Por qué nadie te habla de las clases de los fondos (e Indexa sí)


Tenemos una buena noticia: entre todos los clientes de Indexa hemos alcanzado un importe suficiente como para subir de clase en uno de los fondos que componen nuestras carteras.

Concretamente hemos pasado el millón de euros en el fondo de Bolsa Europea en el que invertimos parte de nuestras carteras (el fondo Pictet-Europe Index EUR) y, con ello, ya podemos acceder a la clase institucional de este fondo.

Antes, nuestros clientes tenían participaciones de la clase de banca privada de este fondo (Pictet-Europe Index P EUR) para la cual el coste total (TER, o Total Expense Ratio) era de 0,38% anuales), y ahora accedemos a la clase institucional (Pictet-Europe Index I EUR), la mejor clase de este fondo, que tiene unos costes 0,10% más bajos (0,28% anuales).

Ilustración: Pictet Europe Indexa EUR
Ilustración: Pictet Europe Indexa EUR

¿Qué son las clases?
Las clases de un fondo de inversión son distintos tipos de participaciones del fondo que conllevan cada una distinta comisión de gestión para los partícipes. Las distintas clases de un fondo comparten el mismo nombre, al que se añade una letra que identifica la clase (ej. A., B, C, … o en este caso “R” por “Retail”, P por “Private bank”, e I por “Institutional”). Cada clase tiene su código ISIN (su número de identidad de fondo) distinto para poder diferenciarlas sin ambigüedad.

¿Y por qué importan?
La comisión de gestión que cobran las gestoras de los fondos es distinta para las distintas clases. La clase “Retail” (gran distribución, la clase más baja), suele tener una comisión entre el 0,10% y el 0,50% superior a la clase de banca privada, que a su vez suele tener una comisión de gestión entre un 0,10% y un 0,50% más alta que la clase institucional.

En total, la diferencia entre la clase “Retail” (que se comercializa a los pequeños inversores) puede llegar a ser un 1% superior a la comisión que se cobra a los grandes inversores.

¿Por qué nadie te habla de las clases?

Hasta aquí, algunos se estarán preguntando cómo es posible que existan distintas clases y distintas comisiones y que tan poca gente haya oído hablar de ellas, ¿no es así?

La principal razón es que los mayores comercializadores de fondos de inversión en España, los bancos, cobran retrocesiones de las gestoras de los fondos (comisiones ocultas para sus clientes). Cuanto más alta es la comisión que cobra la gestora, más alta puede ser la retrocesión que le da al banco. Por ello, tu banco tiene interés en mantenerte en la clase más baja posible de un fondo de inversión, para maximizar sus comisiones ocultas (las que cobra el banco pero no ves).

En Indexa Capital es todo lo contrario: no cobramos retrocesiones, nuestra única comisión es la que ves (nuestra comisión de gestión) y nuestro máximo interés es tu rentabilidad (porque dar una buena rentabilidad es nuestro mejor marketing).

Por ello, cuando nuestros clientes en su conjunto acumulan un importe suficiente, les gestionamos un traspaso de su fondo a la mejor clase posible. En esta ocasión hemos traspasado el fondo Pictet-Europe Index-P EUR al fondo Pictet-Europe Index-I EUR para todos los clientes que lo tenían en su cartera por un importe superior a 300€.

¿Qué carteras se ven beneficiadas?
Todas las carteras 2 a 10/10 (no la 1/10 que no incluye este fondo de bolsa europea) que tengan una posición en este fondo de Pictet superior a 300€. Para clientes particulares residentes en España traspasaremos las posiciones de “Pictet-Europe Index P EUR” a la nueva clase “Pictet-Europe Index I EUR”. Para empresas y clientes particulares residentes fuera de España no podemos realizar traspasos (los fondos sólo son traspasables para personas físicas residentes en España) por lo que realizaremos reembolsos de la clase de Banca Privada y nuevas suscripciones. de la clase Institucional

¿Por qué sólo para clientes con más de 300€ en este fondo?
Los traspasos tienen un coste para Indexa de 3€ por operación (nos cuesta a nosotros, pero no lo repercutimos a los clientes). Para traspasos inferiores a 300€ el ahorro en comisiones no compensa este coste. Para estas carteras mantendremos esta posición en la clase más baja (P) hasta que sobrepase los 300€, y en caso de nuevas aportaciones de fondos realizaremos las nuevas suscripciones ya en la mejor clase (I).

