativa de recesión antes de que esta se haya confirmado, más que la confirmación en sí de que ya hay una recesión. El mercado es más rápido a la hora de ajustar los precios de los activos financieros cuando observa señales de posible recesión y se prepara antes de saber los datos con seguridad.

Esta conclusión refuerza la importancia de invertir a largo plazo, con aportaciones periódicas, sin tener en cuenta la situación del mercado, ya que nadie puede predecir los movimientos futuros del mercado.

Para este análisis vamos a utilizar dos ejemplos. Por un lado, vamos a analizar el caso de Estados Unidos, debido a que es el país del que más datos históricos tenemos. Utilizaremos los datos de PIB publicados por FRED (Federal Reserve Economic Data, Bank of St. Louis) desde junio de 1947 y observaremos la rentabilidad del índice de referencia S&P 500 hasta junio de 2022 en función de las variaciones de PIB del país.

Por otro lado, hemos realizado el análisis también para la Unión Europea, que por cercanía es la región que más nos interesa. Para ello, hemos utilizado los datos de PIB publicados por Bloomberg desde junio de 1995 y observaremos la rentabilidad del el índice STOXX Europe 600 (que incluye las compañías británicas) en función de las variaciones del PIB de la región.

Queremos recordar que, por recesión, entendemos el periodo comprendido por dos o más trimestres donde se produce una disminución del PIB. Por tanto, hasta que no han pasado mínimo seis meses del inicio de la recesión, no se anuncia públicamente que hemos estado en una. Además, los datos suelen tardar en publicarse alrededor de un mes, por lo que técnicamente podemos estar en recesión hasta siete meses antes de poder confirmarlo.

Comportamiento del mercado estadounidense

En Estados Unidos, desde junio 1947 se registran once recesiones (sin contar con la actual), de las cuales en ocho ocasiones la recesión fue de dos trimestres de variación del PIB negativo, en dos ocasiones de tres trimestres negativos y solo en una ocasión de cuatro trimestres en negativo (crisis financiera de 2008). Podemos afirmar que lo normal en Estados Unidos es que las recesiones técnicamente solo duren dos trimestres (el 73% de las ocasiones).

Evolución del índice S&P 500 y las recesiones en EEUU

En el gráfico arriba, podemos observar la evolución del índice de referencia S&P 500 desde 1946 y los periodos de recesión técnica en Estados Unidos. Del análisis de estos datos podemos obtener la siguiente tabla y extraer las siguientes conclusiones:

Rentabilidad media del S&P 500 (%) Trimestral Semestral Anual
Todo el periodo, desde junio 1947 2,1 4,4 9,2
Rentabilidad media del S&P 500 (%) 3 meses 6 meses 12 meses
Antes del inicio de una recesión -5,2 -6,8 -3,7
Desde el inicio de una recesión 0,6 -1,9 10,2
Desde el anuncio de una recesión 2,9 11,8 22,4

Lo que observamos es que la rentabilidad de media es negativa y muy inferior a la media antes del inicio de una recesión (el mercado está incorporando las expectativas de recesión), y es superior a la media después del anuncio de una recesión (cuando se confirma la recesión, ya ha estado incorporada en los precios del mercado).

La rentabilidad ha sido de media de -3,7% durante los 12 meses antes del inicio de la recesión, 12,9 puntos porcentuales (p.p.) debajo de la media del S&P 500 desde 1946, que ha sido de 9,2% al año.

Al contrario, la rentabilidad ha sido de media 22,4% durante 12 meses después del anuncio de una recesión, 13,2 p.p. por encima de la media del S&P 500 desde 1946 (9,2% al año).

Estos datos nos confirman que, en media, el mercado ya ha caído antes del anuncio de una recesión. Y una vez se publican los datos y se confirman las sospechas, la rentabilidad del mercado es de media positiva e incluso superior a la rentabilidad de un periodo normal.

Comportamiento del mercado europeo

También tenemos datos del PIB de la Unión Europea desde 1995, momento en el que se empiezan a calcular los datos. Desde 1995, en la Unión Europea ha habido tres periodos de recesión técnica: en 2008, que duró cuatro trimestres consecutivos, en 2012, que duró seis trimestres y en 2020, que duró dos trimestres.

