Sesgos cognitivos e indexación


Este verano he aprovechado para ponerme al día con una rama del conocimiento que tenía más aparcado: las finanzas del comportamiento (o “behavioral finance”). Para ello he estado leyendo un par de libros “Nudge” (“Un pequeño empujón” en su versión española, o acicate, de Thaler), “Thinking fast and slow” (“Pensar rápido, pensar despacio”, de Kahneman) y “Superforcasting” (“Superpronosticadores”, de Tetlock y Gardner), además de los apuntes del CFA Institute sobre el tema (ver referencias de los libros en español al final).

Esta teoría parte de la hipótesis de que los humanos somos mucho menos racionales a la hora de tomar nuestras decisiones que lo que las teorías clásicas de finanzas asumen. El autor de “Nudge”, Richard Thaler, llama a los primeros Humanos (“Humans”) y a los segundos Económicos (“Econs”). La principal razón por la que quería revisar esta literatura era para ver cómo podíamos ayudar desde Indexa a que nuestros más de 10 mil clientes sufran lo menos posible los efectos de nuestros sesgos por ser Humanos a la hora de tomar decisiones y que se acerquen lo máximo posible a los Económicos.

Vaya por delante que el mero hecho de ser cliente de Indexa indica cierto grado de racionalidad. Ser cliente de Indexa significa que se ha decidido utilizar un sistema de inversión que reduce los costes, maximiza la diversificación y automatiza los reajustes. Para los Económicos, esto es algo obvio desde hace décadas, pero para los Humanos no tanto.

Una persona puede tomar 4 decisiones en relación a Indexa:

  1. Hacerse cliente
  2. Aportar efectivo o fondos a su cuenta
  3. Retirar efectivo o fondos de su cuenta
  4. Cambiar el perfil de riesgo (como máximo el perfil de riesgo que surge del perfilado)

Antes de entrar en cada una de estas decisiones, quiero destacar que el hecho de que sólo existan cuatro decisiones posibles para un cliente en Indexa es una arquitectura que facilita mucho la vida a los Humanos.  En el libro “Nudge”, Thaler muestra que a los Humanos no les gusta tomar decisiones porque supone un esfuerzo y por esta razón muchas veces deciden de manera apresurada e incorrecta. Quién no ha firmado un contrato o ha aceptado las condiciones generales de un servicio sin haberlo leído antes. Un Económico nunca haría algo así. Por ello recomienda a los que definen los procesos (él los llama arquitectos) simplificar al máximo todos los procesos de decisión.

Fijaos que en Indexa reducimos al mínimo posible las decisiones a tomar y de esta forma evitamos a los clientes tomar decisiones como qué fondo comprar o vender, cuánto comprar o vender, cuándo reajustar la cartera o cómo minimizar el pago de impuestos.  Nuestro servicio está preparado para que invertir sea extremadamente sencillo.

1. Hacerse cliente

Es la primera decisión y por tanto la más relevante. El reto que tenemos desde Indexa es que todos nuestros clientes entiendan perfectamente el servicio que están contratando, ya que es posible que un Humano contrate nuestro servicio sin comprender toda la información simplemente porque un amigo se lo ha recomendado y es lo que tiene más a mano (sabemos que más del 50% de los clientes llegan a Indexa por recomendación de un amigo o a través de un blog especializado).

Este sesgo se llama sesgo de disponibilidad (“availability”) y hace referencia a que tomamos decisiones en base a la información más fácilmente disponible pero que no siempre es la más correcta. Al tratarse de un servicio de inversión, es muy importante conocer de antemano todos los detalles.

Para combatir este potencial sesgo, en Indexa mostramos mucha información sobre el servicio antes de ser contratado: las expectativas futuras en varios escenarios, las rentabilidades pasadas y la cartera de inversión que se va a contratar, pero siempre queda la duda sobre si la cantidad de información que ofrecemos es demasiada como para que un Humano quiera dedicar  tiempo a leerla. Quizás ofreciendo menos información conseguiríamos reducir este riesgo, pero ahora mismo no tenemos forma de saberlo.

Uno de los principales aprendizajes que me he llevado de la lectura de “Superforcasting”, es que para poder tomar buenas decisiones, cuanta más información mejor. Porque si no, acabas tomando las decisiones en base a tu opinión (experta o no) pero que está repleta de sesgos (de disponibilidad, de anclaje, de exceso de confianza).

