Rentabilidad se decía con la boca pequeña


Hoy hemos comunicado a los medios especializados nuestra primera campaña de publicidad, “Rentabilidad se decía con la boca pequeña. Hasta ahora.“. Porque hasta ahora, con tu banco, rentabilidad se decía con la boca pequeña. Invierte en índices con Indexa Capital. Menos costes, más rentabilidad.

El vídeo

Pingüino Torreblanca (una agencia súper recomendable) nos ha preparado este spot TV de 20 segundos, para Intereconomia TV, Youtube, Twitter, Facebook, y redes asociadas:

Banquero: Me gustaría recomendarle uno de los mejores planes fondos de inversión gracias al cuál obtendrá una gran rentabilidad… Le aseguro que esta rentabilidad es una rentabilidad que hará que se sienta orgulloso… Una rentabilidad muy muy buena…

Locutor off: Hasta ahora con tu banco, rentabilidad se decía con la boca pequeña. Indexa capital, invierte en índices con Indexa Capital. Menos costes, más rentabilidad. Indexacapital.com

Formato web

Ejemplo de banner que estamos publicitando en muchos medios:

Prensa

También hemos hecho alguna prueba en medios offline, como como por ejemplo este anuncio a plena página en un Suplemento de fondos de El País:

Agencia creativa: Pingüino Torreblanca (súper recomendable)
• Creatividad: José Luis Moro, Pablo Torreblanca y Álex López
• Cuentas: Carmen Amer

Agencia de Medios: Voilá Media (súper recomendable)
• Ejecutivo: Juan de Guindos, Director General
• Planner: Alexis García, Director de Cuentas

¿Qué te parece? ¿Te han gustado estos anuncios?

Resumen sobre MiFID II en España


La trasposición de la directiva europea MiFID II entrará en vigor en España el próximo 1 de enero 2018 y está poniendo patas arriba al sector financiero. Se habla mucho del tema pero poco se sabe todavía de sus implicaciones más concretas. Lo único seguro, es que aportará algo más de transparencia en el sector del asesoramiento financiero y en la comercialización de productos financieros, lo cual es una buena noticia para los clientes, y un desafío importante para los bancos y entidades financieras.

Desde Indexa Capital, somos transparentes y alineados con nuestros clientes, y ya cumplimos con la directiva MiFID II desde que inauguramos nuestro servicio en 2015. En todo caso celebramos que se intente arrojar más luz sobre las comisiones y los conflictos de interés del sector financiero. Por ello, en principio no tendrá ningún efecto para los clientes de Indexa. A continuación comentamos en qué consiste MiFID II, para principiantes, y qué implicaciones podría tener para los clientes de otras entidades.

¿Qué es MIFID II?

La Directiva de Mercados e Instrumentos Financieros (MiFID, Directiva 2014/65) y la Regulación de Mercados e Instrumentos Financieros (MiFIR, Reglamento 600/2014), conocidas las dos como MiFID II, son dos directivas europeas aprobadas por el Parlamento europeo que, como su predecesora la directiva MiFID I, tratan de armonizar a nivel europeo las regulaciones relativas a mercados financieros, productos financieros y la relación entre clientes y entidades financieras. Esta directiva afecta a todas las entidades que ofrecen servicios y actividades financieras de cualquier tipo, incluida Indexa. Esta regulación ya está traspuesta en otros países europeos, como Reino Unido y Países Bajos por ejemplo, y entrará en vigor en España el 01/01/2018.

¿Por qué se está retrasando desde 2016?

La directiva europea debe ser traspuesta a las legislaciones nacionales de cada país en un máximo de 30 meses desde el momento en que se aprobó el 12 de junio de 2014. De esta forma, en España tenía que haberse traspuesto como máximo en diciembre de 2016. Sin embargo, el lobby bancario ha conseguido retrasar la puesta en marcha de la normativa en España. Las entidades afectadas han alegado la dificultad de implantación que tiene la nueva directiva, sobre todo a nivel tecnológico, debido al desarrollo que debe hacerse para reportar toda la información solicitada por los reguladores con la nueva normativa. Así, se ha tratado de que todas las entidades afectadas pudieran ir adaptando sus sistemas y funcionamiento a la nueva realidad jurídica. Sin embargo, lo que se fue retrasando una y otra vez, parece tener ahora una entrada en vigor fijada en enero 2018.

