El activismo de los fondos indexados

El patrimonio gestionado de los fondos indexados aumenta año tras año y tres gestoras indexadas están recogiendo la mayor parte de este crecimiento: Vanguard, iShares (que pertenece a Blackrock) y State Street Global Advisors (SSGA). Como consecuencia, entre los fondos de estas tres gestoras se alcanzan posiciones de control muy significativas en las mayores empresas cotizadas del mundo, como por ejemplo un 18% de Apple a finales de 2019, el doble que 10 años antes.

Cada vez más voces (habitualmente voces que provienen de los gestores activos que en los últimos años se han quedado muy rezagados en términos de rentabilidad en comparación con los fondos indexados) alertan de que los fondos indexados, al no ser activos, no van a ser capaces de controlar a los directivos de las empresas cotizadas (ej. “The Hidden Dangers of the Great Index Fund Takeover”, Bloomberg Businessweek 9/01/2020). Alertan de un problema clásico de agencia, por el cual, los directivos se aprovechan de los accionistas, asignándose retribuciones desmesuradas y no relacionadas con su nivel de desempeño.

Lo cierto es que no es así. Todas las gestoras de fondos indexados tienen políticas muy bien definidas en relación a las diferentes votaciones que surgen a nivel de junta de accionistas. El objetivo de estas políticas es maximizar la rentabilidad a largo plazo de los partícipes de los fondos indexados.

En este artículo vamos a resumir el contenido de estas políticas de Vanguard en particular, ya que es la gestora de la mayoría de los fondos de nuestras carteras de fondos, pero existen políticas similares para las otras gestoras indexadas.

Vanguard Proxy Voting

En el caso de Vanguard, las políticas se centran en cuatro pilares:

  1. Composición y efectividad del Consejo de Administración, que analiza cuestiones relacionadas con la idoneidad e independencia del máximo órgano de administración.
  2. Supervisión de la estrategia y riesgo que trata de políticas de votaciones sobre ampliaciones de capital, fusiones y adquisiciones y en general eventos corporativos.
  3. Compensación del equipo directivo que debe estar alineada con la rentabilidad a largo plazo de los accionistas.
  4. Estructuras de gobierno que buscan facilitar los cambios de control y las votaciones libres y representativas.

El documento “Summary of the proxy voting policy for U.S. portfolio companies”(“Resumen de la política de delegación de votos para las empresas estadounidenses”) está disponible online y a lo largo de 20 páginas desgrana los casos en los que votará sistemáticamente a favor, en contra, o caso por caso. Hemos destacado algunos ejemplos que esperamos sean de vuestro interés. Personalmente he aprendido mucho ya que este manual es un compendio muy práctico de problemas de agencia que pueden surgir entre directivos y accionistas.

Asimismo, se puede consultar también online lo que ha votado cada uno de los fondos de Vanguard en la última junta de accionistas. Como se puede observar en el documento habitualmente se vota a favor de las propuestas de la empresa y en contra de las propuestas de los accionistas, pero es habitual ver votaciones en el sentido contrario.

Pilar I: Composición del consejo y efectividad

  • Conseguir consejos de administración donde los consejeros independientes son mayoría.
  • Conseguir que los comités clave (auditoría, remuneración y nombramientos) tengan miembros mayoritariamente independientes.
  • Buscar la exclusividad del Consejero Delegado (vota en contra de que el Consejero Delegado sea consejero en otras empresas).
  • Buscar que ningún consejero sea miembro de más de cinco consejos.
  • Votar en contra de la elección de los consejeros que no compartan las políticas anteriores.
  • Votar en contra de la elección de miembros del comité de compensaciones que no propongan consultar a los accionistas sobre las políticas de compensación (“Say on Pay policies”)
  • Votar en contra de políticas de compensación consideradas abusivas. Por ejemplo, programas de retribución de opciones sobre acciones de tipología “repricing”, “evergreen” o “reload”.
  • Votar en contra del nombramiento de aquel miembro del consejo o comité que vote en contra de las propuestas que contaran el año anterior con más del 50% de apoyo de accionistas financieros.
  • Votar en contra de la reelección de consejeros que no acudan al 75% de los consejos.
  • En general no votar a favor de separar el cargo de presidente y CEO salvo que existan factores de riesgo adicionales.
  • Votar a favor de propuestas de accionistas que busquen implantar políticas de diversidad (por ejemplo de género y nacionalidad) y aumentar la transparencia de la información relacionada.

Pilar II: Supervisión de la estrategia y riesgo

  • En general votar a favor de ampliaciones de capital mientras la dilución sea inferior al 100%.
  • En general votar también a favor de realizar “reverse stock splits” (operación que supone cambiar varias acciones por una de un precio superior para reducir costes).
  • En votaciones relativas a fusiones y adquisiciones votar caso por caso en función de la valoración, posición del consejo, reacción del mercado, expectativas de largo plazo, opiniones de asesores financieros independientes terceros.
  • Votar en general a favor de propuestas que busquen aumentar la transparencia en políticas ISG pero que no sean demasiado restrictivas para el equipo gestor
  • Votar caso por caso en cuestiones de transparencia hacia los empleados y a favor de crear políticas de inclusión y diversidad de identidad u orientación sexual o clases protegidas.
  • Votar caso por caso a la hora de elegir el auditor de cuentas.

Pilar III: Compensación

  • El principio que rige las políticas de compensación es alinear el pago con el desempeño y favorecer la retribución que mejore el valor para el accionista a largo plazo.
  • En los planes de compensación, consideran factores de riesgo:
    • que la retribución esté por encima de empresas similares si la rentabilidad para el accionista está por debajo,
    • que el plan de largo plazo sea inferior al 50% de la retribución total,
    • que el periodo de computo sea inferior a tres años, o
    • que el pago total esté por encima de la mediana del sector.
  • Votar a favor de propuestas del equipo gestor a promover una votación “Say on Pay” anual (que los accionistas puedan votar anualmente sobre la remuneración de los consejeros).
  • En general votar a favor de las protecciones al equipo gestor (“golden parachutes”) mientras no se consideren excesivos o no razonables (por ejemplo si son inferiores a tres salarios anuales y no incluyen el pago de impuestos del directivo).
  • A la hora de incorporar acciones en la compensación:
    • buscar que los altos ejecutivos posean un múltiplo significativo de su salario anual,
    • fomentar los periodos de devengo (“vesting”),
    • fomentar que el pago en acciones sea un sustituto al pago en efectivo (y no algo adicional),
    • evitar que la dilución exceda al 20% de las acciones en circulación,
    • evitar que los planes de stock options permitan cambiar el precio de ejercicio sin la aprobación de los accionistas
    • evitar que se contemplen opciones “reload” (que otorgan opciones adicionales tras la ejecución de la opción), o tengan la característica “evergreen” (que son planes de opciones sin vencimiento que garantizan un porcentaje de las acciones en emisión cada año).

Pilar IV: Estructuras de gobierno

  • El fondo votará a favor de evitar que las elecciones a los consejeros sean parciales (“staggered boards”). Votará también a favor de eliminar el voto acumulado (por el cual un consejero puede tener varios votos)
  • El fondo votará a favor de permitir a un accionista, o grupo de hasta 20 accionistas representando como mínimo el 3% durante 3 años, nominar el 20% de los asientos en el consejo.
  • Como principio evitará las acciones con voto y sin voto, siguiendo siempre el principio de una acción un voto.
  • El fondo votará en general en contra de las cláusulas que dificulten la adquisición de la compañía (“poison pills”).
  • Se votará en general contra las propuestas de adoptar requisitos de supermayorías y a favor de eliminar las existentes y se votará a favor de implantar el voto secreto
  • Se votará en general en contra de reducir los requerimientos de quorum inferiores a la mayoría para las juntas de accionistas.
Personalmente esta lectura de los criterios de Vanguard me ha enseñado mucho sobre gobierno corporativo y sobre los múltiplos trucos que suelen usar los directivos para quedarse con una mayor parte de la creación de valor, en perjuicio de los accionistas. También he podido comprobar que es un tema que las grandes gestoras de fondos indexados se toman muy en serio y que la indexación es compatible con el activismo en defensa de los intereses de los inversores.

Los fondos de gestión activa son peores que el índice en subidas y en bajadas de mercado

Recientemente hemos leído en varios medios (como por ejemplo “La prueba de fuego para la gestión pasiva” en El País) como los gestores activos admiten que en los últimos años, los fondos indexados han obtenido mejores rentabilidades que los fondos de gestión activa pero, a continuación, advierten que la razón es que han sido años positivos y “en años alcistas es muy difícil superar a los índices” porque “todo sube” pero que en los años de caídas es cuando más valor aporta la gestión activa ya que entonces los índices “no te protegen de las caídas” mientras que los gestores activos según ellos sí lo hacen.

