El swing price y cómo beneficia a nuestros clientes


En el artículo “Sobre los costes de transacción en los fondos de inversión y ETF’s” hablamos de los distintos costes de transacción que existen cuando se suscriben fondos o ETFs. Existen cuatro tipos de coste de transacción que se pueden aplicar en un fondo de inversión:

  • Coste explícito,
  • Swing price,
  • Bid-Offer, y
  • Redondeos de participaciones.

En este artículo vamos a revisar en detalle el Swing price (que podríamos llamar “precio oscilante” en español) ya que se está convirtiendo de hecho en un estándar y está actualmente aplicado en los fondos de Vanguard que utilizamos en nuestras carteras.

Comisiones de suscripciones y de reembolso

En la raíz del Swing Price está el problema del coste que generan las nuevas aportaciones y reembolsos en un fondo de inversión para todos los partícipes del fondo y no sólo para los que entran o salen del fondo. Cuando hay entradas netas en un fondo, el fondo compra más activos (ej. acciones o bonos) y soporta unos costes de transacción que acaban soportados por todos los partícipes del fondo. Cuando hay salidas netas pasa lo mismo: el fondo vende activos y soporta costes de transacción que reducen el valor liquidativo del fondo para todos los partícipes.

El partícipe que mantiene su posición, ni suscribe ni reembolsa, tiene que soportar injustamente el coste de los partícipes que entran y salen.

Por ello se crearon las comisiones de suscripción y de reembolso que tenían el objetivo de repercutir el coste de las nuevas transacciones a los partícipes que suscribían o reembolsaban participaciones. Estas comisiones se quedaban en el fondo (no las cobraba la gestora) y evitaban que las nuevas entradas y salidas tuvieran un impacto negativo en los demás partícipes del fondo. De hecho, los partícipes actuales del fondo se beneficiaban de ellas.

Sin embargo, presentaban un nuevo problema: en caso de aportaciones netas positivas en un día, los reembolsos de participaciones no generaban ningún coste (porque estaban compensados por las aportaciones del día) pero sí sufrían unas comisiones de reembolso de todos modos. Pasaba lo mismo con las nuevas suscripciones que sufrían una comisión de suscripción, aunque este día hubiera habido más reembolso que suscripciones. De esta manera se estaba cobrando injustamente una comisión de reembolso a los vendedores los días de aportaciones netas positivas o injustamente una comisión de suscripción a los compradores en los días de reembolso neto en el fondo.

Por ello se inventó el Swing Price, para repercutir el coste de comprar o vender los activos a los compradores en caso de día con más suscripciones que reembolsos, o a los que reembolsan en caso de día con más reembolsos que suscripciones.

Cómo funciona el Swing Price

El Swing price funciona ajustando el precio de todas las ofertas (suscripciones y reembolsos) en un día dado, hacia arriba o hacia abajo de acuerdo con el flujo de entrada o salida neto en el fondo este día, para evitar perjudicar a los inversores existentes (dilución). El proceso para aplicarlo es el siguiente:

  1. Se calcula el patrimonio del fondo, que es la suma de todas las inversiones del mismo.
  2. Al dividir esto por el número de participaciones existentes se obtiene el valor liquidativo (el precio de una participación del fondo).
  3. A continuación, se evalúan los flujos de entrada (suscripciones) y salida (reembolsos) en el fondo. Si hay más compras que ventas, el fondo tiene una entrada neta y se modifica el valor liquidativo hacia arriba por un “swing factor” predeterminado (ver debajo tabla con ejemplos de swing factors).
  4. Si hay más ventas que compras, el fondo tiene salidas netas y se modifica el precio a la baja por otro “swing factor” (en general diferente al utilizado en el punto anterior).

Es importante tener en cuenta que todos los inversores pagan el mismo precio en un día determinado, ya sea que estén comprando o vendiendo. Este precio será el valor real de las inversiones (si no hay entradas o salidas netas) o un precio que se haya elevado (si el fondo tiene entradas netas) o bajado (si el fondo tiene salidas netas). Esto significa que aquellos inversores que suelan operar al contrario que el mercado, se beneficiarán de este coste de transacción y los que suelan invertir con el mercado, lo sufrirán.

Debido a la forma en que funciona el Swing price, el precio publicado difiere del valor real del fondo (que refleja el valor del índice que siguen los fondos menos los costes) y por lo tanto se incrementa ligeramente la diferencia con el índice replicado (el “tracking error”) para los fondos que utilizan el método del Swing price. Puede haber pequeñas diferencias en la rentabilidad diaria del fondo con la de los índices.

Ejemplo

A continuación, mostramos un ejemplo elaborado por Vanguard para ayudar a entender cómo funciona el Swing price. Hay dos escenarios, cada uno con tres transacciones en el fondo Vanguard Emerging Markets Stock Index Fund, que tiene un valor liquidativo de 10€ y un “swing factor” de compra de 0,13% y de 0,47% de venta.