Principales consecuencias de MiFID II

Algunos de los aspectos en los que la regulación impondrá cambios y obligará a las distintas entidades financieras a adaptar sus procedimientos y sistemas son los siguientes:

  • Asesoramiento independiente o no independiente: entre otras cosas, surgen las figuras de entidades “independientes” o “no independientes” (que trataremos posteriormente con mayor profundidad) y se exige que el personal que preste el servicio de asesoramiento tenga los conocimientos adecuados para hacerlo. Recientemente, la CNMV ha publicado su “Propuesta de guía técnica para la evaluación de los conocimientos y competencias del personal que informa y asesora”.
  • Evaluación de la idoneidad: el asesor debe evaluar la idoneidad del cliente, así como obtener una información actualizada y contrastada de forma continua.
  • Información al cliente acerca del asesoramiento y de la cartera gestionada: se deberá proporcionar como mínimo un informe trimestral de evolución de la cartera, así como una relación de todos los costes y gastos asociados al servicio de asesoramiento.
  • Mejor ejecución: para clientes minoristas se deberá garantizar la mejor ejecución en el instrumento financiero que se vaya a adquirir, es decir, no solo el mejor precio sino también los menores costes asociados a la ejecución.

¿Qué implicaciones concretas puede tener para los clientes?

Para los clientes, MiFID II supondrá una mejora en la información que reciben de las entidades con las que tienen contratados distintos productos financieros. Con la nueva directiva, las entidades deberán clasificarse como “Independientes” o “No independientes” (curiosamente las llaman “no independientes, en lugar de “dependientes”).

Asesoramiento independiente

Actualmente, cualquier entidad puede cobrar lo que se denominan retrocesiones, que son ingresos que la entidad recibe por vender productos de terceros a sus clientes. En muchos casos, las entidades financieras no cobran nada a sus clientes por el asesoramiento que les prestan a la hora de comercializar productos financieros pero, aunque el cliente lo desconozca, están percibiendo ingresos en forma de retrocesiones por la venta de estos productos. Con la nueva directiva, las entidades que se declaren “Independientes” no podrán cobrar estas retrocesiones de terceros y por tanto sólo podrán cobrar directamente al cliente por el asesoramiento y por los servicios de venta de productos que presten. Todas las entidades que se declaren como “No Independientes” podrán seguir cobrando retrocesiones de terceros e incluso cobrar al cliente por el asesoramiento y comercialización de productos, pero en este caso deberán informar al cliente de las comisiones y retrocesiones que cobran.

Por tanto, la implicación más clara para todos los clientes de entidades financieras será, esperamos, una mejora en la claridad y transparencia de la información que reciben sobre las comisiones que están pagando por los productos financieros que tienen en cartera, algo que hasta este momento no ocurría. Al mismo tiempo, en caso de que el asesoramiento sea independiente, se busca que el asesor trabaje para el cliente, y no para las gestoras.

Asesoramiento no independiente

Las mayores implicaciones de la puesta en marcha de MiFID II las sufrirán todas aquellas entidades que ofrecen a sus clientes productos propios y/o cobran retrocesiones por la venta de fondos de terceros. Es decir casi todas las entidades financieras, los bancos que comercializan producto propio, los asesores que cobran retrocesiones, etc.

¿Qué implicaciones tendrá para Indexa?

Indexa, como entidad que se dedica a la gestión discrecional de carteras, está obligada a cumplir con la normativa de MiFID II. En nuestro caso, cumplimos ya con la directiva desde que lanzamos el servicio a finales del año 2015, es decir, dos años antes de que la directiva previsiblemente entre en vigor en España. Además, somos lo que la nueva directiva considera una entidad Independiente, porque no percibimos ingresos por retrocesiones de las gestoras de los fondos incluidos en nuestras carteras y porque nuestras comisiones son totalmente claras y transparentes.

En conclusión, queda por ver exactamente en qué quedará la implementación de MiFID II en España, pero nos parece una buena noticia que se avance hacia una mayor transparencia del sector, y en diferenciar lo que de verdad es asesoramiento (independientemente, para el que hay que pagar) de lo que es una mera comercialización (o asesoramiento “no independiente” como lo quieren llamar algunos).

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

Cuando el TER es inferior a los gastos corrientes


Hemos hablado en otros artículos de los diferentes gastos que asume un inversor en fondos indexados: costes y comisiones ocultas y sobre los gastos de transacción.