En Indexa, como siempre, hemos acudido a los datos para contrastar esta afirmación: ¿Es cierto que los fondos de gestión activa lo hacen mejor que los índices en bajadas de mercado? Para ello hemos utilizados los datos SPIVA (Standard & Poors Indices Versus Active) que preparan desde S&P Global. En particular, hemos analizado si se puede encontrar alguna relación entre la rentabilidad del índice entre los años 2001 y 2018 y el porcentaje de fondos domésticos de Estados Unidos (“All domestic funds”) que baten al índice S&P Composite 1500 ya que es la categoría más representativa y que más fondos incluye. En los informes se pueden encontrar muchos más datos, ya que realizan el mismo análisis diferenciando por el foco de tamaño (pequeñas, medianas o grandes empresas) y estilo (growth o value). El período elegido es el máximo para el cual SPIVA realiza los estudios y consideramos que es adecuado para responder a la pregunta que nos planteamos ya que incorpora tres años significativamente negativos (2001, 2002 y 2008).

Los gestores activos no protegen de las caídas

Si comparamos la rentabilidad de un año del índice con el porcentaje de fondos domésticos que lo hacen mejor que el índice observamos que, de haber alguna relación, en realidad es la contraria: en años de caídas bursátiles, el porcentaje de fondos que lo hacen peor que el índice es mayor (ver gráfica a continuación).

Fondos que baten al índice periodo 1 año

Teniendo en cuenta que la significatividad de la regresión es muy baja, lo mejor que podemos decir es que no existe ninguna relación entre el porcentaje de fondos que baten al índice y la rentabilidad del índice en el último año. El porcentaje de fondos que no bate al índice a un año oscila entre 40,7% (año 2009, cuando la bolsa subió un 27,2%) y 86,9% (año 2014, cuando la bolsa subió un 13,1%) y la media es 59,6%. El año en el que menos fondos lo han hecho peor que el índice coincide con el segundo año de mayores subidas de la muestra, justo lo contrario de lo que afirman los gestores activos.

Para aquellos de nuestros lectores habituales que estén sorprendidos de que haya años donde haya más fondos de gestión activa que después de comisiones lo hagan mejor que los índices, hay que tener en cuenta que en períodos cortos de tiempo la ventaja competitiva de los índices (menores comisiones) no es tanta como para anular el efecto de buena suerte que puedan tener los gestores activos a la hora de hacer sus inversiones. Los datos que solemos resaltar en nuestros estudios suelen ser de 10 años o más.

En nuestra opinión el gráfico que hemos presentado ofrece una fuerte evidencia en contra de la afirmación de que los gestores activos lo hacen mejor en épocas de caídas. No obstante, y para salir de dudas, hemos realizado el mismo análisis utilizando rentabilidades y porcentajes a 5 años y 10 años. En el caso de 5 años, disponemos de los datos de SPIVA para el período 2008 a 2018 (que tiene en cuenta rentabilidades entre 2003 y 2018) y para 10 años entre los años 2014 y 2018 (que tiene en cuenta rentabilidades entre 2004y 2018). Hay que tener en cuenta que al haber menos observaciones los resultados serán menos significativos que en el caso anterior.

Los resultados son los siguientes:

Fondos que baten al índice periodo 5 años

Fondos que baten al índice periodo 10 años

Podemos realizar los siguientes comentarios sobre los resultados obtenidos:

  • A 5 años hay cierta correlación positiva entre el porcentaje de fondos que no baten al índice y la rentabilidad del índice. El R2 no obstante es bajo (28%) y no hay significancia estadística de esta relación al 95% de confianza. Por tanto, de nuevo, lo más que podemos decir es que no existe ninguna relación entre rentabilidad del índice y porcentaje de fondos de gestión activa que no baten al índice.
  • A 10 años, sólo contamos con 5 puntos, pero de nuevo, no se aprecia ninguna relación.
  • Lo que sí es muy destacable es que a medida que se amplía el plazo, el porcentaje medio de fondos que no baten a sus índices de referencia aumenta significativamente: pasa del 59,6% a un año, a 73,2% a 5 años y 82,7% a 10 años (ver gráfico debajo).

Fondos que baten al índice 1 a 10 años
Se podría repetir este mismo análisis con fondos de otros estilos o tamaños e incluso con fondos domiciliados en otras geografías (Europa o Asia) y los resultados deberían ser similares. Y la razón por la que esperamos que sea así, es que en realidad un cálculo muy sencillo que ilustró Warren Buffett lo demuestra:

Imaginemos que el mercado estuviera formado por 100 gestores de fondos y todos ellos tienen inicialmente una centésima parte de todas las empresas del mundo.  Ahora imaginemos que 50 de ellos no hacen nada (son gestores indexados), mientras que el resto se cambia acciones entre ellos y pagan elevadas comisiones a asesores y gestores de pongamos el 2% anual (son gestores activos).

Ahora esperemos un año. Los dos grupos tendrán antes de comisiones la misma rentabilidad ya que como grupo empiezan con la misma cartera y acaban con la misma cartera, pero el grupo de los indexados tendrá en media un 2% de mayor rentabilidad después de comisiones. Si esperamos 10 años, entonces en media el grupo indexado lo habrá hecho mejor un 20% (en realidad más porque se componen las comisiones). Por tanto, a 10 años habrá un porcentaje menor de fondos activos que lo hacen mejor que el índice que a 1 año.

Si eres un lector atento objetarás que esta simplificación no es compatible con observar períodos de 1 año donde la mayoría de los fondos lo hacen mejor que el índice (como ocasionalmente se observa). La forma de explicar esta aparente paradoja es que en realidad, hay otros inversores además de gestores de fondos (inversores individuales, family offices, bancos y aseguradoras que invierten directamente en acciones) y por tanto, si esos otros gestores también son activos, esto hace posible que haya años que lo hagan peor que el índice para beneficio de los gestores de fondos que son los que se miden en las comparativas de SPIVA. Por volver al ejemplo anterior de los 50 inversores activos, 25 podrían ser fondos activos y otros 25 inversores directos que no aparecen en los estudios.

Conclusión

No existe ninguna evidencia de que los fondos de gestión activa tengan mejor comportamiento en períodos de caídas que en períodos de subidas. La única evidencia real que existe es que a medida que se amplía el plazo de inversión, más difícil es que tu gestor activo lo haga mejor que el índice ya que las comisiones se amontonan y ponen cada vez más alta la barrera a superar.

Si ya tienes tu cuenta abierta con nosotros, puedes ver las nuevas expectativas de tu cartera en tu zona privada > Plan.

Si aún no estás indexado con nosotros: no dudes en responder a nuestro breve test de perfil inversor (2 minutos) para ver qué cartera te podemos ofrecer, sus expectativas de rentabilidad, sus costes, … sin compromiso y sin tener que facilitarnos ningún dato personal.

Actualización 2020 de las expectativas de las carteras

Como venimos haciendo cada año, hemos actualizado las expectativas de rentabilidad y riesgo de nuestras carteras. El objetivo es que anualmente incluyamos la última información disponible de cara a estimar la rentabilidad que podemos esperar en el largo plazo.

La metodología que utilizamos para calcular la rentabilidad y riesgos esperados está fijada por nuestro comité asesor y está publicada en la página de nuestro modelo de gestión. Para estimar la rentabilidad esperada a largo plazo de los mercados de acciones, calculamos el promedio de las estimaciones de algunas grandes casas de gestión como Vanguard, JP Morgan, Franklin Templeton, State Street Global Advisors (SSGA) o Blackrock.

Este año las expectativas de rentabilidad anual a largo plazo, que hemos tomado en consideración para las acciones, son las siguientes:

Expectativas rentabilidad largo plazo Indexa - 2020

Para las clases de activo de bonos, se tiene en cuenta principalmente el tipo de interés a largo plazo. Por ejemplo, si los bonos de empresas europeas actualmente ofrecen un tipo de interés del 0,1%, la rentabilidad esperada de este activo será un 0,1%.

De esta manera, las expectativas de rentabilidad a largo plazo de las diferentes clases de activo actuales y las anteriores son las siguientes:

Expectativas rentabilidad largo plazo clases de activos Indexa - 2019 - 2020 b
Errata 29/01/2020: una versión anterior de la gráfica indicaba por error 4,4% para Europa (en lugar de 5,4%) y 4,9% para EEUU (en lugar de 4,4%).

Como se puede observar las expectativas de rentabilidad a largo plazo en todas las clases de activo han disminuido ligeramente. Tanto las acciones como los bonos tienen ahora una menor rentabilidad esperada a largo plazo que el año pasado por las fuertes subidas del año 2019.

El efecto sobre las expectativas de rentabilidad de las carteras medianas de Indexa (entre 10.000€ y 100.000€) es el siguiente:

Expectativas rentabilidad largo plazo carteras Indexa - 2019 - 2020

Se puede observar que la rentabilidad esperada baja entre 6 décimas y 7 décimas en función de la cartera modelo. Estos cambios de expectativas sólo son informativos y no suponen ningún cambio en las carteras modelo asignadas a nuestros clientes porque nuestro modelo se basa principalmente en el peso que da el mercado a las diferentes clases de activo y no tanto en nuestras expectativas de rentabilidad a largo plazo.

Las expectativas de las demás carteras, de menos de 10 mil euros, de más de 100 mil euros o las carteras de planes de pensiones o EPSVs, están todas disponibles en nuestra página de modelo de gestión.

Si ya tienes tu cuenta abierta con nosotros, puedes ver las nuevas expectativas de tu cartera en tu zona privada > Plan.