¿Tiene que hacer algo al respecto?
No tiene que hacer nada. Sólo informamos a nuestros clientes del cambio pero nos encargamos de todo.

¿Qué impacto tendrá sobre la rentabilidad de las carteras?
Un 0,014% de rentabilidad adicional al año de media: el ahorro en comisiones es de 0,10% sobre este fondo que representa de media un 14% de nuestras carteras (ver detalle de nuestras carteras). Para una cartera de 10.000€ (la mediana de nuestros clientes) equivale a un ahorro medio de 1,4€ al año. Para una cartera de 25.000€ (la media de nuestros clientes) el ahorro medio será de 3,5€ anuales, y para una cartera de más de un millón (nuestros clientes más grandes) el ahorro medio será de más de 140€ anuales.

¿Habrán más cambios de clases en el futuro?
Los 5 otros fondos que componen nuestras carteras son de Vanguard, los cuales tienen su siguiente clase en 5 millones de euros cada uno. Cuando alcancemos este mínimo, traspasaremos los fondos a la clase superior y repercutiremos el ahorro en comisiones a nuestros clientes (típicamente un 0,10%). Cuando hayamos accedido a la clase siguiente para todos los fondos, la rentabilidad adicional será de 0,10%. Por ejemplo +25€ de rentabilidad anual adicional para una cartera de 25.000€ y +1.000€ anuales para una cartera de 1 millón.

Si ya eres cliente de Indexa Capital, recuerda que puedes aportar fondos mediante aportaciones periódicas (ordenando una transferencia periódica desde tu banco) o traspasar fondos de inversión que tengas en otra entidad.

Si aún no tienes cuenta con nosotros, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

Costes y comisiones ocultas de los fondos de inversión


¿Tiene algo invertido en fondos de inversión? ¿Pensaba que sus fondos de inversión no le costaban nada, o sólo le costaban la comisión de gestión? La realidad es muy distinta: los fondos de inversión tienen muchas comisiones ocultas para los clientes, sobre todo los fondos de inversión de gestión activa. Por ello en Indexa Capital trabajamos exclusivamente con fondos indexados, con comisiones mucho más bajas que los fondos de gestión activa.

En este post vamos a analizar con detalle todos los costes en los que se incurre cuando se contrata un fondo de inversión. Los fondos de inversión son un negocio tan rentable para el gestor, que muchas veces al inversor se le ha vendido el fondo y siquiera sabe que lo tiene (de acuerdo con un estudio de ING y datos de Banco de España, gran parte de los partícipes desconocen que tienen su dinero en un fondo de inversión). Pues bien, si no estáis seguros, os animamos a que preguntéis a vuestra entidad. Con este post podréis saber todo lo que estáis pagando.

Las comisiones de los fondos de inversión

Los principales costes que uno asume a la hora de invertir en un fondo de inversión son:

  1. Coste de gestión
  2. Coste de depositaria
  3. Otros costes hasta el TER
  4. Costes de corretaje
  5. Costes de cambio de divisas

1. Coste de gestión:
Es la comisión que cobra la gestora del fondo por elegir las inversiones y suele rondar del 1 al 2%, en función del importe que vayas a invertir y de la clase de activo del fondo. Esta comisión suele ser más alta si inviertes un importe pequeño, o si el fondo invierte en un activo de mayor riesgo. Esta comisión es explícita y además está limitada por ley a un máximo de 2,25%.

2. Coste de depositaria:
Es la comisión que cobra el banco que deposita las inversiones del fondo. Suele rondar entre el 0,10 y 0,20% y también es un coste explícito (visible) para los clientes.

3. Otros costes hasta el TER (“Total Expense Ratio”):
Esta es una caja de sastre en la que en España se incluyen los siguientes conceptos: auditoria, costes de CNMV y lo más importante, las comisiones de gestión pagadas a otros fondos de inversión en el caso de que el fondo original invierta a su vez en otros fondos de inversión (es el caso de los fondos de fondos).

Si el fondo está registrado en CNMV, puedes encontrar el TER en los informes trimestrales que publican las gestoras.