Como recordatorio, los gastos que sume un inversor en fondos de inversión son:

  • El TER (gastos supuestamente totales, o Total Expense Ratio), que incluye comisión de gestión, depositaría, administración y otros gastos como tasas del regulador o auditorías, al que hay que añadir
  • Los gastos de corretaje y divisas, y
  • Los gastos de transacción.

En este artículo vamos a hablar brevemente de un caso que cada vez es más habitual: fondos en los cuales el TER (“total expense ratio”) es menor que los gastos corrientes (“current expenses”).

Diferencia entre TER y gastos corrientes
Ambos conceptos intentan medir lo mismo: son la suma de las comisiones de gestión, depositaría, administración y otros gastos menores. La principal diferencia entre ambos es que los gastos corrientes son un dato auditado mientras que el TER es un dato proporcionado por la gestora, pero que no está sujeto a auditoria.

Por tanto, si miden lo mismo, ¿cómo es posible que el dato de TER sea inferior a los gastos corrientes en algunos fondos? La respuesta es que en algunos casos los fondos indexados prestan los valores en los que invierten y generan de esta manera un ingreso para el fondo, en beneficio de los partícipes. Hay gestoras, como Pictet por ejemplo, que restan del TER los ingresos que obtiene el fondo prestando títulos. Es decir, como el fondo obtiene un ingreso adicional por prestar, el TER neto es inferior a los gastos corrientes.

¿Cuál de los dos datos de costes es más relevante para el inversor: el TER o los gastos corrientes?

Está sujeto a interpretación. En Indexa consideramos que tiene sentido reducir el dato de costes por los ingresos de préstamos de valores, ya que esos son los costes reales soportados por el cliente.

¿Por qué prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos indexados son por definición inversores de largo plazo, que no van a vender lo bonos o acciones en los que invierten salvo que éstos salgan del índice, circunstancia que es muy poco habitual. Dado que son posiciones estables, pueden decidir prestar los bonos o acciones a otros inversores para obtener un tipo de interés a cambio. Este interés será mayor, cuánto más difícil sea encontrar el bono o acción concreto.

¿A quién prestan las acciones o bonos los fondos indexados?

Los fondos prestan los títulos a otros inversores, que generalmente los van a querer vender en ese momento al mercado con la esperanza de poder recomprarlos más tarde a un precio menor, y devolver el préstamo con plusvalías. Se suele decir que este tipo de inversores “están cortos” en la acción o bono concreto.

Este ingreso adicional de los fondos indexados hace que la diferencia entre la rentabilidad de los índices y la de los fondos indexados sea aún menor que los costes, y que la rentabilidad a largo plazo sea aún mayor.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

Sobre los costes de transacción en los fondos de inversión y ETF’s


Soportar bajos costes es algo muy importante para obtener más rentabilidad a largo plazo. Los principales costes que soporta un inversor en fondos de inversión son los siguientes:

  • El TER (Total Expense Ratio) que incluye comisiones de gestión, depositaría administración y otros gastos menores,
  • Los gastos de corretaje dentro del propio fondo, y
  • Los gastos de transacción que se soportan en el momento de la suscripción o reembolso del fondo.

En un artículo anterior, Costes y comisiones ocultas de los fondos de inversión, hemos hablado con detalle de los dos primeros costes. En el presente artículo, vamos a detallar los diferentes tipos de coste de transacción que puede soportar un inversor y qué implicaciones tiene cada uno de ellos.

Existen cuatro tipos de coste de transacción que pueden aplicar en un fondo de inversión:

  • Coste explícito,
  • Swing price,
  • Bid-Offer, y
  • Redondeos de participaciones.

Una característica común de estos costes es que los beneficiarios de los mismos son los partícipes existentes en el fondo cuando ocurre la transacción. A diferencia por ejemplo de la comisión de gestión, que lo cobra la gestora, estos costes están cobrados por el fondo, no por la gestora del fondo. Son costes que están diseñados para proteger a los partícipes por los potenciales gastos de corretaje que se pudieran incurrir al invertir el nuevo dinero aportado.

El coste explícito es un coste en porcentaje que se cobra normalmente sólo en el momento de la suscripción del fondo (no en el reembolso) y es el más sencillo y transparente de todos ellos. Es el coste que preferimos en Indexa y el que se cobra en la suscripción de los fondos de Vanguard que tienen exposición a crédito, como son el Vanguard Eur Investment Grade Bond Index (comisión de suscripción del 0,30%) y el fondo Vanguard Global Bond Index (comisión de suscripción del 0,20%).