Por ejemplo, para poder saber si tenemos que modificar la información que mostramos a nuestros clientes antes de contratar, necesitaríamos conocer qué porcentaje de nuestros clientes conocen la rentabilidad esperada de su cartera (más o menos) o el intervalo de rentabilidad esperado a largo plazo, o cuánto dinero esperan tener dentro de 10 años con su inversión en Indexa.

Por tanto, en los próximos meses desarrollaremos un sistema para obtener más información sobre el grado de conocimiento de nuestros clientes acerca del servicio de Indexa para, de esta manera, poder tomar decisiones dirigidas a maximizar este conocimiento.

2. Aportar efectivo o fondos

Esta decisión trata de cuándo realizar la aportación inicial y las aportaciones siguientes. Aquí puede operar principalmente el sesgo de “exceso de confianza” ya que es posible que intentemos buscar el mejor momento para invertir. Es posible que esperemos a que haya una caída de mercado para comprar a mejor precio o que esperemos a que el mercado empiece a subir para no coger un “cuchillo cayendo”. Y pensamos que se trata de una clara muestra de exceso de confianza porque está más que probado que nadie sabe cuándo es el mejor momento para invertir: de media los inversores pierden un 1,5% anual eligiendo el mejor momento para invertir y desinvertir. Pero además hay varios estudios que muestran que a largo plazo no es tan relevante si se entra en el mejor o peor momento del año mientras no se desinvierta. Por ejemplo en Indexa, publicamos un ejercicio en el artículo “Elegir el mejor o peor momento para invertir no es tan importante”.

Esta decisión es realmente complicada. Muchos clientes nos preguntan cómo aportar cuando reciben una cantidad importante de dinero o si hay que aportar cuando el mercado empieza a caer. Nuestra recomendación la mostramos en el artículo ¿Es mejor invertir de golpe o poco a poco?: si puedes aguantar una caída nada más aportar entonces lo mejor es aportar en cuanto tengas el dinero disponible y si no, entonces hacerlo de manera periódica.

Por nuestra experiencia, pensamos que para la mayoría de las personas la solución para evitar este sesgo es programar aportaciones periódicas. En el libro de “Nudge”, cuya traducción es acicate o pequeño empujón, los autores abogan por facilitar la elección de la mejor decisión sin imponerla. En este sentido, en Indexa recordamos a los clientes por email, y en su zona privada, que la mejor opción para acumular capital a largo plazo es realizar aportaciones periódicas. Gracias a estos pequeños acicates y también a la predisposición de nuestros clientes, actualmente se realizan aportaciones periódicas en un 74% de las cuentas.  (ve detalle más abajo).

No obstante, aún quedan un 26% de cuentas que no realizan aportaciones periódicas. Parte será por falta de capacidad de ahorro, pero pensamos que en la mayoría de los casos podrían aportar periódicamente. Seguiremos buscando pequeños acicates que faciliten esta decisión.

Tipo de cuenta Número de cuentas Porcentaje de cuentas
Cuentas de fondos con aportaciones periódicas (1) 5.400 71%
Cuentas de fondos sin aportaciones periódicas 2.206 29%
Cuentas de pensiones con aportaciones periódicas (2) 2.823 79%
Cuentas de pensiones sin aportaciones periódicas 740 21%
Cuentas con aportaciones periódicas (3) = (1)+(2) 8.223 74%
Cuentas sin aportaciones periódicas 2.946 26%
Datos a 26/08/2019
(1) Carteras de fondos de inversión con una o varias aportaciones en los últimos 4 meses
(2) Carteras de planes de pensiones con una aportación única por lo menos en los últimos 12 meses o con una aportación periódica

3. Retirar efectivo o fondos

Los principios de Indexa con respecto a las solicitudes de retirada de efectivo son: “El dinero primero” y “Sin preguntas”. Es decir, cuando se solicita una retirada, trabajamos para que el dinero esté lo antes posible en la cuenta del cliente y no hacemos preguntas ni llamamos. Sabemos lo molestas que son las llamadas y comunicaciones de los bancos intentando retener a clientes y en Indexa no vamos a hacer nada parecido.