Si aún no estás indexado con nosotros: no dudes en responder a nuestro breve test de perfil inversor (2 minutos) para ver qué cartera te podemos ofrecer, sus expectativas de rentabilidad, sus costes, … sin compromiso y sin tener que facilitarnos ningún dato personal.

Reducción de costes de los ETFs en los que invierte nuestro plan de pensiones de acciones

Continuamos con la reducción de costes en nuestro plan de pensiones de acciones globales, Indexa Más Rentabilidad Acciones PP y en nuestra EPSV equivalente, Indexa Más Rentabilidad Acciones PPSI, que ya tienen las comisiones más bajas en España. En septiembre de 2018 redujimos las comisiones de gestión y depositaría en 0,13 puntos porcentuales anuales (p.p.), y en diciembre de 2018 redujimos las comisiones de los ETFs en los que invierten de los planes (-0,05 p.p.  en el plan de pensiones de acciones y -0,01 p.p. en el plan de pensiones de bonos). Ahora, volvemos a bajar aún más los costes cambiando algunos de los ETFs indexados en los que invierten los planes por otros más económicos. De esta manera, conseguimos reducir el coste en 0,02 puntos porcentuales adicionales para el plan de acciones, cuyo coste total pasa a ser de 0,65% (vs. 0,67% hasta ahora):

  • 0,40% de comisión de gestión de Caser e Indexa
  • 0,07% de comisión de depositaria de Cecabank
  • 0,07% de coste medio de los ETFs en los que invierte el plan (antes 0,09%)
  • 0,11% de otros costes (corretaje, cambio de divisas y auditoria principalmente)

La razón por la que hacemos el cambio ahora es porque poco a poco algunos ETFs van reduciendo sus comisiones (especialmente en Estados Unidos) y la razón por la que no hemos hecho el cambio antes es el coste de transacción que implica vender un ETF y comprar otro (coste de corretaje de 0,075% a la venta y 0,075% a la compra, o 0,15% en total). Para que el cambio compense este coste de corretaje, hay que esperar a que el ahorro en comisiones sea suficiente.

Los cambios son los siguientes para el plan de acciones:

  1. Remplazamos el ETF Xtrackers Stoxx Europe 600, que pesa el 5% del plan de pensiones, con el Lyxor Core STOXX Europe 600. Ambos ETFs siguen al mismo índice, el Stoxx Europe 600, y bajamos de un coste de 0,20% anual, a un coste de 0,07%.
  2. Remplazamos el ETF Invesco QQQ, que pesa también el 5% del plan, indexado sobre el índice Nasdaq, con el iShares Core S&P Total US Stock Market, que sigue al índice S&P Total Market Total Return. Pasamos de un coste de 0,20% anual a un 0,03% y aumentamos la diversificación de la exposición a renta variable estadounidense (el Nasdaq tiene 100 acciones mientras que el S&P Total Market tiene a fecha actual 3.675 acciones).

Con estos dos cambios, la nueva cartera del plan de acciones pasa a ser la siguiente, con 8 ETFs ahora en lugar de 10 ETFs antes:

Cambio cartera planes de pensiones 2020-01

De esta manera el coste total de nuestros planes de pensiones baja de la siguiente forma:

  • Indexa Más Rentabilidad Acciones (código DGS N5138): 0,65% en total (0,40% de gestión, 0,07% de depositaría, 0,07% de los ETFs y 0,11% de otros costes como corretaje y gastos fijos).
  • Indexa Más Rentabilidad Bonos (código DGS N5137): 0,81% en total (0,40% de gestión, 0,07% de depositaría, 0,20% de los ETFs y 0,14% de otros costes).
  • Coste medio de nuestros planes de pensiones para una cartera media (perfil 6/10, 60% acciones y 40% bonos): 0,70%

Las compras y ventas conllevan una comisión por transacción del 0,075%. En el plan de acciones vendemos y compramos un 10% del fondo y por tanto el coste de transacción asciende a 0,015% (2 x 10% x 0,075%) para un ahorro de 0,02% anual, con lo que recuperaremos el coste del cambio en menos de un año. Con este nuevo cambio, conseguimos que nuestro plan de pensiones de acciones aumente aún más la diferencia de comisiones con los demás planes de renta variable en España, y contribuimos a que se consolide como uno de los planes de pensiones que más crecen en España (fuente: Inverco).

Bajamos el nivel de efectivo objetivo a 0,70% en las carteras de fondos

Hemos hecho un cambio menor en nuestras carteras de fondos: bajamos el nivel objetivo de efectivo en las carteras a 0,70% (en lugar de 1,00% antes). El nivel de efectivo mínimo se mantiene en 0,18% y el nivel máximo por defecto baja a 1,00% (en lugar de 1,25% antes).

Razones del cambio

Hay varias razones por las que bajamos ahora el nivel de efectivo:

  1. Muchos clientes, principalmente con cuentas relativamente grandes, nos han pedido mantener un porcentaje de efectivo más bajo que el 1%.
  2. Con 0,70% de efectivo cubrimos más de 1 año de comisiones en todo caso (la suma de las comisiones de gestión de Indexa, de máximo 0,45%, y de custodia del banco custodio, de 0,18%, es de máximo 0,63% anuales).
  3. Tenemos que pagar al Fondo de Garantía de Inversiones (Fogain) un 0,20% sobre el efectivo de los clientes que no está invertido, lo que repercute en mayores costes para Indexa Capital e indirectamente para sus clientes.

Este cambio menor contribuirá a poder aumentar, aunque de forma marginal, la rentabilidad esperada de las carteras para nuestros clientes.

Más información

Por si quieres saber más sobre el nivel de efectivo en nuestras carteras de fondos, como detallamos en nuestras preguntas frecuentes, funciona de la siguiente manera:

  • Nuestro sistema mantiene por defecto una pequeña proporción de efectivo, entre el 0,18% y el 1,00% del valor total de tu cartera, con un máximo de 25 mil euros (que aplica para las cuentas de más de 2,5 millones de euros), para cubrir los gastos futuros de custodia y de gestión sin tener que reembolsar fondos de inversión durante los primeros años.
  • En caso de que el efectivo en la cuenta baje de 0,36% del valor total de tu cartera, te enviaremos un aviso por email, con el asunto «Nivel de efectivo bajo en tu cuenta de fondos nºXXX, próximo reembolso de fondos«, para que puedas aportar más efectivo antes de que tengamos que realizar reembolsos de fondos, y en caso de que baje de 0,18% reembolsaremos una parte de la cartera para llevar el efectivo de nuevo a su nivel objetivo de 0,70%.
  • En cuanto a tus nuevas aportaciones de efectivo a tu cuenta, se invertirán cuando podamos realizar una suscripción de mínimo 150€ en un fondo. Para carteras relativamente pequeñas, suele ocurrir cuando hay más de 300€ en efectivo en una cuenta.
  • Este límite de 150€ por operación se debe a los costes fijos asociados a cada nueva suscripción, que no repercutimos a los clientes (los asumen Indexa y el banco custodio).

 

2019 ha sido un año extraordinario ¿soportarás un año de rentabilidades igualmente negativas?

Antes de nada, una advertencia: siempre conviene recordar que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Hace 6 meses titulábamos nuestro informe semestral de rentabilidades destacando que “2019 está siendo un año inusualmente positivo (no esperes que siga así)”. La razón por la que dimos este mensaje fue para destacar que períodos de rentabilidad positiva simultánea tanto en acciones como en bonos son relativamente inusuales.

Finalmente, el segundo semestre de 2019, y por tanto el 2019 en su totalidad, ha resultado ser otro de esos períodos excepcionalmente positivos: en los segundos seis meses la rentabilidad de la cartera más conservadora ha sido de un +2,1% y la de la más agresiva un +8,7%. Esto ha hecho que la rentabilidad del 2019 haya sido de un +8,8% en la cartera más conservadora a un +22,8% en la más agresiva, muy superior a la rentabilidad esperada de nuestras carteras a largo plazo que se sitúa entre +1,0% y +4,4% respectivamente (estimación de rentabilidad calculada en Enero de 2019 que revisaremos a la baja en los próximos días).

La explicación de este buen comportamiento es que tanto los bonos como las acciones se han apreciado de forma significativa simultáneamente. Por esta razón, ahora queremos titular el artículo resaltando que 2019 ha sido un año extraordinariamente positivo. No sabemos lo que va a ocurrir en 2020, nadie lo sabe, pero lo que sí podemos afirmar es que es muy probable que veamos rentabilidades sensiblemente inferiores a las obtenidas en este 2019.

Además de haber sido un buen año 2019 en términos absolutos, nuestra rentabilidad ha sido un semestre más, mucho mejor que la de la media de los fondos españoles de riesgo similar. Como se puede ver a continuación, nuestras carteras de fondos han rentado en 2019 de media 7,0 puntos porcentuales (p.p.) más que los fondos similares recogidos por Inverco y 4,3 p.p. más cada año desde nuestro lanzamiento el 31/12/2015. Por tanto, tras 4 años de gestión, se va consolidando la superioridad tanto en entornos de caídas como en entornos de subidas de pagar menos comisiones, diversificar globalmente e invertir en fondos indexados. La alternativa, fondos de gestión activa caros y con sesgo local, está siendo sistemáticamente peor desde que lanzamos Indexa, lo que corrobora nuestra propuesta de valor.