Los fondos que utilizan el swing price adaptan el valor liquidativo diario del fondo al que se hacen suscripciones y reembolsos de participaciones en función de los flujos de entrada y salida de dinero de ese día. Por ejemplo, si un día hay entradas de dinero muy fuertes en el fondo de inversión, el valor liquidativo del fondo será superior al valor real de los activos en los que invierte el fondo. Al día siguiente esta diferencia se corregirá y los nuevos inversores sufrirán una pérdida. La cuantía del swing price no suele ser un porcentaje o importes fijos y se dejan a la discrecionalidad del gestor del fondo aunque se suele fijar un importe máximo en porcentaje. Un efecto colateral de esta comisión de transacción es que los fondos indexados con swing price se desvían más del índice al que siguen (tienen un tracking error superior) ya que el valor liquidativo del fondo se separa del índice cuando se aplica este swing price.

El Bid-Offer (también llamado Bid-Ask) implica que los inversores que suscriben participaciones y los que reembolsan participaciones lo hacen a precios diferentes. De esta manera, los fondos que utilizan esta comisión de transacción deberán publicar 3 valores liquidativos diarios: el Bid (precio para reembolsar), el valor liquidativo (al que nadie transacciona y es solo una referencia) y el Offer (precio para suscribir). Como el tracking error se calcula sobre el valor liquidativo, estos fondos presentan un buen seguimiento del índice. El importe del Bid-Offer se suele establecer a discrecionalidad del gestor, suele tener un importe máximo y a veces se establece un porcentaje fijo (0,25% por ejemplo). Este coste es también el que aplica cuando compramos o vendemos ETFs en un mercado secundario (en una bolsa de valores). Los ETFs tienen un precio de compra y otro de venta y cuando mayor sea esta diferencia (también llamada horquilla), mayor será el coste de transacción que el inversor deberá soportar.

Por último, está el redondeo de participaciones que es un coste de transacción muy sutil y que aplica a todos los fondos de inversión, pero especialmente a los que permiten un número reducido de decimales en las posiciones de un cliente. Cada fondo establece en su folleto el número de decimales de participaciones que se pueden negociar. Por ejemplo, en el caso de los fondos de Vanguard que utilizamos, es de dos decimales. De esta manera un inversor puede tener 1,34 títulos o 1,35 títulos pero no puede tener 1,346 títulos. El coste aparece por el redondeo a la baja que se realiza cuando se traspasa un importe de un fondo a otro. Para visualizarlo es interesante ver un ejemplo. Supongamos que tenemos 1,00 títulos del fondo A que tiene un precio de 100,00€. Lo traspasamos al fondo B que tiene un precio de 91,90€. El número de títulos que deberíamos recibir del fondo B es 100,00€/91,90€ = 1,088139. Pero como se redondea a la baja, solo recibimos 1,08 título, y por tanto ahora tenemos un importe total de 1,08 títulos x 91,90€ = 99,25€ y habremos soportado un coste de 0,75€ o un 0,75% del total. Este coste, solo tiene un efecto significativo cuando el importe que se traspasa es relativamente bajo. Para minimizar este coste, en Indexa establecemos un mínimo de 300€ para realizar un traspaso entre distintos fondos de la cartera de un cliente.

De nuevo comprobamos como a pesar de que la inversión en fondos indexados puede parecer a primera vista algo sencillo, el diablo está en los detalles. Conocer y analizar todos los detalles de una inversión es algo muy relevante de cara a conseguir los objetivos de rentabilidad de largo plazo. En Indexa Capital, dedicamos tiempo y recursos para cuidar de los detalles y que tu no tengas que preocuparte por nada.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

La importancia de la selección de los índices de bonos


Una de las partes más importantes del proceso de creación de una cartera diversificada e indexada es la selección del fondo de inversión concreto que queremos utilizar para replicar el comportamiento de una clase de activo.

En otro post hemos hablado de las principales características que analizamos a la hora de elegir un fondo indexado. Buscamos fondos que tengan comisiones bajas, un tamaño suficientemente grande y un buen seguimiento del índice (o tracking error bajo).

Existe otro factor a evaluar, especialmente importante cuando buscamos replicar una clase de activo de bonos (renta fija): el índice en particular que se utiliza para replicar la clase de activo.