Ejemplo swing price Vanguard

En el escenario A, el fondo tiene entradas por un total de 150 millones de euros y salidas por un total de 70 millones de euros, lo que resulta en una entrada neta de 80 millones de euros. En este escenario, se eleva el precio del fondo hacia arriba en 13 puntos básicos (0,13%) y por tanto el valor liquidativo será 10,13€ por participación.

En el escenario B, el fondo tiene entradas de 100 millones de euros y salidas de 150 milones de euros, lo que resulta en una salida neta de 50 millones de euros. En este escenario, se baja el precio del fondo en 47 puntos básicos (0,47%) y por tanto el valor liquidativo será 9,53€ por participación.

Ilustración Swing factor Vanguard Emerging Markets

Swing factors de los fondos de nuestras carteras

Debajo mostramos una tabla con los “Swing factors” de los fondos de Vanguard que utilizamos en nuestras carteras actualmente. Como se puede observar el coste de comprar o vender es diferente en general ya que, por ejemplo, en algunos lugares cuando se venden acciones se pagan impuestos, pero cuando se compran no (como por ejemplo en el fondo de Mercados Emergentes, el primero en la tabla abajo). O en el caso de los bonos, actualmente hay muchísima demanda de bonos y hay que pagar un sobreprecio para comprarlos, pero no para venderlos.

Swing factor (en puntos básicos, o centésimas de %) Compra Venta
Vanguard Emerging Markets Stock Index Fund 13 47
Vanguard Pacific ex-Japan Stock Index Fund 6 6
Vanguard Global Stock Index Fund 5 1
Vanguard Japan Stock Index Fund 2 2
Vanguard U.S. 500 Stock Index Fund 0 0
Vanguard Eurozone Inflation-Linked Bond Index Fund 12 0
Vanguard Euro Government Bond Index Fund 10 0
Vanguard Global Bond Index Fund 16 0
Vanguard Euro Investment Grade Bond Index Fund 26 0

Cómo el Swing price beneficia a nuestros clientes

El Swing factor es un coste que se cobra a los inversores que operan más y/o que operan a la vez que el mercado (vendiendo cuando la mayoría vende y comprando cuando la mayoría compra) en beneficio de los inversores que permanecen el fondo o que operan en contra del mercado. Se trata de un mecanismo beneficioso para nuestro modelo de gestión, y para nuestros clientes, por varias razones:

  • Invertimos a largo plazo y modificamos poco la composición de nuestras carteras
  • Intentamos ayudar a nuestros clientes a no vender en momento de caídas y de salidas masivas de los fondos, y de no comprar más después de subidas en momentos de entradas masivas en los fondos
  • Nuestros reajustes automáticos de carteras van por naturaleza en contra del mercado porque compran los fondos que más han caído y venden los que más han subido.

Terminología

Dilución: jerga de la industria para la situación en la que los inversores existentes en un fondo asumen los costes de transacción asociados a que otros compren o vendan participaciones en el fondo.

Swing factor (factor de oscilación): la cantidad, en puntos básicos, por la cual el precio de un fondo aumenta o disminuye. Estos están predeterminados de antemano y se aplican consistentemente, aunque varían periódicamente. Ver tabla anterior para ver los factores de oscilación de los fondos de Vanguard que utilizamos en Indexa.

Swing price total (precio oscilante completo): con este método, el administrador del fondo cambia el precio cada vez que hay flujos netos de entrada o salida de un fondo.

Swing price parcial (precio oscilante parcial): con este método, el administrador del fondo solo cambia el precio cuando los flujos netos superan un umbral previamente acordado. Inicialmente, en octubre de 2017 cuando Vanguard pasó al sistema de Swing price, adoptaron el Swing price total, pero desde mayo de 2019 han pasado a un sistema parcial. De esta forma es necesario que las entradas o salidas superen un límite para aplicar el Swing price.

Entradas netas, salidas netas: son los flujos de efectivo de entrada y salida en un fondo. Esta es la métrica clave que determina la forma en que el precio aumenta o disminuye.

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

Sobre los costes de transacción en los fondos de inversión y ETF’s


Soportar bajos costes es algo muy importante para obtener más rentabilidad a largo plazo. Los principales costes que soporta un inversor en fondos de inversión son los siguientes:

  • El TER (Total Expense Ratio) que incluye comisiones de gestión, depositaría administración y otros gastos menores,
  • Los gastos de corretaje dentro del propio fondo, y
  • Los gastos de transacción que se soportan en el momento de la suscripción o reembolso del fondo.

En un artículo anterior, Costes y comisiones ocultas de los fondos de inversión, hemos hablado con detalle de los dos primeros costes. En el presente artículo, vamos a detallar los diferentes tipos de coste de transacción que puede soportar un inversor y qué implicaciones tiene cada uno de ellos.