¿Tienes el perfil de riesgo adecuado?

Antes de entrar a revisar la rentabilidad de las carteras queremos recordar que, aunque 2019 ha sido un año excepcional y que la rentabilidad acumulada desde nuestro lanzamiento en diciembre de 2015 ha sido muy positiva, el futuro podría ser menos benigno, y con seguridad en algún momento lo será.

Por ello queremos aprovechar el buen comportamiento de 2019 para hacerte la siguiente pregunta con la que subtitulamos este artículo: ¿soportarás un año de rentabilidades igualmente negativas? Y fíjate que evitamos el tiempo condicional “soportarías” en la pregunta porque es importante entender que es una cuestión de tiempo que veamos un año tan negativo. Para calcular la pérdida en euros, que tiene un impacto psicológico mayor, multiplica el porcentaje correspondiente a tu nivel de riesgo de la tabla a continuación por el importe actual de tu cartera. O más sencillo, piensa en la ganancia en euros que has obtenido este año y transfórmalo en pérdidas. Si crees que el importe de la pérdida resultante no te dejaría dormir, por favor, reduce tu nivel de riesgo.

Pérdida anual equivalente a la ganancia de 2019
Cartera 1 -8,8%
Cartera 2 -9,8%
Cartera 3 -12,2%
Cartera 4 -14,4%
Cartera 5 -15,7%
Cartera 6 -17,0%
Cartera 7 -19,1%
Cartera 8 -20,7%
Cartera 9 -22,2%
Cartera 10 -22,8%

No sabemos cuándo veremos unas pérdidas así. Podría ser el 2020, o dentro de una década o dentro de un siglo. La probabilidad de una pérdida así, de acuerdo con nuestras estimaciones, debería ser menor que una cada cuarenta años, pero si las carteras han podido subir estos porcentajes en un año, es perfectamente posible que veamos los porcentajes opuestos en algún momento. Es muy necesario que estés preparado mentalmente para soportar estas pérdidas y evitar malvender cuando lleguen. Si no lo has firmado ya, quizá te sea interesante conocer el contrato contigo mismo.

A continuación, revisaremos la rentabilidad en el año 2019 y desde hace 4 años de nuestros cuatro servicios:

  1. Carteras de fondos de inversión
  2. Carteras de planes de pensiones
  3. Carteras de planes de EPSVs
  4. Nuestro fondo de fondos Indexa Renta Variable Mixta Internacional 75.

1. Carteras de fondos de inversión

En el año 2019, la rentabilidad de nuestras carteras de 10 a 100 mil euros se ha situado entre +8,8% y +22,8%:

  • +8,8% para la cartera de menor riesgo (perfil 1/10)
  • +22,8% para la cartera de mayor riesgo (perfil 10/10)

Rentabilidad fondos Indexa vs Benchmark 2019

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de renta fija mixta internacional (para las carteras 1 a 3), renta variable mixta internacional (para las carteras 4 a 9) y renta variable internacional (para la cartera 10) calculados por Indexa a partir de datos de Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los fondos españoles que invierten internacionalmente. Estos datos históricos son netos de comisiones de gestión de cartera y de custodia para la cartera de Indexa, pero no para el Benchmark con el que se compara.

2019 ha sido un año excepcional en el cual, la bolsa (renta variable) ha obtenido una rentabilidad superior a la de los bonos (renta fija) que también ha sido positiva. Las acciones han tenido una rentabilidad (bruta de comisiones de Indexa e Inversis) que se ha situado entre un +33,0% (Acciones Estados Unidos) y +20,3% (Acciones Economías Emergentes). Por el lado de los bonos, la rentabilidad se ha situado entre un +11,5% (Bonos Países Emergentes Cubiertos a Euro) y +5,2% (Bonos de Empresas Europeas).

Nombre Clase de activo Rentabilidad 2019 (%)
Vanguard European Stk Idx Eur -Ins Acciones Europa 26,5%
Vanguard US 500 Stk Idx -Ins Acciones EE.UU. 33,0%
Vanguard Japan Stk Idx Eur -Ins Acciones Japón 21,6%
Vanguard Emrg Mk Stk Idx -Ins Acciones mercados emergentes 20,3%
Vanguard Pacific Ex-Japan Stk Idx Eur -Ins Acciones Pacífico Ex-Japón 20,3%
Vanguard Euro Inv Gr Idx -Ins Bonos de empresas europeas 5,2%
iShares EM Gov Bnd Idx -I2 Eur Hdg Bonos Países Emergentes Cubiertos a Euro 11,5%
Vanguard Eur Gv Bnd Idx -Ins Bonos de gobiernos europeos 6,2%
Vanguard Euroz Inf Lk Idx -Ins Bonos ligados a la inflación. 6,9%
Vanguard Global Stk Idx Eur -Ins Acciones Globales 29,9%
Vanguard Global Bnd Idx -Ins Bonos Globales 5,3%

Este año ha sido especialmente positivo para los inversores porque han subido simultáneamente bonos y acciones, que no es lo habitual.

En cuanto al benchmark* (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre 5,4% y 22,1%:

  • 5,4% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • 9,1% para el Benchmark de las carteras 4 a 9
  • 22,1% para el Benchmark de la cartera 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar que la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras y su benchmark respectivo se encuentra entre el rango de 13,1 puntos porcentuales (p.p.) para la cartera 9 y 0,70 p.p. para la cartera 10. De media, con nuestra gestión indexada, automatizada y con comisiones radicalmente bajas, hemos conseguido añadir, en el 2019, 7,0 p.p. de rentabilidad sobre la media de los fondos españoles de renta fija mixta internacional, renta variable mixta internacional y renta variable internacional.

Esta diferencia está significativamente por encima de los 3,2 p.p. anuales adicionales que esperamos obtener en el largo plazo. Asimismo, si ampliamos el plazo a cuatro años que llevamos operando en Indexa (siguiente gráfico), la diferencia es también sensiblemente superior: entre +2,9 p.p. al año para la Cartera 1 y +6,4 p.p. al año para la Cartera 9, con una media de nuestras carteras +4,3 p.p. al año por encima de su benchmark.

En el gráfico a continuación podemos observar la diferencia de rentabilidad acumulada en los cuatro últimos años entre las carteras de Indexa y la media de fondos españoles. En media, Indexa ha tenido una rentabilidad 4,9 veces mayor que los fondos españoles comparables en los últimos 4 años:

Rentabilidad carteras fondos Indexa vs Benchmark 2016-2019

La diferencia de rentabilidad con el Benchmark desde que empezamos la gestión de las carteras se encuentra bastante por encima de las expectativas y es de esperar que esta diferencia se vaya reduciendo.

Incluimos a continuación, una comparativa de la rentabilidad corregida por riesgo de las carteras utilizando el ratio de Sharpe (rentabilidad / riesgo):

Ratio de Sharpe carteras fondos Indexa vs Benchmark 2016-2019

Se puede observar que en los cuatro años que llevamos operando, Indexa ha obtenido un ratio de Sharpe entre 0,90 y 1,15 (muy por encima del 0,46 esperado a largo plazo para inversiones diversificadas en acciones y bonos), mientras que los benchmarks tienen actualmente un ratio de Sharpe mucho menor (entre 0,24 y 0,53). Si fuéramos unos gestores activos, ahora mismo os estaríamos contando que esta buena rentabilidad se ha conseguido en base a nuestras capacidades de análisis y obtención de datos superiores, pero lo cierto es que simplemente hemos recogido la rentabilidad que ofrece el mercado y os la hemos transmitido a través de unas comisiones bajas.

En los últimos cuatro años, las inversiones indexadas y globalmente diversificadas como las de Indexa han tenido rentabilidades muy altas con un riesgo relativamente bajo pero los fondos de inversión españoles no han conseguido trasladar esta rentabilidad a sus clientes por sus elevadas comisiones y malas decisiones de gestión

Carteras de más de 100 mil euros y de menos de 10 mil euros

Hacemos una gestión muy similar entre los tres tamaños de carteras que utilizamos en Indexa: carteras de menos de 10 mil euros, carteras entre 10 y 100 mil euros y carteras de más de 100 mil euros. La principal diferencia es que en carteras más grandes podemos añadir más clases de activos para incrementar aún más la diversificación.

A continuación, puedes ver las diferentes rentabilidades anuales de las diferentes carteras en función del perfil en los tres años que llevan operativas (desde el 31/12/2016 hasta el 31/12/2019):

Rentabilidad carteras fondos Indexa por tamaño 2017-2019

Las diferencias entre las carteras de más de 10 mil euros y las carteras de más de 100 mil euros o de menos de 10 mil euros no son muy apreciables: entre un -0,3 puntos porcentuales (p.p.) y +0,0 p.p. al año para las carteras de más de 100 mil euros y entre -0,6 p.p. y -0,3 p.p. para las carteras de menos de 10 mil euros. El paso del tiempo hará que estas pequeñas diferencias se vayan reduciendo aún más.