Evolución del índice STOXX Europe 600 y las recesiones en la Unión Europea

En el gráfico podemos observar la evolución del índice de referencia STOXX Europe 600 desde 1994 y los periodos de recesión técnica en la región de la Unión Europea. Aunque el tiempo de estudio es más corto que en la región de Estados Unidos y que solo hay tres momentos de crisis en este periodo, se pueden extraer las siguientes conclusiones:

Rentabilidad media del STOXX 600 (%) Trimestral Semestral Anual
Del periodo (desde junio 1994) 1,5 3,2 6,9
Rentabilidad media del STOXX 600 (%) 3 meses 6 meses 12 meses
Antes del inicio de una recesión -9,1 -9,7 -2,7
Desde el inicio de una recesión -2,8 -4,4 -9,2
Desde el anuncio de una recesión -9,0 -6,1 10,6

En este análisis también observamos que la rentabilidad de media es negativa y muy inferior a la media antes del inicio de la recesión. Pero en el caso europeo, solo es positiva y superior a la media 12 meses después del anuncio de la recesión.

La rentabilidad ha sido de media de -2,7% durante los 12 meses antes del inicio de la recesión, 9,6 puntos porcentuales (p.p.) debajo de la media del STOXX 600 dese 1994, que ha sido de 6,9% al año.

Al contrario, la rentabilidad ha sido de media 10,6% durante 12 meses después del anuncio de una recesión, 3,8 p.p. por encima de la media del STOXX 600 dese 1994 (6,9% al año).

En este análisis merece la pena resaltar que la rentabilidad 12 meses después del inicio de recesión también es negativa, -9,2%, 16,1 p.p. por debajo de la rentabilidad media del STOXX 600 dese 1994 (6,9% al año).

Si hacemos la comparación de Europa con Estados Unidos, podemos concluir que, en momentos de recesión, Europa ha tendido a sufrir unas caídas de mercado más pronunciadas que las de Estados Unidos y que las recuperaciones del mercado no han sido tan rápidas ni tan pronunciadas.

Una vez más vemos los beneficios de una cartera globalmente diversificada. Las carteras de nuestros clientes no solo se encuentran invertidas en fondos indexados europeos, sino que forman una cartera invertida globalmente en distintas regiones cuyos mercados afrontan las turbulencias económicas de diferentes formas.

Conclusiones y recomendaciones

No sabemos lo que va a ocurrir en el mercado, y menos en el corto plazo. Los datos muestran que los mercados tienden a caer antes de que las recesiones técnicas se confirmen. Conocer la situación macroeconómica no nos va a ayudar a anticipar las caídas de bolsa.

Los datos muestran que predecir las crisis económicas antes de que ocurran, sí permitiría anticipar las caídas de bolsa. Pero de nuevo, predecir mejor que el mercado las crisis económicas es una tarea muy compleja. Lo que sí sabemos es que intentar adivinarlo resta de media a los inversores entre un 1% y 1,5% de rentabilidad anualizada.

Tampoco sabemos si este estudio es relevante para el futuro, porque no sabemos si el mercado se comportará de la misma manera que lo ha hecho en el pasado en una crisis económica.

Por ello, nuestro consejo de inversión es:

    • No retirar tras las caídas: si retiramos la inversión en momentos de caídas del mercado, por miedo a perder el dinero, se consolida la pérdida y no nos podremos beneficiar de las posibles subidas de mercado que suelen venir después de las caídas.
    • Realizar aportaciones periódicas: de esta manera nos olvidamos del ruido y de las noticias del mercado, y programamos una aportación recurrente. Así, por un lado, no nos sentimos mal cuando el mercado no va a nuestro favor y, por otro, nos permite invertir en momentos bajos de mercado a mejores precios.
    • No cambiar el perfil de riesgo: es importante no reducir el perfil en estos momentos de incertidumbre porque a largo plazo nos hará ganar menos dinero que si mantenemos nuestro perfil inversor, que ha sido estimado en base a las pérdidas máximas que estamos dispuestos a aguantar.

Si aún no eres cliente de Indexa Capital, no dudes en probar nuestro breve test de perfil inversor (2 minutos) para ver qué cartera de fondos de inversión o de planes de pensiones te gestionaríamos, con máxima diversificación y costes radicalmente bajos.

Si ya eres cliente: no dudes en invitar a tus amigos para poder beneficiaros ambos de una reducción de nuestra comisión de gestión (quitamos nuestra comisión de gestión sobre 10.000 € durante un año en tu cartera de fondos por cada invitado que viene con tu enlace de invitación).