Existen cuatro tipos de coste de transacción que pueden aplicar en un fondo de inversión:

  • Coste explícito,
  • Swing price,
  • Bid-Offer, y
  • Redondeos de participaciones.

Una característica común de estos costes es que los beneficiarios de los mismos son los partícipes existentes en el fondo cuando ocurre la transacción. A diferencia por ejemplo de la comisión de gestión, que lo cobra la gestora, estos costes están cobrados por el fondo, no por la gestora del fondo. Son costes que están diseñados para proteger a los partícipes por los potenciales gastos de corretaje que se pudieran incurrir al invertir el nuevo dinero aportado.

El coste explícito es un coste en porcentaje que se cobra normalmente sólo en el momento de la suscripción del fondo (no en el reembolso) y es el más sencillo y transparente de todos ellos. Es el coste que preferimos en Indexa y el que se cobra en la suscripción de los fondos de Vanguard que tienen exposición a crédito, como son el Vanguard Eur Investment Grade Bond Index (comisión de suscripción del 0,30%) y el fondo Vanguard Global Bond Index (comisión de suscripción del 0,20%).

Los fondos que utilizan el swing price adaptan el valor liquidativo diario del fondo al que se hacen suscripciones y reembolsos de participaciones en función de los flujos de entrada y salida de dinero de ese día. Por ejemplo, si un día hay entradas de dinero muy fuertes en el fondo de inversión, el valor liquidativo del fondo será superior al valor real de los activos en los que invierte el fondo. Al día siguiente esta diferencia se corregirá y los nuevos inversores sufrirán una pérdida. La cuantía del swing price no suele ser un porcentaje o importes fijos y se dejan a la discrecionalidad del gestor del fondo aunque se suele fijar un importe máximo en porcentaje. Un efecto colateral de esta comisión de transacción es que los fondos indexados con swing price se desvían más del índice al que siguen (tienen un tracking error superior) ya que el valor liquidativo del fondo se separa del índice cuando se aplica este swing price.

El Bid-Offer (también llamado Bid-Ask) implica que los inversores que suscriben participaciones y los que reembolsan participaciones lo hacen a precios diferentes. De esta manera, los fondos que utilizan esta comisión de transacción deberán publicar 3 valores liquidativos diarios: el Bid (precio para reembolsar), el valor liquidativo (al que nadie transacciona y es solo una referencia) y el Offer (precio para suscribir). Como el tracking error se calcula sobre el valor liquidativo, estos fondos presentan un buen seguimiento del índice. El importe del Bid-Offer se suele establecer a discrecionalidad del gestor, suele tener un importe máximo y a veces se establece un porcentaje fijo (0,25% por ejemplo). Este coste es también el que aplica cuando compramos o vendemos ETFs en un mercado secundario (en una bolsa de valores). Los ETFs tienen un precio de compra y otro de venta y cuando mayor sea esta diferencia (también llamada horquilla), mayor será el coste de transacción que el inversor deberá soportar.

Por último, está el redondeo de participaciones que es un coste de transacción muy sutil y que aplica a todos los fondos de inversión, pero especialmente a los que permiten un número reducido de decimales en las posiciones de un cliente. Cada fondo establece en su folleto el número de decimales de participaciones que se pueden negociar. Por ejemplo, en el caso de los fondos de Vanguard que utilizamos, es de dos decimales. De esta manera un inversor puede tener 1,34 títulos o 1,35 títulos pero no puede tener 1,346 títulos. El coste aparece por el redondeo a la baja que se realiza cuando se traspasa un importe de un fondo a otro. Para visualizarlo es interesante ver un ejemplo. Supongamos que tenemos 1,00 títulos del fondo A que tiene un precio de 100,00€. Lo traspasamos al fondo B que tiene un precio de 91,90€. El número de títulos que deberíamos recibir del fondo B es 100,00€/91,90€ = 1,088139. Pero como se redondea a la baja, solo recibimos 1,08 título, y por tanto ahora tenemos un importe total de 1,08 títulos x 91,90€ = 99,25€ y habremos soportado un coste de 0,75€ o un 0,75% del total. Este coste, solo tiene un efecto significativo cuando el importe que se traspasa es relativamente bajo. Para minimizar este coste, en Indexa establecemos un mínimo de 300€ para realizar un traspaso entre distintos fondos de la cartera de un cliente.

De nuevo comprobamos como a pesar de que la inversión en fondos indexados puede parecer a primera vista algo sencillo, el diablo está en los detalles. Conocer y analizar todos los detalles de una inversión es algo muy relevante de cara a conseguir los objetivos de rentabilidad de largo plazo. En Indexa Capital, dedicamos tiempo y recursos para cuidar de los detalles y que tu no tengas que preocuparte por nada.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.