2. Carteras de planes de pensiones

Con respecto a nuestras carteras de planes de pensiones, en el 2019 la rentabilidad se ha situado entre un +7,2% y un +27,4%:

  • +7,2% para la cartera de menor riesgo (perfil 1/10, 10% acciones y 90% bonos)
  • +27,4% para la cartera de mayor riesgo (perfil 10/10, 100% acciones).

Rentabilidad carteras planes de pensiones Indexa vs Benchmark 2019

* Benchmark: los índices de referencia son los índices de planes de pensiones de renta fija mixta (para las carteras 1 a 3), de renta variable mixta (para las carteras 4 a 7) y de renta variable (para las carteras 8 a 10) calculados por Inverco (la asociación española de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones). Son los índices que mejor representan la rentabilidad media de los planes de pensiones españoles.

En cuanto al benchmark (índice de referencia) de las carteras, ha obtenido una rentabilidad entre +5,4% y +22,1%:

  • 5,1% para el Benchmark de las carteras 1 a 3
  • 12,2% para el Benchmark de las carteras 4 a 7
  • 23,6% para el Benchmark de las carteras 8 a 10

En la gráfica de arriba, se puede apreciar la diferencia de rentabilidad entre nuestras carteras de planes de pensiones y su benchmark respectivo. La diferencia se encuentra entre el rango de -0,9 puntos porcentuales (p.p.) para la cartera 8 y +8,2 p.p. para la cartera 9. En promedio, en el 2019 hemos ganado 3,7 p.p. sobre la media de los planes de pensiones españoles de renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable, 2 p.p. más de diferencia de lo que esperamos obtener a largo plazo.

En cuanto a la diferencia acumulada en los primeros tres años de nuestros planes de pensiones, desde el 31/12/2016, como podemos ver en el gráfico a continuación, asciende a +5,4 p.p. acumulados (+1,7 p.p. al año). El semestre pasado, la diferencia media anual era de 1,5% al año así que está ascendiendo hacia el valor de largo plazo que esperamos de 3 p.p. al año.

Rentabilidad carteras planes de pensiones Indexa vs Benchmark 2017-2019

3. Carteras de planes de EPSV

En octubre del 2018 lanzamos nuestros planes de EPSV que son básicamente idénticos a nuestros planes de pensiones aunque son vehículos distintos e independientes. 2019 es el primer año completo en el que contamos con datos de rentabilidad de ambos vehículos. En la siguiente gráfica comparamos la rentabilidad de las carteras de planes de pensiones y EPSV:

Rentabilidad carteras EPSV vs Planes de pensiones Indexa 2019

Como se puede observar la rentabilidad de la EPSV ha sido ligeramente inferior (0,9 puntos porcentuales sobre una rentabilidad media de 16,2%, que representa un 5% menos) en todos los perfiles. Las razones de la menor rentabilidad de las carteras de EPSV son:

  1. El mayor impacto de ciertas comisiones fijas como la auditoría ya que el patrimonio de la EPSV es menor por ser más reciente (tenemos 6 millones de euros invertidos en nuestros planes de EPSV frente a 68 millones de euros en nuestros planes de pensiones).
  2. El “cash-drag”: porcentaje de inversión que por las entradas permanece un día en efectivo. Cuanto mayor es el incremento patrimonial en porcentaje más efecto tiene. Este retraso reduce ligeramente la rentabilidad en momentos de subidas y reduce ligeramente las pérdidas en momentos de bajadas.

En todo caso, estimamos que la rentabilidad de nuestros planes de EPSV tenderá a igualarse con la de nuestros planes de pensiones conforme los planes de EPSV vayan creciendo.

4. Fondo Indexa Renta Variable Mixta Internacional 75

En abril del 2019 lanzamos nuestro primer fondo de fondos con Renta 4 con la vocación de invertir un 75% en renta variable internacional y un 25% de renta fija internacional. Por tanto, la rentabilidad debería ser similar a la obtenida por las carteras 7 y 8 de pensiones (que invierten un 70% y un 80% respectivamente en renta variable). El segundo semestre de 2019 es el primer semestre completo en el que contamos con datos de rentabilidad de ambos vehículos. En la siguiente tabla comparamos la rentabilidad de las carteras de planes de pensiones y el fondo de fondos:

Nombre Rentabilidad
S2-2019 (%)
Indexa RV Mixta Internacional 75 7,7%
Cartera 7 pensiones 7,3%
Cartera 8 pensiones 8,3%
Media carteras 7 y 8 pensiones 7,8%

Como se puede observar, la rentabilidad de nuestro fondo de fondos y de la media de planes de pensiones (carteras 7 y 8) ha sido prácticamente idéntica: 7,7% y 7,8% respectivamente.

→ Si aún no tienes cuenta con Indexa Capital, puedes probar gratuitamente nuestro test de perfil inversor y ver qué cartera te recomendaríamos, con máxima diversificación, y con costes radicalmente bajos.

4 años de Indexa en hitos y datos

Cumplimos ya 4 años desde que lanzamos Indexa Capital, el primer gestor automatizado en España, el 15 de diciembre 2015.

Gracias al apoyo de nuestros clientes, nos seguimos consolidando como el gestor automatizado líder en España, con más de 312 millones de euros gestionados o asesorados en este momento, muy por encima de nuestras expectativas:


2019 también marca un punto de inflexión en nuestra trayectoria porque es el año en el que hemos llegado a ser el 1er gestor automatizado rentable en Europa. En este artículo repasamos este año 2019 y las principales mejoras de nuestros servicios. Como verás, ha sido un año muy productivo y con muchas novedades para nuestros clientes.

Nuestro cuarto año en hitos y datos

Nuestro volumen gestionado se ha multiplicado por 2,3 este año, pasando de 135 el 15/12/2018 a más de 312 millones de euros ahora (15/12/2019), de más de 13.600 clientes.

Skin in the game: tenemos nuestro propio dinero invertido con Indexa (entre socios y equipo Indexa hemos invertido más de 13 millones de euros, el 4% del dinero total gestionado).

Nuestros clientes

Nuestros clientes son nuestra arma secreta. Tenemos el foco en darles el mejor servicio, y nuestros clientes nos lo devuelven con creces. Nos habéis valorado con 4,9 estrellas en Google (más de 100 opiniones) y con 4,5 estrellas en Trustpilot (más de 400 opiniones). Habéis probado nuestro servicio y os gusta lo que habéis visto. Empezáis de media invirtiendo 10 mil euros con nosotros, para aportar luego de media 1.100€ al mes. Los que lleváis más de 3 años con Indexa ya tenéis invertidos de media 56 mil euros con nosotros.

También nos recomendáis a vuestros amigos y familiares. Ahora el 60% de los nuevos clientes vienen por invitación de otro cliente.

Carteras de fondos indexados

Seguimos reduciendo las comisiones de nuestras carteras a medida que vamos creciendo y a medida que los fondos indexados disponibles en España van bajando sus costes. Desde octubre 2019 nos beneficiamos de la drástica bajada de comisiones de los fondos de Vanguard. En noviembre 2019, cambiamos el fondo de acciones europeas de Pictet por su homólogo de Vanguard, con menos de la mitad de comisiones. A partir de enero 2020, bajaremos nuestra comisión de gestión para las carteras de 10 a 100 mil euros a 0,43% anual (vs. 0,45% ahora). Es nuestro círculo de éxito: menos comisiones -> más rentabilidad -> más volumen -> menos comisiones.

Los costes totales de nuestras carteras de fondos están ahora entre 0,35% y 0,76% anuales según el volumen invertido, todo incluido.

La rentabilidad de nuestra cartera media desde el inicio ha sido de +7,0% TAE con una volatilidad de +7,5% (dato de la cartera de fondos media, 7/10 de 10 a 100 mil euros, desde el 31/12/2015 hasta el 10/12/2019). Cabe destacar que han sido años excepcionales y que no esperamos que a largo plazo la rentabilidad siga siendo tan buena. La rentabilidad acumulada de la cartera media en este periodo ha sido de +30,6%, 5 veces más que la rentabilidad media de los fondos españoles comparables (la categoría de renta variable mixta internacional de Inverco, la asociación española de gestoras de fondos y de fondos de pensiones, ha tenido una rentabilidad media acumulada de +5,9% en el mismo periodo de casi 4 años).

Nuestras carteras ya son más rentables que el 97% de los fondos de inversión españoles de un riesgo comparable (31/12/2015-31/12/2018) y con el tiempo, y nuestras menores comisiones, esperamos acabar estando en el top 1% en rentabilidad a largo plazo.

Planes de pensiones indexados

Nuestros planes de pensiones acaban de cumplir 3 años. Han pasado de 17 millones de euros hace un año a más de 54 millones de euros ahora. En su tercer año, nuestro plan de pensiones de acciones ya es el tercer plan de pensiones de renta variable que más crece en 2019 y nuestro plan de pensiones de bonos es el plan de pensiones de renta fija a largo plazo que más crece en 2019 (fuente: Inverco).

La rentabilidad media de nuestras carteras de planes de pensiones ha sido de +5,7% TAE en estos 3 primeros años (cartera 7/10), más del doble que la rentabilidad media de los planes de pensiones con un riesgo comparable en España en el mismo periodo (Renta Variable Mixta de Inverco), y con una volatilidad de 8,0%.