El 1er semestre 2022 ha sido negativo, pero lo normal es que la rentabilidad sea positiva

En el último informe de rentabilidad de enero de 2022, hacíamos balance de la muy positiva rentabilidad de 2021 y de los primeros seis años de historia de Indexa. Como siempre procuramos hacer cuando la rentabilidad es positiva, advertimos entonces:

  1. El futuro podría no ser tan bueno
  2. En algún momento futuro, el comportamiento de las carteras será mucho peor con seguridad
  3. No hay que extrapolar rentabilidades pasadas, ya que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras
  4. Lo importante es tener el perfil de riesgo adecuado para poder aguantar las pérdidas cuando lleguen

Ese momento futuro no tan bueno ha llegado rápidamente. No sabíamos cuándo, pero sabíamos que en algún momento iba a ocurrir.

Este año 2022 está siendo un año de rentabilidades negativas provocado por las caídas simultáneas en los fondos de acciones y de bonos. Como consecuencia, las caídas están siendo similares en todas las carteras, independientemente del nivel de riesgo. Esto es algo relativamente poco frecuente y por ello queremos recordar, igual que hicimos en el informe de rentabilidad que publicamos durante la crisis del COVID, que lo normal (en el sentido de lo más frecuente) es que la rentabilidad sea positiva.

A continuación, recordaremos también que lo más importante para obtener rentabilidad a largo plazo es tener el perfil de riesgo adecuado para poder aguantar las caídas y no retirar la inversión antes de tiempo.

Pero antes, queremos poner en contexto las caídas actuales para mostrar que en su mayor parte se encuentran dentro de la normalidad, a pesar de la sensación de excepcionalidad que algunos inversores puedan percibir.

Estas caídas se encuentran dentro de la normalidad

Esta crisis bursátil es una más. Como las anteriores, quedará atrás antes o después, aunque nadie sabe cuándo.

Anualmente, actualizamos los pronósticos de rentabilidad y riesgo esperados en el largo plazo para las carteras. Los pronósticos de rentabilidad que publicamos en enero 2022 incluían el siguiente gráfico para las carteras de entre 10 mil y 100 mil:

Por eso consideramos que estas rentabilidades, aunque negativas, se encuentran dentro de un escenario normal.

Rentabilidad y retiradas

En octubre de 2021 publicábamos que las aportaciones netas de los clientes de Indexa ya no siguen al mercado. Fue una magnífica noticia, aunque notamos que las retiradas aumentaban en las grandes caídas de mercado (en particular durante la crisis de la COVID-19, en marzo 2020). Con las caídas de 2022 hemos observado que de nuevo han aumentado las retiradas, aunque con menor intensidad que en 2020, como veremos a continuación. Por ello, aún nos queda trabajo por delante para intentar mitigar este comportamiento, ya que, a largo plazo penaliza la rentabilidad de las carteras.

El mes de mayores salidas desde que lanzamos Indexa, en porcentaje sobre activos, continúa siendo el mes de marzo de 2020 (4,6% de retiradas sobre volumen total), justo en la crisis de la COVID-19, mientras que la rentabilidad de la cartera 6/10 de los 12 meses siguientes ha sido la más alta en la historia de Indexa (+24%).

Desde que comenzó el año 2022, el mes con más retiradas sobre activos ha sido marzo 2022 (2,1% de retiradas) muy por debajo de las retiradas de marzo 2020 (4,6%), aunque por encima de lo que suele ser un mes habitual de retiradas (0,8% aproximadamente). Por ello, queremos recordar de nuevo a aquellos clientes que opinan “que las cosas van a ir peor” y “que es muy arriesgado estar ahora invertido”, que la realidad es que nadie sabe si el mercado va a subir o bajar. Lo que sí sabemos es que intentar predecir lo que va a pasar e intentar actuar en consecuencia, lo que se suele llamar market timing, da lugar al sesgo por comportamiento que, de media, resta a los inversores entre un 1% y un 1,5% de rentabilidad anualizada.

Nuestra experiencia es que, si tienes el perfil de riesgo adecuado, podrás evitar vender en los malos momentos y eso mejorará tu rentabilidad a largo plazo. Además, las aportaciones periódicas te permiten hacer las inversiones programadas desde tu banco, reduciendo así el estrés de decidir si es el mejor o el peor momento para hacerlo.

Tenemos un listado de las mayores caídas históricas donde puedes revisar las crisis pasadas para hacerte a la idea de la magnitud de las caídas que podrían ocurrir en el futuro.