Importante: en contra de lo que cree la mayoría de la gente, aunque se llame “Total Expense Ratio”, el TER no incluye todos los gastos. No incluye ni los gastos de corretaje ni los costes de tipo de cambio, que comentamos a continuación.

4. Costes de corretaje:
Los cobra el broker u operador con el que el fondo realiza las operaciones de compra o venta de valores. Este coste es muy difícil de estimar y puede variar mucho de un fondo a otro. Dado que este es un coste que no recibe la gestora, lo normal es que el gestor del fondo trate de minimizarlo, buscando el proveedor más barato, pero la realidad es que muchas veces el broker es una empresa que forma parte del grupo de la gestora y por tanto desaparece la voluntad de minimizar el coste.

John Bogle, el fundador de Vanguard, en su artículo “The arithmetic of ‘All-in’ Investment Expenses“, estima que para fondos de renta variable de media los costes de corretaje suelen estar entorno al 0,50% anual. En general cuantas más operaciones realice un fondo, mayor será el coste de corretaje. Una forma de poder ver cuánto opera un fondo es buscar el ratio de rotación (“turnover ratio”). Los fondos registrados en CNMV están obligados a publicar este dato que podrás encontrar en los informes trimestrales que publica la gestora. Este ratio mide en porcentaje cuantas veces se ha comprado o vendido la cartera. Por ejemplo un ratio de rotación de 200% significa que se ha vendido y comprado 1 vez la cartera del fondo + vendido 1 vez la cartera del fondo.

Los costes de corretaje pueden ser explícitos (se cobran aparte) o implícitos (se incluyen en el precio) dependiendo del tipo de activo que se esté negociando:

  • Renta variable: aquí los costes son explícitos y normalmente variables con un mínimo. Por ejemplo, 0,10% con un mínimo de 20€.
  • Renta fija: aquí el coste es implícito y por tanto es extremadamente difícil de estimar. La única indicación es el tamaño de la horquilla de compra venta de cada bono en particular. Como norma, cuánto más ilíquido sea un bono mayor será la comisión implícita en el precio. Como indicación, un bono del tesoro a 10 años (muy líquido) tiene actualmente una horquilla de 0,10%, mientras que un bono corporativo como Gestamp 3,5% (mucho menos líquido), tiene una horquilla de un 1% aproximadamente.

5. Costes de cambio de divisas: 
Ésta es una comisión muy oculta y que suele reportar grandes beneficios al depositario. Cuando el fondo compra un activo en una divisa no euro (per ejemplo, USD) se deben comprar estos dólares. En vez de comprar al precio de mercado, se aplica una comisión que puede ser muy elevada, por ejemplo un 3%. Se trata de una comisión oculta para los clientes que muchos bancos y gestoras aprovechan para aumentar sus ingresos sin que el cliente pueda percibir este coste adicional.

Como podéis observar, el problema de comprar los fondos de un banco es que como el banco lleva la gestora, el broker y el cambio de divisas, tiene el incentivo de maximizar los costes de corretaje y los costes de cambio de divisas, en contra del interés del cliente.

Conclusión:
Los costes de los fondos de inversión son mucho más altos de lo que parecen, y los bancos tienen conflictos de interés que les hacen aumentar las comisiones ocultas para sus clientes.

Nuestra propuesta con Indexa Capital:
Reducimos los costes al mínimo posible, trabajando con fondos indexados de muy bajos costes, y con ello aumentamos la rentabilidad para el cliente.

Con Indexa el coste total para el cliente es de 0,6% de media, frente al 3,4% de la banca en España [Fernández, IESE 2010]. Con ello estimamos que nuestros clientes conseguirán 2,8% más rentabilidad  (o menores pérdidas), sólo por el ahorro de costes. Además estimamos una rentabilidad adicional de 0,4% al año por los reajustes automáticos de carteras, con lo que nuestra rentabilidad adicional estimada es de 3,2% del valor de la cartera del cliente, ¡al año!

Para saber más: en 2 minutos puede responder a nuestro pequeño cuestionario de perfil anónimo, y podrá ver nuestra cartera modelo que corresponde a su perfil, y el detalle de costes y rentabilidad esperada.