La razón es que muchas veces las retiradas responden a necesidades de efectivo (compra de una casa, por ejemplo). No obstante, desde el principio hemos detectado que las aportaciones netas a Indexa se reducen cuando las carteras caen de valor. En particular en junio de 2018 mostramos una clara relación entre el crecimiento de las aportaciones netas y la rentabilidad de los 12 meses anteriores. El R2 de la regresión ascendía a un 61% (la rentabilidad de los 12 últimos meses explica el 61% de las aportaciones netas de los clientes). En el artículo “Es mejor no elegir cuando inviertes 2” tienes los detalles.

Esto es un claro ejemplo de “Aversión a las pérdidas” que sufren los Humanos: sufren de aversión a la pérdida en vez de aversión al riesgo y la razón es que duelen más las pérdidas que alegran las ganancias (duele más perder un euro que agrada ganar uno). En libro de  “Thinking fast and slow” (“Pensar rápido, pensar despacio”), Daniel Kahneman muestra que para que una persona acepte un apuesta al 50% de un importe significativo de su patrimonio, necesita que la ganancia sea más o menos el doble que la pérdida. En el caso de Indexa, como las pérdidas a corto plazo duelen, eso hace que el importe de reembolsos aumente tras períodos de pérdidas y las aportaciones se ralenticen.

En marzo de 2018 implementamos un pequeño acicate que, en caso de que el cliente solicitara una retirada y su rentabilidad de la última semana estuviera por debajo del -3%, le mostramos el siguiente mensaje que puede cerrar con un clic:

“Queremos que obtengas la mayor rentabilidad posible a largo plazo en tu cartera. Para conseguirlo es muy importante que evites vender cuando la cartera ha bajado o que inviertas sólo después de subidas. En la última semana tu cartera ha descendido un 4%. Si esta es la razón por la que piensas retirar dinero, te recomendamos que antes leas el siguiente artículo: sesgo por comportamiento, donde podrás ver que los inversores pierden de media entre un 1,0% y un 1,5% de rentabilidad intentando predecir la evolución del mercado.”

De esta manera le hacemos pensar sobre su decisión, aunque no ponemos ningún tipo de restricción a la retirada.

Hemos actualizado la relación entre las aportaciones netas y la rentabilidad y estamos muy contentos porque parece que esa relación está reduciéndose ya que el R2 a Julio de 2019 ha descendido hasta el 45% (ver gráfico debajo). Es posible que se trate simplemente de variabilidad estadística, pero parece que los acicates están desvinculando las aportaciones netas de la rentabilidad de los doce últimos meses. Y esto va a significar más rentabilidad para los clientes.

No obstante, queremos seguir mejorando. En particular, hay un punto que nos preocupa mucho y es el sufrimiento que generan las pérdidas en nuestros clientes, especialmente en aquellos que no son totalmente conscientes de los vaivenes del mercado y no saben poner en contexto los movimientos de corto plazo. Algo que explico muchas veces a clientes es que tener dinero es una buena noticia y no debería ser algo por lo que perder el sueño o sentir malestar.

Para reducir este “dolor”, hemos pensado que podría ser una buena idea facilitar que los clientes firmen consigo mismos unos “contratos”. Podría ser escribir un breve párrafo que diga algo como: “Soy consciente de que en un plazo de 12 meses eventualmente mi cartera caerá un x%. Pero esto no me preocupará y me dejará dormir, porque sé que invertir supone sobre todo tiempo.”

Llegado el momento de la caída podremos enseñar el mensaje escrito al cliente para que recuerde su promesa o probablemente la recuerde sin ayuda. Quizás esto reduzca algo su malestar y puede permanecer tranquilo. ¿Qué os parece?

4. Cambiar el perfil de riesgo

La decisión de cambio de perfil se puede dividir en una decisión de aportar más (incrementar el perfil de riesgo) o retirar (disminuir el perfil de riesgo). Por tanto, todos los sesgos que hemos visto en los dos apartados anteriores pueden aplicarse aquí.

Desde el lanzamiento de Indexa, tuvimos claro que esta era una decisión que debíamos limitar de alguna manera. A lo largo de mi experiencia como gestor, había visto muchas veces como los inversores solían declarar perfiles de riesgo más altos tras años de subidas y más bajos tras bajadas.