Con costes y comisiones totales de 0,72% anuales, son los planes de pensiones individuales con las comisiones más bajas en España, con mucha diferencia.

También crecimos con nuestros planes de EPSV (planes de pensiones vascos), que pasaron de 1 millón a más de 4 millones de euros en un año, y que tienen unos costes y una rentabilidad similar a nuestros planes de pensiones. Son los planes de EPSV individuales con las comisiones más bajas del mercado.

En 2019 dimos un primer paso también en planes de pensiones de empleo, con nuestro 1er plan de pensiones de empleo asesorado por Indexa. Una pista que pretendemos seguir explorando en 2020.

Fondo de fondos en Renta 4

Para clientes que no quieren o no pueden contratar nuestra gestión de carteras, hemos lanzado Indexa RV Mixta Internacional 75 FI (ISIN nº ES0148181003), un fondo de fondos indexados con 75% de renta variable (acciones) y 25% de renta fija (bonos), con costes bajos y disponible en Renta 4. Con costes totales de 0,85%, que irán bajando conforme el fondo crezca en volumen, es probablemente el fondo de renta variable mixta internacional con las comisiones más bajas en España, y esperamos también que sea el más rentable de su categoría a largo plazo.

Es un fondo interesante por ejemplo para empresas que prefieran un fondo de fondos más que una cartera, para clientes que no quieran tener todo su dinero en carteras de Indexa, para clientes que quieran empezar invirtiendo menos de 1.000€ (nuestro mínimo en carteras de fondos) o para clientes residentes fuera de los países que atendemos desde Indexa (Unión Europea, Reino Unido y Suiza).

En sus primeros 6 meses de vida, Indexa RV Mixta Internacional 75 FI ya ha sumado más de 5 millones de euros de inversión, de los cuales 3 han sido aportados por nuestros socios.

Seguros de vida

En 2019, también hemos querido completar nuestra oferta de productos de inversión, con un nuevo seguro de vida ofrecido en colaboración con Caser y en exclusiva para nuestros clientes. Se trata probablemente del seguro de vida con las primas más bajas en España. En apenas dos meses ya lo han contratado más de 80 clientes, por un capital asegurado total de más de 10 millones de euros.

Contrato contigo mismo, tu paga y más novedades

Una de nuestras obsesiones es conseguir que nuestros clientes no retiren su dinero en el peor momento, después de caídas de bolsa. Con este objetivo en mente, fuimos la primera entidad financiera en lanzar el contrato contigo mismo, para que puedas alertar a tu yo futuro del peligro de retirar el dinero después de caídas de mercado. En apenas dos meses ya lo han firmado más de 270 clientes.

Otra novedad de este año, es nuestro servicio de optimización fiscal automatizada en las retiradas de dinero: a la hora de retirar el dinero, damos al cliente la elección de minimizar el impacto fiscal de la retirada, reembolsando primero los fondos con las menores pérdidas, de priorizar las ganancias (para compensar con pérdidas) o de priorizar las pérdidas (para compensar con ganancias).

También fuimos los primeros en ofrecer en España el servicio de Tu paga, un servicio de retirada periódica para nuestros clientes que están en fase de retirada de sus inversiones. Además de automatizar las retiradas y de optimizarlas fiscalmente, este servicio también te informa sobre cuánto dinero puedes retirar mensualmente a largo plazo sin consumir tu capital, o sin quedarte sin ahorros antes de los 100 años.

Algunos otros datos

Todavía somos relativamente pequeños, pero algunos indicadores empiezan a ser significativos (datos 15/dic/2015 – 15/dic/2019):

  • 13.691 clientes
  • 50 euros, la cuenta de pensiones la más pequeña
  • 3,3 millones de euros, la cuenta de fondos más grande
  • 47 mil traspasos realizados
  • 502 mil movimientos de efectivo (aportaciones o retiradas)
  • 331 mil transacciones completadas (traspasos, suscripciones o reembolsos)
  • 2.600 retiradas de fondos
  • 312 millones de euros gestionados

Nuestra estrategia

Nuestra estrategia sigue siendo la de poner tu interés por encima de todo: ofrecerte el mejor servicio, para poder crecer más, seguir bajando las comisiones y con menos costes, poder ofrecerte más rentabilidad para tus inversiones a largo plazo.

En ello hemos estado trabajando estos cuatro primeros años, y en ello seguiremos trabajando día a día, paso a paso, en los próximos años. Gracias de nuevo por tu apoyo y por ayudarnos a crear el gestor de inversiones más alineado con sus clientes.

→ Si ya te estás indexando con nosotros: entra para consultar tu cartera, aportar más dinero, invitar a un amigo, …

→ Si aún no eres cliente: prueba responder a nuestro breve test de perfil inversor (2 minutos) para ver qué cartera te recomendaríamos.

Limitaciones de la indexación global pura

En Indexa somos unos firmes defensores de la indexación global por capitalización y de evitar a toda costa el sesgo local (“home bias”) que habitualmente tienen los inversores y los gestores.

Como mostramos en un nuestro artículo a ”El homo indexatus, invertir a largo plazo y los cisnes negros”, un inversor desde 1899 hasta la actualidad que se hubiera indexado al mundo habría obtenido una rentabilidad real de 5,0% anual (esto significa que hubiera aumentado un 5% su poder adquisitivo cada año y que se hubiera duplicado el valor real de la cartera cada 14 años). Esta rentabilidad es muy significativa y más que suficiente, pero además se consigue con un riesgo menor que eligiendo un país concreto ya que la diversificación reduce la volatilidad.

Por estas razones recomendamos “comprar el mundo” y desde nuestro lanzamiento hace cuatro  años, hemos defendido por ejemplo, que las acciones de Estados Unidos debían tener un peso muy significativo en las carteras a pesar de que “habitualmente el S&P500 está en máximos”.

No obstante, tanto en nuestras carteras de fondos como en nuestras carteras de planes de pensiones, el peso que tienen las acciones de Estados Unidos es inferior al peso del 55% que tiene en la capitalización global. La razón es que la indexación global pura por capitalización tiene dos problemas. Por un lado, ignora la fiscalidad del inversor y por otro es vulnerable a posibles burbujas.

La indexación global pura ignora la fiscalidad del inversor

Este es el efecto más evidente de los dos. El mejor ejemplo es el de un inversor europeo que invierte en Estados Unidos. Sobre inversiones en acciones en Estados Unidos, los fondos de inversión no estadounidenses sufren una retención del 30% sobre los dividendos, y no pueden recuperar esta retención (se pierde un 30% de los dividendos). Por tanto, un inversor europeo en acciones de Estados Unidos tiene una menor rentabilidad esperada que un inversor estadounidense invirtiendo en acciones de Estados Unidos , por lo que el inversor europeo debería invertir menos en Estados Unidos que un inversor estadounidense (ya que el riesgo es el mismo para ambos). En el caso extremo de que se perdiera el 100% del dividendo entonces el inversor europeo no debería invertir en Estados Unidos.

Si aplicamos la indexación pura por capitalización no estamos teniendo en cuenta este efecto que tiene la discriminación fiscal. La razón por la que Estados Unidos pesa el 55% de los mercados globales es porque una gran parte de los inversores son estadounidenses. Si la mayoría de los inversores fueran europeos, el peso de Estados Unidos sería seguramente inferior (por el impacto de la fiscalidad).

La indexación global pura es vulnerable a burbujas

Este es un efecto más sujeto a interpretación ya que podría considerarse que implica cierta visión activa. En el pico de su burbuja de los años 80, el mercado Japonés llegó a pesar un 44% del índice MSCI World (mientras el peso medido por PIB era 4 veces inferior) y actualmente pesa algo menos de un 10% del MSCI World.  Por otro lado, el PER (Price to Earnings Ratio, o ratio del precio de las acciones dividido por los beneficios) en aquella época estuvo en el rango de 70x lo cual implica que se estuvo pagando los beneficios de 70 años para comprar empresas (o que tardarías 70 años en amortizar una compra con los beneficios actuales). Una valoración de PER de 70 veces para un mercado desarrollado es coyuntural y eventualmente volverá a bajar, bien porque aumentarán los beneficios, o bien porque caerán los precios de las acciones, o una mezcla de los dos.

Fuente: Schroders – MSCI

Por tanto, surge la duda de si no sería razonable marcar un mínimo de diversificación por zona geográfica para evitar estas desmesuras que el mercado tiene ocasionalmente. De forma similar, se podría plantear establecer un mínimo de diversificación por sector económico (consumo, petróleo, tecnología) para minimizar el impacto de burbujas como la del año 2001.

Matizando la indexación global pura

Por estas dos razones, consideramos que hay que matizar los pesos que propone la indexación global pura. Por un lado, hay que penalizar las regiones que te cobran más impuestos y por otro conviene establecer un mínimo de diversificación. Para calcular cuánto reducir el peso de las acciones de Estados Unidos en nuestras carteras, tenemos dos opciones:

  1. Se puede calcular qué parte del beneficio de las empresas perdemos por impuestos. Teniendo en cuenta que el porcentaje que se paga en dividendos en EEUU es aproximadamente un 35% y que se pierde un 30% de ese dividendo entonces se debería reducir un 10% el peso.
  2. O asumiendo que el valor de una acción es el flujo descontado de dividendos, entonces el peso debería ser un 30% menos.