En el caso de las acciones, esta decisión es sensiblemente menos importante porque los inversores ya han ido concentrando sus inversiones en un número muy reducido de índices. Por ejemplo: para replicar el comportamiento de la renta variable en diferentes geografías suelen utilizarse los índices creados por la compañía MSCI que han demostrado un muy bien compromiso entre representatividad y liquidez, características esenciales en un índice. También hay otros índices que se han consolidado como referentes en otras regiones como el caso del S&P 500 para EEUU.

Por contra, en el caso de los bonos, existen varios proveedores de índices y los inversores aún no han seleccionado un claro ganador. Es más, algunos gestores de fondos indexados o ETFs a veces crean sus propios índices a los que replicar. Por esta razón, es muy importante conocer exactamente las reglas de creación de un índice antes de decidirnos a invertir en el fondo indexado que lo replica.

Las reglas de creación de los índices de acciones son relativamente sencillas aunque suelen mostrar cierta discrecionalidad. Para ver si una acción entra a formar parte de un índice, se analiza la capitalización de mercado, el capital flotante (free float) y la liquidez de la acción en el mercado. Si una acción, tiene una elevada capitalización, free float y liquidez, pasará a formar parte del índice en la proporción de su capitalización, generalmente ajustada por el free float.

Criterios de selección de índices de bonos

Para los bonos, los criterios de selección suelen ser mucho más complejas. Normalmente los índices ponderan más un bono cuanto mayor es el tamaño de la emisión del mismo, y las restricciones que se suelen ver son las siguientes:

  • Tamaño mínimo de emisión,
  • Rango de ratings específico (calidad crediticia),
  • Restricciones de ciertos emisores, rango de vencimientos,
  • Ajustes por free-float y
  • Divisa de la emisión.

Comparativa de 2 de los índices de bonos europeos

Actualmente los líderes en la creación de índices en renta fija son Bloomberg-Barclays, Citigroup y JP Morgan. Para ilustrar las posibles diferencias que se pueden llegar a dar analizaremos un ejemplo de índices que invierten en bonos europeos ligados a la inflación. Los dos índices más utilizados son:

  • BEIG1R Index: Bloomberg Barclays Euro Govt IL All Maturities TR Unhedged EUR
  • LF95TREU Index: Bloomberg Barclays Global Inflation-Linked: Eurozone – Euro CPI Index in EUR

Analizando únicamente el nombre podríamos llegar a la conclusión de que invierten básicamente en lo mismo, pero hay ciertas diferencias que hacen que el comportamiento de estos dos índices en los últimos 5 años haya sido muy diferente. Han tenido más de 15 puntos de diferencia de rentabilidad, como se puede observar en el gráfico a continuación.

El índice LF95TREU invierte en bonos con grado de inversión de deuda de Estados miembros de la zona Euro vinculada a la inflación pública denominada en euros vinculada únicamente al IPC de la zona euro con un mínimo de emisión de 500 M€. Por otro lado, el índice BEIGR1R invierte en además en deuda emitida por miembros de la zona Euro vinculada a la inflación de países de la zona euro (por ejemplo, la inflación francesa).

Esto hace que el índice BEIG1R tenga una exposición a Francia del 45,6% en comparación al 36,7% del índice LF95TREU. De esta manera, invirtiendo en el primer índice, estaríamos asumiendo un riesgo de concentración significativo. Como se observa en el gráfico, en los últimos 5 años la diferencia a favor del índice LF95TREU ha sido muy importante, En Indexa, hemos elegido invertir en un fondo que réplica el primer índice, el fondo Vanguard Euroz Inf Lk Idx -Ins (IE00B04GQR24) que réplica el índice LF95TREU, porque a través de esta clase de activo buscamos una protección frente a la inflación europea, y no frente a una mezcla de la inflación europea y de la inflación francesa, como se obtendría invirtiendo en el índice BEIG1R.

Este ejemplo ilustra las sutilezas y dificultades que aparecen a la hora de seleccionar un índice para incluirlo en nuestra cartera. En definitiva, elegir una cartera diversificada de fondos indexados adecuados a tu perfil inversor es una tarea no tan sencilla como podría parecer. Por ello el uso de un experto en la selección de fondos indexados, como Indexa Capital, es de gran utilidad, especialmente para el bajo coste que supone.