El primer paso para evitar este sesgo, fue que nuestro algoritmo de perfilado calculara un primer perfil de riesgo y que después el cliente pudiera reducirlo si lo deseaba. De esta manera estábamos creando un “ancla”. Thaler muestra que los Humanos tienen un “sesgo de anclaje” que implica que en una decisión numérica, se da mucho peso a la primera cifra que aparece. En este caso, esto significa que un cliente que se considere conservador si el perfil de riesgo inicial es un 6, es más probable que la elección final sea un 5 que no un 1 o un 2 que hubiera podido elegir si no hubiera tenido la primera indicación de 6. Con este perfilado, estamos “dirigiendo” a los clientes hacia un perfilado más objetivo.

Por otro lado, teníamos claro que el cambiar habitualmente de perfil no es un buen hábito (de nuevo el sesgo por comportamiento). En este caso decidimos “dificultar” ligeramente el cambio de perfil: si han pasado más de 90 días desde el último perfilado puedes modificarlo directamente desde la web, y en caso contrario te pedimos que nos lo pidas por email, que implica un poco más de trabajo y desincentiva el cambio.

Actualmente hemos conseguido que los clientes se re-perfilen pocas veces. De las 11 mil carteras que hay actualmente solo un 1,6% han realizado más de un cambio de perfil en el último año (anualmente hay que re-perfilarse obligatoriamente, por la regulación en vigor) y los que más cambios han hecho han cambiado cuatro veces. Así que consideramos que vamos por buen camino.

Conclusiones

Los sesgos son muy humanos. De la misma forma que en la imagen abajo verás más grande la línea horizontal superior (si eres humano), tus decisiones financieras están sesgadas.

En Indexa, tenemos la mejor solución de ahorro a largo plazo porque invertimos el dinero de nuestros clientes en fondos indexados de manera diversificada y con bajos costes.

Además, queremos que nuestros clientes sean felices con nuestro servicio y lo utilicen de la mejor manera para ellos evitando sus sesgos. Por ello, vamos a seguir incorporando pequeños acicates que puedan ayudar, eso sí, respetando siempre la libertad de elección del cliente (lo que Thaler ha apodado como paternalismo libertario).

¿Tienes alguna sugerencia sobre cómo podríamos ayudar a nuestros clientes a minimizar estos sesgos humanos? Estaremos encantados de escuchar tus sugerencias.

Para profundizar más sobre sesgos cognitivos

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

¿Por qué interesa invertir cada mes?


Si estás pensando en el futuro y quieres ir construyendo un ahorro significativo para más adelante, la forma más razonable de ahorrar es ser sistemático e invertir periódicamente una cantidad fija. En este caso lo más sencillo es programar una inversión mensual.

Es muy sencillo:

  • Para fondos de inversión basta con acceder a tu banco online y programar una transferencia periódica hacia tu cuenta de efectivo con Inversis gestionada por Indexa.
  • Para planes de pensiones: puedes programar una aportación periódica desde tu zona privada de Indexa.

Lo ideal es que la cuenta corriente que utilices sea aquella en la que recibes tus principales ingresos cómo la nómina.

De esta forma podrás ir invirtiendo cada mes e irás acumulando una cartera que crecerá con el tiempo. Por otro lado, cuánto antes empieces a invertir, mejor. El tiempo es el mejor aliado de la rentabilidad. Si empiezas a invertir tarde no darás tiempo a que los intereses que vas obteniendo generen intereses a su vez, y por tanto perderás el poderoso efecto del interés compuesto.

También es muy importante que lo hagas de forma sistemática. No intentes elegir tu el mejor momento para invertir, porque es mejor no elegir cuando inviertes, lo más normal es que te equivoques y acabes invirtiendo con el pie cambiado. Varios estudios demuestran que de media los inversores pierden un 1,5% de rentabilidad al año intentando elegir cuando invertir o desinvertir. Invirtiendo sistemáticamente te hace ganar dos cosas a la vez: más rentabilidad y más tiempo.

No obstante, si has recibido una cantidad importante de dinero (por una herencia, una venta de un inmueble o una empresa, por una indemnización, …) entonces la recomendación es más compleja. Te la detallamos en otro artículo: ¿Es mejor invertir de golpe o poco a poco?

Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, prueba gratuitamente nuestro test de perfil inversor y descubre qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

¿Es mejor invertir de golpe o poco a poco?