No existe una forma obvia de cómo reducir el peso de Estados Unidos en nuestras carteras. En nuestras carteras de fondos de inversión, hemos limitado el peso de las acciones de Estados Unidos a 35% de la cartera total que incluye mínimo 21% de bonos, lo que equivale a un peso máximo de 44% del total de las acciones en la cartera (35% de 79% es igual a 44%). En cuanto a nuestro plan de pensiones de acciones (Indexa Más Rentabilidad Acciones PP), hemos limitado el peso de las acciones de Estados Unidos al 45% de este plan. En ambos casos el porcentaje máximo de acciones de Estados Unidos es similar, 44% o 45% de la renta variable de la cartera, y es inferior al peso actual de las acciones de Estados Unidos en la capitalización bursátil mundial, que es del 55% del MSCI All Countries (índice que aglutina las empresas de gran capitalización de países desarrollados y emergentes). Se trata de una reducción de 10 puntos porcentuales (45-55%) que equivale a una reducción de aproximadamente 18% del peso de las acciones de Estados Unidos (10/55 = 18%), a medio camino entre las dos opciones detalladas más arriba, de reducir un 10% o de reducir un 30%.

Conclusión

Los impuestos y las burbujas hacen que la indexación pura por capitalización no sea una opción perfecta y que necesite ser matizada. No existe una mejor forma de limitar el peso de las acciones de Estados Unidos, pero sin duda hay que limitarlo de alguna manera. En Indexa hemos decidido limitar el peso de las acciones de Estados Unidos a +- 45% de la inversión en acciones a nivel global, debajo del peso que le correspondería a Estados Unidos por la capitalización bursátil actual (55%), con el objetivo de mejorar la rentabilidad por riesgo de nuestras carteras para nuestros clientes.

Nuestros planes de pensiones cumplen 3 años

Hace 3 años ya, en noviembre 2016, que lanzábamos nuestros planes de pensiones Indexa Más Rentabilidad Acciones PP (código DGS nº N5138) e Indexa Más Rentabilidad Bonos PP (código DGS nº N5137).

Nuestro objetivo era ofrecer a nuestros clientes la mejor inversión posible en planes de pensiones. Para lograrlo, en lugar de lanzar múltiples planes de pensiones pequeños y adaptados al perfil inversor de cada uno, decidimos ofrecer un servicio de gestión de cartera de planes de pensiones que invierte en dos planes de pensiones, uno de acciones globales y otro de bonos globales, en una proporción adaptada al perfil de cada uno. De esta manera podemos ofrecer 10 perfiles distintos invertidos en sólo dos planes de pensiones. Al concentrar la inversión en 2 planes en lugar de 10, conseguiríamos costes más bajos, y con ello una mayor rentabilidad para nuestros clientes.

Tres años más tarde, podemos sacar un primer balance de nuestro servicio de gestión de carteras de planes de pensiones indexados. Es un primer balance muy bueno, y muy prometedor para los próximos años.

Rentabilidad media de +5,1% anual

Como puedes observar en la imagen siguiente, nuestra cartera media (perfil 6), compuesta al 60% por nuestro plan de pensiones de acciones y al 40% por nuestro plan de pensiones de bonos, ha obtenido una rentabilidad anual media de +5,1% en los 3 últimos años, +8,3 puntos porcentuales más que la rentabilidad media de los planes de pensiones de renta variable mixta en España (fuente Inverco).

En nuestra opinión, son los mejores planes de pensiones en España:

  • Las comisiones más bajas (coste total de 0,72% anual, todo incluido, son los planes de pensiones individuales con las comisiones más bajas en España).
  • Diversificación global y con ello menos riesgo y una mayor rentabilidad por riesgo.
  • Los planes que más crecen en su categoría (nuestro plan de bonos es el plan de pensiones de renta fija internacional que más crece en volumen en 2019, y nuestro plan de acciones el tercer plan de Renta Variable que más crece en 2019, fuente Inverco).
  • Top 30% más rentables: nuestros planes están entre el top 30% más rentables de su categoría en España desde que los lanzamos en 2016 (fuente Inverco).

Los planes de pensiones con las comisiones más bajas

Con unos costes totales de 0,72% (0,40% de comisión de gestión, 0,07% de comisión de depositaría, 0,13% de coste de los ETFs en los que invierten los planes y 0,12% de otros costes como corretaje, auditoría, cambio de divisas, …) son con diferencia, los planes de pensiones individuales con las comisiones más bajas en España.

A modo de comparación, las comisiones de gestión (0,40%) y de depositaria (0,07%) de nuestros planes de pensiones son 3 veces menores que los planes de pensiones más grandes en España:

Comparativa comisiones planes de pensiones 2019-09

Diversificación global

Nuestros planes invierten en ETFs indexados con diversificación global (ver composición de los planes). Tu dinero estará invertido en miles de empresas cotizadas (S&P 500, MSCI Europe, MSCI Emerging Markets, MSCI Japan, …) y miles de bonos de gobiernos y de empresas. Maximizamos la diversificación de nuestros planes para minimizar el riesgo y con ello poder ofrecerte una mayor rentabilidad por riesgo.

Los planes que más crecen en volumen en España

Nuestro plan de pensiones de acciones es el tercer plan de pensiones de Renta Variable que más crece en volumen en España, sólo por detrás de un plan de ING y de otro de Caixabank, y nuestro plan de pensiones de bonos es el plan de Renta Fija a Largo Plazo que más crece en España en 2019, por delante de todos los demás (fuente: Inverco).

Top 10 planes de pensiones de renta variable
con más aportaciones netas en 2019
Aportaciones netas 2019 YTD*
(M€)
Volumen total
(M€)
1. Naranja 2040 21,55 327
2. Caixabank Tendencias 21,30 884
3. Indexa Más Rentabilidad Acciones 15,60 32
4. Naranja S&P500 9,69 482
5. Caixabank RV Internacional 8,73 511
6. Naranja 2050 7,06 52
7. Cobas Global 6,06 44
8. Mediolanum Renta Variable 4,54 195
9. BBVA Plan Telecomunicaciones 3,79 170
10. Bestinver global 3,55 615
Fuente: Inverco 10/2019. Elaboración: Indexa Capital.
* YTD = Year To Date, 01/01/2019 a 31/10/2019.
Top 10 planes de pensiones de renta fija a largo plazo
con más aportaciones netas en 2019
Aportaciones netas 2019 YTD *(M€) Volumen total
(M€)
1. Indexa Más Rentabilidad Bonos 7,27 13
2. Renta 4 Deuda Pública 4,80 5
3. Caja Ingenieros Eurobond RF 100 4,66 16
4. Plan Naranja RF Europea 3,90 433
5. PP Arquidos Inversión 1,32 8
6. Cabk ambición flexible premium 1,24 892
7. Plancaixa Proyección 2029 0,67 42
8. Plancaixa Proyección 2024 0,35 29
9. Openbank Renta Fija 0,19 6
10. PSN Renta Fija Confianza 0,12 2
Fuente: Inverco 10/2019. Elaboración: Indexa Capital.
* YTD = Year To Date, 01/01/2019 a 31/10/2019.

Top 30% más rentables en apenas 3 años

Nuestro plan de acciones, Indexa Más Rentabilidad Acciones, está en el top 20% más rentable de su categoría (Renta Variable) desde 2016 y nuestro plan de bonos, Indexa Más Rentabilidad Bonos, está en el top 30% más rentable de su categoría (Renta Fija a Largo Plazo) desde 2016 (fuente: Inverco).

Esta mayor rentabilidad nos ha permitido también obtener nuestras primeras estrellas en Morningstar, 4 estrellas de momento tanto para nuestro plan de pensiones de acciones globales como para nuestro plan de pensiones de bonos globales (top 32,5% en rentabilidad ajustada por riesgo), que esperamos subirán a 5 estrellas (top 10% en rentabilidad ajustada por riesgo) en los próximos meses. Si te interesa el tema, aquí tienes más información sobre cómo funcionan las estrellas Morningstar.

Ambos planes están también en el 1er quintil (top 20%) de su categoría en Quefondos:

Disponibles también en otras entidades

También puedes contratar nuestros planes de pensiones en otras entidades como Caser, Selfbank, Andbank, MyInvestor, cualquier entidad conectada a la plataforma de fondos y planes de pensiones de Inversis, Coinscrap, Openbank, … con los mismos costes que si nos contratarás la gestión de cartera a Indexa.

Planes a largo plazo

A largo plazo, nuestro objetivo es poder seguir bajando los costes totales de nuestros planes de pensiones, como ya como ya hicimos en dos ocasiones en 2018, y seguir ofreciendo a nuestros clientes los planes de pensiones individuales con las comisiones más bajas en España.

Con estas menores comisiones, y con nuestra diversificación global, pretendemos poder ofrecer a nuestros clientes la mejor rentabilidad por riesgo del mercado. A largo plazo, esperamos que nuestros planes estén entre el top 1% más rentable de su categoría y que cada vez más clientes tendrán acceso a ellos.