Mejora de pronósticos de rentabilidad

Una de las consecuencias de las caídas de mercado, especialmente en el caso de las caídas del precio de los bonos, es que la rentabilidad esperada para los próximos años mejora. En los últimos años, en la actualización de los pronósticos de rentabilidad por clase de activo que publicamos anualmente a principios de año, puntualizábamos cada vez que después de subidas, los pronósticos bajaban. Con las bajadas de los últimos meses, ocurre lo contrario: los pronósticos de rentabilidad son ahora probablemente superiores. Aunque no sepamos lo que nos deparará el futuro, lo más probable es que el pronóstico de rentabilidad del año que viene sea más elevado que el del año anterior.

Rentabilidad del semestre

En el primer semestre de 2022 la rentabilidad de la cartera de fondos más conservadora ha sido de un -11,6% y la de la más agresiva un -12,5%, lo que convierte a este semestre en el peor en términos de rentabilidad desde que lanzamos nuestro servicio en 2015. Esto se sitúa en contraposición al año 2021, donde obtuvimos el segundo mejor año en rentabilidad de nuestras carteras.

En lo que llevamos de año, hemos obtenido rentabilidades algo menores a la de los fondos españoles recogidos por el benchmark (índice de referencia). En concreto, desde 1,9 puntos porcentuales (p.p.) más rentabilidad que el benchmark para la cartera de fondos n.º 10 (donde más patrimonio gestionamos) hasta 4,1 p.p. menos que el benchmark para la cartera n.º 3. Es el primer semestre desde 2015 donde nuestras carteras han obtenido en media una rentabilidad inferior a la de su benchmark. Es algo que sabíamos que en algún momento iba a ocurrir, aunque sea poco habitual. En períodos cortos de tiempo, el ahorro de comisiones es menos relevante. A largo plazo, todas nuestras carteras siguen muy por encima de su benchmark como veremos a continuación.

Estas rentabilidades inferiores a los benchmarks, especialmente en los perfiles conservadores, se deben principalmente a que los fondos de bonos de nuestras carteras tienen una duración media de 7 años, mientras los fondos de bancos suelen tener duraciones más bajas. Otros años, como el 2018, esta duración más elevada nos permitió recibir el premio Allfunds – Expansión a la cartera conservadora más rentable.

Merece la pena recordar que la duración de nuestros fondos de bonos es de 7 años porque la duración media del mercado de bonos global es de 7 años. Nuestro objetivo es replicar, en la medida de lo posible, la riqueza global tanto en renta fija como en renta variable y además pensamos que los bonos de largo plazo son la mejor alternativa para diversificar el riesgo de una inversión en acciones.

Para valorar rentabilidades conviene siempre analizar el mayor periodo posible. En nuestros 6 años y medio de actividad, observamos que la diferencia de rentabilidad de nuestras carteras con el benchmark sigue siendo positiva en todos los casos, a pesar de las caídas de 2022, obteniendo entre 1,7 p.p. y 6,6 p.p. más de rentabilidad anualizada.

A continuación, vamos a revisar en profundidad la rentabilidad en el primer semestre de 2022 y desde hace seis años y medio en nuestros cuatro servicios de inversión:

  1. Carteras de fondos de inversión
  2. Carteras de planes de pensiones
  3. Carteras de planes de EPSVs
  4. Nuestro fondo de fondos Indexa RV Mixta Internacional 75

Carteras de fondos de inversión

En el primer semestre de 2022, la rentabilidad de nuestras carteras de 10 a 100 mil euros se ha situado entre -11,6% y -12,5%:

  • -11,6% para la cartera de menor riesgo (perfil 1/10)
  • -12,5% para la cartera de mayor riesgo (perfil 10/10)

Las caídas de los índices han sido mayores que las de Indexa

* Benchmark: los índices de referencia son los índices sobre fondos de renta fija mixta internacional (para las carteras 1 a 3), de renta variable mixta internacional (para las carteras 4 a 7) y de renta variable internacional (para las carteras 8 a 10) calculados por Indexa sobre datos de Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los fondos españoles que invierten internacionalmente. Estos datos históricos son netos de comisiones de gestión de cartera y de custodia para la cartera de Indexa, pero no para el Benchmark con el que se compara.

2022 está siendo un año negativo tanto en acciones (renta variable) como en bonos (renta fija). Las acciones han tenido una rentabilidad que se ha situado entre un -15,8% (Acciones globales de pequeña capitalización) y -3,1% (Acciones de Pacífico sin Japón). Por el lado de los bonos, la rentabilidad se ha situado entre un -20,7% (Bonos de países emergentes) y -6,9% (Bonos europeos ligados a la inflación).