Si has recibido una cantidad importante de dinero (por una herencia, una venta de un inmueble o una empresa, por una indemnización, …) entonces es probable que te preguntes si es mejor invertirla todo de golpe, o si no sería mejor invertirla poco a poco.

La respuesta es que depende de tu tolerancia al riesgo.

Puedes llevar a cabo tres planes para invertir:

1. Llevado por la codicia:
Podrías intentar elegir el mejor momento para invertir en función de la situación de mercado. Como hemos comentado en un artículo anterior, es mejor no elegir cuando inviertes. Varios estudios demuestran que de media los inversores pierden un 1,5% de rentabilidad al año intentando elegir cuándo invertir o desinvertir. Lo más probable es que te equivoques y tengas un sentimiento de culpa. Te recomendamos que evites esta opción.

2. Llevado por la razón:
Programar una transferencia mensual para invertir a lo largo de un determinado plazo, por ejemplo un año. De esta forma evitarás entrar en el mejor o en el peor momento y reducirás el sentimiento de culpa si el mercado no va a tu favor.

3. Llevado por la evidencia:
Invertir todo el dinero de golpe. Este magnífico estudio de Vanguard “Dollar-cost averaging just means taking risk later“, comparan para tres mercados (EEUU, UK y Australia) en el período de 1926 a 2011 dos estrategias: invertir todo de golpe o a lo largo de un año y luego comparan qué estrategia tuvo más rentabilidad al cabo de 10 años. El resultado es que en el 66% de los casos fue mejor invertir de golpe y que de media genera algo más de un 2% de rentabilidad en 10 años. El lado negativo, es que en algunos períodos, invertir de golpe rentó un 30% menos que invertir de forma espaciada.

Por tanto, si eres un inversor que puede aguantar estas variaciones deberías invertir todo de golpe porque en media obtendrás algo más de rentabilidad. En cambio, si crees que te puedes arrepentir viendo rentabilidades muy negativas en el corto plazo, lo mejor es que plantees un calendario de aportaciones.

¿Tienes ya una cuenta con Indexa?
Aporta más fondos a tu cuenta de fondos, o programa una aportación periódica a tu cuenta de pensiones: entra en tu zona privada > Añadir fondos.

¿No estás indexado aun con nosotros?
Prueba nuestro test de perfil inversor
(2 minutos) y descubre qué cartera de fondos indexados te recomendamos.

Los beneficios de los reajustes automáticos de carteras


Tras algo más de un año de operaciones estamos empezando a ver las primeras operaciones de reajuste automático en las carteras de nuestros clientes. Se trata principalmente de cuentas que tras las fuertes subidas de los fondos de acciones de Estados Unidos y acciones de países emergentes han quedado desajustadas con respecto a la cartera modelo. En estos casos, el reajuste automático traspasa dinero de estos dos fondos que más han subido en los últimos meses hacia un fondo de renta fija, bien de gobiernos o de bonos ligados a la inflación, que han tenido un comportamiento peor en el último año.

Por tanto, el sistema vende los fondos que han subido en términos relativos y compra los fondos que han caído en términos relativos. A pesar de ser un ajuste muy razonable, en algunos casos estamos recibiendo consultas de clientes sorprendidos que en este momento estemos comprando más bonos. Son clientes que piensan que como los bonos han bajado, lo más probable es que sigan bajando.

Perseguir al mercado es una mala estrategia

Este sesgo es tan habitual, que los investigadores del campo de las finanzas del comportamiento (behavioral finance, campo del que no somos especialmente adeptos) le han puesto nombre: Chasing the market (o perseguir al mercado) o también behavioral gap (o diferencia por comportamiento). Perseguir al mercado significa que tendemos a mantener las posiciones ganadoras más de lo necesario y a vender las posiciones perdedoras antes de tiempo. En realidad, no deja de ser una manifestación del comportamiento que hemos conocido desde pequeños: aprendemos por la experiencia y pensamos que las rentabilidades futuras serán similares a las rentabilidades pasadas recientes. Sin embargo, en el mundo de las inversiones, los fracasos de hoy plantan las semillas del éxito de mañana.

