Reflexiones y consejos sobre endeudamiento personal

En los próximos artículos vamos a tratar diferentes aspectos de finanzas personales. En este primero queremos analizar dudas habituales sobre el endeudamiento personal como: ¿Hay algún nivel de endeudamiento óptimo? ¿Hay algún nivel de endeudamiento máximo? Si los intereses son prácticamente cero, ¿conviene amortizar un préstamo?

En España la principal razón para endeudarse suele ser la adquisición de una primera vivienda, así que centraré el análisis en este tipo de deuda y trataremos brevemente el endeudamiento para invertir.

Foto: matejmo, iStock.

¿Conviene comprar una vivienda o alquilarla?

Depende de ti.

El endeudamiento para comprar una vivienda es habitual porque se reemplaza el coste del alquiler por el coste de la deuda hipotecaria, que habitualmente suele ser inferior. Además, poseer una vivienda habitual, suele proporcionar una sensación de seguridad y estabilidad que el alquiler no ofrece.

Por otro lado, la compra de una vivienda supone dedicar unos recursos financieros significativos en una edad crítica, que podrían dedicarse a otras inversiones quizá más interesantes, como montar tu propio negocio. Además, comprar una vivienda puede limitar la movilidad y con ello las posibilidades de mejora profesional.

Por último, hay que tener en cuenta que comprar una vivienda puede resultar una buena, regular o mala inversión. Y al hacerla típicamente con deuda, el efecto se multiplica. Por poner un ejemplo negativo, si compraste una vivienda de 300.000€ en el año 2007 con 280.000€ de deuda, y ahora el precio de mercado de la vivienda es 200.000€ y te quedan 210.000€ de deuda, financieramente hubieras estado mucho mejor alquilando seguramente.

Por ello, creo que comprar o no una vivienda es una decisión muy personal.

Tu nivel de endeudamiento depende de tu perfil de riesgo

No existe un nivel óptimo de endeudamiento para todos. Hay personas que pueden y quieren asumir más riesgo y otras menos. Aquellas con un perfil de riesgo mayor podrán endeudarse más que las que tienen un perfil de riesgo menor.

Para dos personas con los mismos ingresos y gastos, tener una hipoteca de 200.000€ para comprar una vivienda de 250.000€, puede suponer que una de las dos esté incómoda con el riesgo y la otra no.

Por tanto, lo importante es tener el nivel de deuda con el que te sientas cómodo.

Cuando el nivel de endeudamiento es peligroso

No obstante, hay ciertos niveles de endeudamiento que se pueden considerar peligrosos para cualquier persona. Como regla general, si el servicio de la deuda (pago de principal más intereses) supone más del 40% de tus ingresos mensuales, esto suele considerarse demasiada deuda. Por otro lado, endeudarse más de 4 veces tu capital actual, suele considerarse señal de mucho riesgo también. Normalmente, la entidad bancaria a la que le solicites el préstamo vigilará que no se excedan estos límites.

Por ejemplo, si tus ingresos mensuales son de 2.000€, el servicio de la deuda no debería ser superior a 800€ al mes. Y si quieres comprar una vivienda de 200.000€, deberías disponer de 40.000€ para invertir y no solicitar una hipoteca de más de 160.000€.

Cuanto menos te cueste hacer frente al servicio de la deuda y menos te endeudes en porcentaje de tu patrimonio, menos expuesto estarás a cambios en tu situación financiera personal o a cambios en el valor del inmueble que estés comprando.

¿Conviene amortizar una hipoteca?

Depende. Cuanto menor es el tipo de interés más deuda puedes asumir, pero como cada uno tiene un nivel de riesgo propio, habrá personas que prefieran amortizar y dormir más tranquilos y otros preferirán utilizar ese importe para realizar otras inversiones. Teniendo en cuenta el riesgo, las dos opciones son equivalentes.

¿Conviene amortizar reduciendo el plazo o la cuota?

Conviene siempre reducir cuota y mantener el plazo inicial. La razón es que reduciendo cuota, por un lado reduces el importe mensual a pagar y por tanto reduces el riesgo de la deuda, y por otro, siempre tienes la opción de hacer más amortizaciones en el futuro al ritmo que quieras.

Si reduces el plazo, no tienes la opción de volver a aumentarlo fácilmente en el futuro. Reduces tu campo de maniobra.

Reducir cuota es la alternativa que mantiene más opciones abiertas, para seguir reduciendo cuota o plazo más adelante.

¿Qué plazo conviene elegir?

Para un mismo tipo de interés, el más largo que te ofrezcan. La razón es que siempre podrás amortizar más adelante al ritmo que te convenga.

Endeudamiento e inversión financiera

En el caso de la inversión financiera, el endeudamiento depende de nuevo del perfil de riesgo. ¿Es mejor invertir 10.000€ en un fondo indexado o invertir 20.000€ pidiendo 10.000€ prestados? Corregidas por riesgo, ambas opciones son totalmente equivalentes (ver artículo «Riesgo, volatilidad y ratio de Sharpe»).

Pero al contrario que con la vivienda habitual donde existe un aspecto más emocional, con la inversión financiera son todo números. Y aquí mi recomendación es que, para la enorme mayoría de los inversores, no conviene endeudarse para invertir en mercados financieros. Y la razón es que una inversión de máximo riesgo en mercados financieros sin deuda ya supone suficiente riesgo para la mayoría de los inversores.

Pasar la crisis de la COVID-19 con las carteras más arriesgadas cayendo un 28% entre el 19/02/2020 y el 23/03/2020 (ver estadísticas) ya es suficientemente duro como para hacerlo con deuda y multiplicar estas pérdidas.

Por esta misma razón hay que evitar instrumentos que de una manera u otra «apalanquen» tu inversión. Por ejemplo, con los CFDs puedes invertir 1.000€ pero comprar acciones por valor de 10.000€, lo que es equivalente a asumir una deuda de 9.000€. Basta una caída de la acción del 10% para que pierdas el 100% de tu inversión.

Conclusión

Asumir deuda para comprar una vivienda es una opción muy personal, pero endeudarse para invertir en mercados financieros es en general una mala idea.

Si aún no eres cliente de Indexa, no dudes en responder a nuestro breve test de perfil para ver qué cartera de fondos o de planes de pensiones te podemos ofrecer.

Si ya eres cliente, no dudes en invitar a tus amigos y familiares para beneficiaros de un descuento de comisiones en nuestras carteras de fondos.