Cómo contratar una cartera de fondos indexados con Indexa

Si quieres probar nuestro servicio, te invitamos a responder a nuestro test de perfil inversor (2 minutos) para ver con toda transparencia qué servicio te podemos ofrecer y contratar el servicio.

Cómo traspasar un fondo de inversión


Somos un gestor automatizado y una parte importante de nuestro trabajo pasa por automatizar los procesos y las operaciones. Con esta automatización perseguimos un doble objetivo:

  • Reducir los errores humanos: la programación a veces falla, pero una vez identificado el error, se corrige y no vuelve a fallar.
  • Reducir los costes de las operaciones para poder ofrecerte las comisiones más bajas, y con ello una mayor rentabilidad.

Traspasos online

Con los traspasos online, hemos dado un paso más en esta dirección, hacia unas operaciones totalmente automatizadas: ya puedes solicitar tus traspasos de fondos de inversión desde otra entidad hacia Indexa, online, desde tu zona privada > Botón “Añadir fondos” > “Traspasar un plan externo” (enlace a la zona privada para clientes), o para nuevos clientes abriendo una cuenta con Indexa.

Ahí nos podrás indicar la información que necesitamos para solicitar el traspaso:

  • Nombre del fondo, con una cómoda búsqueda para ayudarte a encontrar el fondo
  • Número de cuenta de origen del traspaso (nos lo exige el banco de origen del traspaso)
  • Tipo de traspaso: si total o parcial, en cuyo caso nos podrás indicar el número de títulos a traspasar
  • Valor estimado del traspaso (indicativo)

Una vez recibida tu solicitud, la enviamos automáticamente al banco custodio (Inversis) que a su vez lo solicita al banco donde tienes el fondo a traspasar. Pasados unos 10-15 días, que es lo que suelen tardar los bancos en completar los traspasos, el fondo traspasado llegará a uno de los fondos indexados de tu cartera de fondos con Indexa. Entonces realizaremos los traspasos parciales hacia los otros fondos de tu cartera para adecuarla a tu cartera modelo (enlace a la zona privada de clientes).

Sin coste ni impacto fiscal

Recuerda que los traspasos de fondos registrados en España no generan plusvalías ni impuestos. Puedes hacer traspasos parciales o totales, hacia Indexa o desde Indexa hacía otro banco. La única limitación es que los bancos no suelen darse mucha prisa en realizar los traspasos y en general los fondos tardan entre 10 y 15 días en cambiar de entidad y completar el traspaso.

Mientras tanto podrás ver el estado del traspaso en curso en la pestaña de “Transacciones” (enlace a la zona privada para clientes).

Más diversificación, menos costes, más rentabilidad

Hemos preparado con Finect un comparador de fondos, para que puedas comparar un fondo de tu cartera fuera de Indexa, con uno de los fondos que componen nuestras carteras. En este comparador puedes indicar el fondo que tienes y cuánto tienes invertido, y te calcularemos la diferencia de costes, de volatilidad, y de rentabilidad esperada. Pruébalo, la diferencia entre los fondos de fuera y los que tenemos en Indexa podría sorprenderte…

Por ejemplo, la comparativa del fondo indexado Vanguard Global Stock Indexa con el mayor fondo de inversión en España (Caixabank Equilibrio Estándar):

Si aún no tienes cuenta en Indexa

No esperes más: prueba nuestro test de perfil inversor (2 minutos) y descubre qué cartera de fondos indexados te recomendamos, sus costes, la rentabilidad esperada, y toda la información necesaria para que puedas abrirte una cuenta con nosotros, con acceso a las clases institucionales de los mejores fondos indexados (a partir de 1.000€ de inversión).

Réplica física, por muestreo o sintética (fondos indexados y ETF’s)


Artículo original publicado en Invertia el 21/03/2017

Ya es conocido por todos el avance de la gestión indexada. Por ejemplo, de acuerdo con datos de Morningstar, en el año 2015 un 67% de la suscripciones netas de fondos de inversión a nivel global se dirigió hacia fondos que siguen a índices mientras que sólo un 33% se dirigió a gestores que intentan batir a sus índice de referencia.

La principal razón que sustenta este crecimiento de la gestión indexada es la mayor rentabilidad en comparación con la gestión activa. La evidencia empírica que muestra cómo los gestores activos no son capaces de batir a sus índices de referencia después de comisiones es simplemente abrumadora.