Lamentablemente este sesgo resta bastante rentabilidad a los inversores en el largo plazo y la reduce de una forma muy curiosa: hace que te desvíes de tu perfil de riesgo hacia un perfil con mayor riesgo y que cuando las pérdidas lleguen a la cartera (que antes o después llegarán) te cogerá con una cartera sobre-expuesta a un pequeño número de clases de activo generalmente muy correlacionadas entre ellas (ya que las perdedoras las has ido vendiendo). En esta cartera, ninguna clase de activo podrá protegerte de las caídas y acabarás sufriendo una pérdida muy superior a la que puedas aguantar. En este momento de pérdida excesiva en relación con su perfil inversor, muchos inversores optan por vender, con lo que materializan las pérdidas y se perderán los beneficios de la posterior recuperación que en algún momento llegará.

Los inversores no reajustan sus carteras

En su libro “Unconventional Success, A Fundamental Approach to Personal Investment”, David F. Swensen conocido inversor y actual director de inversiones de la universidad de Yale, ilustra este efecto con el comportamiento de los inversores tras el crash bursátil de 1987.

Composición media de las carteras

Acciones

Bonos Efectivo

Otros

Peso Septiembre 1987 (antes del crash)

28,4%

30,4% 37,1%

4,1%

Peso Octubre 1987 (después del crash)

21,9%

32,3% 42,1%

3,8%

Como se puede observar, los inversores redujeron su peso en acciones una vez sucedida la caída y esperaron más de 4 años hasta volver a tener el mismo peso de acciones en sus carteras que antes de la caída bursátil.

Ocurrió algo muy similar en las caídas bursátiles tras la explosión de la burbuja de las puntocom en el año 2000. Para ilustrar este punto, en el mismo capítulo del libro, el autor utiliza datos de 16.000 inversores en planes de pensiones de TIAA-CREF para analizar cómo estos inversores varían individualmente su exposición a renta variable y renta fija a lo largo de los años 1992 a 2003 (estos planes permiten aumentar o disminuir a voluntad el peso en renta variable). El resultado se puede analizar en el siguiente gráfico:

Como se puede observar la media de los inversores comenzaron con un perfil 50% renta variable y 50% renta fija. Con el mercado alcista de ellos año 1995 a 1999, no modificaron sus aportaciones ni reajustaron así que por puro efecto del mercado pasaron a tener un peso en renta variable del 68% justo antes del comienzo del mercado bajista y al final del período bajista pasaron a tener de nuevo un 50% de renta variable. Por tanto, al no reajustar, los inversores dejaron que el mercado hiciera su asignación estratégica de activos. Durante estos 10 años la rentabilidad anual que obtuvieron los inversores fue del 8,4%, y la rentabilidad acumulada en este periodo fue del 123%.

Swensen hace la siguiente reflexión y el siguiente cálculo: ¿qué rentabilidad se hubiera obtenido en caso de que los inversores hubieran invertido desde el inicio el 68% de su cartera en acciones y hubieran reajustado anualmente su cartera para mantenerla constante en esta cifra? Hay que tener en cuenta que esta cartera tendría un riesgo muy similar al de la cartera que empieza con un peso del 50% pero no se reajusta y se deja crecer hasta el 68%.

El resultado es que con un riesgo similar, la cartera reajustada anualmente hubiera obtenido una rentabilidad adicional de +0,4 puntos porcentuales al año o lo que es lo mismo, 10 puntos porcentuales más en rentabilidad acumulada en 10 años en comparación con la cartera sin reajustes. Es decir, que con un riesgo similar se hubiera obtenido una rentabilidad muy superior.

Impacto de los reajustes en la rentabilidad de las carteras

Rentabilidad anual

Rentabilidad acumulada

Cartera sin reajustes peso inicial en acciones 50%, peso máximo 68%

8,4%

123%

Cartera con reajustes peso constante del 68%

8,8%

133%

Beneficio de los reajustes

+0,4%

+10%

¿Cómo se explica esta rentabilidad adicional gracias a los reajustes?

La explicación es muy sencilla: el reajuste automático es un ejemplo de inversión contraria (contrarian investing). Cuando reajustamos nuestras carteras, estamos comprando activos que han caído y por tanto son repudiados y menos demandados, o vendiendo activos cuando han subido, están de moda y menos inversores los quieren vender. O visto de otra manera, que está más acorde con la visión de la eficiencia de los mercados: cuando reajustamos la cartera, estamos comprando activos cuando han caído y por tanto tienen una “prima de riesgo” superior que ha de verse compensada en el largo plazo. Esto significa que los momentos de crisis financieras suelen ir acompañadas de crisis económicas en las cuales los inversores tienen menos dinero, esperan tener menos dinero y sus activos se han depreciado, así que quedan menos potenciales compradores. Y viceversa.

