Tu paga: nuevo servicio para clientes que buscan un ingreso recurrente


A muchos inversores les gusta invertir en activos que les dan algunos ingresos recurrentes. Los hay, por ejemplo, que invierten en inmobiliario para tener los ingresos del alquiler, los que invierten en empresas que pagan dividendos y los que invierten en préstamos para cobrar los intereses.

El problema de todas estas opciones (inmobiliario, dividendos o intereses) en nuestra opinión es doble:

  1. Incertidumbre: no puedes elegir el importe exacto que quieres cobrar ni la periodicidad (por ejemplo, el importe del dividendo lo decide la empresa que los paga)
  2. Impuestos: pagas impuestos sobre el 100% del ingreso que recibes.

Para solucionar estos problemas, hemos desarrollado una nueva funcionalidad: tu paga mensual, o lo que es lo mismo, la posibilidad de solicitar un ingreso recurrente de tu cartera de fondos. Somos los primeros en ofrecer este servicio en España (que sepamos).

¿Para quién?

La mayoría de nuestros clientes, con una edad media de 42 años, están en fase de acumulación. Para ellos, lo que interesa es hacer aportaciones periódicas, no retiradas periódicas.

Sin embargo, también tenemos muchos clientes que, por edad, o por su etapa profesional, están en fase de gastar una parte de lo invertido y necesitan un ingreso complementario a sus otros ingresos. Son emprendedores que han vendido su negocio y buscan un ingreso recurrente para cubrir sus gastos, inversores profesionales cuyos ingresos mensuales no cubren sus gastos, jubilados que están en un momento de gastar una parte de lo ahorrado e invertido, …

¿Cómo funciona tu paga mensual?

Los clientes de una cartera de fondos indexados pueden solicitar una retirada periódica, mensual, trimestral o anual, del importe que deseen cobrar de su cuenta de fondos. Cada mes, Indexa procederá a reembolsar algunas participaciones de fondos para poder transferir el importe correspondiente al cliente entorno al día 25 del mes, del trimestre o del año. Los reembolsos se harán con optimización fiscal, minimizando las ganancias o las pérdidas para que tengan el menor impacto posible en la declaración de la renta del cliente.

Aprovechamos la solicitud de retirada periódica para informar al cliente sobre tres datos relevantes para su planificación financiera indexada, estimados en base a su cartera actual:

  1. Calculamos cuántos años le podría durar esta retirada periódica
  2. Calculamos el importe máximo que puede retirar al mes para mantener su capital intacto en términos reales (incluyendo la inflación)
  3. Calculamos el importe máximo que puede retirar para que la retirada le dure más allá de los 100 años de edad

Costes

Se trata de un servicio que incluimos dentro de nuestro servicio de gestión automatizada e indexada de carteras, sin costes adicionales por parte de Indexa. En cuanto al banco custodio, por tarifas, podría cobrar 1 € por transferencia nacional o zona euro, aunque de momento no lo está cobrando.

Menos impuestos que si cobras dividendos, intereses o un alquiler

Hacer una retirada periódica de una cuenta de inversión es muchísimo más interesante a nivel fiscal que cobrar dividendos y otros ingresos.

Por ejemplo, si retiras 1.000€ de tu cartera de fondos, con 100€ de plusvalías, el banco custodio retendrá 19€ (un 19% sobre las ganancias), los pagará a hacienda de tu parte y los incluirá por defecto en tu declaración de la renta.

Si te corresponden 1.000€ de dividendos, el 100% del ingreso es un rendimiento del capital, y el banco custodio te retendrá 190€.

Retirada fondos vs Dividendos - Tu paga mensual Indexa

Es una diferencia significativa: en retiradas por reembolso de fondos tributas sólo sobre las ganancias, mientras en el caso de dividendos (u otros ingresos) tributas sobre el 100% del ingreso.

En ambos casos, al final, acabarás pagando el mismo impuesto, pero en el caso de los fondos pospones el impuesto y te quedas con la rentabilidad del impuesto diferido durante todos los años que lo estás difiriendo.

Por ello, desde Indexa invertimos en fondos de acumulación (que reinvierten los dividendos) y no en fondos de reparto (que distribuyen los dividendos). Lo comentamos con más detalles en nuestro artículo “Fondos de acumulación vs. fondos de distribución”.

Conclusión

En conclusión, en caso de que busques cobrar una renta periódica de tu inversión, nuestra recomendación es que lo hagas con “Tu paga”, que consiste en una retirada periódica de dinero de tu cartera de fondos. Es una opción que te dará más control sobre el importe cobrado y con menos impuestos a corto plazo que si cobrarás dividendos, intereses o un alquiler de un bien inmobiliario.