Ahora bien, en este artículo vamos a analizar las diferentes metodologías que un gestor de un fondo indexado puede utilizar para replicar un índice concreto. Este análisis es muy relevante ya que una de las principales características que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar un fondo indexado es cómo se ajusta la evolución del fondo indexado a la de su índice. En función de la técnica utilizada el ajuste podrá ser mejor o peor.

Normalmente, como medida de desviación con respecto a un índice se utiliza el tracking error, que mide la variabilidad de la diferencia de rentabilidades del fondo indexado con su índice. De esta forma si un fondo sigue muy bien a su índice, el tracking error resultante será prácticamente 0. Si el tracking error es un 1% (0,01) entonces podremos esperar desviaciones con respecto al índice de aproximadamente hasta un 2% en un año.
Existen tres técnicas diferentes de réplica: réplica física, muestreo y réplica sintética.

La réplica física

En la réplica física, el gestor compra todos los componentes del índice (en el caso del S&P500 compraría las 500 acciones pertenecientes al índice). Es sin duda el mejor método de replicación para índices que siguen activos líquidos dado que el tracking error será muy, muy bajo, normalmente inferior al 0,5%. No obstante para índices que siguen activos menos líquidos, cómo por ejemplo los bonos corporativos, donde además los costes de transacción pueden ser elevados, puede ser mejor usar otra técnica de replicación. La gran mayoría de las gestoras de fondos indexados han optado por esta técnica para los fondos indexados que replican índices de acciones. La gran liquidez de las acciones lo permite y te aseguras un tracking error muy bajo.

La réplica por muestreo

En la técnica de muestreo, el gestor compra una muestra representativa de los componentes del índice (en el caso del S&P500, podrían ser las mayores 450 empresas del índice). En este caso el tracking error se verá resentido pero a cambio incurriremos en menos costes de transacción. Esta técnica es ampliamente utilizada por los fondos que replican índices de bonos. Muchos de los índices construidos para replicar clases de activos de renta fija están formados por un gran número de bonos, lo cual hace imposible en la práctica a los fondos invertir en todos ellos. De esta manera, los buenos gestores de fondos indexados utilizando técnicas estadísticas serán capaces de lograr un tracking error menor que el de sus competidores. Por tanto, en contra de la opinión popular, si hace falta habilidad gestora para gestionar fondos indexados. EL gestor estará haciendo un buen trabajo si el tracking error con respecto al índice es menor al 0,5%.

La réplica sintética

Y por último está la réplica sintética en la que el fondo de inversión firma un contrato derivado (o “total return swap”) con un banco que se compromete a pagar al fondo la rentabilidad del índice a cambio de una comisión (el coste del swap). En este caso, el riesgo de desviarse del índice lo corre el banco, y por tanto el tracking error de estos fondos suele ser muy bajo, pero a cambio, por un lado se está asumiendo el coste adicional del swap, y por otro, de forma muy relevante, se está asumiendo el riesgo de crédito de que el banco que hace de contraparte del swap quiebre. En caso de quiebra de la contraparte del swap, observaremos como el tracking error del fondo aumenta significativamente, pues los inversores correrán a vender el fondo indexado independientemente del valor de los subyacente. No obstante, progresivamente los mecanismos de minimización de este riesgo de crédito son mayores (como por ejemplo el establecimiento de un procedimiento de liquidación de pérdidas y ganancias diario). Este tipo de técnica suele utilizarse o bien para índices propietarios del banco que utiliza el swap o bien en casos donde el índice a replicar implica derivados, como en el caso de los índices de materias primas, en los índices apalancados (que ofrecen un múltiplo de la rentabilidad de un índice) o en los índices inversos (que ofrecen la rentabilidad inversa de un índice).

¿En qué tipo de fondos invertimos en Indexa?

En Indexa, preferimos la réplica física o la de muestreo ya que de esta manera el cliente entiende mejor en lo que está invertido y además evitamos la eventualidad de que el fondo sea considerado como producto complejo bajo normativa Mifid, por incorporar derivados o la potencial pérdida asociada a la quiebra de la contraparte del swap.
Cómo bien puede observar el lector a la vista de esta información, a pesar de que a primera vista puede parecer sencillo invertir en un fondo indexado cotizado o no ya que al fin y al cabo se trata de replicar un índice, se hace patente la importancia de buscar el asesoramiento de un experto, pues son muchos los detalles a contemplar a la hora de tomar esta decisión de inversión.