¿Por qué no reajusta todo el mundo?

La pregunta que ahora debería surgir es, pero si esto es tan obvio, ¿por qué no lo hace todo el mundo? Siendo un tipo de gestión tan sencillo como parece, nuestra experiencia es que de facto los gestores profesionales tienden a hacer justo lo contrario: cuando un activo cae en términos relativos, difícilmente van a comprarlo: normalmente lo mantendrán y a menudo venderán. ¿Por qué? Porque son gestores que no quieren perder a sus clientes, y si un activo cae y el cliente se enfada, lo más fácil y cómodo es no oponerse al cliente y vender el activo. Además, en un mercado bajista, los ingresos de las gestoras caen, por patrimonio y porque los clientes se mueven (erróneamente) hacia inversiones más conservadoras que dejan menos margen. Como consecuencia, los directivos de las gestoras se vuelven más cortoplacistas en su relación con los clientes y la prioridad pasa a ser no perder clientes, aunque eso suponga tomar decisiones erróneas a medio plazo.

Los reajustes automáticos de carteras

Como conclusión, reajustar periódicamente las carteras hacia las carteras modelo establecidas para el largo plazo juega un papel crucial en el proceso de gestión de carteras. Normalmente los inversores no están en disposición de reajustar, bien por falta de tiempo o bien por convicciones erróneas. En Indexa, hemos automatizado este proceso de tal forma que sea una máquina la que ejecute los reajustes para que todo sea más sencillo: el sistema comparará los pesos objetivo con los reales a diario. Cuando se observa que un activo está más de 3 puntos sobreponderado en la cartera, y otro más de 3 puntos infraponderado, se genera automáticamente una orden de traspaso del exceso de participaciones del fondo sobreponderado hacia el fondo infraponderado (con un mínimo de 300€ por operación).

Y nosotros podremos disfrutar del +0,4% de mayor rentabilidad esperada anual a largo plazo.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

Diferencia por comportamiento: mejor no elegir cuándo inviertes o desinviertes


En este post vamos a analizar una idea que todos intuimos: los inversores finales tienden a comprar caro y vender barato; el pánico y la avaricia son parte de la condición humana. Los estudios académicos realizan el siguiente análisis: en vez de fijarse en la rentabilidad publicada por los fondos (que ignora las entradas y las salidas de capital) realizan el cálculo de la rentabilidad real que han obtenido los inversores, utilizando datos de entradas y salidas de fondos. La diferencia de ambas rentabilidades se denomina “behaviour gap” (diferencia por comportamiento).

Diferencia por comportamiento - Indexa Capital

Esto es, un fondo puede haber rentado un 10% en un año, y un -11% al año siguiente de tal forma que la rentabilidad total del fondo en dos años haya sido un 0%. No obstante normalmente los inversores entran una vez han observado la rentabilidad positiva: en este caso podría ocurrir que el inversor entre el segundo año y que este inversor obtenga una rentabilidad del -10%.

Los datos muestran (a continuación puedes encontrar un análisis detallado) que como poco los inversores pierden aproximadamente entre un 1% y un 1,5% anual siguiendo rentabilidades pasadas. Esta cifra depende del período, de la geografía y de la clase de activo estudiada, pero está en el rango del 1% al 6% y es consistentemente positiva.

Esto es especialmente importante en el comienzo de año 2016 que estamos teniendo. Muchos inversores están esperando a que las caídas de las bolsas cesen para invertir. La evidencia demuestra que esperando el mejor momento para invertir, de media perderán rentabilidad en su cartera. En términos puramente estadísticos, es mejor o bien desvincular el momento de inversión de la evolución de los mercados (invirtiendo progresivamente una cantidad cada mes por ejemplo) o aprovechar las caídas (sabiendo que estas pueden llegar a ser mayores) para invertir.

En Indexa, nuestra recomendación es que intentes aportar a tu cartera una cantidad fija mensual, o que aportes lo que tengas para invertir de golpe pero sin tener en cuenta en qué momento se encuentra el mercado.