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

Fondos de distribución de dividendos o fondos de acumulación


En nuestras carteras de fondos de inversión utilizamos únicamente fondos que no pagan dividendos (se denominan fondos de acumulación) mientras que en los planes de pensiones utilizamos ETFs que en algunos casos sí pagan dividendos (se denominan fondos de distribución). En este artículo vamos a explicar por qué y cuándo es conveniente utilizar fondos de acumulación y cuándo es irrelevante.

Fondos de inversión

En fondos de inversión invertimos en fondos de acumulación (que no reparten dividendos) principalmente por razones fiscales:

  1. No adelantas impuestos y obtienes una mayor rentabilidad.
  2. Reduces el máximo de tu impuesto de patrimonio (en caso de tener uno).

No adelantas impuestos: el principal efecto que tiene cobrar un dividendo de un fondo, es que fiscalmente estamos materializando una renta del capital y, por tanto, tenemos que tributar por ella. Por ejemplo, si tienes un fondo que te paga un dividendo de 1.000€, entonces por un lado se aplica una retención del 19% y sólo recibirás 810€ y al año siguiente deberás pagar la diferencia hasta el tipo impositivo que aplique en tu comunidad autónoma (por ejemplo en Madrid o en Barcelona sería un 21% o 210€). El importe de este impuesto ya no estará invertido y por tanto perderás la rentabilidad futura que podrías haber tenido en caso de no haber tenido este pago de impuesto. Si suponemos que vas a estar 20 años invertido con una rentabilidad media del 4%, esos 210€ acabarían siendo 460,14€ y por tanto estas perdiendo una rentabilidad potencial de 250,14€ bruta, o 197,61€ neta de impuesto (suponiendo un tipo impositivo de 21% sobre la ganancia del capital en 20 años).

En esta simulación, en caso de cobrar hoy un dividendo de 1.000€, dejas de ganar 197,61€ a 20 años.

En la siguiente gráfica puedes ver la evolución de esta inversión de 1.000€ a 20 años con rentabilidad anual de 4% e impuestos de 21% sobre los dividendos, suponiendo que el importe neto de los dividendos se reinvierte cada año para que ambas alternativas sean comparables.

Simulación: puedes editar la hoja de cálculo si quieres para modificar los parámetros de la simulación.

Impuesto de patrimonio: además, en algunos casos los dividendos pueden aumentar el importe del impuesto de patrimonio. Para aquellas personas físicas que tienen que presentar el impuesto del patrimonio, el impuesto tiene como importe máximo las ganancias patrimoniales del año, que incluyen plusvalías y dividendos. Si generas rentas del capital mediante el cobro de dividendos aumentarás el importe a pagar por patrimonio.

Por estas razones, en carteras de fondos, no interesa invertir en clases de distribución. Si necesitas en algún momento liquidez, puedes reembolsar el importe que sea necesario, pero contarás con una gran ventaja:  podrás elegir vender un fondo que tenga minusvalías y por tanto no pagarás impuestos. En el peor de los casos (fiscalmente hablando), en el que todos los fondos tengan plusvalías, el efecto fiscal será el mismo a cobrar un dividendo, pero controlas cuando quieres generar las rentas del capital y pagar el correspondiente impuesto.

Planes de pensiones

En el caso de nuestros planes de pensiones, la situación es diferente. La entidad que recibe los dividendos de los ETFs o fondos de inversión es el plan de pensiones, que no paga impuestos. Por tanto, en el caso de planes de pensiones es mucho menos relevante que el plan invierta en fondos de acumulación o de distribución. El inversor que invierte en el plan de pensiones pagará el impuesto cuando retire dinero del plan, pero las operaciones dentro del plan no tributan.

Aun así, en Indexa preferimos que los planes Indexa Más Rentabilidad Acciones e Indexa Más Rentabilidad Bonos (asesorados por Indexa y gestionados por Caser Pensiones) inviertan en ETFs de acumulación porque nos evita tener que ocuparnos de la reinversión de los dividendos. Por ello nuestros planes invierten en ETFs de acumulación siempre que existe esta opción. En el caso de los ETFs de Estados Unidos no es posible porque en EEUU los ETFs están obligados a pagar dividendos de forma periódica. Como muchos de los mejores ETFs del mundo están listados allí, también acabamos teniendo una cantidad importante de ETFs de distribución dentro de nuestros planes de pensiones.

Indéxate con nosotros

Si aún  no eres cliente de Indexa Capital, prueba nuestro breve test de perfil inversor para ver qué cartera de fondos o de planes de pensiones te gestionaríamos.

Si ya eres cliente, recuerda que puedes compartir tu enlace de invitación-descuento con amigos y ambos no pagaréis comisiones de gestión sobre 10.000€ en vuestra cuenta de fondos durante un año. Puedes acceder a tu enlace de invitación en tu zona privada > Invitar.