Nombre Clase de activo Rentabilidad S1-2022 (%)
Fondos de acciones    
Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins Plus Acciones globales -13,5%
Vanguard European Stk Idx Eur -Ins Plus Acciones Europeas -13,6%
Vanguard US 500 Stk Idx Eur -Ins Plus Acciones Estados Unidos -13,2%
Vanguard Japan Stk Idx Eur -Ins Plus Acciones Japón -13,3%
Vanguard Emrg Mk Stk Idx Eur -Ins Plus Acciones de mercados emergentes -10,4%
Vanguard Pacific Ex-Japan Stk Idx Eur -Ins Plus Acciones Pacífico sin Japón -3,1%
Vanguard Global Small Cap Idx Eur -Ins Plus Acciones globales pequeña capitalización -15,8%
Fondos de bonos  
Vanguard Global Bnd Idx Eur -Ins Plus Bonos globales -11,1%
Vanguard Euro Inv Gr Bnd Idx Eur -Ins Plus Bonos de empresas europeas -12,0%
iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur Hdg Bonos países emergentes cubiertos a Euro -20,7%
Vanguard Eur Gv Bnd Idx -Ins Plus Bonos de gobiernos europeos -12,1%
Vanguard Euroz Inf Lk Bnd Idx Eur -Ins Plus Bonos europeos ligados a la inflación -6,9%
Vanguard US Gv Bnd Idx Eur Hdg -Ins Plus Bonos Gobierno EEUU Cubiertos a Euro -9,8%
Vanguard US Inv Gr Bnd Idx Eur Hdg -Ins Plus Bonos Empresas EEUU Cubiertos a Euro -14,0%

En cuanto al benchmark de las carteras, en los primeros 6 meses de 2022, ha obtenido una rentabilidad entre -7,7% y -14,4%:

  • -7,7% para el benchmark de las carteras 1 a 3
  • -10,8% para el benchmark de las carteras 4 a 9
  • -14,4% para el benchmark de la cartera 10

De media, en los primeros 6 meses de 2022 la rentabilidad de nuestras carteras ha sido 1,8 p.p. inferior al de los benchmarks.

Rentabilidades acumuladas

Cómo resaltábamos al principio del artículo, aunque las rentabilidades de este primer semestre de 2022 están siendo negativas, si valoramos las rentabilidades desde que lanzamos Indexa, a finales de 2015, podemos observar que, de media, las carteras de Indexa han obtenido una rentabilidad anual 3,6 p.p. mayor que los fondos españoles comparables.

la rentabilidad acumulada supera al benchmark en todas las carteras

Esto significa que, tras seis años y medio, y después de una fuerte bajada en los mercados, las carteras de Indexa han obtenido 3,6 p.p. más de rentabilidad cada año (en línea con los 3,1 p.p. de rentabilidad adicional que esperábamos cuando lanzamos Indexa), lo que equivale a una rentabilidad acumulada media de 31,7% para las carteras de Indexa frente al 4,4% acumulado para los índices de referencia. De manera reseñable, tras 6 años y medio de inversión, los inversores en los fondos de inversión más conservadores recogidos por Inverco han obtenido rentabilidades negativas. Es algo muy habitual que suelen destacar los clientes que vienen de otras entidades a Indexa: los años han pasado, pero la rentabilidad no ha acompañado. De nuevo se pone de manifiesto la importancia de pagar menos comisiones y de diversificar.

Incluimos a continuación, una comparativa de la rentabilidad corregida por riesgo de las carteras utilizando el ratio de Sharpe (rentabilidad / riesgo):

el ratio de Sharpe de Indexa supera al benchmark en todas las carteras

Se puede observar que en los seis años y medio que llevamos operando, Indexa ha obtenido un ratio de Sharpe entre 0,30 y 0,57 (cercano al 0,46 esperado a largo plazo para inversiones diversificadas en acciones y bonos), mientras que los benchmarks tienen actualmente un ratio de Sharpe muy bajo (entre -0,13 y +0,33). Esto significa que los inversores con Indexa obtienen en sus carteras la rentabilidad por riesgo que ofrece el mercado mientras que los inversores en fondos de inversión españoles recogidos por Inverco sufren igual el riesgo, pero la rentabilidad se pierde en comisiones.

Carteras de más de 100 mil euros y de menos de 10 mil euros

Hacemos una gestión muy similar entre los tres tamaños de carteras que utilizamos en Indexa: carteras de menos de 10 mil euros, carteras entre 10 y 100 mil euros y carteras de más de 100 mil euros. La principal diferencia es que en carteras más grandes podemos añadir más clases de activos para incrementar aún más la diversificación.