Si ya eres cliente: te recomendamos programar en tu banco una transferencia periódica a tu cuenta en Indexa.

Si aún no eres cliente: comprueba gratuitamente qué cartera te gestionaríamos.

Estudios sobre el behaviour gap

Utilizando los datos agregados de EE.UU, [Nesbitt , 1995] encontró que las decisiones de inversión de los inversores estadounidenses en fondos entre 1984 y 1994, en general, les llevaron a obtener un 1,08% menos que una estrategia simple de comprar y mantener. En este sentido [Frazzini y Lamont ,2008] presentan pruebas para el período 1980-2003 que sugieren que los inversores de fondos mutuos tienden a invertir en el momento equivocado, comprando demasiado tarde en un rally y vendiendo justo antes de que el mercado haga mínimos, con un coste estimado de 1,02% anual.

En un estudio más reciente, [Bullard, Friesen y Sapp, 2009] analizan datos de fondos de inversión norteamericanos en el período de 1991 a 2004 comercializados a través de una red encuentran que la rentabilidad final para el inversor es de media un 1,62% inferior, debido a un mal timing en sus decisiones. En un artículo anterior, [Friesen y Sapp, 2007] examinan la capacidad de los inversores de fondos de inversión en predecir la evolución de los mercados durante 1991-2004 y obtienen que de media las decisiones de entrar o salir del fondo reducen la rentabilidad en un 1,56% anual.  De forma similar [Sinha y Jog, 2005] analizan datos de fondos de inversión canadienses en el período de 1988 a 2002, y concluyen que la rentabilidad obtenida por los inversores es un 2,14% inferior a la rentabilidad que hubiera obtenido un inversor que hubiera comprado el fondo y lo hubiera mantenido.

[Barber y Odean, 2000] analizan datos de inversores norteamericanos particulares entre los años 1991 y 1996 que invierten en acciones ordinarias y encuentran que en ese período obtuvieron un rendimiento anual del 11,4% , mientras que el mercado rindió un 17,9%, esto es más de un 6%, derivado principalmente de un excesivo trading. Utilizando los datos de nivel de índice en los EE.UU. NYSE / AMEX [Dichev, 2007] encuentra que las decisiones de market timing podrían haber costado los inversores de los Estados Unidos en torno al 1,3% por año en el período de 1926 a 2002.

[Dichev y Yue, 2010] demuestran utilizando datos de Hedge Funds entre los años 1980 y 2008 que los inversores en estos fondos obtiene de media un 3,2% menos al año debido a a que compran cuando los fondos han subido y venden cuando los fondos han bajado.

[Clare y Motson, 2010] analizando datos del mercado de Gran Bretaña, encuentran que de media los inversores se dejan por sus decisiones de inversión un 1,17% anual.

Referencias

Barber, Brad M., Odean, Terrance, 2000. Trading Is Hazardous to Your Wealth (working paper).

Bullard, Marcel, Friesen, Geoff y Sapp, Travis, 2009. Investor Timing and Fund Distribution Channels (working paper).

Clare, Andrew y Motson, Nick, 2010. Do UK retail investors buy at the top and sell at the bottom? (working paper).

Dichev, Ilia D., 2007. What are Stock Investors Actual Historical Returns? Evidence from Dollar-weighted Returns, American Economic Review 97, (1) March: 386-401.

Dichev, D. y G. Yu, 2010. Higher risk, lower returns: What hedge fund investors really earn, Goizueta Business School at Emory University, Working Paper.

Frazzini, Andrea, y Lamont Owen A. , 2008. Dumb Money: Mutual Fund Flows and the Cross-section of Stock Returns, Journal of Financial Economics (88): 299-322.

Friesen, Geoffrey C., y Travis R. A. Sapp, 2007. Mutual Fund Flows and Investor Returns: An Empirical Examination of Fund Investor Timing Ability, Journal of Banking & Finance 31, (9): 2796-816.

Nesbitt, S. , 1995. Buy high, sell low: Timing errors in mutual fund allocations. Journal of Portfolio Management 22
pp. 57–60.

Sinha, Rajeeva y Jog, Vijay, 2005. Fund Flows and Performance Edmond and Louis Odette School of Business. University of Windsor. Working Paper.