EPSV y Planes de empleo

También tenemos el objetivo de seguir creciendo en planes de EPSV y planes de pensiones de empleo. Comentaremos con más detalles en otras ocasiones.

Este éxito será también tuyo. ¡Gracias por indexarte con nosotros, y gracias por recomendarnos a tus amigos y familiares!

Si aún no tienes cuenta con nosotros, no dudes en probar responder a nuestro breve test de perfil inversor (2 minutos) para ver qué cartera de planes de pensiones, o de fondos de inversión, te gestionaríamos.

El homo indexatus, invertir a largo plazo y los “cisnes negros”

Los gestores recomendamos invertir a largo plazo y en general también insistimos en la importancia de la diversificación. Acudimos a datos históricos de índices para mostrar como la rentabilidad de los mercados a largo plazo merece la pena. “A largo plazo la bolsa renta un x% así que siéntate, se paciente y deja que el capitalismo trabaje por ti”.

No obstante, si uno echa la vista atrás, la historia está repleta de eventos extremos e inesperados que cambiaron el tablero de la inversión en muchas geografías. Por ejemplo, el surgimiento del comunismo en China 1949 o la revolución soviética en Rusia en 1917 hicieron que los inversores en la bolsa China o Rusa perdieran todo el dinero invertido.

Estos eventos que cambian la estructura del mercado y que tienen un impacto extremo se han popularizado como “cisnes negros” por Nassim Nicolás Taleb. Es su libro “El Cisne Negro”, Taleb viene a decir que como lo realmente importante no es predecible no vale la pena perder el tiempo intentando predecir o medir la rentabilidad y riesgo de tu cartera: es un trabajo fútil.

Así que un inversor que se indexa con nosotros a largo plazo haría muy bien en preguntarse si, en caso de que ocurriera un cisne negro en el futuro, se cumplirían las expectativas de rentabilidad que tenemos o no.

Personalmente yo tenía la siguiente duda desde hace tiempo: ¿Cómo le hubiera ido a un inversor indexado al mundo desde 1900? Ya sabemos que el mercado americano ha ido fantásticamente bien. Pero alguien que hubiera estado invertido en todos los mercados proporcionalmente a su importancia desde 1900 y que se hubiera cruzado con todos los eventos del siglo XX y el comienzo del XXI, ¿hubiera ganado dinero o hubiera perdido dinero? A este inversor vamos a llamarle homo indexatus ya que claramente es una especie superior al homo sapiens por haber estado indexado al mundo en 1900 cuando estábamos en un mundo imperialista y cuando haber estado diversificado a nivel global era muy complicado.

Lamentablemente buscar datos tan antiguos es extremadamente difícil, especialmente para los mercados no desarrollados. Por suerte, recientemente nos ha llegado a través de nuestro asesor Luis M. Viceira el “Credit Suisse Global Investment Returns Yearbook 2019” realizado por Elroy Dimson y sus colaboradores Paul Marsh y Mike Staunton, que han realizado el enorme trabajo de recopilar esta información.

Vamos a utilizar los datos de este informe para comprobar hasta qué punto te hubieran afectado los cisnes negros del siglo pasado para comprobar si podemos estar un poco más tranquilos de cara al futuro de nuestras inversiones. Ya sé que por definición no vale de nada extrapolar los cisnes negros del pasado, porque los del futuro serán distintos, pero 119 años de historia, desde 1900 hasta ahora, son muchos años.

El mundo en 1899

El mundo en 1899 era totalmente diferente. Prácticamente nadie había conducido un coche, hablado por teléfono, utilizado luz eléctrica o visto una película. Por supuesto, no había ordenadores, ni internet, ni televisión, ni aviones, ni móviles. En aquella época el mundo estaba inmerso en una revolución industrial que dio lugar a la electricidad, las comunicaciones, la industria química o la del petróleo. El sector predominante entonces eran los ferrocarriles. En Reino Unido, las empresas relacionadas con el transporte ferroviario acaparaban casi el 50% de toda la capitalización, mientras que en Estados Unidos superaban el 60%. Por otro lado, los principales sectores de hoy en día (Tecnología, Salud o Petróleo) ni siquiera existían. Si un inversor de entonces apareciera en 2019, no sabría qué hacer.

En cuanto a la balanza de poder y riqueza global era totalmente distinta a la de hoy.  En 1899, los cinco mayores mercados de valores del mundo eran, Reino Unido (25%), Estados Unidos (15%), Alemania (13%), Francia (12%), Rusia (6%), Austria (5%) y Bélgica (4%).

El mundo en 2019

El mundo de 2019 es un mundo mucho más global, donde las grandes empresas venden en todo el mundo independientemente de su origen. La capitalización bursátil está muchísimo más centralizada en Estados Unidos (53%), seguidos de lejos por el resto de países: Japón (8%), Reino Unido (5%), China (3%), Francia (3%) y Alemania (3%).

Por tanto, el mercado de Estados Unidos es el que mayor crecimiento ha presentado en los últimos 120 años: en términos nominales ha rentado un 9,4% al año (equivalente a multiplicar por 44.663 la inversión), mientras que en términos reales (descontando la inflación) ha rentado un 6,4% anual (equivalente a multiplicar por 1.521 tu inversión). Así que está claro que invertir en el mercado de Estados Unidos en 1899 hubiera sido tremendamente exitoso.

Pero un homo indexatus no elige mercados concretos, porque es consciente de que no se puede saber qué economía va a destacar en el futuro. En aquella época, el mercado más prometedor hubiera parecido ser seguramente el Reino Unido, que sin embargo obtuvo una rentabilidad real menor a la de Estados Unidos (5,4% anual en el Reino Unido desde 1899 hasta 2018, vs. 6,4% en Estados Unidos).

La rentabilidad del homo indexatus desde 1899 hasta 2018

¿Cómo le hubiera ido al homo indexatus que hubiera invertido de acuerdo con el tamaño de las empresas (cuanto mayor fuera la capitalización de la empresa mayor inversión)? La respuesta es que hubiera obtenido una rentabilidad real de 5,0% anual (esto significa que hubiera aumentado un 5% su poder adquisitivo cada año). Y esta rentabilidad incluye haber sufrido todos los cisnes negros de los últimos 120 años. Incluye haber invertido en todos los mercados que desaparecieron, como Rusia que pesaba un 6% en 1899, el mercado japonés, que cayó un 85% en el año 1946 tras el bombardeo nuclear, y el mercado europeo cayó un 47% en la crisis crediticia de 2008.

En la siguiente gráfica y en la tabla correspondiente puedes encontrar un resumen tanto de las rentabilidades reales como de la volatilidad anual de diferentes países y del mundo en el período 1899-2018:

1899-2018 Rentabilidad real anual
(descontando la inflación)
Volatilidad
(riesgo)
Ratio de Sharpe
(rentabilidad / riesgo)
Estados Unidos 6,4% 19,9% 0,32*
Mundo 5,0% 17,4% 0,29
Reino Unido 5,4% 19,7% 0,27
Suiza 4,4% 19,4% 0,23
Europa 4,2% 19,8% 0,21
Japón 4,1% 29,3% 0,14

* Fe de errata 15/11/2019: en una versión anterior, EEUU parecía por error con un ratio de Sharpe de 0,23 en lugar del dato correcto de 0,32. Lamentamos el fallo y pedimos disculpas por la confusión que hemos podido ocasionar.

Lo más reseñable de este cuadro es algo que un homo indexatus conoce bien: diversificar paga. El segundo ratio de Sharpe más alto (que mide la rentabilidad por riesgo) lo encontramos al invertir en el mundo. Podrías haber tenido un ratio de Sharpe mayor invirtiendo en Estados Unidos pero para ello habría que haber tenido la suerte de elegir este mercado para concentrar tu inversión desde 1900. En todos los demás mercados comparados (Reino Unido, Suiza, Europa y Japón) el ratio de Sharpe ha sido menor que la rentabilidad por riesgo del mundo.

Por otro lado, es conveniente destacar que el ratio de Sharpe que ofrecen a largo plazo lo mercados está en torno a 0,25%, mientras que en el último informe de rentabilidad de Indexa, veíamos que el ratio de Sharpe de nuestras diferentes carteras desde el lanzamiento hasta el 30/06/2019, se encontraba en el rango 0,76-1,10 muy por encima de la media de los últimos 120 años. Esto implica que muy posiblemente en el futuro veamos un aumento de la volatilidad o una disminución de la rentabilidad o los dos simultáneamente.

Conclusión

En este artículo hemos utilizado los datos del colosal estudio “Credit Suisse Global Investment Returns Yearbook 2019” para mostrar que haber comprado el mundo en el año 1899 hubiera sido una magnífica decisión de inversión. De hecho, hemos mostrado que, corregida por riesgo, invertir en una cartera global habría sido una mejor opción que invertir individualmente en las bolsas nacionales, salvo si hubieras tenido la suerte de elegir la que ha resultado ser la más exitosa en este periodo (Estados Unidos).

Por tanto, en base a 120 años de historia, la estrategia de “comprar el mundo” sigue mostrándose como una estrategia ganadora (haciendo notar como siempre que rentabilidades pasadas no aseguran ni predicen rentabilidades futuras).