A continuación, puedes ver las diferentes rentabilidades anuales de las diferentes carteras en función del perfil en los cinco años y medio que llevan operativas (desde el 31/12/2016 hasta el 30/06/2022):

Las diferencias entre las carteras de menos de 10 mil euros, las de más de 10 mil euros y las de más de 100 mil euros no son muy apreciables: entre un -0,3 puntos porcentuales (p.p.) y +0,1 p.p. al año para las carteras de más de 100 mil euros y entre -0,4 p.p. y +0,3 p.p. para las carteras de menos de 10 mil euros.

Carteras de planes de pensiones

Con respecto a nuestras carteras de planes de pensiones, en este semestre la rentabilidad se ha situado entre un -11,5% y un -13,0%:

  • -11,5% para la cartera de menor riesgo (perfil 1/10, 10% acciones y 90% bonos)
  • -12,1% para la cartera de riesgo medio (perfil 5/10, 50% acciones)
  • -13,0% para la cartera de mayor riesgo (perfil 10/10, 100% acciones)

la rentabilidad de planes de pensiones cae menos que el benchmark

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de planes de pensiones de renta fija mixta (para las carteras 1 a 3), de renta variable mixta (para las carteras 4 a 7) y de renta variable (para las carteras 8 a 10) calculados por Indexa sobre datos de Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los planes de pensiones españoles.

En cuanto al benchmark de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre -8,0% y -16,5%:

  • -8,0% para el benchmark de las carteras 1 a 3
  • -10,0% para el benchmark de las carteras 4 a 7
  • -16,5% para el benchmark de las carteras 8 a 10

En la gráfica superior se puede apreciar la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras de planes de pensiones y su benchmark respectivo. La diferencia se encuentra entre el rango de -3,8 puntos porcentuales (p.p.) para la cartera 3 y +3,9 p.p. para la cartera 8. En promedio, en lo que llevamos de año hemos perdido -0,9 p.p. sobre la media de los planes de pensiones españoles de renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable.

En cuanto a la diferencia acumulada media en los primeros cinco años de nuestros planes de pensiones, desde el 31/12/2016, como podemos ver en el siguiente gráfico, asciende a +8,3 p.p. acumulados (+1,46 p.p. al año).

la rentabilidad acumulada es superior al benchmark en todas las carteras

Planes de EPSV

En octubre del 2018 lanzamos nuestros planes de EPSV (planes de pensiones para los residentes en el País Vasco) que son básicamente idénticos a nuestros planes de pensiones, aunque son vehículos distintos e independientes. Por ello, en general, y en concreto en este semestre, hemos obtenido rentabilidades muy similares entre los diferentes vehículos de inversión. Los planes de EPSV han obtenido rentabilidades entre -11,6% y -13,0%. En la siguiente tabla se puede ver su comparación con el índice de mercado de referencia, que son los mismos que para los planes de pensiones.

la rentabilidad en carteras EPSV cae menos que el benchmark en todas las carteras

Como se puede observar la rentabilidad de los perfiles de EPSV ha sido menor que la rentabilidad de los índices de referencia para las carteras de la 1 a la 7, mientras que para las tres carteras más agresivas han tenido una rentabilidad mejor. En todos los casos tenemos rentabilidades muy similares a las de los planes de pensiones.

Fondo Indexa Renta Variable Mixta Internacional 75

En abril del 2019 lanzamos nuestro primer fondo de fondos con Renta 4 con la vocación de invertir un 75% en renta variable internacional y un 25% de renta fija internacional (equivalente al perfil 9 de las carteras de fondos). Por tanto, la rentabilidad debería ser similar a la obtenida por las carteras 7 y 8 de pensiones (que invierten un 70% y un 80% respectivamente en renta variable). En la siguiente tabla comparamos la rentabilidad de las carteras de planes de pensiones, el fondo de fondos y la categoría de fondos de Inverco a la que pertenece el fondo (renta variable mixta internacional) en los últimos 3 años, desde el 30/06/2019 hasta el 30/06/2022:

Nombre Rentabilidad acumulada
06/2019 a 06/2022 (%)
Indexa Renta Variable Mixta Internacional 75 +15,3%
Indexa cartera de fondos n.º 9 +19,6%
Media Cartera 7 y 8 pensiones +16,1%
Renta variable mixta internacional Inverco -1,3%

Como se puede observar, las rentabilidades de nuestro fondo de fondos, la cartera de fondos y la media de planes de pensiones (carteras 7 y 8) ha sido similar: +15,3%, +19,6% y +16,1% respectivamente. Mientras, la rentabilidad de la categoría ha sido de -1,3%. Por tanto, en los tres primeros años de vida, el fondo de fondos ha obtenido una rentabilidad de 16,6 p.p. superior a la media de la categoría. Desde que se lanzó el fondo, este se encuentra en la posición 3 de los 203 que había en su momento (hoy en día solo sobreviven 156).

Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

Una crisis bursátil más

Estas últimas semanas estamos asistiendo a una nueva crisis bursátil. Los índices globales están cayendo con fuerza y hay mucha incertidumbre sobre lo que ocurrirá en el futuro. En este artículo quiero por un lado mostraros datos históricos de las mayores caídas que se han registrado a nivel global para poner en contexto estas caídas recientes que son efectivamente muy significativas, y por otro, lanzar un mensaje de tranquilidad.

Por lo que vemos, tenemos clientes realmente centrados en el largo plazo. Desde máximos (19/02/2020) hasta el 12/03/2020, nuestros clientes han hecho aportaciones netas muy positivas, a pesar de las caídas: +22 millones de euros de aportaciones netas (+30M€ aportaciones y -8M€ retiradas). Por esta razón, hemos pensado mucho sobre si escribir este artículo ya que nada puede asustar más que un mensaje de tranquilidad no solicitado.

No obstante como tenemos varios clientes que nos preguntan qué opinamos sobre la situación actual y como en marzo hemos visto salidas por un 4% del patrimonio (cuatro veces lo habitual) he decidido escribir estas líneas para trasladar un mensaje claro: “Es otra crisis más, y como todas las anteriores pasará”.

Dicho esto, antes de entrar en detalles, me gustaría dar ánimos a todos los afectados por la enfermedad y sobre todo deseo su más pronta recuperación. Como sociedad, estás son las ocasiones en las que podemos demostrar que sabemos estar a la altura cuando es necesario.

Mayores caídas anuales del índice MSCI World

Actualización 27/03/2020: para dar más perspectiva aún, añadimos la tabla de las mayores caídas anuales.
A continuación adjunto una tabla con las mayores caídas anuales desde 1970. Como se puede observar, la caída que llevamos en el año 2020 (actualizado hasta el día 31 de marzo) sería la tercera mayor caída anual desde hace 50 años si tenemos en cuenta los tres primeros meses del año, o la octava si tenemos en cuenta la rentabilidad de los últimos 12 meses.

Ranking Mayor caída (%) Mayor caída (año) Comentario
1 -40,4% 2008 Caída de Lehman Brothers y crisis bancaria global
2 -27,8% 1974 Crisis del petróleo
-20,9% YTD* 31/03/2020 Crisis del Covid-19 (año en curso)
3 -19,5% 2002 Crisis de las “punto com”
4 -18,7% 1990 Crisis global
5 -17,1% 1973 Crisis del petróleo
6 -16,5% 2001 Crisis de las “punto com”
7 -12,9% 2000 Crisis de las “punto com”
-9,9% 31/03/2019 – 31/03/2020 Crisis del Covid-19 (últimos 12 meses)
8 -8,2% 2018 Tensión comercial EEUU – China
9 -7,9% 1981 Recesión en EEUU
10 -7,1% 1992 Crisis global
*YTD = «Year To Date», año en curso hasta la fecha indicada

Mayores caídas mensuales del índice MSCI World

A continuación adjunto una tabla con las mayores caídas mensuales desde 1970. Como se puede observar, la caída que llevamos en marzo (actualizado hasta el día 31) sería la quinta mayor caída mensual desde hace 50 años mientras que la caída de febrero estaría mucho más abajo en el puesto 21.

Ranking Mayor caída (%) Mayor caída  (mes) Comentario
1 -18,9% oct/2008 Caída de Lehman Brothers y crisis bancaria global
2 -17,1% oct/1987 Crisis EEUU («lunes negro»)
3 -13,3% ago/1998 Quiebra de Rusia
4 -13,2% nov/1973 Crisis del petróleo
5 -13,2% mar/2020 Crisis del Covid-19
6 -11,9% sep/2008 Crisis bancaria global
7 -11,1% mar/1980 Recesión en EEUU
8 -11,0% sep/2002 Crisis de las “punto com”
9 -10,8% sep/1990 Crisis global
10 -10,2% feb/2009 Crisis bancaria global
11 -9,9% ago/1974 Crisis del petróleo
21 -8,4% feb/2020 Crisis del Covid-19

Esta vez no es diferente

De acuerdo con la tabla anterior, sin ser el peor momento de los últimos 50 años, las caídas que estamos viviendo acabarán estando muy probablemente en el podio de las crisis bursátiles. No obstante espero que la tabla anterior os transmita el mensaje que quiero haceros llegar: esta crisis no tiene nada de especial. En el pasado ha habido muchas otras y os puedo asegurar que en muchas de ellas parecía igual que ahora que el mundo se iba a parar pero que finalmente, tras un parón más o menos prolongado, la economía global volvió a su senda de crecimiento y con ello las bolsas también. Desde 1970 hasta la fecha actual (31/03/2020) la rentabilidad anual del MSCI World ha sido de un 7,2% anual incluyendo reinversión de dividendos (5,7% sin dividendos) lo cual muestra muy bien como todas las crisis bursátiles anteriores no fueron más que baches en el camino. Es más, la cartera promedio de Indexa (6/10) desde nuestro lanzamiento hasta el día 31 de marzo ha rentado un 3,0% anual, dato que esta muy cerca de la rentabilidad esperada que teníamos para ese plan en nuestros inicios.

Personalmente viví en primera persona, con dinero propio y responsabilidad de dinero de clientes, dos crisis cuando efectivamente parecía que la economía iba a implosionar: la gran recesión global de 2008 y la crisis de deuda europea de 2012. En el primer caso durante una semana quebraron varias de las mayores entidades financieras y aseguradoras mientras el resto caían en bolsa un 20% un día tras otro. En el segundo, tras presenciar la quiebra de la deuda pública griega, vimos subir la prima de riesgo de los bonos de países periféricos (España e Italia entre otros) hasta niveles insostenibles mientras la posibilidad de que la zona euro se rompiera cada vez parecía más plausible. Os puedo asegurar que no era nada obvio pensar que tras unos años todo aquello quedara atrás.

Ahora nos encontramos, 12 y 8 años después respectivamente, preocupados por una potencial crisis global provocada por el aislamiento forzado para evitar el contagio de un virus. En este momento es bueno acordarse de que hemos dejado atrás las dos crisis anteriores que, como he comentado, fueron muy virulentas.

Lo que me gustaría que vierais como yo, es que dentro de un tiempo, esta crisis muy probablemente también habrá quedado atrás a pesar de que “esta vez parece que es diferente” y posiblemente estaremos preocupados por la siguiente crisis, y si no, estaremos preocupados porque las valoraciones de los activos parecerán altas.

Invertir supone pasar por estos baches con el rumbo firme. No dejes que las noticias y el ruido gestionen tu patrimonio.

Ahora no hagas nada

Por tanto, alguien podría decir que ante semejantes caídas lo más razonable es ser prudente y vender para esperar con más tranquilidad a un mejor momento para invertir, o al revés, otros podrían decidir que ahora que ha habido estas caídas es un buen momento para invertir ese efectivo que se tenía apartado para comprar en estas ocasiones.

Nuestra recomendación siempre será la misma: no hagas nada que no estuvieras haciendo ya. La razón es que al elegir el momento de invertir o desinvertir, los datos dicen que en media perderás rentabilidad. Igual tienes suerte y vender o comprar ahora te haga ganar algo más, pero es lo menos probable.

Tu perfil

Estos momentos de caídas son un muy buen test para ver si tu perfil de riesgo era el adecuado. Si estás intranquilo y notas que tu dinero te está preocupando probablemente tengas un perfil demasiado alto. Nuestra recomendación es de nuevo que ahora no hagas nada. Más adelante, cuando todo haya pasado, podrás hacer un buen balance y ver si conviene revisar a la baja tu perfil de riesgo o no.

Conclusión

Desde Indexa, hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo en tratar de anticiparos que momentos como el actual llegarían. Hace 5 meses te proponíamos firmar un contrato contigo mismo para intentar evitar que retires el dinero en momentos de caídas. Hace sólo dos meses titulábamos nuestro informe de rentabilidad mensual «2019 ha sido un año extraordinario ¿soportarás un año de rentabilidades igualmente negativas?«. Lamentablemente, se ha dado esta situación. Se que en momentos como el actual es muy difícil mantener el rumbo, pero espero que los datos que hemos mostrado anteriormente os ayuden a reforzar vuestra determinación. Porque al final, conviene siempre fijarse más en los datos que en las sensaciones como el miedo o la avaricia.